SKIN © XR3X
x

Jump to content


- - - - -

Anécdotas de Oro


  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
129 respuestas a este tema

#1 -Felipe-

-Felipe-

    El temor de un hombre sabio

  • 9,464 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 05 marzo 2017 - 23:46

...Sí, el nombre es similar a otra cosa, pero es pura coincidencia...

 

 

Eh? Ah, buenas tardes. El siguiente fanfic lo escribimos con la user Placebo ( :wub: ), el crédito es de ambos. Como saben, aunque nunca he sido muy doradista que digamos (ella un poco más xD), sí que nos interesa igualmente el desarrollo de los personajes, y a ellos, los dorados les falta en demasía, prácticamente no tienen. Por lo tanto, este fic más que de acción (la cual tiene, en todo caso), es de drama, de relaciones y crecimiento.

 

Así que publicaremos estas historias sobre el pasado de los Santos de Oro. Los años y formas de vida, así como alguna que otra referencia menor están basadas (por comodidad) en el universo de Mito del Santuario  :ph34r: , y por tanto algunas cosas son diferentes a las del MO, pero no hay necesidad de leer el otro fic, ya que las historia transcurre en el pasado.

Los capítulos de publicarán en partes. ¿Cuántas? Depende de qué tan largo sea, pero a diferencia de los capítulos regulares, serán de unas 2000 palabras, más o menos. La publicación.. no se qué tan regular sea, tal vez una o dos veces al mes, aunque ya tenemos bastante avanzado.

 

 

En fin. Comencemos. Se esperan sus críticas, reviews, comentarios, elogios, amenazas de muerte, todo eso.

 

-----------------------------------

 

 

ARIES

-Parte 1-

 

Febrero de 1988.

En las tierras lejanas, desoladas, frías y duras de Jamir, en el límite de India y China, más allá de las altas cumbres de los Himalayas, todavía residía una raza arcaica, misteriosa, hábil y poderosa que las personas u olvidaron o consideran una leyenda urbana; un mito sobre aquel país tan antiguo como Lemuria o Atlantis, que igualmente desapareció junto a sus habitantes… Pero la antigua torre de Jamir probaba que el mito no era exactamente igual a la realidad, aunque era cierto en algunas cosas.

Hubo un país llamado Mu, miles de años atrás, que las guerras erguidas por los dioses y peleadas por los humanos, destruyeron junto con muchos de sus habitantes, hombres y mujeres herreros y artesanos que destacaban entre cualquier humano por su extrema longevidad, sus características feéricas, sobrenaturales, y tan atractivas que los humanos comunes no creerían al ver, y algunos buscarían eliminar hasta volverlos parias del mundo moderno.

Pero lo cierto es que miembros de diversos clanes sí sobrevivieron a las Guerras Santas que enfrentaron principalmente a los terribles dioses del Olimpo griego entre sí, ya fuera por la paz en la tierra o el exterminio humano. Por muchas razones, hubo muvianos que escaparon a otras locaciones del globo, y la mayoría se reunió en el Tíbet, conformando una pequeña colonia-refugio en el continente asiático.

 

En la altísima torre sin puertas, parecida a una pagoda, llegó a pasos temblorosos el único integrante del clan Minem-La, un jovencito de cinco años con rostro pálido como la nieve, ojos verdes tan temerosos que buscaban todo con la mirada, cabello violeta tan liso que el viento intenso del Himalaya no parecía afectarlo, así como tampoco el frío desesperante. Solo llegó ataviado con una raída camisa amarilla, unos pantalones gastados de lana y una bufanda tejida a mano, roja como los puntos que reemplazaban sus cejas, y como el emblema de su familia ya marcado a fuego en su hombro izquierdo desde su nacimiento, un resquicio de una era casi tan antigua como el tiempo.

Al interior, un anciano igualmente arcaico lo esperaba con la paciencia que otorgaba la extrema experiencia, los más de dos siglos de edad que pesaban sobre sus hombros tanto como su cargo como el hombre más importante del mundo, el líder de la nación que protegía a toda la humanidad desde las sombras, un sobreviviente a la guerra con el Rey del Inframundo y un ex Santo de Oro, el rango que permite el dominio de la energía universal llamada Cosmos. Por su propia decisión, en toda la humildad que caracteriza a un guerrero que obtuvo el liderazgo por sus méritos, todos en el Santuario le conocían bajo el título de “Sumo Sacerdote”. Sion de Aries, quien a pesar de la espalda ligeramente encorvada bajo la bella y bien decorada túnica blanca, las canas cubiertas por el yelmo dorado y las arrugas bajo la sombra proyectada por el mismo, lucía los hermosos ojos rosados como pétalos de cerezo que caracterizaban a los hábiles integrantes del clan Lixel-Tet. A través de un linaje de seis generaciones anteriores, Sion era el pariente más cercano del niño que no se dignaba a acercarse a la torre por miedo tanto a las sombras grises que proyectaba sobre las rocas, la falta de entradas evidentes y el aura melancólica.

 

Muu, con cinco años de edad, acababa de perder a su padre, y un par de días después se enteró que tenía un tío lejano con dos siglos de edad viviendo en Grecia, la cuna de las artes, aunque no tuviera mucho sentido. ¿Cómo podía vivir tanto alguien y ser al mismo tiempo un pariente cercano? Su padre había vivido la considerable cantidad de noventa y tres años; su rostro reflejaba solamente tener cuarenta, claro, pero aun así… Al subirse la bufanda para proteger su boca del viento, Muu se preguntó cuánto llegaría a vivir. ¿Cómo le iría bajo la tutela del líder de la nación más importante de la Tierra? ¿Lo llevaría a vivir mil años o diez más? Era consciente de que no lo sabría si no avanzaba, pero en ese momento sus pies se negaban a responder más que con espasmos. Además… había visto al enigmático anciano hace unos días cuando le fueron a informar de la herencia, se mantuvo a cierta distancia mientras el asistente le hablaba sobre la nueva vida que no había escogido.

Aquel hombre le parecía tan alto como un roble. Imponente como una montaña, su mirada mostraba un témpano rojo, palideciendo hasta parecer rosa. Su larga cabellera blanca lucía tan desordenada que parecía tener vida propia, casi levitando por encima de hombros. Esa vez le dio un miedo trepidante, lucía tan frío que no podía evitarlo, y ahora era peor al saber que hablarían cara a cara. Muu no sabía si estaba asustado o inquieto, pero su estómago amenazaba con devolver el arroz semi quemado (y un poco pasado de sal) que había comido hace unas pocas horas. Aquel hombre era sumamente importante. Tan importante que sintió deseos de salir huyendo y, al mismo tiempo, de saber que iba a ocurrir. ¿Qué haría?

