SKIN © XR3X
x

Jump to content


- - - - -

30.Fics-2017-El gran Final

Juegos y Dinamicas FORO Saint Seiya

  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
9 respuestas a este tema

#1 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,562 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 07 noviembre 2017 - 15:30

Reglas generales de las dinámicas
 
En esta dinámica solo pueden participar los ganadores de la dinámica anterior de clasificatorias
 
-Los usuarios seleccionados son los siguientes:
 
Seph_girl
 
Ivan de Virgo
 
SagenTheIlusionist
 
 
4bdc9c5cc71cdb7535710e12ce45e308512222bf
 
 
 
Los  participantes deberán colocar los siguientes 2 datos:
 
1-----Nombre del fic:
 
2----Aquí simplemente pegaras directamente en el tema, 1 capitulo al
 
azar de tu fic (Cualquiera que te agrade)
 
-------------------------------------------------------------------------------------------
 
 
El plazo de inscripción es del  07- 11- 17 hasta el  12 - 11- 17
 
​Después daré un plazo para votar
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

2s165qg.jpg

 

                                         30.Fics-2017-El gran Final

 

 

 

 

 


#2 Ivan de Virgo

Ivan de Virgo

    El Caballlero Dorado Legendario de Virgo

  • 2,151 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 10 noviembre 2017 - 15:53

SINOPSIS: Existen profecias borradas de los libros sagrados que hablan acerca de un Espíritu de rojo y negro quien traerá el ocaso de la existencia. Kurumi es una niña quien ha nacido con el castigo de la inmortalidad, fue abortada pero sobrevivió y a corta edad tuvo que escapar de casa para sobrevivir junto con su hermano Kaneki; al inicio tuvieron que asesinar gente, para robarles y comer, pero poco a poco el chico fue matando por diversion, cosa que no le gustaba a Kurumi. Los años pasaron y la chica se separó de su hermano con la misión de obtener un gran poder y salvarlo ya que se había convertido en un Espíritu malvado, es así como Kurumi a través de un experimento de laboratorio se convierte en "Nightmare", un Espíritu con vestido rojo y negro quien controla el tiempo. Su tía Chloe quien le dio esos poderes, despierta a Shaka de Virgo de su Nirvana e invoca al dios Susanoo dueño de la espada Kusanagi con el cuerpo del novio de Kurumi para que, con su arma, elimine a Nightmare ya que dicha arma tiene el poder de matar a seres inmortales definitivamente. Susanoo provoca a Kurumi con destruir a los humanos, la chica pide ayuda a su hermano Kaneki pero él se niega

 

 

 

 

 

Saint Seiya Origenes: Nightmare

 

 

- Ciudad de Nuevo México -

        

La ciudad estaba hecha un completo caos, el dios Susanoo estaba flotando en el cielo y a su costado se encontraban Shaka de Virgo y Chloe Chronicle, ésta última estaba insegura de involucrar gente inocente.

 

 

- No puedo quedarme aquí, me veo como una villana – Pensó Chloe – Kurumi… ¿Qué harás?

 

 

- Tranquila Chloe, observa con atención.

    

 

     Todos los habitantes de Nuevo México giraron sus cabezas y empezaron a gritar de alegría ya que Kurumi Tokisaki había hecho su aparición, ésta portaba su vestido astral.

 

 

OBo6qZr.jpg

 

 

 

- ¡Y haciendo una gran aparición, nuestra heroína Kurumi Tokisaki, ha respondido a nuestras plegarias de ayuda y se enfrentará al dios Susanoo! – Exclamó la reportera muy emocionada

 

 

- ¡KURUMI, NUESTRA HEROÍNA!

 

 

- ¡VAMOS KURUMI!

 

 

- ¡DALE SU PALIZA, KURUMI!

      

 

   Las personas se sintieron muy aliviados tras ver la aparición de Kurumi portando su vestido astral junto con su ángel protector, Susanoo estaba sonriendo confiadamente mientras que Chloe tenía sentimientos encontrados.

 

 

- ¡Muy bien, Nightmare! Esta noche todos presenciarán tu muerte definitiva, mi espada Kusanagi hará eso posible – Exclamó Susanoo

 

 

- ¡SUSANOO! Tú me quieres a mí ¿Verdad? Libéralos a todos y enfréntame a mí, devuelve a tus demonios al infierno o de lo contrario los mandaré yo a un infierno más horrible – Exclamó Kurumi – Yo, Kurumi Tokisaki, salvaré a esta gente de seres malignos como tú.

 

 

-El único ser maligno aquí eres tú – Contestó Shaka

       

 

  Kurumi corrió violentamente hacia ellos, sin embargo ella no tenía esperanza alguna de victoria y eso lo sabía a la perfección.

 

 

- Debo enfrentarme a todas esas cosas yo sola así que tengo que poner toda mi inteligencia a prueba; primero debo poner a los habitantes a salvo y lo puedo hacer con mis clones, luego enfrentarme contra esos tres… tal parece que todo se reducirá al buen uso que le dé a mis clones –Pensó Kurumi

      

 

   Kurumi dio un gran salto y aterrizó en el suelo, luego realizó un movimiento de manos haciendo que varias brechas oscuras se abran en el suelo.

 

 

- Ayúdenme con esta batalla mis otras “Yo”

 

 

SO42V35.jpg

 

 

 

- ¡ATENCIÓN TODAS! La facción A protegerán a las personas de los demonios, la facción B  se encargarán de cubrirme mientras que yo peleo contra esos tres – Ordenó Kurumi – Es la única idea que se me ocurre en este momento tan crítico.

   

 

      Los clones de Kurumi aceptaron la idea de la original y se pusieron en marcha rápidamente, la facción A luchaba contra los demonios ya que estos no dejaban de amenazar a los habitantes produciéndose una verdadera batalla de ejércitos. Por otro lado los clones del Espíritu lanzaron balas hacia Chloe y Shaka pero éstos crearon barreras cubriéndose a la perfección mientras que Susanoo encerró a los clones en esferas destruyéndolas por completo.

 

 

“Zafkiel: Zayin”

      

 

   La Kurumi original apareció por detrás de Susanoo y lo paralizó, no obstante éste ardió su cosmos y se liberó a la fuerza, luego golpeó a Kurumi alejándola de la deidad.

 

 

- Pensé que realizarías algo…no se… ¿Destructivo? – Dijo Susanoo burlándose y caminando en círculos – No tienes por qué fingir ser una niña buena cuando en realidad no lo eres, de todos modos te mataré definitivamente así que no deberías contenerte.

 

 

- Paremos esto, a mí no me gusta asesinar personas ¡JAMAS ME HA GUSTADO! Yo solo quiero vivir como una chica ordinaria – Respondió Kurumi

 

 

- Ya te lo dije Kurumi, mientras que tengas esos poderes nunca podrás vivir como una chica normal – Dijo Chloe – Ven a mí ¡ARMADURA DORADA DE VIRGO!

 

 

CM5hsnc.jpg

         Kurumi se sorprendió demasiado, la legendaria armadura dorada de Virgo había hecho su aparición, al instante vistió a Chloe quien era la dueña original de la armadura; su cosmos había sufrido un gran cambio.

 

 

- Caballera dorada, Chloe de Virgo.

 

j5LaW09.png

 

 

- Pero Shaka también tiene la armadura dorada de Virgo… - Tartamudeó Kurumi muy confundida

 

 

- Es porque yo estoy en el nirvana, estoy ajeno a toda ley que exista.

 

 

- ¿Serás capaz de vencerme? – Preguntó Chloe de Virgo

      

 

   Superando la velocidad de la luz Chloe Chronicle enterró su puño en la barriga de Kurumi haciéndola escupir sangre, Shaka agarró su cabeza y la estampó contra el piso, Susanoo atacó a su rival con flechas oscuras traspasando al Espíritu y debilitándola mucho. No obstante Nightmare preparó una técnica rápidamente.

