SKIN © XR3X
x

Jump to content


- - - - -

"Saint Effect": La Misión Suicida


  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
13 respuestas a este tema

#1 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,210 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 agosto 2016 - 18:20

El siguiente fanfic es una completa parodia a Saint Seiya/Los Caballeros del Zodiaco. Es una historia seria en la que sin embargo sus personajes no se desenvuelven como tal si no que adoptan formas de ser más ligadas al humor y a situaciones absurdas. Dentro de su contenido podrás encontrar:

 

 

  • Humor negro
  • Humor absurdo
  • Chistes de mal gusto
  • Burlas sobre la nacionalidad de los personajes
  • Indirectas
  • Sarcasmo
  • Humor bastante negro
  • Situaciones ridículas
  • Burla al lado oscuro de la sociedad
  • Bullyng a los personajes y a sus defectos
  • Zoofilia, Mecafilia, Homofobia y un montón de Parafilias
  • Humor negrísimo
  • Lenguaje bulgar
  • Temas políticos
  • Tabú
  • Parodias de todo tipo
  • Negro... Negro...
  • Temas "poco amigables"
  • Incesto
  • Burlas no aptas para personas sensibles
  • Burlas no aptas para personas duras
  • Negritoooooo... Negrito humor
  • Un montón de cosas más

También es válido aclarar que no soy como Kurumada: Mi "grupito de protagonistas" no tienen "impunidad", es decir tengo pensado "boletear" (matar) a una buena parte de ellos cuando llegue la "Misión Suicida".

 

Para cualquier duda y consulta, la caja de comentarios está abierta para todos. Las quejas se las manda por MP. Aceptamos insultos y amenazas de muerte por MP también. Y por favor muchachos, sin van a opinar entonces que sea faltándose el respeto como en un Saga vs Shaka. No voy a andar de susceptible demandando cualquier "cyber-bulling" que me quieran hacer.

 

Capítulo 1: Comienza la aventura

 

-¿¡Dónde está Albiore de Cefeo!?-preguntó el Caballero de Oro del signo del Escorpión.

 

Se encontraba en la Isla Andrómeda, una desértica isla con un clima asqueroso. Esta pequeña isla se ubicaba en algún lugar cerca de las costas de Etitopia y Somalía. Alrededor del Caballero de Oro Milo yacían por lo menos 37 cadáveres, todos ensangrentados.

 

Milo escuchó unas pisadas cerca. Se volteó para ver como se acercaba un Caballero de Plata el cual blandía unas largas cadenas en cada mano. Su melena rubia se meneaba de acuerdo a cada pisada que daba.

 

-¿Por qué haces tanto quilombo, hermano?-preguntó Albiore.-Seguro sos un soldado raso envidioso ¿Cuanto Cosmos tenés?-le preguntó desafiante.

 

-¿En qué idioma habla este descerebrado?-pensó Milo molesto mientras se ponía en guardia.

 

Sin embargo no tuvo tiempo para seguir meditando debido a que su contrincante ya había empezado el ataque. Milo lo esquivó mientras daba un gran salto. En el aire, apuntó a Albiore con su dedo y lanzó su ataque.

 

-¡Aguja Escarlata!-gritó mientras la uña de su dedo se tornaba en un color carmesí y crecía.

 

Esta proyectó un rayo de luz rojo el cual fue directo hacia a Albiore. Sin embargo el Caballero de Plata la esquivó.

 

-¡Ole!-gritó mientras esquivaba cada rayo de luz que su rival le enviaba.

 

Milo cayó al suelo y le apuntó con su dedo.

 

-Miralo vos.-dijo Albiore riéndose.-Se pinta la uña el mariposón.

 

-¡Cállate!-le gritó Milo, ruborizándose.

 

Sin embargo Albiore continuó riéndose. Esto molestó aún más a Milo quién adoptó una posición que se asemejaba a la de un escorpión. Albiore percibió peligro y desplegó sus cadenas alrededor del suelo para defenderse de cual quiera que sea el próximo ataque de su rival.

 

Sin embargo, al notar que Milo no atacaba, Albiore tomó la iniciativa y le lanzó una de sus cadenas la cual Milo esquivó con una ilusión. Aún así no pudo evitar el siguiente ataque en el cual Albiore le arrojó otra vez su cadena y esta impactó directamente en su brazo.

 

La lucha fue intensa. Estaba claro que estaban igualados. Sin embargo, lejos de allí, Afrodita de Piscis se encontraba esperando a que Milo acabara con su trabajo. Al ver que tardaba, agarró una rosa y se la arrojó a Albiore. Este no se percató a tiempo del ataque de su enemigo y por lo tanto no pudo evitarlo. Aprovechando la confusión, Milo se lanzó hacia el Caballero de Plata y lo remató.

 

-D...Dos contra uno.-dijo Albiore con dificultad mientras caía al suelo.-Que manga de mariposones...

 

Después de decir eso, se desplomó y murió. Milo se le quedó mirando un instante y se largó a llorar.

 

-¡Afrodita!-gritó Milo a su compañero.-¡Cefeo está muerto!

 

Afrodita llegó junto a su compañero y también se largó a llorar. Ambos se abrazaron y gritaron de tristeza. Al lado de ellos se le acercó otro Caballero.

 

-Yo soy Cefeo y esto vivo.-dijo Daidalos.

 

Sin embargo no dijo más debido a que Afrodita, sin mirarlo, le lanzó una corriente de aire que lo mandó a volar.

 

-¡Maté al otro Cefeo!-gritó Afrodita mucho más triste que antes.- ¡Soy lo peor!

 

...

 

Se despertó en una superficie plana. Era extraño "sentirla" porque en realidad no sentía nada. Albiore de Cefeo se encontraba en una especie de "cielo". El suelo estaba cubierto de nubes, más arriba también habían nubes. La claridad del cielo daba a entender que era de día en aquel especie de paraíso. En frente suyo había un gran asiento en donde se encontraba un anciano alto vestido con túnicas de plata. Era completamente blanco de piel.

 

-Buenos días, Albiore.-le dijo secamente.

 

-Ah... ¿Y vos sos...?-pregunta Albiore mientras mira rápidamente a su alrededor.

 

-Soy Zeus.-le responde el dios mientras se rasca la barbilla.

 

-Mira vos, che.-le responde Ailbore sin atreverse a creerlo.-Bueno flaco, seas quién seas, yo ya estiré la gamba y por lo tanto esto debe ser el paraíso o algo así.

 

-Podríamos decir que sí.-dijo Zeus un tanto molesto por los modales de Albiore aunque sin subirle el tono.

 

-Entonces compa...-comenzó a decir Albiore.-¿Ya puedo entrar? ¿Hay minuzas acá "arriba"? ¿Me puedo relajar o algo?

 

-Sucede Albiore-comenzó a decir Zeus.-que no estás muerto.

 

La respuesta sorprendió a Albiore, tomándolo desprevenido. Unas gotas de sudor se le cayeron de la frente. La melena rubia se erizó un poco. Sus párpados se hicieron pequeños mientras que sus ojos gigantescos. La boca se le quedó abierta unos cm más de lo normal.

 

-¿No me estarás flashando?-preguntó Albiore con voz temblorosa mientras señalaba con su dedo índice derecho a Zeus.-Dale flaco, vengo de terrible quilombo, no me hagas esta jodita que a mi no me gusta.

 

-Hablo en serio.-dijo Zeus a quién se le caía la típica gotita de anime en la nuca.-En fin. Como decía...-tosió un par de veces y comenzó a hablar en tono solemne.-Albiore de Cefeo, debido a un inconveniente relacionado con acontecimientos indeseablemente contemporáneos, y ante la necesidad de resolverlos, yo, Zeus, dios del Relámpago, te devuelvo a la vida para que nos ayudes a nosotros los dioses para solucionarlo.

 

-Ajá, mirá vos...-dijo Albiore perdido.-¿Y si sos todo poderoso (teniendo en cuenta que me devolviste a la vida), por que no te lo resolvés vos solo, Lince Titánico de vayes celestiales?

 

Zeus abrió los ojos de par en par y transportó a Albiore a otra dimensión. De pronto el Caballero de Plata estaba junto al dios parados en una especie de "superficie invisible". Debajo de ellos se encontraba el inmenso y oscuro universo. Las estrellas brillaban y habían cientos de planetas a su alrededor.

 

-Mira bien, Albiore.-le dijo Zeus.

 

El dios agitó la mano izquierda y toda la galaxia estalló.

 

-¡Que luz flashera!-gritó Albiore, tapándose la cara con su brazo debido a la explosión.

 

De pronto regresaron a ese especie de cielo en un abrir y cerrar de ojos.

 

-Soy un dios y puedo hacer lo que que quiera.-dijo Zeus.-Sin embargo no lo hago por que no tengo ganas...

 

-Claro, entiendo.-dijo Albiore, con los ojos cerrados y rascándose la cabeza.-Sos un flaco todo poderoso y podés hacer lo que se te cante pero no lo hacés por que no se te da la gana.