 

—Puedes pasar.

 

La orden se oyó con toda claridad, a pesar de que el anciano (¿y siquiera podía seguir llamándolo así con esa vitalidad en la voz y su porte majestuoso?) estaba al interior de la pagoda en medio de montañas golpeadas por vientos ensordecedores. Más aún, fue como oírlo en su propia mente, como un pensamiento que no ideó y se plasmara con distinta voz. Se mareó, sintió arcadas, el frío le heló las piernas, pero sin quererlo se puso a avanzar como un robot, como un roedor a la trampa, ya podía sentir el arroz en la lengua. ¿Quién sería realmente ese hombre que podía causarle algo así?

«Quisiera decir que estoy impaciente. Quisiera decir que estoy emocionado por lo que vaya a ocurrir y que todo esto es solo el inicio de algo nuevo. Pero eso es mentira —pensó el ex Santo de Oro, sintiendo que se le originaba una leve jaqueca—. Si tuviera que definir lo que está retorciendo mi estómago, sería algo muy parecido al miedo. No es el mismo miedo que sientes ante la espada del enemigo. No es el miedo que te invade al sentir como una técnica te lanza contra una muralla o temes que tu centro nervioso no vuelva a funcionar. Es un miedo diferente, que se siente similar a un mal presentimiento y yo nunca he ignorado un mal presentimiento, este tampoco es el momento. No es el momento para él tampoco». Sion de Aries llevaba sentado en una silla de humilde mimbre un buen rato, pero decidió hacerla desaparecer y la gravedad lo llevó al suelo. ¿Cómo era posible que un hombre con tantas batallas encima se sintiera así de nervioso  ante un solo niño? Un niño… pero es que nunca había tratado así con uno, todos residían ya en el campo de batalla, no en la inocencia de la orfandad.

Muu ya estaba cerca de tocar la pared del primer piso cuando se dio cuenta de que no había puerta por la que entrar. ¿Tan nervioso estaba? ¡Pero es que no conocía a casi nadie más que su familia y algunos vecinos! ¿Cómo podía culpársele? Y para peor, ese hombre importante parecía burlarse de él privándole el ingreso. Muu cerró los ojos, ya no quería saber nada más de nada, su padre había muerto, así que…

—Puedes acercarte, si quieres.

Esta vez la petición fue más cercana, y la escuchó a través de sus oídos. Abrió los ojos y se halló una habitación solo iluminada por la tenue luz del sol a través de las seis ventanas en sus respectivas paredes. El suelo estaba limpio, cubierto por alfombras de lana de yak, y las paredes de granito o algo similar a la piedra, pero que por alguna razón reflejaban luz, eran adornadas por mandalas y figuras de espíritus religiosos. En el centro, sentado en el suelo con las piernas cruzadas se hallaba el venerable líder, un héroe de guerra que se convirtió en el más poderoso de los Santos, en el representante de la diosa de la sabiduría en la Tierra. ¿Acaso era una puerta falsa? ¡Pero en qué momento la atravesó! Era como cuando su padre jugaba a las escondidas y parecía desvanecerse en la niebla de la mañana para aparecer detrás de él.

Muu estaba paralizado del temor, jamás le había hablado una persona tan importante, y estaban a solas, nadie más había sido elegido de testigo. Aunque fueran dos personas, el joven de cabellos violetas se sentía completamente solo.

—¿No vas a saludarme? —preguntó el anciano, y se arrepintió en seguida. No estaba en su trono en el Santuario, no era la manera de comportarse—. ¿Cómo te llamas?

—…Muu —contestó tras diez segundos de duda y un par de arcadas que no consiguió fingir que no existieron. ¡Pero qué nervioso estaba! Parecía que se rompería en cualquier segundo como un juguete.

—Hola, Muu, yo soy el líder del clan Lixel-Tet, mi nombre es Sion… soy… soy un tipo de… s-soy… —Desafió al Rey del Inframundo con su voz, ¿y ahora venía a tartamudear?

—Me dijeron que era un tío, señor. —Muu carecía de expresión en el rostro pálido.

—S-soy quien cuidará de ti de ahora en adelante. —Sion decidió tomar aire… bastante aire antes de continuar—. Nada te faltará, ni de comer ni beber, ni una cama donde dormir.

—No sabe lo que necesito… señor. —Intentó sonar respetuoso pero el dolor de barriga se intensificó antes de la última palabra. Necesitaba un baño. Una salida. No quería conversar más con esa persona.

—Todo lo que necesites está aquí —dijo Sion, y deseó poder retroceder el tiempo, fue una mala elección de palabras.

—Perdí todo, señor.

 

Un incendio que quemó todo su hogar, que le arrebató la vida a un padre que solo pudo sacar a su hijo a tiempo, que arrasó con las memorias de una vida. Sion de Aries decidió que era momento de hablar cara a cara, aquel niño no era un Santo ni nada, era solo eso… un niño. Así que comenzó con quitarse el yelmo con la efigie de águila y dejar a lucir su largo y caótico cabello blanco, las marcas de su faz y sus ojos rosados.

—Y lo recuperaré para ti —mintió. La memoria era el elemento más importante del ser humano, convertía a las personas en lo que eran, pero las posesiones se las había llevado el viento, y la memoria se debilitaba con el tiempo—. Escucha… Muu, sé que es difícil. También lo es para mí, no sé muy bien que hacer, pero voy a ayudarte. Si el destino nos reunió, debe ser por una razón importante y por mi… trabajo, tengo el deber de cuidar a los desv… inocentes. —Sion deseó golpearse el rostro en ese momento—. Espera, escucha…

—No. No. —Muu lo fulminaba con una mirada que mezclaba profunda tristeza, normal desconocimiento, nerviosismo absoluto y un poco de ira. ¿Pero quién era esa persona? ¡No era su papá, eso de seguro! Nadie iba a cuidarlo, menos una persona con un cargo quién sabe dónde en la cima de quién sabe qué. El niño se dio media vuelta y avanzó a la ventana, dispuesto a salir de ese sitio que no le había traído más que dolores de estómago. Necesitaba salir y buscar a su padre… ¡Era obvio que no podía haberse ido para siempre!

—¡Espera, cuidado!