 

 

“Castillo Devora Tiempo”

        

 

Una barrera oscura cubrió todo el edificio en donde estaban peleando, Susanoo y los dos dorados sintieron un considerable descenso en su cosmos.

 

 

“Ejecución Chronos”

       

 

  La técnica estaba a punto de impactar en sus rivales pero Chloe fue más rápida y realizó un movimiento de manos logrando destruir el castillo devora tiempo y cambiando la dimensión por la figura de Buda.

 

 

“Dimension Creation”  Tú puedes crear barreras pero yo puedo crear nuevos mundos y dimensiones cuando lo desee.

 

 

“Zafkiel: Dalet”

   

 

      Kurumi invocó su rifle y mosquete llamado Zafkiel, descargó un líquido oscuro del gran reloj y disparó contra la dimensión regresando todo a la normalidad.

 

 

- Retrocediste el tiempo de mi técnica anulándola por completo, felicidades…aunque es pronto para captar victoria – Mencionó Chloe de Virgo

 

 

-“Invocación de Espíritus”

      

 

   Shaka de Virgo lanzó esa técnica contra Kurumi pero lo esquivó a tiempo y logró golpearlo dándole un buen codazo haciendo que retroceda pero Susanoo creó una especie de rayo en su puño y estrelló a Nightmare contra el suelo, pero ni siquiera así acabó la batalla ya que el Espíritu se levantó y alejó.

 

 

“Zafkiel: Tet”

      

 

   En una fracción de segundo, Kurumi le disparó a Susanoo dándole en el blanco, al instante el dios materializó su espada Kusanagi y estaba a punto de decapitarse el solo pero Shaka lo impidió dándole un pequeño golpe en la nuca.

 

 

- ¿Qué diablos me pasó? – Preguntó Susano muy confundido

 

 

- Al parecer esa bala le permite controlar el cuerpo que ella desee, si no hubiera llegado a tiempo ahora tu cabeza estuviera rodando por nuestros pies – Respondió Shaka

 

 

- Esa técnica fue tan poderosa que incluso pudo controlar a un dios como yo… impresionante -Pensó

 

 

- ¡DEIABLOS! Si no hubieran estado esos estorbos ya estaría muerto – Pensó Nightmare a regañadientes – Tal como lo pensé, es mucho trabajo para mí sola… sin embargo.

    

 

     Kurumi intentó atacar pero de pronto sus manos fueron envueltas por cuerdas electromagnéticas, al dar la vuelta se dio cuenta de que Chloe la había atado.

 

 

- “Atadura Celestial”  Ésta técnica puede capturarte y robar tu cosmos según los pecados que hayas cometido y cometerás, ahora es tiempo de ponerle fin a tu vida.

   

 

      El dios Susanoo se acercó violentamente golpeando la barriga del Espíritu, luego Shaka de Virgo la mandó al balcón del enorme edificio lanzándole rayos de cosmos, Chloe tenía atada a Kurumi estando el Espíritu al borde del abismo.

 

 

- Tal como lo dijo Virgo, es momento de ponerle fin a tu vida, ésta espada Kusanagi se encargará de ello.

     

 

    Susanoo empuñó la espada Kusanagi admirando el enorme cosmos que desbordaba de ella.

 

 

- Yo…yo… no puedo creer que mis pecados sean incontables – Murmuró Kurumi frunciendo de ceño de dolor – Ésta es una técnica muy molesta y lo peor es que no puedo liberarme.

        

 

Susanoo materializó su cosmos en forma de puño gigante y lo estampó en la cara de Kurumi mientras que Shaka y Chloe la sujetaban con las cuerdas celestiales para que ésta no se escape.

      

 

   Susanoo siguió estampando el gigantesco puño en la cara de Kurumi varias veces, la chica miraba en tierra firme y se dio cuenta de que sus clones habían sido derrotadas por los demonios.

 

 

- ¡Queridos espectadores, este podría ser un día triste para nosotros, al parecer Kurumi está recibiendo una paliza por parte de esos tres seres imponentes y la asesinarán… literalmente todo el mundo que nos está viendo podría…no…podríamos presenciar la muerte definitiva de Kurumi! Y no hay nadie quien la salve – Dijeron los reporteros de CNN que trasmitían a todo el mundo

     

 

    Kurumi empezaba a escupir sangre por los constantes golpes de Susanoo, segundos después éste se detuvo y empuñó la espada Kusanagi en dirección a ella.

 

 

- ¡MUERE DEFINITIVAMENTE…KURUMI!

    

 

     Susanoo iba a matar definitivamente a Kurumi pero de pronto una bomba explotó en su cara, Shaka sufrió un tremendo golpe mandándolo a volar al igual que Chloe liberando a Kurumi. Cuando el Espíritu vio quien era, se alegró mucho.

 

 

- ¡NADIE TOCA A MI HERMANITA…BASTARDOS!

 

 

vmHyneS.jpg

 

 

- ¡KANEKI!

 

Canción de fondo: 

 

- Nuevo México -

       

 

  Todos los habitantes aplaudieron al otro Espíritu que llegó a la ciudad, Kaneki Chronicle hermano de Kurumi estaba volando sobre un deslizador de última tecnología.

 

 

- Y de la nada apareció otro héroe quien ha llegado en rescate de Kurumi – Informó la reportera de CNN

 

 

(Último piso del edificio)

       

  Kaneki mandó a volar a Susanoo lanzándole una granada, luego agarró la cara de Shaka y lo golpeó como si fuera saco de boxeo lanzándolo lejos de su hermana y finalmente le devolvió el ataque a su tía Chloe quien retrocedió al ser golpeada.

 

 

- Hermano…Kaneki.

   

 

      Kaneki volando en su deslizador apareció ante su hermana y le dio la mano ayudándola a levantarse, una vez que ambos hermanos estaban de pie se sonrieron alegremente.

 

 

- Kaneki ¿Por qué decidiste ayudarme? – Preguntó Kurumi algo dudosa

 

 

- Me di cuenta de que todo el tiempo fui yo el culpable, te arrastré a muchas cosas que no querías y eso provocó que despertaras tus poderes – Respondió su hermano – Además… los hermanos están para protegerse entre sí ¿Verdad?

 

 

- Hermano…No, fue gracias a ti que pude sobrevivir en la nfancia, incluso ahora llegaste a salvarme.

 

 

- Parece que llegué a tiempo.

 

 

- Hubiera estado mejor si hubieras venido minutos antes ¿Sabes? – Bromeó Nightmare

 

 

- Jajajaja bueno, entonces perdón.

        

 

Malogrando el agradable momento entre hermanos, Susanoo, Shaka y Chloe dieron grandes saltos tras caer pisos abajo, el trío rodeó a los Espíritus sorprendiéndolos demasiado.

 

 

- ¡HERMANO, DE ESPALDAS!

      

 

   Kurumi y Kaneki chocaron espaldas, por el lado de Kurumi estaba Susanoo empuñando la imponente espada Kusanagi y por el lado de Kaneki se encontraban Shaka de Virgo y Chloe de Virgo, enfadados por el ataque sorpresa del Demon.

 

 

- ¿Podrías ayudarme con esto? – Preguntó Kurumi

 

 

- Lo siento pero estoy ocupado con otras cosas – Respondió Kaneki graciosamente mirando a ambos dorados – Oye ¿Acaso esto no te recuerda a esos tiempos en donde teníamos que asesinar gente para comer?

 

 

- Eso quiere decir que ¿Haremos esto como los viejos tiempos? – Preguntó sonriendo

 

 

- Como en los viejos tiempos, hermanita.

    

 

     Sus tres rivales se sorprendieron ante tal cambio de actitud de los Espíritus, luego ambos hermanos chocaron puños en señal de hermandad.