 

Zeus volvió a abrir los ojos de par en par y lanzó una ráfaga de aire que arrastró a Albiore hasta el suelo.

 

-¡Cállate y escucha de una vez!

 

-Está bien, está bien.-dijo Albiore, con los ojos conteniendo las lágrimas. Jugaba con sus dedos índices mientras se sentaba en el suelo.

 

-Verás Albiore, todo comenzó en la Era Mitológica.-comenzó a recitar Zeus.-Nosotros los dio...

 

90 billones de palabras más tarde :)

 

-Y por eso Ares armó una base en Marte y planea formar un ejército tan grande como para destruir el Olimpo.-dijo Zeus.-¿Entiendes?

 

Albiore estaba dormido y se le caía baba de la boca. Su cabeza estaba "viendo" el suelo y roncaba con un "silbido" de caricatura.

 

-¡Despierta!-gritó Zeus, abriendo sus ojos de par en par otra vez.

 

Otra ráfaga de viento corrió por todo el lugar y dio de lleno a Albiore quién se despertó sobresaltado.

 

-¡Escuché todo!-gritó forzosamente mientras era arrastrado por la corriente. Debido a que intentó sostenerse del suelo, sus uñas formaron un gran camino de raspones en este.

 

La corriente se detuvo y Albiore regresó con Zeus. Este le señaló con el dedo directamente.

 

-¡Tú misión de ahora en adelante será formar un equipo para ir hasta Marte y destruir la base!-gritó el dios. Su voz recorrió todo el universo.

 

-¡Perdone pero yo solo sirvo a un dios!-gritó Albiore.

 

-¡Atenea no te va a salvar de esta!-le respondió Zeus aún más fuerte.

 

-¡¿Que Atenea ni que Atenea?!-gritó Albiore.-¡Aguante Ricky Fort, papá! ¡El Comandante que siempre me protege!

 

En eso Ricardo Fort apareció detrás de Albiore en forma fantasmal. Tenía los brazos abiertos y una sonrisa amplia.

 

-Albiore, tienes que hacer lo que Zeus te dice.-le dijo para después marcharse.

 

-Rayos...-se quejó Albiore para después volver con Zeus.-No sé qué locura te pasa por la bocha pero me estás mandando a una misión suicida, cualquiera loco. Ni nave espacial tengo.

 

-No te preocupes, Albiore, ya pensé en eso.-dijo Zeus mientras desaparecía.-Ya encontré incluso un piloto capaz de llevarte hasta allí...

 

Albiore se percató de que en realidad era él mismo quién desaparecía. Pronto reapareció en una especie de pasillo oscuro con suelo, techo y paredes de metal. En la pared derecha había un gran ventanal que daba una gran sala oscura.

 

-Seguro será una bosta.-dijo Albiore un tanto frustrado.

 

Pero lo que Albiore no sabía es que aquel "piloto" ya estaba detrás de él y se le acercaba lentamente. Mientras Albiore hacía un  discurso de que él es el Caballero ario Argentino, su nuevo piloto le tocó el hombro, haciendo que Albiore se sobresalte. Estuvo un tiempo mudo hasta que pudo recobrar el habla.

 

-¡Vos sos...!-comenzó a decir.

 

-Sí, compañero Albiore, yo soy.-le dijo Aioros de Sagitario con una sonrisa.

 

Albiore se incorporó y lanzó una pequeña risa.

 

-¡Claro!-dijo chasqueando los dedos.-Sos el piloto por que tenés alitas en la Armadura. Jaja, cualquiera, flaco.

 

Aioros no se molestó por tal comentario ni en lo más mínimo.

 

-Albiore, sígueme.-le dijo mientras le guiaba hasta el gran ventanal.-Mira esto.

 

Albiore se acercó al vidrio. La sala estaba oscura. Sin embargo en un abrir y cerrar de ojos, se iluminó por completo. Ahí adentro había una gran nave espacial color blanco, azul y negro. Era sobre todo más larga que ancha. Tenía dos alas. En una estaba escrito: Aryan Knight.

 

-Esta es la "Aryan Knight".-le dijo Aioros señalándo a la nave.

 

-Espectacular, flaco.-dijo Albiore sin atreverse a creerlo.-Solo nos hace falta los integrantes.

 

-Zeus ya reunió a casi toda la tripulación.-dijo Aioros.-Tan solo nos hace falta que busques y elijas a los Guerreros que nos ayudarán.

 

Albiore se quedó un momento callado, meneando la cabeza en tono pensativo. Se puso de brazos cruzados y cerró los ojos.

 

-No sé por dónde empezar.-dijo al fin.

 

-Bueno...-comenzó a decir Albiore, mirando para el costado.-Ya tenemos un par, para variar.

 

Albiore miró para el costado y pudo ver a dos grandes colegas: Dócrates de Heracles y Dio de Mosca.

 

-Albiore.-dijo Dócrates sonriente, alzando la mano izquierda.

 

-Te estábamos esperando, amigo, sí que te tardaste.-le dijo Dio.

 

-Perdonen, tuve un quilombo con Zeus.-dijo Albiore en tono de disculpa. Después miró a la Aryan Knight de arriba abajo, de izquierda a derecha-Espero que eso tenga baño...

 

-Pinch€ pendej@...-dijo Dio, un tanto molesto.

 

-Basta de charla.-dijo Aioros, emocionado.-¡Es hora de abordar la nave!

 

Y así los Caballeros se dirigieron directo hacia el Aryan Knight. Cruzaron el pasillo largo y angosto (Dócrates iba atrás).

 

-¿Alguno sabe a quién tenemos que reclutar?-preguntó Albiore en el camino.

 

-Veamos...-dijo Aioros sacando una gran lista de un bolsillo.-Según aquí necesitamos por lo menos un par expertos en telequinesis, alguien que sepa crear excelentes ilusiones, un guerrero que produzca hielo...

 

Sin embargo Aioros se puso pálido. Más pronto que tarde, Albiore se enteró de que en realidad la nave era robada a la fundación Kido.

 

-¡Hey! ¡¿Que le hacen a mi nave?!-preguntó Saori quién venía seguida por los cinco Lacayos del Zodiaco.

 

-¡Es Atenea!-gritó Aioros aterrado.

 

Sin que Albiore pudiera decir algo, Aioros lo tomó del hombro y echó a correr. Los Caballeros se metieron adentro de la nave. Después de la entrada había un largo y angosto pasillo de metal. La nave medía al menos dos metros de alto. A la izquierda de la entrada había una especie de sala de controles.

 

En la sala de control se encontraban tres sillas: Una en medio para el piloto y al costado dos sillas para los copilotos. Aioros se sentó sobre la silla del piloto y tocó todos los botones que pudo.

 

-¡¿Cual demonios es?!-gritó desesperado, golpeando su cabeza con el teclado.

 

Adelante de la cabina, como a medio metro del asiento del piloto, estaban las ventanas. Así fue como los Caballeros pudieron ver como Saori estaba hablando por teléfono.

 

-¡Está llamando a la policía!-gritó Dócrates agachado debido a su tamaño.

 

-¡Has algo!-gritó Albiore a Aioros.

 

-¡Eso intento!-gritó Sagitario aún más asustado.

 

En eso sintieron como la entrada de la nave se abrió. Todos voltearon y vieron a Tatsumi quién asomó la cabeza.

 

-Señorita Saori.-dijo Tatsumi.-Ya llegó el señor Julian Solo y las Marinas para la orgía.

 

Sin embargo se cayó de repente cuando se dio cuenta que los Caballeros eran los que tripulaban la nave y no Saori Kido.

 

-¡¿Qué hacen ahí adentro?!-preguntó enojado.

 

Pero no pudo decir nada más debido a que Dio lo agarró y lo llevó hasta el centro de mando.

 

-Carnal, pon a funcionar esta chatarra.-le dijo mientras lo arrastraba.

 

Lo depositó con brusquedad en el asiento derecho de piloto y le dio un pequeño golpe en la nuca.

 

-¡Vamos, tronco, que no tenemos todo el día!-le volvió a gritar Dio.

 

-Sí, ya voy…-dijo Tatsumi más asustado que enojado.

 

Hizo “arrancar la nave”. Esta despegó y se dirigieron a su próxima aventura.

 

Fin del capítulo 1.

Equipo:

  • Aioros de Sagitario: Piloto
  • Albiore de Cefeo: Líder
  • Dócrates de Heracles: Miembro grandote
  • Dio de Mosca: Narizón

Editado por Macairo de Cancer, 06 agosto 2016 - 18:21 .

Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus

 

Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)


#2 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,210 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 agosto 2016 - 19:36

Acá con el equipo (Macairo, de y Cáncer) estamos muy asustados debido a que no sabemos cuando nos van a cerrar el tema. Sin embargo seguiremos publicando los capítulos hasta que llegue ese "día negro".

 

Capítulo 2: Armando el equipo

 

-Señorita Saori ¡Sálveme!-gritó Tatsumi llorando.

 

-Nadie te puede salvar ahora.-le dijo Dio de forma siniestra y después lanzó una risa maligna.