Muu subió sobre una mesita y saltó por le ventana… y lloró. Lloró al saber que moriría porque Sion lo había engañado, como todos menos su padre. Ya no estaba en el primer piso de la torre, sino en el más alto, y la caída lo mataría. Lo mataría y todo se acabaría. «Y papá estará ahí, él va a atraparme o me llevará con él». Cerró los ojos con fuerza hasta que incluso las lágrimas dolieron… Cuando se dio cuenta de que una caída no podía tardar tanto, alzó los párpados y se halló flotando en el aire, azotado por el viento norte.

—Ah… ah… —comenzó a farfullar, presa del pánico. Pronto sintió una tibieza que le avergonzó como tantas veces en el pasado.

—Lamento lo que has sufrido, de verdad —dijo Sion, con la mano alzada detrás de él, acercándose a grandes zancadas con su porte imponente. ¡Lo sujetaba sin tocarlo! —. Con tantos años en mi espalda jamás había estado en esta situación. Tendrás que vivir en esta torre, pero no te forzaré a nada.

—Estaré solo —murmuró Muu para sus adentros. Ya no lo soportaba. Se largó a llorar con más ganas que nunca, pero en silencio, como si quisiera guardarlo solo para él.

—Estarás conmigo. ¿Recuerdas a mi asistente? Se llama Nicole, es el Santo de Plata de… —Otra vez debía golpearse la cara, pero no era el momento. Debía calmarse, transmitir aquella tranquilidad al pequeño que había de adoptar—. No es importante, pero él se quedará a cargo de mi trabajo hasta que estés cómodo conmigo. Cuando sientas que quieres hablar… estaré ahí para ti. Muu no quiso saber nada más. Ni siquiera supo dónde se durmió.

 

 

 

------

Saludos y gracias por leer


Editado por -Felipe-, 05 marzo 2017 - 23:47 .

25solfo.jpg

(by Placebo)


#2 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,551 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 marzo 2017 - 00:29

Spoiler: El niño se convierte en Caballero de Oro y muerte en la saga de Hades...

 

Na mentira  :t420: Me gustan estas historias, se ha contado mucho sobre los Caballeros Dorados pero Kurumada jamás aclaró sus orígenes, oí por ahí que después de la Saga de Hades tenía planeado hacer unos gaidens sobre el inicio de cada Dorado pero por desgracia nunca se concretó  :t573:


Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus


Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)


#3 Jápeto

Jápeto

    El ignorante afirma; el sabio duda y reflexiona

  • 5,793 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro

Publicado 06 marzo 2017 - 09:16

Suerte en tu fanfic y Esta genial la historia


Editado por Mystoria de Acuario, 06 marzo 2017 - 09:16 .

a2d262e5036e4c608ed22b71283addad.png


#4 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 13,336 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 marzo 2017 - 16:45

suerte en tu fic


vSqhGFHVQAa-T6xqyPUcaA.gif

 

2s165qg.jpg

 

B AZ

 

Multiverso Zodiacal

 

 

 


#5 ℙentagrλm ♓Sнσgōкι

ℙentagrλm ♓Sнσgōкι

    Teozakeru

  • 6,232 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Geminis

Publicado 06 marzo 2017 - 17:23

El doradismo extremo de Felipe hace presencia...

Bueno bueno. Siendo Mu tu dorado clásico favorito, como bien has expresado en varias ocasiones, me extrañaría que no supieses darle una forma atractiva para el lector. Y es que los Santos de Oro siguen siendo humanos. No nacen siendo como son. Y la fragilidad de Mu al principio, por la muerte de su padre, es algo tan natural como la vida misma. Si yo perdiese a mi padre ahora, estaría igual de devastado, de perdido, de ilusionado con que volviese... Aunque él tenga 5 o 6 años y yo 18. Lo que más me ha gustado es la gran personificación de Sion de Aries, un santo viejo, su excelentísimo Patriarca, el que enfrentó al mismo Hades cara a cara. ¡Y sin embargo no es capaz de hablar con un niño! Me encanta.

En las primeras frases, no hubiese usado la palabra "Arcaico" y estaba paralizado del... ¿del? Yo pondría "por el".

En fin. Un saludo para Placebo también. Hablamos por WA.

ib5Zs2uw_o.gif

Pincha en la foto para leer Rosas desde el Siglo XVIII

Ranking de resistencia dorada


#6 girlandlittlebuda

girlandlittlebuda

    Encantada y feliz

  • 2,146 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Virgo

Publicado 06 marzo 2017 - 17:43

Pero que belleza de fic :wub:  :wub:  :wub:  :wub:  :wub:  :wub:  :wub:  :wub:  :wub:  y que maravillosa e excelente idea crear estos one shots. No me aburro (ni me aburriré) de leer historias que narran la infancia y pasado de los golds saints :s55: .

 

Mi kokoro se estremeció todito. Y en definitiva, no es por de meritar tu trabajo Felipe (sabes que pienso que eres muy buen autor), pero se nota el toque de Placebo. Ella sabe muy bien reflejar por escrito las emociones.

 

Las partes que cito a continuación son mis favoritas:

 

 

 

 

 

«Quisiera decir que estoy impaciente. Quisiera decir que estoy emocionado por lo que vaya a ocurrir y que todo esto es solo el inicio de algo nuevo. Pero eso es mentira —pensó el ex Santo de Oro, sintiendo que se le originaba una leve jaqueca—. Si tuviera que definir lo que está retorciendo mi estómago, sería algo muy parecido al miedo. No es el mismo miedo que sientes ante la espada del enemigo. No es el miedo que te invade al sentir como una técnica te lanza contra una muralla o temes que tu centro nervioso no vuelva a funcionar. Es un miedo diferente, que se siente similar a un mal presentimiento y yo nunca he ignorado un mal presentimiento, este tampoco es el momento. No es el momento para él tampoco». Sion de Aries llevaba sentado en una silla de humilde mimbre un buen rato, pero decidió hacerla desaparecer y la gravedad lo llevó al suelo. ¿Cómo era posible que un hombre con tantas batallas encima se sintiera así de nervioso  ante un solo niño? Un niño… pero es que nunca había tratado así con uno, todos residían ya en el campo de batalla, no en la inocencia de la orfandad.

 

Y se podría pensar cómo un hombre tan poderoso teme a un niño? Es el temor a lo desconocido, a saber que cuidará, criará y entrenará a un pequeñín (del cual llega a encariñarse); pero, pienso que lo que más le aterro (si yo fuera él) es que ya sabe el terrible destino que le espera al nene: un futuro como soldado, cuyo único y mayor propósito en la vida es vivir (valga el pleonasmo) y morir para salvar la vida de otros. Que cruel y realista. Quiero llorar Mu.