 

 

- ¡ESCUCHEN TODOS! ¡El dúo más magnífico de todos… KURUMI Y KANEKI HA REGRESADO!

 

 

        Kurumi invocó millares de clones los cuales se dirigieron hacia los demonios los cuales momentos antes habían derrotado a los clones de Nightmare.

 

 

- ¡TONTA! Tus clones no son nada para mi ejército – Exclamó Susanoo

 

 

- Entonces solo tengo que potenciarlos para que sean triplemente más fuertes ¿No? “Samuel: Boost”  Exclamó Kaneki

    

 

     Todos los clones de Kurumi fueron envueltos en capsulas oscuras aumentando totalmente su velocidad y fuerza tal como lo mencionó Kaneki, en pocos segundos el ejercito de Kurumi estaban asesinando a los demonios.

 

 

- “Zafkiel Zayin”

     

 

    Nightmare trató de paralizar a Susano pero este lo esquivó, no obstante Kaneki enterró su ángel guardián en forma de báculo haciendo que un círculo mágico aparezca encima de ellos.

 

 

- Caíste en la trampa, idiota.

 

 

“Samuel: Flechas Colosales”

      

 

   Varias flechas oscuras dañaron a los tres además de eso se creó una cortina de humo lo cual permitió que Kaneki y Kurumi suban al deslizador del primero.

 

 

- Kaneki ¿De dónde sacaste ese deslizador?

 

 

- Lo robé del área 51 ¿Estupendo, verdad?

 

 

- Parece que nunca dejarás de ser un ratero de primera – Se burló Kurumi

    

 

     Susanoo cortó la cortina de humo con la espada Kusanagi, por otro lado Shaka y Chloe estaban concentrando cosmos.

 

 

- Escucha, debemos impedir que ataquen – Dijo Kurumi seriamente

 

 

- No te preocupes, los acabaremos antes de que eso suceda.

       

 

  Ambos hermanos se dirigieron en deslizador hacia el trío, el dúo de Espíritus lanzaron rayos de cosmos pero fue inútil ante el escudo de Susanoo el cual le dio suficiente tiempo para que ambos caballeros dorados ataquen.

 

 

- ¡Te derrotaremos por la paz y la justicia de este mundo! – Exclamaron Shaka y Chloe

 

 

- ¡MIRA COMO NOS ZURRAMOS EN TU JUSTICIA!

       

 

  Kaneki aceleró la velocidad del deslizador dirigiéndose a toda marcha en dirección de los caballeros.

 

 

- “Invocación de Espíritus”

     

 

    Una poderosa técnica fue lanzada hacia ellos pero…

 

 

“SAMUEL PROYECCIÓN”

    

 

     Kaneki proyectó el legendario escudo de la armadura de Athena neutralizando el ataque y formándose otra cortina de humo.

 

 

- ¡KURUMI, AHORA!

 

 

- Cómo digas.

    

 

     Susanoo lanzó varios rayos pero los clones de Kurumi fueron invocados logrando llegar hasta ellos.

 

 

“Terremoto Espacial”

     

 

    Shaka y Chloe fueron golpeados pero Susanoo salió ileso y decapitó a Kurumi con su propia mano pero como ella era inmortal apareció justo detrás del dios.

 

 

“Juicio de Arresto”

      

 

   Susanoo fue envuelto en varias espadas oscuras por sorpresa.

 

 

- Termínalo, hermano.

 

 

“Samuel: Divino Castigo”

        

55pbhKp.jpg

 

 

 

         Un gran rayo dio de lleno a Susanoo cegando la vista de los Espíritus, luego de unos momentos Kaneki aterrizó al lado de su hermana.

 

 

- Todo salió de acuerdo al plan, ese dios debió haber sido derrotado.

 

 

- Eso espero.

  

 

       Para mala suerte de ambos, Susanoo solo estaba herido de gravedad más no muerto como ellos pensaban. El dios miró a todos sus demonios derrotados y se molestó.

 

 

- Tal parece que mi ejército fue derrotado, en ese caso no me queda de otra que eliminar a toda esta gente.

 

 

- ¡No puede hacer eso! – Replicó Shaka

 

 

- Shaka tiene razón, ellos no tienen nada que ver.

    

 

     Susanoo iba a atacar a los humanos pero Shaka se interpuso al dios.

 

 

- Así que todo este tiempo fuiste un perro de Athena ¿Verdad? Si te pones en mi contra entonces te desapareceré por completo aunque estés en el nirvana – Exclamó Susanoo – “Desvanecer”

      

 

   Varias partículas se dirigían a Shaka pero Kurumi se sacrificó con el pero como era inmortal rápidamente apareció detrás de Shaka y lo sacó a un lugar seguro.

 

 

- Nightmare ¿Por qué me salvaste? – Preguntó Shaka muy asombrado

 

 

- Porque no quiero que gente buena muera por mi culpa, además fuiste tú quien protegió a mi padre cuando él era niño – Respondió – Y puedes llamarme Kurumi.

 

 

- Viéndola bien, es una muchacha después de todo – Pensó

 

 

- Al fin te diste cuenta, maestro – Dijo Chloe telepáticamente

       

 

  Shaka se asombró ante la amabilidad de Kurumi pero el momento fue interrumpido ya que tuvo que esquivar los ataques de la espada Kusanagi.

 

 

- ¡NO DEJARÉ QUE VIVAS!

     

 

    Kaneki rápidamente fue a proteger a su hermana pero el dios era más fuerte, golpeó al Espíritu le lanzó un rayo y lo mandó al abismo del edificio cayendo del último piso 300 hasta el piso 150.

 

 

“Electric Shoot”

  

 

       Kurumi había sido paralizada por los rayos electromagnéticos de Susanoo.

 

 

- Kurumi – Exclamó Shaka

      

 

   Shaka intentó ayudar pero fue golpeado por el dios quedando inconsciente, Chloe recibió la orden por parte de Kurumi para proteger a Shaka y aceptó a duras penas.

 

 

- Ahora si no hay nadie que te salve… ¡MUERE! 

 

- Piso 150 del edificio -

     

 

    Kaneki cayó dolorosamente tras el golpe de Susanoo, éste se sobaba la espalda y poco a poco se iba levantando, el Espíritu levantó la mirada dándose cuenta de que su hermana Kurumi estaba en grandes aprietos nuevamente.

 

 

- Ésta chica nunca entiende – Suspiró Kaneki graciosamente

 

 

QNUqH9q.png

 

 

         El Espíritu saltó a su deslizador y puso la velocidad al máximo con la esperanza de llegar a tiempo para salvar a su querida hermana.

 

- Ultimo Piso del edificio -

     

 

    Chloe estaba atendiendo a Shaka quien estaba inconsciente tras tratar de salvar al Espíritu, Kurumi estaba apoyada sobre un muro paralizada por Susanoo quien empuñaba imponentemente la espada Kusanagi.

 

 

- Ya no hay nadie que te salve Kurumi, ahora morirás definitivamente, le pondré fin a la legendaria profecía… ¡MUERE! – Gritó Susanoo

    

 

     Susanoo corría hacia Kurumi, levantó la legendaria espada Kusanagi y estaba a punto de clavarla en su pecho pero de pronto Kaneki se interpuso en medio siendo apuñalado él en lugar de su hermana.

 

 

- ¡KANEKI!

    

 

     Chloe se dio cuenta de la situación y actuó por instinto.

 

 

“6 Samsara”

      

 

   Una gran puerta se abrió y absorbió a Susanoo.

 

 

- Susanoo fue mandado a un infierno aleatorio pero no pasará mucho tiempo para que regrese, él es el dios del inframundo después de todo – Dijo Chloe

    

 

     Kaneki se derrumbó al suelo tras ser perforado por la espada, su hermana se acercó a tratar de sanar su herida pero éste sabía que era imposible.