 

La nave ya estaba siendo tripulada por miembros de la Fundación Kido. Aioros cortó la transmisión por si Saori daba una orden de regresar. 

 

-¿A dónde vamos?-preguntó Albiore quién se acercaba a Aioros.

 

-Necesitamos armar el equipo.-le indicó Aioros.-Sé cual es el lugar perfecto para esto...

 

-Confío en tu bocha, Aioros.-dijo Albiore sonriente.

 

Dos minutos después :D

 

-¡¿Qué es esto?!-preguntó Albiore.-¡Aioros! ¡¿Sos bld, man?!

 

Estaban en Asgard, habían aterrizado la Aryan Knight cerca del palacio Valhalla/Warumara/Valaya/Warujara. Estaban en un risco helado, a su costado se encontraba una especie de pequeño lago en donde se podía presenciar un remolino que giraba sin cesar.

 

-Tenemos que entrar ahí.-dijo Aioros, señalando el remolino.

 

-Paso.-dijo Dio dando un paso atrás.

 

-Yo creo que tengo que hacer una calibraciones.-dijo Dócrates rascándose la cabeza.

 

-Manga de traidores...-dijo Aioros enojado.

 

-¡Síganme! ¡No los voy a defraudar!-gritó Aioros saltando hacia el remolino.

 

-¡Ya voy, Menem!-gritó Albiore siguiéndolo.

 

Una caída corta, un millón de vueltas por el remolino y todo oscuro. Albiore despertó sobre una superficie suave. Era más bien arena. A su alrededor habían incontables corales, rocas marinas, algas, etc. Caminó unos metros y se encontró con Aioros quién lo estaba esperando.

 

-¿Dónde estamos?-preguntó Albiore mirando a su alrededor.

 

-En el Santuario de Poseidón.-le contestó Sagitario, confiado.

 

Ambos Caballeros continuaron caminando hasta que pudieron ver un gran pilar cerca. Se aproximaron y sin darse cuenta ya estaban caminando por un suelo cubierto por baldosas. Cerca del pilar había un Guerrero, un General Marina que los estaba esperando.

 

-¿Holá?-preguntó Albiore alzando la mano.-¿Puedes decirnos donde estamos?

 

-A ver, weon-dijo el General Marina.-¿Que wera hacen aquí?-preguntó mientras les señalaba con el dedo índice.

 

-¿En que idioma habla?-preguntó Albiore, asustado.

 

-Pos, par de jotes, ustedes son la yeta, pos wea, vuelvan a la wera por donde vinieron, weon.-le dijo mientras movía sus manos rápidamente, como si tuviera un tic nervioso.

 

Albiore y Aioros se miraron pálidos por un segundo. Luego Aioros se aproximó al General Marino.

 

-Yo soy Aioros de Sagitario.-dijo señalándose a sí mismo.-Él es Albiore de Cefeo.

 

-A pos, qué bien.-dijo el General Marina sarcásticamente.-Se me dio la wea, soy Io de Scylla y yo defiendo este pilar.

 

-Perfecto, perfecto...-dijo Aioros.-Io ¿Cual es tu habilidad especial?

 

-Las ilusiones, perro.-le respondió rápidamente.-¿Por?

 

-Listo, nos lo llevamos.-dijo Albiore chasqueando los dedos.

 

-¿Qué, pero qué?-preguntó Io.

 

Sin darse cuenta, ya Aioros se lo estaba arrastrando con ellos.

 

-¿Qué sigue?-preguntó Albiore.

 

-Alguien que sepa producir hielo.-le respondió Aioros con dificultad mientras Io se retorcía para volver a su pilar.

 

-Perfecto.-dijo Albiore.-Volvamos rápido a la Aryan Knight...

 

Media hora después :)

 

-Bienvenido, Io de Scylla, soy Dio de Mosca.-dijo Dio mientras le extendía una mano a Io.

 

-¡Llévenme de vuelta con el perro Pose!-gritó Io indignado.

 

-Pará, papu.-dijo Albiore alzando ambas manos en señal de paro.-Ahora sos miembro de la tripulación del Aryan Knight.

 

Io comenzó a gritar barbaridades, a insultar, a maldecir, a insinuar que la madre de todos los presentes son gatos y víboras, etc. Sin embargo, Albiore le dio una cachetada y le dijo que parara.

 

-Mi nombre es Albiore de Cefeo.-le dijo otra vez.-He sido asignado a una misión por el dios Zeus de destruir la base de Ares en Marte. Si no lo hacemos, el vendrá con todo su ejército a nuestro planeta y volarán las bochas ¿Entiendes?

 

Esa explicación calmó a Io.

 

-Pos weon, que tragedia.-dijo.-Está bien, me uniré a ustedes.

 

-Perfecto.-dijo Albiore mientras se retiraba con Dio.

 

-¿A dónde vamos ahora?-preguntó Dio.

 

-No nos vamos a ningún lado.-dijo Albiore.-Aioros está jugando con la nave...

 

...

 

Convencer a Hilda fue difícil, sobre todo por que Io, un General Marina, se encontraba con Albiore. Sin embargo Aioros logró hacerla entrar en razón sobre todo por que ya habían tenido un momento "húmedo" durante cierto acontecimiento que se llevó acabo en Asgard... Ejem, Sagitario en la habitación de Hilda Soul of Gold :V

 

-Está bien, Cefeo.-dijo Hilda con aceptación.-Te daré a Tholl.

 

-Gracias.-dijeron Albiore y Aioros al unísono.

 

Tholl fue directo a la Aryan Knight. Mientras se iban, Syd de Mizar se les cruzó.

 

-¡A ese también lo quiero!-dijo Albiore señalándolo.

 

Tholl lo agarró y se lo llevó a cuestas.

 

-¡Suéltenme! ¡¿Qué está pasando aquí?!-preguntó Syd, indignado.

 

-Sos un "2x1".-le explicó Albiore.

 

-¿A qué rayos te refieres?-preguntó Syd furioso.

 

-Quizás a mi...-se dijo a sí mismo Bud mientras los seguía por atrás.

 

...

 

-¿A quién buscamos ahora?-preguntó Dócrates.

 

-A un flaco experto en hielo.-respondió Albiore.

 

Los dos estaban en los "barrios bajos" del Santuario: La Isla de la Reina Muerte. Según ciertos soldados rasos del Santuario, desde unas semanas había aparecido cierto Caballero de Hielo que ponía en su lugar a los Caballeros Negros. Muchos de estos se estaban uniendo para lanzarse en una emboscada para acabar con él.

 

-Le pusieron un sobrenombre.-le explicó Albiore a Dócrates.-Le llaman "El Boss". Bien piola el nombre ¿no?

 

Pasaron un volcán en erupción, aldeas repletas de viejos abusando de pequeños niños, un hombre que raptaba animales para hacerles cosas "impuras", una carreta repleta de necrofílicos que recolectaban los cadáveres de los viajeros, etc.

 

-¡Mirá esos negros!-gritó Albiore señalando al frente.

 

-¡Cállate, racista!-gritó Dócrates en forma de reprimenda.

 

-No me refiero a negros de piel.-dijo Albiore molesto

 

Pronto llegaron al "centro de mando" de los Caballeros Negros: Una pequeña carpa la cual al frente tenía un fogón. Todos los Caballeros Negros estaban a su alrededor cantando música rap, drogándose, bebiendo vino en cajita o escuchando a Bob Marley.

 

-¡Ja!-gritó uno señalando a Albiore.-¡Miren a ese blanquito rubio de ojos celestes!

 

Todos miraron hacia allí y lanzaron carcajadas. Albiore se les acercó y se sentó junto a ellos. Agarró un cigarrillo y se puso a fumar.

 

-Che, nigga.-dijo mientras aspiraba.-Vengo a matar al "Boss".

 

Todos los Caballeros Negros se miraron perplejos. Luego se volvieron a reír juntos.

 

-Nadie puede matar al Boss.-dijo el Cabecilla con seriedad.-Mandamos a setenta de los nuestros y a todos los mató.

 

-¡Dejémosle!-dijo otro Caballero Negro.-Va a acabar como todos los demás.

 

-Sé.-dijo el Cabecilla riéndose.-Es por allí.-Dijo señalando al norte.

 

Albiore y Dócrates tomaron ese camino. Caminaron unos minutos y no veían nada.

 

-Seguro nos estaban flasheando.-dijo Albiore enojado.

 

-No lo creo.-dijo Dócrates.

 

Al frente se podía ver como un guerrero encapuchado no asesinaba a uno, tampoco a dos si no que a ocho Caballeros Negros a la vez. Les lanzó hielo y estos acabaron congelados. Luego los destruyó a todos a la vez.

 

-A la mier...-dijo Albiore asombrado.

 

Se acercaron lentamente al guerrero quién ya los había visto. Se sentó y los esperó.

 

-Hola...-dijo Albiore saludando con la mano.-Mi nombre es Alb...

 

-Albiore de Cefeo.-dijo como si fuera obvio.-Sí, ya sé quién eres.