 

 

 

—No sabe lo que necesito… señor. —Intentó sonar respetuoso pero el dolor de barriga se intensificó antes de la última palabra. Necesitaba un baño. Una salida. No quería conversar más con esa persona.

 

 

Y esta respuesta del pequeño Mu me fascino. Es muy propia de él, porque aunque lo veamos muy tranquilo, el carnerito es muy acertivo y tiene su carácter. Además, después de lo que acababa de pasar con su familia y su hogar era "natural" que estuviera un tanto a la defensiva.

 

Muy bien lo de los clanes como los orígenes de ambos golds. 

 

Mil felicidades a Felipe y a Placebo por iniciar este proyecto. Me tendrán en primera fila para seguir la publicación de los one shots.

 

 

Saludos

 

PD1: Me llevo el link del fic (sin su permiso -que descaro el mío-) a Memorias Doradas :lol:  :lol:


ZVUEAsd.jpg?1

 

Y yo te seguiré, donde quiere que vayas tú y me quedaré, a tu lado


#7 Beau

Beau

    "Tenemos 500 años aquí y nunca nos callaremos"

  • 2,937 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro

Publicado 07 marzo 2017 - 00:32

¡Excelente Placebo, ExcelenteFelipe! en verdad excelente. Es el fic que tanto tiempo espere. Que se centré más en el personaje que en la historia en sí. ¿O la historia a través de los personajes? La historia de los personajes.

Además muy bien narrados, moldeando las formas, no yendo directo siempre sino que a veces por los costados. O pasándose para volver. Y dejando en el medio un par de perlas que no vienen tan al caso pero que sí. ¡Me encantó!

Voy a seguir este fic, promete mucho. Y ya empezó pagando a cuenta. 

 

 

Saludos. 


/////Firma y avatar susceptibles de generar piques/////

NKNONef.png

_Beau_.png


#8 Αλάλα

Αλάλα

    Black UFO

  • 352 mensajes
Pais:
Colombia
Sexo:
Femenino
Signo:
Cancer
Desde:
Quito, Ecuador

Publicado 07 marzo 2017 - 15:21

¡Hola, Felipe, Placebo!

 

Tuve el gusto y el placer de leer el one shot de Placebo, y ver que estaban trabajando juntos me dio bastante curiosidad. De Felipe solo he leído un capítulo y eso porque era para la dinámica de fics xD Así que, como anoche era ya muy tarde para leer, al prender la PC vine aquí de inmediato para que no se me olvidara leer este escrito. 

Me gustó bastante. Como mencioné en el escrito de Placebo, me encantan los fics donde se rescata la humanidad de los guerreros y en especial estos de oro, que a pesar de ser tan famosos no sabemos en realidad mucho de estos.

 

El incendio, un clásico :v Pero me atrajo bastante el modo de dirigirse de Shion, Sion (? hacia el pobre de Mu. Puede uno ser tan viejo pero la verdad no haya uno qué decir o cómo actuar ante estas situaciones donde personas alrededor pierden seres queridos (y me pasó ya dos veces y la verdad, uno mismo quisiera desaparecerse de la situación)

¿Qué más decir? La verdad no mucho, la historia va perfecta y dos escritores tan buenos como uds. de seguro nos entregarán algo de muy buena calidad.

 

Esperaré el próximo, saludos a los dos :D


5EkxLle1_o.gif


#9 Placebo

Placebo

    表裏一体

  • 147 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Femenino
Signo:
Tauro

Publicado 07 marzo 2017 - 23:49

Spoiler

 

Probando, probando. 1, 2..¡Muy bien!. Aquí Placebo, contestando sus comentarios, con toda la felicidad del mundo. Realmente agradezco su buena recepción y, espero, no se aburran de nuestro fic. Se viene bueno, lo prometo ;A; Como siempre, les recuerdo que este fic es una colaboración entre la mente maestra del mal llamada -Felipe- y su humilde servilleta  servidora. 

Les recuerdo que el fic se irá subiendo por partes, ya que algunos capítulos tienen diferente longitud (y momentos importantes/líneas de tiempo que se deben separar). Por lo cual, cuando terminemos un capítulo (un signo), nos tomaremos un descanso para leer, re-leer, corregir, romper y quemar el próximo capitulo, para que quede bonito y perfumadito para ustedes. 

Sin más preámbulo, esperamos sus tomatazos, alabanzas, comentarios incendiarios, críticas constructivas/destructivas/postmodernistas, etc...

 

 

 

-Parte 2-

 

Al abrir los ojos, el pequeño muviano notó que aún sostenía la tarjeta en su mano. Le habían entregado una pequeña credencial hace un tiempo, donde aparecía la palabra "tibetano" para definirlo, pero le costaba poder asimilar que esa sola palabra reemplazaba las marcas de su linaje en su frente y su hombro. Su foto le devolvía la mirada, enmarcada en un trozo plastificado que ahora era toda su identidad.

 

Al sentarse en su cama, pudo darse cuenta de un par de cosas; en primer lugar, se había quedado dormido muy temprano la noche anterior, al saber que si se quedaba despierto habría tenido que hablar con aquel hombre con el que llevaba ya tres semanas viviendo sin compartir palabras; solo lo veía, de vez en cuando, entrenar afuera, golpear el aire y enfrentar el viento a pecho desnudo, un torso marcado por músculos aun firmes, cicatrices permanentes y la famosa experiencia de los guerreros sacrificados. Siempre rodeado por un aura dorada, brillante como el Sol, atractiva como un sueño. ¿Para qué hacía tanto ejercicio un anciano?

Obviamente para no tratar con él, era tan evidente…

 

En segundo lugar, Muu se dio cuenta de que estaba muy, muy hambriento, así que tendría que tener que aceptar la comida del anciano, aunque fuera de mala gana. Eran las ocho de la mañana, su estómago rugía. Arrastró los pasos a través de los pasillos de la torre, sin mucho ánimo de ver la sonrisa forzada y la amabilidad obligatoria del muviano más viejo. El olor de la cocina invadió sus fosas nasales, haciendo salivar su boca, pero preparándose para mantener su corazón cerrado ante cualquier intento que el anciano hiciera para acercarse a él. Podía cocinar un millón de platos (en serio eran diversos, tal vez los años encima sí eran algo relevante), pero el pequeño no tenía intención de rendirse.