 

 

 

- Ni siquiera con tu poder de retroceso de tiempo podrás sanar una herida de la espada Kusanagi, aquella espada que tiene la capacidad de asesinar seres inmortales – Dijo Kaneki con la respiración cortada

 

 

- Hermano, yo fui una tonta… no debí  confiarme… por tu culpa, tú, lo siento, lo lamento… demasiado – Lloró Kurumi

 

 

- Jajajaja deja de llorar, fue decisión mía salvar tu vida… oye ya sé que es tarde para que lo diga pero igual lo quiero decir… perdóname, por descontrolarme y matar a esas personas inocentes que tanto querías y que nos llevó a nuestro distanciamiento – Suspiraba Demon – Hemos estado juntos desde la niñez y pocas veces disfruté todo este tiempo juntos, oye… pero este último combate juntos fue divertido ¿Verdad? Jajajaja.

    

 

     Diciendo esas últimas palabras, Kaneki murió y su cuerpo se desintegraba poco a poco mientras corrían las lágrimas de tristeza de Kurumi.

 

 

- No tienes que lamentar nada, te debo agradecer porque gracias a ti fue que pudimos sobrevivir a todas las adversidades de la vida, te comportaste como un verdadero hermano mayor, tuviste errores como todo ser humano pero eso nunca quitará lo buen hermano que llegaste a ser… Adiós – Lloraba Kurumi

   

 

      Cuando el cuerpo de Kurumi se desintegró por completo, dos gemas cayeron: la primera era el cristal Sephirá el cuál era la fuente vital de todo Espíritu y la segunda gema era la gema ilimitada. Chloe recogió la gema ilimitada.

 

 

- Yo guardaré la gema ilimitada en una de mis dimensiones, se necesitará para ocasiones futuras –Dijo sin mostrar tristeza alguna - ¿Qué harás con el cristal Sephirá? Tú serás la encargada de cuidarlo.

 

 

- Al igual que tú me encargaré de cuidarlo y lo usaré cuando las cosas se pongan horribles –Respondió llorando

 

 

- ¿Estás diciendo que esta no es la ocasión?

 

 

- Acabaré con ese dios lo más pronto posible.

     

 

    Segundos más tarde apareció el dios Susanoo con un cosmos ardiente fuera de lo normal.

 

 

4m6cVE8.jpg

 

 

- Fue tonto enviarme de nuevo a mi reino, tal parece que Chloe también me traicionó.

 

 

- ¡SUSANOOOOOOO!

    

 

     Kurumi dio un grito el cual se escuchó en todo el lugar, el dios trató de perforar su cuerpo con la espada Kusanagi pero fue inútil ya que la velocidad del Espíritu se había incrementado, no solo eso, su cosmos superaba al de cualquiera presente, no obstante el dios y el Espíritu estaban en igualdad de condiciones.

 

 

“Arlan Senki”

 

 

“Zafkiel: Zayin”

  

 

       La técnica de Susanoo consumió por completo a la técica de Kurumi dándole de lleno y matándola, pero como ella era inmortal apareció muy cerca del dios y logró paralizarlo.

 

 

“Ejecución de Aurora”

      

 

   La técnica fue dada de lleno pero no fue suficiente para acabar con el dios quien por tercera vez estaba a punto de asesinar a Kurumi con la espada Kusanagi, sin embargo su cuerpo se paralizó y no respondió.

 

 

- ¿Qué pasa con mi cuerpo? No puede moverme ¿Qué pasa? – Preguntó el dios muy nervioso

 

 

- ¡Kurumi!

   

 

      Detrás de Susanoo se apareció el alma de Shiro Emiya, el gran amigo de Kurumi quien había sido asesinado por Kaneki hace una semana. Nightmare estaba muy asombrada por la repentina sorpresa.

 

 

- ¡SHIRO! ¿Por qué tú…? – Preguntó Kurumi muy asombrada

 

 

 - No hay tiempo, debes matar a Susanoo antes de que tome total control de mi cuerpo, no habrá otra oportunidad.

 

 

- Pero si muere Susanoo tú también morirás… encontraré la forma de salvarte.

 

 

- No te preocupes, no importa, eso es lo que quiero, quiero que seas feliz aun si no estoy a tu lado – Exclamó Shiro – Ya sé que nunca fuimos novios pero igual te quiero decir que: ¡TE AMO! ¡Y SIEMPRE LO HARÉ ESTÉ DONDE ESTÉ!

 

 

U5Gnhqt.jpg

 

 

 

- Shiro…yo – Lloraba Kurumi

 

 

- ¡KURUMI! SI no lo haces tu, lo haré yo así que decídete – Dijo Chloe cruelmente

 

- ¡SHIRO…YO TAMBIÉN TE AMO!

        

 

Kurumi corrió hacia Susanoo y perforó su pecho, le arrancó el corazón y lo hizo trizas, al momento el espíritu de Susanoo abandonó el cuerpo y se desintegró al instante; poco tiempo después Shiro cayó muerto y al igual que el alma de Susanoo. También se desintegró por completo.

     

 

    La espada Kusanagi cayó en los pies de Chloe, ésta lo recogió y lo guardó en una de las dimensiones que ella podía controlar.

 

 

- Shiro, perdóname… de haberlo sabido yo…. – Lloró Kurumi -   Fuiste una de las pocas personas que me aceptó tal como era… jamás olvidaré los buenos momentos que pasamos tú y yo.

 

 

Emzy9k6.png

 

 

- Lo siento, yo fui la culpable de todo esto – Dijo Chloe algo triste – Pero justamente te lo advertí antes de que obtengas tus poderes.

 

 

- Justamente no te culpo por eso, todo este tiempo te uniste a Susanoo para probarme ¿Cierto? Gracias – Sonrió mientras lloraba – Pero lo bueno es que todo ya se terminó.

 

 

- No lo creo…

       

 

  Kurumi vio muy sorprendida la ciudad ya que del suelo salieron varios demonios con cuernos y lanzas exclamando:

 

 

- ¡Vengaremos la muerte de nuestro dios Susanoo!

 

 

- Te ayudaré, Kurumi.

 

 

- ¡NO! De esto me encargaré yo – Respondió Kurumi llorando desconsoladamente 

 

Los demonios no paraban de salir durante 10 minutos, en ese lapso cerca de un millar de demonios con armas en sus manos rodearon toda la ciudad; Chloe intentó acabar con ellos pero fue impedida por Kurumi quien estaba arrodillada y llorando la muerte de sus dos seres queridos.

 

 

- Primero mi hermano y ahora la persona que amo… éste mundo me ha tratado muy mal desde que nací, jamás he podido sentir el amor de familia, jamás pude saber lo que se siente tener amigos, éste mundo me odia… si éste mundo me quiere ver como una villana…entonces… ¡EL MUNDO SERÁ TESTIGO DE QUE PUEDO SER LA VILLANA MÁS TEMIDA QUE EXISTE! –Exclamó Kurumi entre lágrimas

       

 

  Kurumi corrió en dirección a los demonios, estos corrieron hacia Kurumi pensando que iba a ser fácil acabar con ella pero estuvieron muy equivocados; Kurumi agarró su rifle y empezó a cortar las cabezas de los demonios, luego los apuñalaba para después destriparlos y sacarle los ojos con sus propias manos. No era culpa de Kurumi, era culpa del mundo quien le escupió en la cara desde su nacimiento, fue abortada, exiliada y despreciada por todos obligando a que ésta se convierta en alguien cruel… desde ese día Kurumi dejó de ser la niña tímida, débil e inocente que era desde su niñez.

 

 

- Es una bestia… ¿Qué clase de demonio he creado? – Pensaba Chloe de Virgo mientras miraba la escena

 

 

- Los demonios no somos rivales para ella ¿Deberíamos escapar?