 

Y sin que Albiore pudiera decir nada más, el guerrero se quitó la capucha y se dejó ver.

 

-¿Cómo están?-preguntó.

 

-¡El Caballero de Cristal!-gritó Dócrates asombrado.

 

-¿Cómo acabaste aquí?-preguntó Albiore quién estaba mitad eufórico, mitad sorprendido.

 

-Después de que "Su Santidad" abandonara el camino de la justicia, decidí hacer una "limpieza general".-afirmó mientras crujía los puños.-Me emboscaron hasta aquí, sin embargo los destruiré a todos. Y con ustedes a mi lado, ya no hay nada que temer... ¿Y ustedes que hacen aquí?-preguntó luego de una pausa.

 

-Vengo a reclutarte.-dijo Albiore.-Una misión suicida.

 

-Perfecto...-dijo Cristal.-Ayúdame a salir vivo de aquí y trato hecho.

 

Albiore y Dócrates miraron hacia donde Cristal tenía clavada la vista: Todo el grupo de Caballeros Negros se dirigía hacia ellos. Los tres Caballeros se lanzaron hacia sus enemigos. Lucharon intensamente durante minutos. Eran en un total 1000 Caballeros Negros.

 

-¡Cómo en los viejos tiempos! ¡Sí señor!-gritó Dócrates entusiasmado.

 

Todo iba sobre ruedas. Sin embargo, durante una distracción, el cabecilla de los Caballeros Negros irrumpió e hirió de gravedad en el rostro de Cristal quién cayó al suelo.

 

-¡Cristal!-gritó Albiore.

 

Cefeo y el cabecilla entablaron lucha. Albiore seguía molesto por su trato anteriormente y no le dio cuartel a su rival. Le derrotó en menos de veinte segundos. Una vez terminada la batalla, Albiore y Dócrates se llevaron a Cristal quién yacía inconsciente en el suelo. Fue atendido por los médicos de la Aryan Knight. Estos operaron durante horas. Albiore se quedó esperando afuera mientras la operación seguía en curso. Al final salió Dio de la habitación.

 

-Albiore...-dijo Dio con pesar.-Deberás entender que las heridas que le causaron fueron muy severas...

 

El Caballero de Cefeo agachó la cabeza. Sin embargo la volvió a levantar cuando vio que alguien salió de la habitación.

 

-Buenos días, Albiore.-dijo Cristal quién estaba repleto de cicatrices en el rostro.

 

-Es un hueso duro de roer este carnal.-señaló Dio.

 

Albiore estrechó la mano de Cristal quién tenía una amplia sonrisa en el rostro.

 

-Ya me lo explicaron todo.-dijo Cristal.-Con gusto te ayudaré, viejo amigo.

 

-No te preocupes por tu rostro por cierto.-dijo Albiore riéndose.-Nunca fuiste tan ario y superior como yo...

 

Fin del Capítulo 2.

Equipo:

 

  • Aioros de Sagitario: Piloto
  • Albiore de Cefeo: Líder
  • Dócrates de Heracles: Miembro grandote
  • Dio de Mosca: Narizón
  • Io de Scylla: Experto en ilusiones
  • Tholl de Phecda Gamma: Lanzador de tiro al blacno
  • Syd de Mizar Zeta: 2x1 (junto a Bud)
  • Cristal: Miembro polenta y experto en hielo

Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus

 

Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)


#3 Ivan de Virgo

Ivan de Virgo

    El Caballlero Dorado Legendario de Virgo

  • 2,096 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 06 agosto 2016 - 19:37

ajajajjaja en verdad me hizo reir

 

le cambiaste la personalidad a Albiore un poco

 

asi que Julian y sus marinas estan listos para la orgia XDDDDD

 

 

suerte en tu fic

 

saludos


WaoYB6M.png

 


#4 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,336 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 agosto 2016 - 22:42

-Esta muy chistoso,suerte en tu fic


firmamani_zpse4fb493e.png

 

29.Fics-2017-Semifinales

                                         

 

 

 

 

 


#5 -Felipe-

-Felipe-

    SNUFKIN

  • 8,720 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 06 agosto 2016 - 22:54

Esto es demasiado épico xD


a3130n.jpg

(by Placebo)


#6 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,210 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 07 agosto 2016 - 14:07

Estaba preocupado por la aceptación que tendría este Fanfic. Estoy agradecido por su apoyo, es muy alentador sobre todo por el hecho de que paso por un proceso de "Drenada Mental Masiva" para sacar ideas.

 

Capítulo 3: Turismo por el Inframundo

 

-Flaco, acá estoy armando el equipo, dentro de un rato estaremos listos pa' la "misión suicida"-dijo Albiore.

 

Había sido transportado a esa "dimensión celestial" otra vez. En frente se encontraba Zeus rascandose su barbilla. Albiore le entregó una lista con todos los integrantes del equipo y sus habilidades especiales.

 

-Excelente progreso.-le felicitó Zeus. Albiore esbozó una amplia sonrisa.-Sin embargo...-Albiore se largó a llorar.-Olvidé darte un pequeño detalle.

 

-¿Y cual es?-preguntó Albiore asustado.

 

-Para poder llevar acabo la misión necesitarás de un pequeño artefacto el cual solo se encuentra en el Inframundo...-le explicó Zeus.

 

...

 

-Esto ya no me está gustando...-dijo Dio mientras cargaba un revolver.

 

-Bien muchachos.-dijo Aioros.-El juego es sencillo, jugaremos a la Ruleta Rusa y al que le salga acompañará a Albiore al inframundo.

 

-Pos weon, sí que sos la yeta-dijo enojado Io.

 

-¿Y dónde está Albiore?-preguntó Dócrates.

 

Aioros no dijo nada. Dócrates se asomó y pudo ver a lo lejos a Albiore con los sesos esparcidos por toda la nave.

 

-Hay, chuchi-dijo aterrado.

 

-Primero yo.-dijo Syd. Giró la ruleta del revolver, se lo apuntó a la cara, jaló el gatillo y no pasó nada.-Perfecto.-dijo eufórico mientras le pasaba el revolver a Tholl.

 

Este giró la ruleta y apretó el gatillo pero no le pasó nada tampoco. Cristal hizo lo mismo y tampoco. Luego siguió Dio, Dócrates, Aioros. Nada... Volvieron a empezar. Ya iban dos intentos, tres intentos, cuatro intentos, no pasaba nada de nada.

 

-Oigan.-dijo Aioros.-Aquí pasa algo raro...

 

-¡Obvio que pasa algo raro!-gritó Bud quién salió de las sombras.-¡Ninguno está apretando bien el gatillo!-Tomó el arma de las manos de Dócrates y se apuntó a sí mismo.-¡Se dispara así!-y jaló el gatillo.

 

¡Bum! Bud cayó al suelo, muerto. Todos se quedaron con los ojos como plato mirando el cadáver.

 

-Supongo que ahí acaba el "juego"...-observó Tholl.

 

...

 

-¡Así que hicieron la gran "Kurt Cobain"!-observó Caronte de Aqueronte mientras los llevaba en su barca.

 

-Por así decirlo.-dijo Albiore.

 

-No entiendo como me metí en esto.-dijo Bud con pesar.

 

Pasaban por la laguna Estigia. Albiore y Bud iban subidos en la parte trasera de la barca. Solo se escuchaba el sonido del agua salpicando. Pronto Caronte comenzó a canturrear una canción.

 

-Ella quiere bailar, con todos los pibes, quiere mostrar, le gusta que la miren, arriba de la pi, arriba de la pi, arriba de la pista baila así.-cantaba Caronte.

 

-Cashate flaco.-dijo Albiore molesto.

 

-Ella es bien mala y está soltera, y con los pibes ella se entrega, para bailar todos los findes, buscando un turro que se la arranque.-siguió cantando Caronte sin prestarle atención.

 

-¡Ya está!-gritó Albiore furioso.

 

-¡Y bailar arriba de la pi, arriba de la pi, arriba de la pista baila así!-cantó Carronte subiendo el tono.

 

-¡Aaaaaaah!-gritó Albiore.

 

El Caballero de Cefeo perdió la cordura y agarro a Caronte de la cabeza. Posteriormente tomó su cadena y estranguló al espectro.

 

-¡Vuelvo a escuchar esa basura y sos boleta, flaco!-gritó Albiore

 

-¡Es...Está bien!-gritó Caronte con dificultad

...

 

-No sabemos cuando van a volver.-dijo Aioros.-Por lo tanto yo digo que debemos seguir reclutando gente.

 

-Tienes razón.-dijo Tholl mientras apilaba los cadáveres de Albiore y Bud en la esquina.

 

-Perfecto.-dijo Dio. Luego se dirigió hacia Tatsumi.-¡Derechito para las 12 Casas, esclavo!-gritó.

 

La Aryan Knight zarpó a Grecia. En eso comenzó a hacer volteretas en el aire.

 

-¡Aioros! ¡Deja de jugar con la nave!-gritó Cristal mientras se dirigía corriendo a la cabina de piloto.