 

Al llegar a la puerta en el cuarto piso, escuchó algo que lo hizo pararse en seco. El hombre de cabello blanco y desordenado estaba entonando una melodía que conocía demasiado bien. Lo remeció desde su interior, dentro de sí afloraron recuerdos que había enterrado en el fondo de su alma. Esa canción… tan lenta y ronca, tranquila como si saliera desde un sueño, era una canción que su padre cantaba cuando tenía pesadillas. Pesadillas en las que los invasores llegaban a su hogar, con banderas y sus figuras de dioses crueles, que pisoteaban la tierra y asesinaban a la gente inocente.

 

La voz del anciano era ligeramente ronca, pero transmitía una calidez que le hacía sentir en casa. Le hacía sentir que, si entraba a la cocina, su padre estaría allí para recibirlo con los brazos abiertos. Solo que… no estaría allí.

 

—¿De dónde sacó esa canción? —preguntó al entrar, y la puerta jamás se había abierto tan lento.

 

—¿De dónde la saqué? —Sion no detuvo lo que hacía; siguió agregando especias sobre el humeante estofado y se dio el gusto de probar una cucharada para testear el sabor—. Hm, le falta un poco.

 

—¡La canción! —soltó subiendo, sin desearlo, la voz. Sin saber por qué, y no era culpa de las cebollas, sus ojos se humedecieron de la emoción, pero no tuvo las ganas de cubrirlas con sus pequeñas manos.

 

—No la saqué de ningún lado, es de dominio público. La Boda de Kat-Tet, un clásico de principios de siglo que yo mismo…

 

—Mi padre cantaba eso. —No debía rendirse ante ese extraño, pero le costaba mucho. Su pecho se oprimía con esa voz tan diferente, pero igual de cálida; con esos ojos de diferente color, pero igual confianza… no, ¡no confianza! ¿Cómo confiar en alguien más? Sion era un guerrero, alguien que dependía de la violencia para vivir, no se parecía en nada a su padre—. Le agradecería que… q-que…

 

—Si no te gusta, pararé. Se supone que debes estar cómodo aquí. —Sion se detuvo, lo miró directo a los ojos e intentó sonreír—. Bueno, no se supone… debes… No, tampoco es eso lo que quise decir. —Bajó la mirada, triste, tal vez un poco frustrado—. Lo que quiero decir… es que no haré nada que te moleste, Muu.

 

—Usted p-pelea. Es lo único que se de usted. —Un veterano de guerra que lideraba un país quién sabe dónde. Si no era porque su estómago rugía, ya habría escapado de la cocina y de ese hombre, pero el instinto de alimentarse era mayor a su deseo.

 

—¿Qué más quieres saber de mí? —preguntó Sion, como si hubiera ignorado el ataque personal a su vida como Santo—. Aparte de que no te acomoda la Boda.

 

—N-no me interesa saber más. —¿Para qué? No es mi papá, quería decir, pero como si se hubiera atragantado con ellas, las palabras no se dignaban a salir.

 

—Como digas, pequeño. Por ahora me interesa que sepas que no soy tu enemigo, y que mientras vivas conmigo voy a…

 

—A los enemigos los mata, ¿verdad?

 

—¿Eh?

 

—He visto lo que puede hacer, lo que hace en las mañanas y las noches afuera, entrenar para el combate, para pelear con otras personas. Una cosa dorada lo rodea, y se mueve tan veloz que no puedo verlo. ¿Usa eso para matar gente? —Ese no era su padre. Era un líder, tal vez de alguna religión, pero era un veterano de guerra, no su padre. No quería vivir con esa persona.

 

—¿Pudiste ver mi Cosmos? No, espera, hay algo más importante —dijo Sion, sin esperar la respuesta de Muu, probablemente una nueva pregunta—. Pequeño, no soy un asesino.

 

—¿No mata gente?

 

La hora de la verdad, Sion debía ser sincero con ese niño, y tras tantísimos años también consigo mismo. La naturaleza del Santo en su corazón se oponía a la del hombre, el líder de una nación, distinta a la que tendría un padre, pero no significaba que no pudiera acercarse. En cuanto a Muu, había una presión tan intensa en su pecho que parecía a punto de ahogarse, y la canción de Sion retumbaba al interior de sus oídos.

 

—He tomado la vida de personas —sentenció con su voz grave, y los ojos vidriosos de Muu se abrieron como platos. Retrocedió un paso, pero Sion no lo detuvo; en su lugar, volvió a revolver el guiso—. Pero no por lo que crees. Los Santos del Santuario protegemos a las personas inocentes, los salvamos de los malos… y a veces, no nos queda más opción que terminar con ellos para evitar que lastimen a otros, esa es la verdad.

 

—¿Proteger gente? No se puede proteger gente peleando… —La presión fue imposible de seguir controlando y reteniendo. Lloró nuevamente, y por instinto, gritó para cubrir el rugido de su estómago, que ya no aguantaba más—. No se puede, ¡porque la gente buena se muere!

 

Muu sacó dos panes de la panera y un par de tomates, que Sion luego encontró en las escaleras al quinto piso. Así como retenerlos en sus manos, Muu no podía soportar la verdad. No le interesaba. ¿Acaso era innecesario todo lo que hacía por él? ¿No tenía sentido esperar que ese niño estuviera cómodo con él? ¿No llegarían a encariñarse, o al menos respetarse? ¡Pero es que pudo ver su Cosmos! No. Era cosa de tiempo, Muu lo conocería en verdad, y viceversa. El destino era imposible de evitar, las estrellas dictaban un camino y un paradero para cada ser vivo.

 


34quyr8.jpg

CERVEZA GRATIS Ahora que tengo tu atención, ¡pásate por Anécdotas de Oro. y aprende sobre el (probable) pasado de los Gold Saints!


#10 -Felipe-

-Felipe-

    El temor de un hombre sabio

  • 9,464 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 08 marzo 2017 - 00:10

Lo que ella dijo  :lol:  :lol:  :lol:  :wub:

 

 

Bueno, también quería agradecerles tantos comentarios por el inicio del fic. Nunca había colaborado con otra persona para escribir uno (y cuando es una persona que, como pueden ver, es tan divertida, marvellous y :wub:  :wub:  :wub: , aún mejor), así que me entusiasma que haya tenido un buen recibimiento inicial. Espero que les guste la segunda parte ya posteada. La tercera y final (de Aries) estará muy pronto, solo nos queda ajustar algunas cositas.