     

 

    Nightmare no paraba de seguir asesinando demonios, las personas que la veían al principio se sentían aliviados tras ser salvados por su heroína pero poco a poco su  miedo fue incrementando mientras que las lágrimas de Kurumi fueron cambiados por carcajadas diabólicas.

 

 

- Ella…da miedo.

 

 

- ¿En serio podemos confiar en ella?

 

 

- Cualquier día comenzará a descarrilarse.

 

 

- JAJAJJAJA debo admitir que desde el fondo de mi corazón siempre quise hacer esto.

 

 

- Kurumi… - Susurró Chloe asombrada

 

 

- JAJAJAJAJAJAJAJA…. Únanse a la fiesta… mis otras “Yo”

 

 

         Los clones de Kurumi salieron del suelo proveniente de una brecha negra, al instante centenares de clones del Espíritu aniquilaron por completo a los demonios sin que quede alguno con vida.

 

 

- ¿Y ustedes qué? – Preguntó Kurumi refiriéndose a los habitantes

 

 

- ¡LÁRGATE!

 

 

- ¡FUERA DE AQUÍ BESTIA!

 

 

- ¡NO TE NOS ACERQUES!

 

 

- ¡ERES NUESTRA ENEMIGA!

      

 

   Los habitantes comenzaron a insultar y ofender a Kurumi por su salvaje acción, de haber sido niña ella hubiera salido corriendo llorando pero la Kurumi de ahora era distinta así que tomó una dura decisión.

 

 

- De acuerdo, ustedes son mis enemigos… pero deberían saber que… ¡YO NO DEJO CON VIDA A MIS ENEMIGOS!

 

 

LVqprDn.jpg

 

 

         Los habitantes se sorprendieron por las palabras y comenzaron a correr ero fue inútil ante el Espíritu y sus clones, no obstante fue inútil; Kurumi decapitó, desmembró, apuñaló, destripó y asesinó de diversas formas a los habitantes de Nuevo México, al rato la ciudad de Nuevo México quedó hecho un desierto, ninguna vida humana quedó de pie a excepción de Chloe y Shaka quien estaba inconsciente.

 

 

 

FIN


Editado por Ivan de Virgo, 13 noviembre 2017 - 00:07 .

WaoYB6M.png

 


#3 Seph_girl

Seph_girl

    Marine Shogun Crisaor / SNK Nurse

  • 814 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Acuario

Publicado 10 noviembre 2017 - 23:06

FANFIC: EL LEGADO DE ATENA

 

 

Avanish fue un joven entusiasta como muchos otros en la larga historia de la humanidad, quien creyó y luchó por la paz entre dioses y humanos cuando los inmortales decidieron exterminar a todos los humanos que nacieron con un don especial. Siendo tan ferviente su convicción, fue transformado y se convirtió en el primer Shaman King de la Tierra, el mediador entre el cielo y los hombres.

 

Su sacrificio, junto al de muchos otros, logró detener ese terrible genocidio, y pensó que todos podrían coexistir en ese pequeño planeta azul… Pero su visión de un mundo pacífico terminó siendo corrompida por las acciones de algunos dioses que, al reflexionar sobre el nuevo pacto con los mortales, decidieron volverlos peones, guerreros que lucharían hasta la muerte en sus nombres. Aquellos que tanto despreciaron de repente fueron convertidos en armas para satisfacer sus deseos de conquista y gloria…

 

Él alzó la voz, pero esta vez fue ignorado y humillado, y aun sin contar con la aprobación de los Grandes Espíritus decidió emprender una lucha para combatir ese cruel destino para la humanidad. Pidió a su gente seguirlo a la batalla, mas todos se negaron, temerosos del castigo de los dioses, convencidos de que mientras les permitieran prosperar y vivir no importaba que algunos tuvieran que sacrificarse en sus guerras santas.

 

Presa de la desilusión al ser traicionado no sólo por dioses, sino también por los mortales, Avanish decidió abandonar su puesto como Shaman King, siendo perseguido por su desacato.  Herido por aquellos que intentaron destruirlo, su destino lo llevó a conocer a Hécate, esa bella doncella que lo ayudó y ocultó por mucho tiempo, poniéndolo a dormir para que sus heridas pudieran sanar. Sumido en un confortable letargo soñaba constantemente con el mundo del hombre y el paso de las Eras, siendo testigo de los grandes acontecimientos y horribles desastres.

 

Al despertar, Hécate continuó cuidando de él, siendo su amabilidad lo que le permitió considerar efímeramente el que podría vivir allí con ella para siempre...

— Quédate aquí. Prometo que serás feliz —le pidió la inocente joven, sierva de Gea desde su nacimiento.

Pero él tomó una decisión diferente…

 

En ocasiones llegaba a preguntarse qué sería de su existencia si hubiera aceptado tal proposición, ¿en verdad habría sido feliz? Tal vez, es lo que sus sueños en ocasiones le mostraban, el precio de su necedad.

 

 

Capítulo 66.

Salve al rey.

 

Poseidón miró con desprecio al impertinente dios de la guerra. — Ares, ya me preguntaba cuándo es que decidirías aparecer —le dijo, sabiendo que el aludido había estado presente, quizá, desde el momento en que inició la batalla—. ¿Acaso conspirabas con Apolo?

No te precipites, querido tío —le pidió la deidad, dejando de aplaudir—; como el dios de la guerra debo atestiguar todas y cada una de las grandes batallas que se suscitan en el universo, ¿crees que iba a perderme ésta?

Desafortunadamente ya no puedo poner un pie en la Tierra, pero no por ello la guerra dejará de ser parte de los corazones de los hombres… y de los dioses que la habitan —dijo con osadía—. He visto cada pequeño ajetreo de esta temporada desde casa, suerte para mí que tú y Apolo optaron por llevar su batalla hasta este recóndito lugar, sólo así es que puedo felicitarte en persona.

— No intentes engañarme, sé que nos separan años luz de distancia y es mejor que siga siendo así—Poseidón le advirtió, sabiendo que aquello no era más que una vana manifestación del dios de la guerra—. ¿Qué buscas aquí?

Cuánta agresividad, no todos somos como mi patético hermano, puedes relajarte —dijo, mirando con sus ojos rojos la ánfora sellada—. Pero admitiré algo para ti, mereces saberlo ya que te has coronado como el nuevo dios protector de la Tierra y de la humanidad —fingió admiración y se inclinó en una sarcástica reverencia—. La verdad es que sí tuve algo que ver en este pequeño lio —confesó aquel ser envuelto por el brumoso velo carmesí donde el miedo, el terror y la violencia tenían sus orígenes.

— ¿Qué estás diciendo? —Poseidón lo miró con desconfianza—. Explícate.

Ares alzó las manos, sobreactuando. — No por gusto, claro, aunque admito que no me desagradó. Me asignaron una tarea que implicaba tentar a cada uno de nuestros encantadores familiares y amigos a desobedecer las órdenes de Zeus… el resultado me dejó perplejo, sólo Apolo y nadie más… —explicó con fingida tristeza—. Me sorprendí con la decisión de Artemisa de abandonar sus dominios al conocer las intenciones de Apolo, eligiendo mejor huir que embarcarse en tal cruzada; parece ser que no siempre los mellizos coinciden en todo… chica lista —comentó para sí.

— ¿Quién? —exigió saber Poseidón con un deje de ira— ¿A quién respondes ahora, Ares?

¿No es obvio? —dentro de aquel brumoso velo se dibujó una sonrisa sádica y traviesa.

A la mente de Poseidón llegaron varios nombres, Atena entre ellos, pero sólo uno sobresalió por encima de los demás, sobresaltándole como si hubiera sido golpeado por un rayo.

— Zeus. —Poseidón casi dio un suspiro de resignación que logró disfrazar con un bufido de ira.