 

-¡Nos están atacando!-dijo Aioros.

 

...

 

-Mi deber es cuidar esta casa.-pensaba Aioria quién estaba afuera de su casa Zodiacal.-¡Nadie debe de pasar por Leo ni sobre Leo!

 

En eso pudo ver en el cielo como pasaba la Aryan Knight la cual se estrelló en el Jardín de los Sales en la Casa de Virgo.

 

-¡¿Pero que demonios?!-gritó Aioria mientras corría hacia la Casa de Virgo.

 

...

 

Los 11 Caballeros del Zodiaco restantes y unos cuantos de Plata se encontraban alrededor de la Aryan Knight la cual había chocado en el Jardín de los Sales. Sin embargo parecía que la nave no había recibido ningún daño a excepción de unos cuantos rapones. Ninguno de los presentes entendía muy bien que sucedía.

 

-¿O que acontece aqui?-preguntó Aldebarán confundido.

 

-¡Es una onda vital a todo gas!-gritó Shura.

 

-¡Compórtate!-le dijo Mu dándole un codazo a Shura.

 

-Sh ¡Silencio!-advirtió Shaka mientras se acercaba a la nave.

 

Todos los presentes creyeron oír algo desde dentro de la Aryan Knight. Se acercaron lentamente y pudieron sentir los ecos de lo que parecía ser una discusión.

 

-Hijo de treinta mil... La...tu hermana...me cag...¡Caraj@!-decía una voz desde dentro.

 

Milo apretó un botón y se abrió la puerta de la nave. Esta se abrió lentamente. Cuando estuvo completamente abierta, todos los presentes pudieron observar la situación: Dio, Cristal, Syd y Dócrates estaban estrangulando a Aioros el cual gritaba desesperado.

 

-¡J@der, no es mi culpaaaaaaaaaaa!-gritaba Aioros.

 

En eso se dieron cuenta que los Caballeros Dorados estaban viendo la situación y todos se quedaron callados.

 

-¡Es Don Pepe y los Globos!-gritó Shura señalando a Aioros.

 

-¡Hermano!-gritó Aioria.

 

Sin embargo Aioros no le dedicó ninguna sonrisa, simplemente lo miró un segundo y le dijo:

 

-Aioria, eres un estúpido...

 

...

 

-¡Y cómo verán, esa es la séptima prisión!-dijo Lune de Balrog señalando a un valle extenso repleto de fosos con brea hirviendo mientras guiaba a Albiore y a Bud hacia Judeca.-¡Aquí van todos aquellos que roban, abusan de su poder o cometen algún tipo de fraude!

 

-Ya me doy cuenta...-dijo Bud un tanto asustado.

 

-¡Mirá!-grito Albiore emocionado.-¡Nestor Kirchner!-dijo señalando a un pozo de brea hirviente al ex presidente de su país Argentina.-¡Allá! ¡Hugo Chavez!-Luego señaló para otro lugar.-¡Richard Nixon!-Luego lanzó un grito de niña.-¡Augusto Pinochet!

 

Este último esbozó una sonrisa y saludó a Albiore con la mano junto a Patricio Carvajal. Luego se volvieron a hundir en la brea hirviendo.

 

-Exacto.-dijo Lune sonriendo con orgullo.-Aquí caerán todos los políticos de sus respectivos países.

 

Luego siguieron avanzando hasta llegar a...

 

-¡La octava prisión!-gritó Lune aún más feliz.-Perdonen el atrevimiento pero este será su lugar favorito.

 

Una extensión de hielo, también corría una fuerte ventisca. El suelo estaba repleto de cabezas.

 

-Mira.-dijo Albiore aterrado señalando una cabeza.-Ese es Cardinale de Piscis. Ox de Tauro... Mystoria de Acuario...-luego chasqueó los dedos.-Ah, ya entendí, aquí arrojan a los inútiles.

 

-No...-dijo Lune sonriendo aún más.-Aquí arrojamos a los Caballeros de Atenea.

 

Albiore se quedó completamente pálido. Luego giró hacia su costado y pudo ver a Suikyo de Copa.

 

-¿Luchar por Atenea? ¡¿Así que chiste?!-gritó Suikyo mientras movía su cabeza para todos lados.

 

...

 

-Entonces necesitan a reclutar a nuevos miembros.-observó Camus.

 

Ahora estaban dentro de la Casa de Virgo.

 

-¡Con la ayuda de los 12 Caballeros Dorados seguro ganaremos!-dijo Aioros.

 

-Aioros...-comenzó a decir Milo.-¿No recuerdas lo que pasó la última vez que peleamos los 12 Caballeros Dorados?

 

Aioros se quedó callado. 

 

-¡Exacto!-gritó Máscara de Muerte.-¡Casi nos mató un arbolito!

 

-Y si no fuera por AfroDios, hubieramos muerto todos ahí.-dijo Saga.

 

Afrodita sonrió con orgullo.

 

-Moraleja.-dijo Mu.-No lleves a los 12 Dorados o todo se irá al demonio.

 

-¿Entonces quién se vendrá con nosotros?-preguntó Aioros

 

-Ese par de inútiles que están por ahí.-dijo Dohko señalando a Shiva y Agora.-Soy expertos en telequinesis... Más o menos...

 

...

 

Se encontraban en Judeca. Era un gran salón amplio, a los costados habían pilares. En frente se encontraban unas grandes escaleras las cuales terminaban en un velo y detrás de este había una gran silla bien adornada y preparada para el Señor del Inframundo. Sin embargo Hades había bajado en persona hasta el final de las escaleras para recibir a los invitados.

 

-Señor Hades, estos son Albiore de Cefeo y Bud de Alcor.-dijo Lune señalando a los dos guerreros.

 

Minos de Grifo se acercó a Bud y le susurró al oído.

 

-Escucha con atención.-le dijo.-Sean respetuosos con el señor Hades y en ningún momem...

 

-¡Che, flaco!-gritó Albiore a Hades

 

Hades lo miró de arriba a abajo pero no dijo nada. Minos y Bud se resbalaron y cayeron al suelo, aturdidos por tal acción.

 

-Vengo de parte de Zeus.-continuó Albiore.

 

-¿Qué?-respondió Hades.-¿Acaso te dijo que soy impotente?-preguntó, cambiando su expresión de indiferencia a la de alguien aterrado.

 

-Eh... No-dijo Albiore confundido.

 

-¿Te contó que me casé con mi sobrina?-le preguntó Hades.

 

-Nada de eso.-dijo Albiore.

 

-Ah, menos mal.-dijo Hades y lanzó un suspiro de alivio.-¿Qué se te ofrece?

 

-Necesito una "mini bomba" de 10 kms de radio.-dijo Albiore.

 

Hades chasqueó los dedos e hizo aparecer un pequeño pedazo de metal color rojo. Lo depositó en un tubo de cristal y se lo dio a Albiore.

 

-¿Algo más?-preguntó Hades.

 

-Me voy a una "misión suicida" y necesito a un par de miembros si no es tanta molestia.-dijo Albiore con vergüenza mientras juntaba sus dedos índices.

 

Hades chasqueó los dedos nuevamente y detrás de él apareció Caronte de Aqueronte.

 

-Caronte, te vas con Cefeo.-le ordenó Hades.-Nunca haces nada, te duermes durante tu tiempo laboral, traes a nuestros enemigos al inframundo y para colmo te quedas con todo el dinero.

 

Caronte agachó la cabeza y asintió con pesar. Luego se fue atrás de Albiore y se quedó ahí.

 

-Se lo merece por inútil.-dijo Lune de Balrog.

 

-Y tú también irás.-dijo Hades.

 

Lune abrió la boca para protestar, sin embargo se tragó sus palabras y se fue atrás de Albiore junto a Caronte.

 

-Muchas gracias.-dijo feliz Albiore feliz.

 

...

 

-Bienvenidos a la Aryan Knight.-decía Dio extendiéndoles la mano a Shiva y Agora.-Y tú también, señor raro que encontramos a la salida del Santuario.-dijo Dio al tercer nuevo miembro.

 

-¿Cual era tu nombre?-preguntó Tholl.-¿Alexandro?

 

-¡Que mi nombre es Alexer!-gritó Alexer con rabia.

 

-Bueno... Bueno... No se enoje...-dijo Tholl sin prestarle atención.

 

-Por cierto ¿A que esperamos?-preguntó Agora.

 

Syd explicó la situación de Albiore y Bud a los nuevos integrantes del equipo.

 

-Espero que estén bien.-dijo Dócrates.

 

Al mismo instante, sintió como un brazo se le enrollaba su cuello. Syd que estaba a su lado también lo sintió.

 

-Estamos de diez, compadre.-dijo Albiore.

 

Cefeo venía seguido por Bud, Lune y Caronte. El equipo ya estaba completo.

 

...

 

-El equipo ya está completo y tenemos la mini bomba.-dijo Albiore a Zeus en aquella dimensión.

 

-Perfecto.-dijo Zeus.-Te deseo suerte en la misión.