 

 

Para aclarar, aunque ella diga lo contrario (y como algunos ya han comentado así que estarán de acuerdo conmigo, creo), opino que tiene un don para el desarrollo emocional de los personajes, para detalles de "vida diaria", y su fuerte está en el drama sentimental y la tragedia, distintos a los que considero son mis "pros" (cuando vean de esos momentos sabrán que son sus aportes mientras los míos son por ejemplo Mu tirándose de un cuarto piso xD), así que nos complementamos y aprendemos uno del otro para mejorar en nuestros respectivos fics. Aprecio que, por lo que veo, esa mezcla de "aptitudes" está funcionando muy bien.

 

Saludos a todos  :smile5:


Editado por -Felipe-, 08 marzo 2017 - 00:15 .

25solfo.jpg

(by Placebo)


#11 Αλάλα

Αλάλα

    Black UFO

  • 352 mensajes
Pais:
Colombia
Sexo:
Femenino
Signo:
Cancer
Desde:
Quito, Ecuador

Publicado 08 marzo 2017 - 14:22

Vaya, de verdad que a Mu le resulta difícil aceptar lo que sucede. De muy mala gana se aprende -en especial de joven- que la gente simplemente muere sin importa cómo sean. 

Sin embargo no sé quién lo lleva peor, si el adolorido Mu o Sion, para ser patriarca le falta bastante oratoria xD y ponerse bien los pantalones y controlar la situación xD Pero bueno, supongo que esa clase de ocasiones le son difíciles :P

 

Y bueno, aparte de que vi que Mu tenía hambre no hallo de qué más comentar xD En espera del siguiente!


5EkxLle1_o.gif


#12 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 13,336 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 08 marzo 2017 - 16:04

mejor hubiesen enviado a Muu  para que sea "cuidado" por Guilty

 

PD:

 

Ojala se animen a participar en:

 

 

 

http://saintseiyafor...os-y-dinamicas/


vSqhGFHVQAa-T6xqyPUcaA.gif

 

2s165qg.jpg

 

B AZ

 

Multiverso Zodiacal

 

 

 


#13 girlandlittlebuda

girlandlittlebuda

    Encantada y feliz

  • 2,146 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Virgo

Publicado 09 marzo 2017 - 01:15

Que cruel eres Teoch.

Sin duda Sion esta enfrentando una gran batalla, en la que más que un ardiente cosmos, necesita paciencia -mucha paciencia-.

Me llama la atención lo de la credencial. Bueno es que siendo tan pequeño Mu para que le puede servir y viviendo en un lugar tan alejado de la "civilización".


PD1: No esperaba que de ya hubiera actualización. Muy bien por ello. Será así de ahora en adelante? Pregunto porque anteriormente se menciono que podrían publicar dos veces al mes y asumí que habría nuevo capítulo en 15 dias. Porfa aclarenmelo. Gracias

ZVUEAsd.jpg?1

 

Y yo te seguiré, donde quiere que vayas tú y me quedaré, a tu lado


#14 Placebo

Placebo

    表裏一体

  • 147 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Femenino
Signo:
Tauro

Publicado 09 marzo 2017 - 07:50

Girl, tu comentario es importante para nosotros :wub:

No podemos decir que vamos a actualizar de quincena a quincena, pero intentaremos hacerlo con cierta regularidad. Todo esto es debido a que lo que dijo Felipe es una aproximación, pero no algo definitivo. Puede que luego establezcamos una fecha regular de actualización, pero todo dependerá de como nos trate la universidad.

Aun así, prometemos no dejar abandonado este proyecto.

Por mientras, te dejo esta canción de Saint Pepsi <3


34quyr8.jpg

CERVEZA GRATIS Ahora que tengo tu atención, ¡pásate por Anécdotas de Oro. y aprende sobre el (probable) pasado de los Gold Saints!


#15 -Felipe-

-Felipe-

    El temor de un hombre sabio

  • 9,464 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 11 marzo 2017 - 23:14

Ya que Mi Placebo le respondió a T y Girl, me toca con Raissa.

 

Vaya, de verdad que a Mu le resulta difícil aceptar lo que sucede. De muy mala gana se aprende -en especial de joven- que la gente simplemente muere sin importa cómo sean. 

Sin embargo no sé quién lo lleva peor, si el adolorido Mu o Sion, para ser patriarca le falta bastante oratoria xD y ponerse bien los pantalones y controlar la situación xD Pero bueno, supongo que esa clase de ocasiones le son difíciles :P

 

Y bueno, aparte de que vi que Mu tenía hambre no hallo de qué más comentar xD En espera del siguiente!

Es lo malo de la vida, y también lo simple. La gente solo muere y sus seres queridos deben lidiar con eso, pero no es el final de ellos. Si hay alguien que les tienda genuinamente una mano, también puede tomarse y seguir adelante. Que es lo que le está costando a Muu un poco.

Y bueno, el patriarca tendrá experiencia para todo, pero nunca ha tenido niños ni nada similar, por más infantil que sea su mejor amigo xD

 

Gracias Raissa :D

 

 

 

Ahora llegamos a la parte final del arco de Muu. Habrá que esperar un tiempo para TAURO, pues si bien lo tenemos casi listo, tambié hay mucho que ajustar. Cualquier comentario constructivo es bienvenido.

 

-------------------------------

-Parte 3-

 

 

Un mes más transcurrió sin novedades. Sion se dedicó a cocinar y practicar el cuerpo durante el día, y entrenar la mente en la noche; Muu permanecía mirando el techo de su cuarto y comiendo platos variados durante el día, y llorando por los recuerdos de su padre en la noche.

El evento que cambiaría la vida de Muu para siempre se daría a mitad de camino, cuando el cielo se tornaba anaranjado tras un mar de nubes, el atardecer de la jornada. Bramidos llenos de temor, mugidos cargados de desesperación y el resonar terrorífico, característico de cuando el planeta se mece. Su padre siempre le dijo que los temblores eran quejidos de la tierra, y los terremotos, como el sentía ahora y aterraba a los yaks, eran gritos de frustración ante el colapso espiritual del mundo que habitaban, ante la maldad de los seres humanos.