¿Y cómo decirle no al viejo?—Ares confirmó con entusiasmo—. Él que nunca llama ni me confía algo tan importante. — La divinidad se extendió y giró alrededor de Poseidón como un fantasma—. Él quería probar qué tanta es su autoridad aún sobre nosotros, por lo que no te preocupes, no se molestará porque le hayas dado a mi hermanito tal lección —el dios explicó, dando dos pequeños golpecitos al ánfora con la punta del dedo en modo de burla para quien allí dormía ahora—. Estoy seguro de que otros reinos celestiales han tenido los mismos conflictos familiares, pero eso no nos compete, hay mucha existencia allá afuera con la que se puede jugar —rió.

Típico de Zeus —pensó el dios del mar, decidido a sólo aceptarlo y no encolerizarse por los desastrosos planes de su hermano menor… Además, nada podía ser peor que aquella ocasión en que el sinvergüenza convenció a Hades de secuestrar a Perséfone. La tristeza de su hermana Deméter casi destruyó la vida en la Tierra.

Sí, típico de él salirse con la suya —coincidió Ares, compartiendo el mismo pensamiento del Rey de los mares—. Pues no sólo expuso a quien podría alzarse en su contra, sino que de esta forma logró que tú, el nuevo dios protector de la Tierra, y Atena, la actual regente del Olimpo, limaran cualquier aspereza que los separó alguna vez. —La presencia de la kamui de Poseidón era el claro símbolo de paz y alianza entre ellos.

Y por último, se aseguró de que todos vieran a quién tendrán que enfrentar si se les ocurre volver a poner sus ojos ambiciosos sobre ese pequeño pero interesante mundo. — Señaló al Emperador con las manos abiertas—. Te garantizo que el mensaje llegó fuerte y claro esta vez.

— Eso espero —amenazó Poseidón, no sólo a Ares, sino a todos aquellos que lo observaban desde algún lugar del infinito.

 

/ - / - / - / - /

 

Territorio Sagrado, ante los Grandes Espíritus.

 

Aun tras la volátil técnica de Atlas de Aries, el cuerpo de Avanish permaneció entero, mas no enteramente ileso. Sobre su blanca piel aparecieron pequeñas áreas negras, carbonizadas como su brazo llameante, en las que leves fisuras brillaban con un intenso color rojizo cual lava ardiente.

El primer Shaman King mantuvo la cabeza inclinada hacia las dos espadas cruzadas que salían de su pecho.

Su quietud dio esperanzas a los cuatro guerreros que hasta ahora han sobrevivido al enfrentamiento. Éstos sólo podían preguntarse en qué momento Shiryu de Dragón y Bud de Mizar arribaron al lugar y se movilizaron de tal forma para lograr atravesar al líder de los Patronos.

Las espadas Balmung y Excálibur lograron entrar por su espalda y emerger sin dificultad por el pecho del enemigo que tenían en común, esperando que de alguna forma eso fuera suficiente, mas Yoh Asakura fue el primero en saber que no sería así. — ¡Cuidado! —gritó, intentando advertirles.

— Eso fue inesperado —escucharon de Avanish, quien lanzó una siniestra mirada por encima de su hombro izquierdo—, pero inútil.

Shiryu y Bud intentaron mover sus armas, mas éstas quedaron adheridas dentro de las entrañas del primer Shaman King los segundos suficientes para que éste las expulsara al hacer estallar su poder espiritual.

Las espadas salieron del cuerpo del peligris cuando un torrente de fuego rojo emergió de las profundas heridas que le provocaron.

Ahora, con dos alas de fuego ardiendo en su espalda, Avanish lanzó una rápida mirada a todos sus adversarios, prestándole mayor atención a aquellos que por un momento de seguro se sintieron victoriosos.

— Los esperaba— les dijo con una sonrisa amistosa—. Con ustedes dos el Godaseirei se completa, pero ¿acaso eso debería preocuparme? —cuestionó con excesiva confianza.

— Se terminó, Avanish —dijo el Patriarca sin temor—. Todos tus guerreros han caído y es momento de que los acompañes para que juntos enfrenten su juicio final.

— Este mundo no puede perdonarte por todo lo que has ocasionado, llegó el tiempo de que pagues por tus ambiciones desmedidas —secundó Bud, ungido con el ropaje sagrado de Odín una vez más.

— Ilusos, ninguno de ustedes posee el poder suficiente para destruirme o cumplir la demanda de los dioses —Avanish aclaró sin miedo alguno—. Están aquí como representantes de la Gran Madre Gea. —Miró con tranquilidad a los seis guerreros divinos que lo rodearon en el aire en un aparente círculo inquebrantable—. Parece que ella no está dispuesta a favorecerme…

— ¿Aun después de todo lo que has ocasionado creíste que los Grandes Espíritus te tendrían consideración? —cuestionó Yoh, con el ceño fruncido—. Tuvieron piedad de ti hace miles de años, te dejaron marchar aun cuando no cumpliste tu papel de Shaman King hasta el final… Esperaban que encontraras paz en tu exilio, mas llegaste a conclusiones erróneas que pusieron en peligro a toda la humanidad. Eso es imperdonable y no volverá a pasar.

— Son padres inclementes, mas en el fondo amorosos con todos sus hijos. Ellos no serían capaces de destruirme, pero tampoco me permitirán continuar… el trabajo de ustedes es cumplir ese deseo. —Avanish cerró los ojos un instante sólo para reabrirlos de repente—. Mas nunca he sido un hijo obediente, por lo que desafiaré al destino una vez más y los aniquilaré antes de que eso suceda. ¡Los juegos se acabaron!

El grito de Avanish desencadenó su poder y retumbó en todas direcciones, mutando el entorno del territorio sagrado.

El interminable bosque de pinos se encendió de repente, convirtiéndose de inmediato en un mar de fuego rojo mientras el cielo se ennegrecía por completo; sólo el torbellino de los Grandes Espíritus continuó radiante e inmutable.

El ángel invocado por Avanish rugió, frenando su propia batalla con un aullido que era el cantico de millones de almas leales respondiendo a su señor. La entidad se volvió violentas ráfagas de viento para eludir al espíritu de la tierra a quien enfrentaba, y así viajar hasta llegar a la mano de su amo en el momento justo para que éste respondiera un ataque de Excálibur.

 

Shiryu no demoró en reiniciar la batalla, mas cuando su brazo cortante buscó la cabeza del inmortal se encontró con una cuchilla que repelió con la misma fiereza su ataque.

En el instante en que Shiryu retrocedió, Bud contraatacó con la espada Balmung al primer Shaman King, mas Avanish contrarrestó cada uno de los espadazos con la misma velocidad. El santo del Dragón rápidamente se unió al duelo de espadas.

Pese a tener a dos enemigos atacándolo con tanta ferocidad, Avanish no cambió su expresión confiada, pues parecía adelantarse a la trayectoria de cada estocada.

El primer Shaman King desplegó un veloz y brillante mandoble que obligó al par a retroceder cuando sintieron hilos de sangre resbalar por sus cuerpos.

El santo del Dragón terminó con su hombro derecho bañado en sangre mientras que Bud vio partirse en dos el casco de su armadura.

 

Avanish se permitió una breve pausa por la que el resto pudo ver la espada azul que ahora blandía en su mano izquierda, la auténtica forma del titán alado.

¡Esa espada! —Atlas la reconoció al instante, casi sintiendo un ardor en las heridas que sufrió a causa de ella.

— Correcto —Avanish señaló al atlante con la Áxalon, la espada que fue forjada con la voluntad de numerosas almas para combatir a los dioses—. Caesar la blandió con orgullo y pagó el precio de utilizarla sólo para ver cumplida su misión —le recordó mientras la espada flameaba con una energía azul muy poderosa—. Su infortunio fue el que apareciste en el camino y evitaste que asesinara a Poseidón… Lo que él no pudo hacer yo deberé terminarlo —lo amenazó, así como a cada uno de los guerreros que lo rodeaban.