 

-Me parece que necesitaremos algo más que éxito.-dijo Albiore.

 

-¿Tienes miedo?-preguntó Zeus.

 

-No.-respondió Albiore con pesar.-Me acompañan algunos de los mejores, si todos trabajamos juntos entonces estoy seguro de que tendremos éxito en la misión. Aunque es obvio que habrán bajas.

 

Zeus se incorporó y habló para sí mismo.

 

-Marte...-dijo Zeus.-Como me gustaría ir también...

 

-Acompáñanos.-dijo Albiore.-Hay espacio en la nave.

 

-Tentadora propuesta pero no.-dijo Zeus.

 

-Entonces me voy.-dijo Albiore.-Me espera una "misión suicida".

 

Albiore comenzó a desvanecerse.

 

-Antes de que te vayas.-dijo Zeus.-Albiore, quiero que sepas que eres uno de los mejores Caballeros que he visto, suerte...

 

Fin del Capítulo 3.

Equipo:

 

  • Aioros de Sagitario: Piloto
  • Albiore de Cefeo: Líder
  • Dócrates de Heracles: Miembro grandote
  • Dio de Mosca: Narizón
  • Io de Scylla: Experto en ilusiones
  • Tholl de Phecda Gamma: Lanzador de tiro al blanco
  • Syd de Mizar Zeta: 2x1 (junto a Bud)
  • Cristal: Miembro polenta y experto en hielo
  • Alexer: Un Extra que se encontraron
  • Lune de Balrog: Masoquista
  • Caronte de Aqueronte: Copiloto y MP3 portatil
  • Shiva de Pavo Real: Experto en Telequinesis
  • Agora de Loto: Experto en Telequinesis de repuesto

Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus

 

Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)


#7 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,210 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 07 agosto 2016 - 16:13

Capítulo 4: La Misión Suicida

 

-Todos a sus puestos.-indicó Aioros por los altavoces de la nave.

 

Todos los miembros de la fundación Kido habían sido informados sobre el siguiente destino: Marte. Se sentía un aire de tensión por toda la nave. Caronte ahora era un copiloto junto a Tatsumi. En la cabina principal también se encontraría Albiore dirigiendo toda la misión. Los cañones de la nave habían sido instalado, estos se encontraba a ambos costados (las alas). En el cañón derecho se encontraba Lune de Balrog, en el izquierdo Io de Scylla.

 

En la sala de Máquinas había sido transferido Syd, él ayudaría a los ingenieros a operar en la misión. En la habitación de artillería estaban Agora y Shiva resguardando la bomba con telequinesis por si esta estallaba. Alexer y Cristal se ocuparían de dar órdenes a los navegantes en los puestos de mando. Bud y Dio harían los informes de daños. El resto se encargaría simplemente de esperar hasta llegar a su destino.

 

-¡Ya traspasamos la atmósfera terrestre!-informó Aioros.

 

Toda la tripulación estaba esperando lo peor. Casi todo el mundo permanecía callado. Tan solo se escuchaban las transmisiones de algunos miembros.

 

-Todo en orden aquí abajo.-dijo Syd.

 

-Que el señor Hades nos proteja.-dijo Caronte.

 

-Y el perro Pose.-dijo Io.

 

Albiore cerró su ojos para después volver a abrirlos y decir:

 

-Que el Comandante Ricky nos proteja a todos.

 

Pasaron unos cuantos minutos. 

 

-Oigan.-dijo Dio.-Pase lo que pase, fue un honor ser parte de la Aryan Knight.

 

-Para mi también.-dijo Tholl.

 

-Y yo.-dijo Lune.

 

Diez minutos luego...

 

-¡Silencio todos!-gritó Aioros.-¡Estamos en órbita!

 

Era cierto, habían llegado por fin a Marte. Albiore, Caronte, Tatsumi y Aioros pudieron ver a lo lejos una gran base.

 

-Ahí es.-señaló Albiore.-Acércanos lentamente, Aioros.

 

-Comprendido.-dijo Aioros.

 

Redujeron la velocidad y se acercaron a la base. Todos escuchaban nerviosos y sudando. Aunque creían que su plan estaba saliendo bien, allí en Marte ya se habían percatado de los intrusos. Desde la base se lanzaron cientos rayos ken.

 

-¡Nos atacan!-gritó Aioros.-¡Todos a sus puestos!

 

Lune e Io usaron sus cañones. La Aryan Knight comenzó a hacer volteretas en el aire para esquivar los rayos. Sin embargo uno pasó cerca de esta...

 

-¡Daños en la superficie!-informó Bud.

 

-¡Le dieron a Alexer!-gritó Cristal.-¡No resistirá!

 

Albiore estaba por moverse de su lugar hasta que Aioros lo detuvo.

 

-¡Tenemos que hacer algo o Alexer será boleta!-gritó Albiore desesperado.

 

-¡Ya no hay nada que podamos hacer!-gritó Aioros.-¡Lo siento!

 

La Aryan Knight siguió esquivando los rayos ken. Io y Lune disparaban a diestra y siniestra. Sin embargo, otros rayo ken alcanzó a la Aryan Knight, dando directamente en el cañón derecho el cual estalló.

 

-¡Perdimos el cañón derecho!-gritó Dio.-¡Y a Lune también!

 

-¡J@der!-se quejó Albiore.

 

Aioros no dijo nada, simplemente siguió manejando. Albiore le vio la nuca desde atrás, sin embargo sabía que su compañero sentía lo mismo que él. Se le acercó y le dio una palmada en la espalda.

 

Siguieron esquivando los rayos ken como pudieron. Se acercaron lo más posible a la base en Marte pero esta lanzó un último y poderoso rayo ken el cual derivó a la Aryan Knight la cual se estrelló directamente en el techo de la base. Todos los pasajeros se tambalearon o cayeron al suelo.

 

Luego de unos minutos, Albiore volvió a hablar.

 

-¿Están todos bien?-preguntó.

 

-La nave no recibió daños graves.-dijo Dio.-Sin embargo la Sala de Máquinas explotó por el impacto, y con ella Syd también...

 

-Entiendo...-dijo Albiore.

 

-¡Señorita Saori!-gritó Tatsumi.

 

-Tal parece que era solo una misión de ida.-observó Caronte.

 

Todos pensaban lo mismo y por eso nadie articuló una sola palabra. Pasaron un par de minutos hasta que Albiore habló al fin.

 

-Todos los miembros del equipo que se reúnan en la cabina principal.

 

Así lo hicieron: Llegaron Tholl, Io, Dio, Bud, Cristal, Agora y Shiva con la bomba, y Dócrates.

 

-Estamos todos.-dijo Cristal.

 

-Perfecto.-dijo Albiore.-Aioros se quedará a reparar la nave. Nosotros por debemos entrar a esa base y hacerla volar al demonio.

 

Cristal crujió los puños.

 

-No sé que vamos a encontrar ahí abajo.-sentenció Albiore.-Pero quizás estos flacos esperan que a estas alturas todos seamos boleta, por lo tanto tenemos el factor sorpresa. Muchos pibes dieron la vida, es hora de vengarlos ¡Que no hayan muerto en vano!-gritó.

 

Así todo el grupo salió de la nave. Procuraron no hacer ruido para que no los descubrieran. El techo de esa base era una superficie de metal que medía por lo menos 10 km². Había una pequeña compuerta por la cual se infiltraron todos.

 

Bajaron por una pequeña caída. Esta daba a una especie de pequeña sala cuadrada la cual tenía dos caminos.

 

-Podríamos dividirnos.-dijo Tholl.

 

-Aweonado.-le dijo Io.-No seas fleto, no sabemos a donde conduce esa wea.

 

-Tranquilo, tronco.-le calmó Dio.-Ahí hay un mapa.-dijo señalando a la pared.

 

Cristal miró un par de veces y se lo mostró a Albiore.

 

-Podríamos mandar a un grupo de distracción por este camino.-le dijo señalando el pasillo izquierdo.-Y mandamos al principal con la bomba por el derecho.

 

-Buen plan.-dijo Albiore para después reunir al grupo otra vez.-Nos dividiremos en dos: Yo lideraré a un equipo de distracción, el resto se irá con Cristal a resguardar la bomba.

 

-¿Y quién irá contigo?-preguntó Dócrates.

 

Albiore eligió a Dio, Io y Tholl. El resto (Cristal, Shiva, Agora, Bud, Caronte y Dócrates) resguardaría la bomba. El equipo de distracción se encargaría de llamar la atención para que el segundo equipo pueda pasar seguros. Luego se unirían en un cruce de caminos.

 

-¡En marcha!-gritó Albiore a Dio, Io y Tholl.

 

Los cuatro fueron por el pasillo izquierdo. Corrieron por un par de metros hasta que los vieron: Marcianos, guerreros de Ares. Todos vestían Armaduras Rojas y debajo llevaban ropas blancas. 

 

-¡Intrusos!-gritó uno.