Muu se asomó con dificultades por una de las ventanas, con la boca todavía masticando un gajo de naranja de hace diez minutos, para ver qué sucedía; hasta podía servirle de distracción para escapar de aquel hombre, cuya canción todavía no se quitaba de la cabeza, en la que su voz se entremezclaba con la de su papá. Una manada de bóvidos en estampida se movía desesperada por las tierras heladas de Jamir. Muu se olvidó enteramente de su propia seguridad (tampoco es que la torre se moviera demasiado, era mucho más resistente y rígida de lo que lucía) cuando vio a los animales atónitos y confusos, a punto de precipitarse por un acantilado, decenas y decenas de ellos. Fue allí que comprendió que la torre era más que resistente, pues el temblor afuera era desmesurado, no tenía control.

—¡No! —Bajó hasta el segundo piso a toda velocidad y saltó por la ventana sin dudar. Por alguna razón, no se hizo daño en la caída, fue como que de pronto hubiera aparecido a salvo en tierra. Corrió hacia los animales, a veinte metros de la torre, unos cuarenta hacia abajo, entre otros montes de hielo y roca, abriendo los brazos y moviéndolos de arriba a abajo, gritando con todas sus fuerzas a pesar del viento helado y el retumbar y vaivén de la tierra—. ¡Alto, paren por favor! ¡No!

Pero los yaks no le oían, solo les importaba huir. Muu infirió que vendría una avalancha muy pronto, ya caían algunos pedruscos por allí y por allá; no solamente no podría ayudar a esos pobres animales, sino que él mismo estaba en peligro. El vaivén de la tierra se había convertido en alto tan descontrolado que debió detenerse, no podía moverse allí. Y eso sería todo, tan simple como parecía. De pronto podía correr a toda velocidad y soportar caídas, y al siguiente sería aplastado por una avalancha gracias a que fue estúpidamente impulsivo. Gran final con el que al menos volvería con su padre.

 

Una sombra apareció a su lado súbitamente, no lo vio llegar, y hasta el viento tardó más en acariciar su cabello. Lo sujetó de la mano y le ayudó a estabilizarse, antes de hablarle con una voz dura, grave, pero llena de una gentileza que hacía tiempo no había oído, una que añoraba más que ninguna otra cosa.

—Tranquilo, me haré cargo. Quédate justo aquí.

—¿Q-qué? —No había terminado de hacer la pregunta cuando la sombra se alejó de él. Cuando Muu giró el cuello, vio a su tutor, Sion de Aries, lejos, corriendo junto a la manada como si tuviera veinte años… No. Nadie podía correr así: ese hombre se mezclaba con el viento y sus piernas eran una borrasca nebulosa. La niebla formada por la estampida y las primeras piedras cegaban a los animales, y lamentablemente muchos ya habían empezado a caer… pero Sion también lo hizo. Sin más, se lanzó en picada y eso provocó una onda de aire tan intensa que parte del humo se dispersó. ¿Pero qué pasaba por la mente de ese hombre?, se preguntó Muu, asombrado. A esa hora normalmente lloraba por su padre, pero esta vez gimoteaba por una razón diferente.

 

Como el temblor iba cesando, y a pesar de las advertencias de su tutor, Muu avanzó en línea recta y notó que en medio del caos y la bruma, los yaks en la superficie se habían detenido al borde del precipicio, como si un muro invisible los hubiera detenido. Mientras el chico corría, estupefacto, percató en que el número de animales aumentaba rápidamente, y un resplandor de tonos dorados surgía desde el fondo del acantilado como una aurora. Muu se infiltró entre la manada con el corazón en la mano, la respiración acelerada, el rostro cubierto de sudor, la mente perdida en confusión y los ojos empañados de lágrimas. Una textura luminosa se había levantado en el borde, y abajo, Sion de Aries hacía lo imposible: sujetado de la pared congelada con una mano, arrojaba con la otra a los yaks hacia arriba, que apenas colocaban algo de esfuerzo para escalar. Los otros flotaban en el aire como si una fuerza invisible los elevara del piso, Sion los acercaba con sus místicos poderes, los soltaba en su brazo y sin apenas ahínco, los lanzaba arriba.

Tras unos minutos el universo volvió a la normalidad, y Sion se irguió frente a Muu entre medio de yaks y rocas que se habían precipitado sin hacer daño. Sus ojos eran del color de las rosas, y su porte el de un señor, pero su sonrisa era distinta. ¿Ese era el hombre que mataba gente? Aquel que había arriesgado su salud para salvar a decenas de animales, ¿ese era un asesino?

—Tuviste buen juicio al avanzar en línea recta. ¿Estás bien?

—Yo… s-sí. ¿Y usted? —No sabía qué decir.

—Estoy bien, gracias —respondió el anciano, y se calló unos instantes. Tampoco tenía conocimiento sobre qué decir en esos casos—. Bueno, tal vez deberíamos volver, ya es de n…

—¿Quién es usted, señor? —No dejaba de llorar, solo tenía cinco años, pero intentaba mantener la mirada en ese hombre tan… diferente a los demás. Tan único.

—Me llamo Sion —respondió el anciano, tras un minuto entero de dubitación—. Soy la persona que cuidará de ti hasta que tengas la capacidad de hacerlo por ti mismo. Nada te faltará mientras estés conmigo. —Otra pausa—. Soy un Santo que protege a quienes no pueden por sí mismos, quien lidera el Santuario que vela por la vida de las personas. Pero eso no debe asustarte, Muu… lucho por una buena causa. —Miró el rostro del niño, y como había hecho antes, captó sus pensamientos en sus ojos—. Lo que acabo de hacer es producto del manejo del Cosmos, y me permite ayudar a quien lo necesite, sea una manada de yaks o un niño asustado.

—Quiero ayudar como usted… n-no quiero ser un bulto —sollozó el niño. Sus manitas temblaron. Se sentía un peso de más para quien cargaba al mundo, porque eso era ese hombre increíble. Era un héroe que cantaba como su padre—. Quiero ser… q-quiero…

—Eres valiente, noble y con un corazón lleno de gentileza, por eso las estrellas te trajeron conmigo, no hay duda —sentenció Sion, arrodillándose mientras los animales mugían—. Sé que empezamos con el pie izquierdo, pero podemos hacerlo bien. Te enseñaré todo, intentaré hacer de ti un hombre de bien que vele por las cosas hermosas de la Tierra. Muu, dame la oportunidad de demostrarte que puedo ser alguien para ti… No puedo reemplazar a tu padre, pero…

Sion no pudo decir más. Sintió la más bella calidez en su corazón, el abrazo del que se abre al destino y descubre maravillas. Sus lágrimas eran tibias y dulces, contemplaban un futuro del que no se arrepentiría, pues las estrellas lo habían dictado. Mientras lo abrazaba y balbuceaba sentimientos que solo ellos compartirían, los astros se asomaron y Sion les agradeció en silencio. Los años en soledad habían cesado para ellos, se habían encontrado el uno al otro: el padre que educa, cuida y forma; el hijo que aprende, crece y sigue adelante. Eran familia, y solo había hecho falta un gesto cálido, y una manda que ahora mugía como cantando al cielo, una celebración que solo ellos oían, y que guardarían en sus corazones como recuerdos maravillosos.