 

Yoh Asakura se lanzó con valentía para atacar con sus espadas gemelas, seguido por Caribdis que revistió sus brazos con un letal aire cortante. Avanish combatió a ambos con una sublime destreza. La marine shogun aprovechó la cercanía para ver las heridas recientes en el pecho del primer Shaman King, sin entender por qué es que el enemigo no había muerto por ellas, mas Asakura sabía que se requeriría de un arma mucho más especial para llevar a cabo tal hazaña… comenzaba a dudar si es que en verdad podría destruir el alma de Avanish llegado el momento.

Una vez más, Avanish ejecutó un rápido y fiero corte que le permitió herir a ambos contendientes. Caribdis retrocedió por el espadazo que recibió en el pecho e Yoh por la patada que le conectó en la quijada, mas antes de que la Áxalon se clavara en el corazón de la marine shogun, uno de los Pretorianos de Atlantis la defendió con su escudo mientras dos de ellos precipitaron sus tridentes hacia el señor de los Patronos.

El colosal escudo redondo fue quebrado en miles de pedazos por la estocada de la Áxalon, mas salvó a la atlante de morir.

Para defenderse de los colosos Avanish aleteó una sola vez, repeliendo el ataque combinado y respondiendo con un inmisericorde corte que decapitó a los dos guerreros de Atlas de un solo tajo. En cuanto sus cabezas se separaron de sus cuerpos, los tritones se redujeron a un enjambre luminoso de energía que el resto de sus compañeros atravesaron para continuar la lucha.

Avanish se preparó para recibirlos, bloqueando los tridentes con simples movimientos de su arma, mas no contó con que entre ellos se colaría el veloz Fénix, quien logró asestarle un fuerte impacto en la cara, mientras que Bud de Mizar apareció por la retaguardia atacándolo con la Balmung, de la que emergieron centenas de rayos cortantes.

Avanish lo imitó, mas las descargas de la Áxalon sobrepasaron el poder de la Balmung y vapulearon al señor de Asgard. Antes de que Bud cayera al fuego que había inundado el suelo, se levantó una columna de tierra que adquirió la forma de una mano para atraparlo y mantenerlo a salvo unos momentos, mientras que el resto de los Pretorianos se lanzaron en picada sobre el primer Shaman King.

Avanish fue llevado al mar de fuego por la potencia de los aguerridos Pretorianos que se sumergieron con él dentro de tal infierno. Sólo habían desaparecido de la vista unos segundos cuando una infame explosión lanzó los restos de los colosos de vuelta al cielo, donde se deshicieron en partículas de energía.

Avanish emergió de las llamas rojas sin ninguna nueva herida en su cuerpo, algo que Shiryu intentó cambiar cuando arremetió con los Cien Dragones de Rozan. El antiguo dios de la Tierra sólo antepuso la mano de fuego, la cual funcionó como un escudo contra el que la furia de los dragones se estrelló sin encontrar satisfacción. El Patriarca se precipitó hacia Avanish valiéndose de Excálibur para atacarlo de manera directa.

— ¡Fuiste tú! —clamó el Patriarca en medio del duelo de espadas—. ¡Tú envenenaste la mente de Albert! ¡Lo utilizaste! ¡Lo llevaste a perder la razón!

— ¿Envenenar? —Avanish cuestionó hilarante—. Yo sólo le di el valor necesario para mostrar ante ti su verdadero corazón —corrigió, sin remordimientos—. Pensé que el gran Patriarca del Santuario sólo estaba ciego físicamente, pero acabo de entender que su ceguera va más allá—se mofó.

Furioso, el santo del Dragón logró provocar una nueva herida en el pecho del primer Shaman King, trazándose como una quemadura negra sobre su pálida piel. En respuesta inmediata Avanish incrustó la Áxalon en el costado del Patriarca tras quebrar la cuchilla de cosmos dorado que le daba forma a la legendaria Excálibur.

— No tienes por qué estar triste, te reunirás con él muy pronto —Avanish sentenció al mantener la espada dentada dentro del cuerpo del Patriarca y dejar que el fuego de todas las almas en ella lo consumiera.

Antes de que el daño fuera irreparable, Caribis de Scylla manipuló el aire para formar una garra gigantesca que sujetó al Patriarca y lo liberó de tal martirio, jalándolo en el momento justo en que las llamas del Fénix chocaron contra el enemigo una vez más.

El cosmos de Ikki pareció absorber las llamas del mar de fuego para acrecentar su fuerza, creando una tempestad que azotó contra Avanish.

En medio de la tormenta solar, Avanish buscó eliminar la fuente de tal ventisca, mas antes de poder ejecutar cualquier plan, el cosmos de Atlas estalló desde otra dirección, liberando su cosmos divino en una gran columna de luz. — ¡Ascensión de la Atlántida!

Ambas fuerzas unidas estremecieron el territorio sagrado por largos segundos en los que el fuego y la luz engulleron por completo al primer Shaman King.

 

El entorno se blanqueó por un par de segundos, y conforme la blancura disminuía para descubrir la extinción del océano llameante, una siniestra silueta se movilizó para herir a Ikki de Fénix y a Atlas de Aries de manera brutal.

Cuando Avanish volvió a plantar los pies en la tierra carbonizada, Fénix y Aries dejaron escapar un grito de dolor al ser golpeados por la Áxalon, que logró atravesar las armaduras divinas, hiriéndolos con numerosos cortes que sangraron de manera abundante.

El espíritu de la tierra atrapó a ambos antes de que se impactaran contra el suelo. El resto de los guerreros quedaron boquiabiertos al comenzar a creer que realmente enfrentaban a un enemigo invencible.

Salpicado por la sangre de sus enemigos, Avanish ejecutó un poderoso ataque en el que sus alas rojas se deshicieron en miles de agujas de fuego sagrado que se dispararon en todas direcciones. El espíritu de la tierra creó varias extensiones de sí mismo para proteger a los combatientes, mas en cuanto las agujas tocaban cualquier superficie estallaban con brutalidad, reduciendo a los gigantes en arena y así alcanzando a aquellos que intentó defender.

Los seis guerreros gritaron casi al unísono, presas de un indescriptible dolor. Todos cayeron humeantes al suelo, con sus armaduras sagradas bastante dañadas y sangre goteando por cada rasgadura en ellas.

¿Cuánto más tengo que hacerlos sufrir para que entiendan que no están capacitados para vencerme? —Avanish cuestionó con tranquilidad y hasta pena—. Es lo que me pregunto al verlos así, pero entonces recuerdo que yo mismo fui tan terco y tenaz como ustedes alguna vez… Así que adelante, levántense, no importa cuántas veces lo hagan, el resultado será el mismo.

 

Yoh Asakura fue el primero en intentarlo, logrando ponerse de rodillas, mas antes de que diera el impulso que necesitaba para ponerse de pie una mano lo sujetó fuertemente por el tobillo. — Espera, padre— le pidió aquel espíritu sagrado que nació de su propio corazón.

Aun ciego, Asakura logró visualizar claramente en la oscuridad una mano dorada cerrada sobre su extremidad—. Tengo un mensaje para ti.

— ¿Un mensaje? —repitió, confundido.

 

Ajenos a tal situación, los santos, el asgardiano y la marine shogun se alzaron con determinación y sus cosmos encendidos. Los cinco se arrojaron a la batalla sin cuartel en la que un solo hombre fue capaz de contener todos y cada uno de sus golpes, patadas, espadazos y cosmos.

Avanish respondió con la misma ferocidad de la que era blanco, mas el quinteto se las ingeniaba para protegerse entre ellos y evitar que alguno cayera fulminado al piso. Para ser guerreros que jamás habían luchado juntos, sus voluntades se vincularon de una manera especial que les permitió una coordinación armoniosa.