 

Sin embargo fue lo último que dijo por que Albiore le lanzó una cadena y con ella le arrancó la cabeza. Tholl arrojó sus martillos e hirió a un par de ellos. El resto escapó para buscar refuerzos.

 

-¿No deberíamos detenerlos?-preguntó Tholl.

 

-Somos el grupo de distracción.-le explicó Albiore.-Mientras más llamemos la atención, mejor.

 

-Ataoso el hijito de papá...-dijo Io

 

-Albiore.-llamó Cristal.-¿Ya comenzó la fiesta?

 

-Hace rato, pibe.-dijo Albiore.

 

Continuaron corriendo. El pasillo dejó de ser estrecho, este desembocaba en una gran sala cuadrada repleta de Marcianos. Los cuatro Guerreros se dedicaron a llamar la atención. Derrotaron a todos sus enemigos y continuaron con su camino.

 

-¿Cómo van?-preguntó Albiore al otro grupo.

 

-Estamos bien por el momento.-dijo Shiva.-No nos encontramos a ninguno de ellos.

 

En el camino, Tholl comenzó a hacer ruido exageradamente con sus martillos, llamando aún más la atención de los enemigos.

 

-Puntazo para Tholl.-dijo Dio.

 

Se acercaban hacia donde debían llegar: Una extensa sala repleta de Marcianos quienes ya los estaban esperando. Apenas se presentaron Albiore y su grupo, los Marcianos comenzaron a lanzar rayos ken, acribillándolos. A la izquierda había una puerta que el grupo de la Bomba debería abrir para evacuar al grupo de distracción.

 

-¡Cristal!-gritó Albiore.-¡No vamos a resistir mucho! ¡Necesitamos que abras esa puerta ya!

 

Al instante esta se abrió. Allí estaban Cristal, Agora, Bud y Dócrates esperando quienes comenzaron a lanzar rayos Ken a los Marcianos.

 

-¡Corre Albiore!-gritó Cristal.-¡Nosotros te cubrimos!

 

Albiore y el grupo de distracción entró. Sin embargo la puerta no se cerraba.

 

-¡Se atascó!-gritó Agora.

 

-¡No tirés la esponja!-gritó Io.-¡Metele chala! ¡Yo los cubro!

 

Io se puso adelante y comenzó a generar ilusiones las cuales confundieron a los Marcianos. Eso dio tiempo suficiente a Shiva para cerrar la puerta. Sin embargo, el cabecilla de los Marcianos lanzó un último rayo ken el cual entró por la puerta antes de que se cerrara y le dio de lleno en la cara a Io quién cayó al suelo.

 

-¡Io!-gritó Albiore quién corrió para asistir a su compañero.

 

Pero Io no respondió, su sangre comenzó a desparramarse por todo el suelo...

 

-Vamos.-le dijo Shiva dándole una palmada en la espalda a Albiore.

 

Ahora debían avanzar por la izquierda hasta llegar al centro de la base de Marte, sin embargo el camino se dividía en dos otra vez.

 

-Siento una fuerte presencia de Marcianos débiles por la izquierda.-dijo Shiva.

 

-Entonces yo y el grupo de distracción iremos por la dere....-dijo Albiore.

 

-No, tu ya has hecho suficiente, carnal.-le interrumpió Dio.-Ahora yo lideraré al grupo de distracción. Tu ocúpate de cuidar la bomba.

 

-Para protegerla podríamos hacer una barrera de telequinesis.-dijo Shiva.

 

-Entonces los quiero a ti y a Agora por la izquierda.-le respondió Albiore.-Caronte también vendrá con nosotros.

 

-Será un placer.-dijo Caronte.

 

Los cuatro avanzaron por el camino. En efecto, estaba repleto de Marcianos débiles. La barrera de telequinesis protegía bien a la bomba, sin embargo eso obligaba a Shiva y a Agora a estar expuestos lo cual no era un gran problema debido a que Albiore y Caronte les protegían.

 

Pronto el pasillo se abrió y se convirtió en un angosto y largo puente que llevaba hasta la siguiente sala en donde deberían evacuar al grupo de distracción. Abajo no se veía más que una larga caída: Un precipicio.

 

-Tal parece que estas son las minas.-observó Agora.

 

-¡Albiore!-gritó Dio a través de su cosmos.-¡No están acribillando! ¡No duraremos mucho tiempo!

 

-En seguida llegaremos.-dijo Albiore.

 

Los Marcianos caían desde el techo e intentaban asaltarlos. La cadena de Albiore se encargaba de lanzarlos por el vacío a todos sus enemigos. Todo parecía ir bien hasta que Agora y Shiva parecían agotados y comenzaron a parar.

 

-Ya no puedo más...-decía Shiva.

 

-¡Resistan!-gritó Albiore.-¡Ya falta poco!

 

Increíblemente, Shiva y Agora comenzaron a correr usando sus últimas reservas de energía. Pero en el camino, Shiva fue alcanzado por un Marciano. Shiva intentó librarse pero cayó al vacío junto a su captor.

 

-¡Shiva!-gritó Albiore. Sin embargo ya nada podía hacer por su compañero.

 

Llegaron hasta la sala y abrieron la puerta. Así entraron todos sus compañeros los cuales estaban siendo atacados por rayos ken. Sus armaduras estaban bastantes dañadas pero nada en comparación al último que entró: Dio de Mosca. Su armadura estaba casi destruida y sangraba por todos lados.

 

Apenas entró, se desplomó al suelo. Albiore lo sujetó y pudo ver su lamentable estado: Había sido alcanzado en varios puntos vitales.

 

-Tal parece que hasta aquí llegué.-dijo Dio con tristeza.-Lo siento Albiore, buena suerte... Carnal.

 

Y no dijo nada más. Albiore se incorporó con furia, estaba completamente molesto.

 

-Albiore, tenemos compañía allá atrás.-dijo Cristal mientras señalaba a un gran grupo de Marcianos que se acercaban.

 

-Alguien deberá quedarse aquí a defender el lugar.-dijo Albiore.

 

Todos se miraron perplejos. El silencio solo se interrumpió cuando Aioros habló:

 

-Albiore, ya reparamos la nave.-dijo Aioros.-Podemos evacuar a todos aquellos que se queden defendiendo la rectaguardia, sin embargo tardaré un buen rato.

 

-Perfecto.-dijo Albiore mientras señalaba a Dócrates y Tholl.-Ustedes vendrán conmigo.

 

Antes de irse, Albiore miró para atrás y pudo notar que Cristal, Bud, Agora y Caronte estaban nerviosos.

 

-Escuchen todos.-dijo Albiore.-Hemos sufrido muchas perdidas durante esta batalla. Perdimos a muchos buenos compañeros, amigos hermanos... Somos un grupo que se formó de entre varios ejércitos. Sin embargo estamos unidos por lazos de hermandad. Nuestros corazones son solo uno ¡Así luchamos! ¡Así triunfaremos! ¡Recuerden en lo que sucederá si fallamos! ¡De esa forma podremos vencer hoy! ¡Luchen con el corazón y saldremos victoriosos! ¡Andando!-gritó Albiore a Dócrates y Tholl.

 

Cristal, Bud, Agora y Caronte volvieron con lo suyo y se lanzaron para luchar contra sus enemigos. Albiore corrió junto a Dócrates (quién llevaba la bomba) y Tholl. Mataron con furia a cualquier Marciano que se pusiera en su camino. Los derribaron a todos y continuaron avanzando.

 

Llegaron hasta un risco en donde había una pequeña fuente de energía.

 

-Este es...-dijo Dócrates mientras colocaba la bomba.-Esto va a estallar en aproximadamente 30 minutos ¡Debemos salir pitando de aquí!-gritó al último.

 

Sin embargo, antes de que pudieran irse, allí estaba Ares, dios de la Guerra. Medía por lo menos tres metros y vestía una gran armadura Roja con detalles amarillos. Su cabello era largo y negro. Su barba le llegaba hasta la pansa. En su mano portaba una gran espada.

 

-El juego del héroe aquí termina.-sentenció.-Hasta aquí llegaron.

 

Y sin que pudieran hacer nada, Ares se lanzó hacia ellos. Primero asesinó de un tajo a Dócrates. Tholl intentó combatirle cuerpo a cuerpo hasta que Ares le clavó la espada en el cuelo y le cortó la cabeza. Albiore se lanzó para intentar acabar con su enemigo pero este le penetró el hombro con la espada. Albiore cayó al suelo y se desmayó.

 

...

 

Todo era oscuro... No veía nada otra vez... Sin embargo había una fuente de luz en frente suyo... Un hombre con los brazos abiertos y una sonrisa dedicada al Caballero de Plata.

 

-Albiore.-le dijo.-No puedes perder ahora.

 

-Ricardo Fort...-dijo Albiore llorando.-Ya no puedo continuar más...

 

-No digas eso.-le dijo Ricardo Fort.-No puedes dejar que la maldad se apodere del mundo, eres un Caballero de la Esperanza. ¡Haz que Basten! ¡Basta Chicos!

 

...