 

Fin.

 

 

--------------------------

Para terminar este arco de ARIES, además de agradecer su apoyo, lecturas y comentarios, les dejamos dos extras:

 

Primero, Las Bodas de Kat-Tet, la canción que entona Sion y que trae tantos recuerdos para Muu, pues su padre también la cantaba.

Spoiler

 

 

Y como segundo regalo, un dibujo que hizo mi querida chica que retrata los personajes míticos de la mitología muviana en quien se basa la canción: Maki-Kat y Luppa-Tet.

Spoiler

 

En tonos morados, para su disfrute (?)  :wub:  :wub:  :wub:  Espero les guste.

 

 

Saludos a todos!


25solfo.jpg

(by Placebo)


#16 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 13,336 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 12 marzo 2017 - 10:28

no se porque pero Muu me recuerda a shun cuando era niño

 

aun asi fue interesante el capitulo


vSqhGFHVQAa-T6xqyPUcaA.gif

 

2s165qg.jpg

 

B AZ

 

Multiverso Zodiacal

 

 

 


#17 -Felipe-

-Felipe-

    El temor de un hombre sabio

  • 9,464 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 12 marzo 2017 - 10:50

Lo dices como si fuera algo malo.

 

Es un niño simplemente!  ^_^


Editado por -Felipe-, 12 marzo 2017 - 10:51 .

25solfo.jpg

(by Placebo)


#18 ℙentagrλm ♓Sнσgōкι

ℙentagrλm ♓Sнσgōкι

    Teozakeru

  • 6,232 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Geminis

Publicado 12 marzo 2017 - 17:49

El maestro que salva animales de caer al vacío... Simplemente me recuerda al Doctor Who, el hombre que observa a los niños llorar y los protege de cualquier mal.

 

Tan poco se sabe de Sîön de Aries que casi es como un misterio, sin embargo, la dulce pareja del foro lo ha hecho ver como si fuese un paternal y sentimental anciano, anclado en el pasado, demasiado viejo para cambiar, demasiado terco para adaptarse. Y Mu, la clásica bondad que sale del corazón de un niño de cinco años que, a toda costa, solo quiere vivir y que los demás así lo hagan para no morir de una manera estúpida, como esa manada de Yaks que se acercaba a la Torre de Jamir y que morirían empalados en las estacas de piedra, tan afiladas como la hoja de una espada turca. Fue corto y simple pero intenso, todo hay que decirlo. Estuvo bueno, y lo mejor de todo es que los personajes son humanos, no viven para morir en batalla, porque esto es un drama, una especie de Gaidens, si se le puede llamar así.

 

Muy bien, esperando el de Aldebarán, que sé que le tienes ganas, Felipe.


ib5Zs2uw_o.gif

Pincha en la foto para leer Rosas desde el Siglo XVIII

Ranking de resistencia dorada


#19 girlandlittlebuda

girlandlittlebuda

    Encantada y feliz

  • 2,146 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Virgo

Publicado 13 marzo 2017 - 00:06

Bueno, bueno, entre el fic, la canción y el dibujo no se cual empezar a adular.

Inicio por lo que me dejó con la boca abierta: la canción. En verdad ustedes la inventaron (la envidia me corroe)? les quedó muy bien, de hecho me recordó otra que aprendí un curso: Epoi itai tai epo, epo itai itai e... Falta que alguien la musicalice o ya también la tienen así? Si es tal, espero tener el privilegio de escucharla chicos talentosos.

Sobre el juego de palabras, según yo "Mu" significa "alma", me equivoco?

Paso el dibujo. Te quedo muy mono Placebo. Ja ja ja, la chica se ve simpática subida en un "taburete" para poder alcanzar al galán. Me recordó a alguien ja ja ja. Y al chico no se le ve un zapato, es un error o él tenía alguna discapacidad? El vestuario que portan es fenomenal. Esta pareja bien podría pasar por los padres de Mu.

Ahora voy al fic. Comparto varias de las cosas que señala Pentagram. Sólo agregare que idearon bien como lograr que Mu despertará de su letargo y aceptará a Sion. Y que mejor que un terremoto, quienes hemos vivido uno, sabemos cómo cambia el curso de las cosas.

Sin duda un cierre muy tierno para el gaiden de Mu. Tengo la hipótesis que a él le fue un "poco mejor" en su entrenamiento, en comparación a sus camaradas.

Esperaré con gran expectativa el de Alde.

Les dejo como regalo para alegrarles el corazón (porque ustedes me lo alegraron) la canción Epoi itai itai epo:

http//youtu.be/zX1H3qfDrco

Hasta la próxima

PD: Gracias Placebo por la canción de Saint Pepsi. No lo conocía.

Editado por girlandlittlebuda, 13 marzo 2017 - 00:14 .

ZVUEAsd.jpg?1

 

Y yo te seguiré, donde quiere que vayas tú y me quedaré, a tu lado


#20 Αλάλα

Αλάλα

    Black UFO

  • 352 mensajes
Pais:
Colombia
Sexo:
Femenino
Signo:
Cancer
Desde:
Quito, Ecuador

Publicado 13 marzo 2017 - 16:11

Qué bueno que al fin Mu pudo ver más allá de la 'muerte' y los asesinatos. Es difícil en este mundo tener que luchar y no tener que pelear. Como dijeron en otro comentario, tener un escrito con algo puramente Sion es difícil ya que no se sabe mucho de él, pero siendo él tan viejo sin duda como maestro tiene también un lado paterno, que se quiera o no ahí estará xD 

También es lindo ver que Mu se empeñó ya prontó a ser alguien servicial, que a mi me desespera que haya gente que pase en la vida sin hacer nada o algo que de verdad no vale :v, y que se dedique a esto y que esto le haya dado pie a por fin abrirse a Sion.

 

También bueno ver que dejaron unos extras xD pero me inclino más a comentar el dibujo y es sumamente lindo y tierno.

Estaré esperando la historia de Tauro, es otro personaje que considero curioso, así que estaré al tanto. Saludos!!


5EkxLle1_o.gif





0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 44 usuario(s)