 

-Que decepción.-dijo Ares mientras se marchaba.-Ahora voy a acabar con el cuarteto de idiotas que aún queda con vida.

 

-¡Basta chicos!-gritó Albiore volviendo en sí e incorporándose de un salto.

 

Ares volteó y pudo ver a Albiore quién se había desprendido de su Armadura de Cefeo.

 

-¿Te quitaste la Armadura?-preguntó Ares.-¿Acaso te rindes?

 

-¡Ni hablar!-gritó Albiore quién cargó con todo su Cosmos.-¡Este es el poder del Comandante! ¡Y el de todos los que cayeron hoy aquí!

 

Su Cosmos se elevó hasta el infinito y se depositó en sus dos manos.

 

-¡Aquí está mi ataque más poderoso!-gritó Albiore.-¡Baaaaasta! ¡Basta Chicos!

 

Y lanzó todo su poder a Ares quién cayó derrotado al suelo. Después de eso Albiore también cayó al suelo.

 

-No puedo seguir ya... Usé todo mi poder.-Y cerró sus ojos.

 

Todo volvió a ser negro...

 

-¡Albiore!-gritó una voz.

 

Albiore se despertó y se percató de que era la voz de Aioros.

 

-¡Vamos Albiore! ¡Responde!-gritó Aioros.

 

-Aquí estoy.-dijo Albiore.

 

-¡Ven rápido!-dijo Aioros.-¡Hay que evacuarte!

 

-No puedo, Aioros.-dijo Albiore.-Ya no tengo fuerzas. Váyanse sin mi.

 

-No me iré sin ti, amigo.-le dijo Aioros.-Si no vienes, nos quedaremos y moriremos contigo.

 

Esto obligó a Albiore a incorporarse y a correr torpemente hasta donde se encontraba el equipo de distracción. El lugar estaba completamente repleto de Marcianos. A lo lejos, encima del puente, estaba la Aryan Knight. La puerta se había abierto y allí se encontraba Aioros lanzando sus flechas a los Marcianos quienes intentaban derribar la nave.

 

Albiore uso sus últimas fuerzas para correr lo más rápido que pudo hasta ella y se lanzó directamente hasta la puerta. Detrás de Aioros estaba Cristal quién se agachó para sostener a Albiore y lo ayudó a entrar. Aioros cerró la puerta y entraron los tres a la nave.

 

-¡Tatsumi! ¡Caronte!-gritó Aioros.-¡Sáquenos de aquí ya!

 

Y eso hicieron, en un segundo la nave salió disparada fuera de la base. Mientras se alejaban, la base explotó completamente. Todos los tripulantes escucharon la voz de Ares:

 

-No lograron nada ¡Los dioses somos invencibles! ¡Volveremos y los destruiremos a todos!

 

De pronto su voz se apagó junto a toda la base la cual desapareció. Misión cumplida.

 

...

 

-Albiore...-dijo Zeus.-Veo que lo lograste.

 

-Nos dieron una zamarriada de perro huevero.-respondió Albiore.

 

Aquella "dimensión celestial" le parecía un paraíso en comparación con lo que acababa de vivir.

 

-Hiciste un buen trabajo.-le felicitó Zeus.-Con esto, la tierra está a salvo de nuevo.

 

-Mucho de mis compañeros no lo lograron.-se quejó Albiore.

 

-Su sacrificio será recordado.-afirmó Zeus.-Sabía que no era un error traerte a la vida de nuevo, puedes irte ahora.

 

Albiore desapareció otra vez. Zeus esbozó una sonrisa siniestra y se rió.

 

-Pobre iluso...-dijo Zeus. Luego su voz se volvió imperiosa.-¡Preparen las tropas! ¡Nuestra competencia ya no existe! ¡Vamos a la tierra!

 

...

 

Albiore caminó por la Aryan Knight, a su lado pudo ver como medicaban a Bud, Cristal, Agora y Caronte. Albiore sonrió y contemplo el amanecer de la tierra. Nunca lo había visto tan bello como ahora. Lo que Albiore no sabía es que ahora Zeus intentaría invadir la tierra. Pero lo que Zeus no sabía era que el hombre que se encargaría de detenerlo estaba allí mismo contemplando el amanecer.

 

Fin


Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus

 

Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)


#8 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,336 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 07 agosto 2016 - 18:09

muy buen fic,te felicito


firmamani_zpse4fb493e.png

 

29.Fics-2017-Semifinales

                                         

 

 

 

 

 


#9 Ivan de Virgo

Ivan de Virgo

    El Caballlero Dorado Legendario de Virgo

  • 2,096 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 07 agosto 2016 - 18:13

Tan rápido terminó?

WaoYB6M.png

 


#10 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,210 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 07 agosto 2016 - 19:20

Tan rápido terminó?

 

Iba a ser más largo, tendría 5 capítulos y más tripulantes pero dije "eso ya sería relleno" y por lo tanto la lista se redujo a 4 capítulos. Aún así lo dejé en final abierto, quizás saque continuación pero por el momento estoy satisfecho. Por cierto, gracias por la buena onda  ^_^


muy buen fic,te felicito

Gracias, flaco, siempre me apoyás en todas la burradas que escribo  ^_^


Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus

 

Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)


#11 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,210 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 08 agosto 2016 - 17:04

-Ocho… Ocho dioses… Miles de tropas… Y solo un Caballero puede salvarnos…

 

La Batalla continúa

 

-Tú no pediste ser líder. Sin embargo estás aquí, guiándonos hacia la victoria.

 

La continuación de Saint Effect

 

-Soy solo un flaco cualquiera, cualquier bld podría hacerlo.

 

-Pero vos sos nuestro “bld”

 

Un nuevo equipo

 

-Perdí al chileno traidor, al chicano, al miembro grandote y muchos más. Y las latas doradas no se prenden pal quilombo.

 

-Olvídalo, te presento a tu nuevo equipo…

 

Enemigos del Olimpo

 

-¡Los extranjeros que nos atacan son de otro país!

 

-¿En serio, señor Maduro?

 

Regresará un viejo enemigo…

 

-No te metas en mis planes, Albiore

 

-Intentaré no lastimarte mucho, viejo amargo

 

Creará Alianzas

 

-Tú nos uniste, ahora haremos el resto del trabajo…

 

¡Acompaña a Albiore en su campaña contra el Olimpo!

 

-Albiore…

 

-Tan solo llámame Argentino Ario de ojos celestes…

 

¡La Batalla Épica más grande del siglo!

 

Escenas de Albiore corriendo, ejércitos de ángeles destruyendo ciudades, edificios derrumbándose, Maduro comiendo una banana, explosiones, ataques ken, soldados muriendo, Albiore esquivando una super nova, gritos desesperados y la pantalla se vuelve negra…

 

-Albiore, amigo mío… Hazme un favor… Sal allí y pateales el trasero a esas mierd@s divinas del Olimpo… ¡Tú naciste para esto!

 

"Saint Effect": El regreso de Zeus

 

Próximamente en los mejores cines :V


Editado por Macairo de Cancer, 08 agosto 2016 - 17:05 .

Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus

 

Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)


#12 Raissa

Raissa

    Black UFO

  • 301 mensajes
Pais:
Colombia
Sexo:
Femenino
Signo:
Cancer
Desde:
Quito, Ecuador

Publicado 09 agosto 2016 - 18:50

Entretenido para esta tarde que estaba aburrida xD (Mugre control de la play, estaba descargado :v)

Qué equipo más extraño, no creí que fueran a cumplir la misión pero ya vi que sí, pura suerte debieron de tener jaja.

Nadie debería de fiarse de Zeus, lo más probable es que ataque la Tierra mientras Saori anda en una de sus orgías.

 

Veré la cartelera de cine para más (?

Saludos :D



#13 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,210 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 10 agosto 2016 - 12:50

Entretenido para esta tarde que estaba aburrida xD (Mugre control de la play, estaba descargado :v)

Qué equipo más extraño, no creí que fueran a cumplir la misión pero ya vi que sí, pura suerte debieron de tener jaja.

Nadie debería de fiarse de Zeus, lo más probable es que ataque la Tierra mientras Saori anda en una de sus orgías.

 

Veré la cartelera de cine para más (?

Saludos :D

Cualquier equipo que no tenga a los doce Dorados tiene garantizada la supervivencia de alguno de sus miembros. Aunque el único que sí tuvo suerte fue Caronte, daba para matarlo pero na... :V


Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus

 

Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)


#14 Macairo de Cancer

Macairo de Cancer

    Miembro de honor

  • 1,210 mensajes
Pais:
Argentina
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 17 enero 2017 - 21:50

Bueno, solo paso a dejar el link de la segunda parte de la trilogía de "Saint Effect":

 

http://saintseiyafor...egreso-de-zeus/

 

De esta forma hay una "conexión" entre ambas partes, salu2


Dohko_Billy_Jeans.gif

Fanfic parodia: "Saint Effect"

Parte 1: La Misión Suicida Parte 2: El Regreso de Zeus

 

Parte 3: El Capítulo Final (Aún no escrito)





0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 26 usuario(s)