Consciente de ello, Avanish golpeó a los cinco al mismo tiempo, un ataque espiritual que les atravesó el pecho y bloqueó en cada uno un sentido al azar, desconcertándolos lo suficiente como para atacarlos con su energía espiritual.

 

Nuevamente dispersos por el campo de batalla, sólo las voces de sus cosmos les permitió a todos comunicarse entre sí, siendo Yoh quien dijera—: Todo se solucionará. — Su eterno mantra, aquel con el que siempre intentó mantener la esperanza en el espíritu de sus amigos—. Escúchenme, el plan no ha cambiado. Sólo necesito una abertura, aunque su cuerpo ha sido dañado, no es suficiente, aún no.

¿Cómo es posible que pese a todos nuestros intentos apenas y tiene un par de rasguños? —cuestionó Bud de Mizar tras haber perdido el sentido del olfato.

Es un ser divino —les recordó el ahora ciego Atlas de Aries—. Se requerirá de un poder mayor al que cualquiera de nosotros seis pudiéramos aspirar solos… Algo que hasta nuestra propia diosa nos ha prohibido.

No estarás sugiriendo que… —Ikki intuyó, sabiéndose incapaz de hablar al no contar con sentido del gusto.

Parece ser la única opción que tenemos. —Shiryu, ahora también sordo, entendió lo mismo que el santo del Fénix. Aunque el Patriarca se resistió a utilizar la Exclamación de Atena en el Santuario, ahora era diferente, no sólo se encontraban en una dimensión ajena a la Tierra, sino que Avanish era un enemigo cuya sola existencia seguía poniendo en peligro al mundo entero. El Pontífice jamás sabrá si su decisión contra Hades habría cambiado el destino de Hyoga o de Seiya, por lo que no estaba dispuesto a permitir que nadie más muriera por sus errores.

 

Sin permitirles más tiempo de calma, Avanish volvió a atacarlos con las agujas de fuego.

— No lo permitiré. —Aun sin sentido del tacto, Caribdis de Scylla  logró ponerse de pie, extendiendo su cosmos y ordenándole al viento y a las bestias que se desplazaban en él que protegieran a todos del infame ataque.

Para sorpresa de Avanish, sus ataques de fuego perdieron potencia y explotaron sin herir a ninguno de sus oponentes.

Sea lo que sea que tengan que hacer les daré algo de tiempo —agregó Bud, partiendo de manera temeraria hacia Avanish, quien se encontraba perdido entre una densa bruma abrasante.

No puedo moverme libremente, pero no se preocupen, no lo dejaré morir —prometió Caribdis, cuyo cosmos de tonalidades divinas acompañó a Bud en forma de ráfagas cortantes que tomaron la forma de las bestias de Scylla y de ella misma.

 

¿Estás seguro de esto, Shiryu? —inquirió Ikki una última vez al reunirse con los santos de Dragón y Aries. Aunque él no sentía inconveniente con faltar a las reglas, sabía que Shiryu siempre había sido un hombre disciplinado que las respetaba y defendía con orgullo.

Los anteriores santos de oro mancillaron su honor con el único fin de proteger el Santuario, a Atena y al mundo —respondió el Patriarca con solemnidad—. Llegó nuestro momento de imitar tal entrega, sin importar las consecuencias —concluyó, tomando la posición agazapada que quedaba en medio de la trinidad.

Nuestra diosa lo entenderá —secundó Atlas al colocarse a la izquierda del Patriarca, sin importarle que en su estigma de traidor se agregase una nueva falta.

Si esto es lo que debe de hacerse para traer la paz a nuestro mundo entonces no habrá arrepentimientos — acordó Fénix, tomando el lado derecho de la trinidad—. ¿Escuchaste, Asakura? Más vale que no lo eches a perder.

 

En la distancia Yoh Asakura asintió. —Gracias, santos de Atena —pensó agradecido—. Grandes Espíritus, por favor, no permitan que estos valientes hombres mueran aquí —pidió, desplegando su propio poder para convertir sus espadas gemelas en una sola katana resplandeciente.

 

Bud de Mizar corrió con el fuego de su vida ardiendo en la espada y armadura de Odín, arremetiendo contra Avanish quien se defendió con la Áxalon. La fiereza del tigre de Zeta combinó perfectamente con la ferocidad de los vientos de Scylla, por lo que la danza de cortes y golpes lograron rasgar repetidas veces el cuerpo del primer Shaman King, dejando sólo las marcas del filo en trazos oscuros muy superficiales.  Aquel despliegue de habilidad terminó cuando el puño flameante del antiguo dios de la Tierra descargó sus llamas contra el dios guerrero de Odín. Sin embargo, el viento dejó la ofensiva para volverse un escudo protector que reflejó las llamas y permitió que Bud ejecutara una estocada con la que volvió a atravesar el pecho de Avanish, creando un tercer orificio justo en el centro de su diafragma.

Cuando la Balmung salió por la espalda del primer Shaman King, éste sólo sonrió sin que algún dolor se marcara en sus facciones. 

Con su poder espiritual, Avanish destrozó la espada Balmung resguardada en su pecho, dejando a Bud sólo con la empuñadura en las manos. El primer Shaman King golpeó con su dedo índice cuatro veces el pecho del asgardiano, pulverizando el peto de la armadura sagrada e inyectándole un intenso dolor que desapareció el resto de los cinco sentidos del dios guerrero.

Privado de sus sentidos, Bud de Mizar supo que su tiempo había terminado… lo único que podía permitirse era el mantenerse en pie.

Avanish estuvo a poco de ejecutar al hombre que Skuld eligió como padre de Odín en este mundo, mas el estallido de tres inmensos cosmos hizo que desistiera, dirigiendo toda su atención hacia donde los santos de Atena le tenían preparado un último desafío.

 

A lo lejos, el peligris pudo ver a los santos formando la temible y prohibida trinidad que desencadenará la Exclamación de Atena.

Los cosmos de los tres santos crecieron al unísono, junto a su grito de batalla al exclamar con orgullo y solemnidad —: ATHENA EXCLAMATION!! (¡¡EXCLAMACIÓN DE ATENA!!)

 

La siempre indiferente Caribdis quedó perpleja al ver esa manifestación de poder, una recreación a escala del estallido que le dio origen al universo conocido, el milagroso Big Bang.

Bud de Mizar aceptó compartir el fatal destino del enemigo, mas de nuevo el Espíritu de la Muerte se negó a  tenderle la mano y llevarlo al Valhalla, pues intervino el viento que lo envolvió frenéticamente para alejarlo de tal colisión.

 

Avanish admiró con seriedad aquel bólido de destrucción que salió de las manos de los tres santos de Atena. El territorio sagrado vibró con violencia y los silenciosos Grandes Espíritus gimieron por la conmoción de tan devastadora técnica.

Antes de ser impactado por tal cantidad de energía, Avanish interpuso su brazo flameante, deteniendo el avance de la hecatombe.

Sin dejarse impresionar, Shiryu, Ikki y Atlas no desistieron y continuaron acrecentando su cosmos más allá del infinito.

Un último grito de lucha que retumbó como una campana del día del juicio, dibujó en el cosmos de los santos la imagen de la diosa de la guerra, desencadenando lo impensable. Avanish se sorprendió cuando su garra negra y llameante se volvió pedazos  ante sus ojos, siendo así engullido por el pequeño y deslumbrante Big Bang.

El cielo negro del territorio sagrado comenzó a fracturarse y se quebró completamente en cuanto la explosión ocurrió, arrasando con todo lo que hubiera a su paso.

 

Restregándose los ojos una última vez, Yoh descubrió que su vista se había restaurado, por lo que con más confianza se desplazó hacia Avanish en el momento en que la detonación ocurrió. — Allá vamos, Anna— pensó para sí, sin preocuparse por las energías residuales que calcinarían a cualquier ser vivo.

Sin saber el destino de los demás guerreros, Yoh tenía en claro que su vida sería un pequeño precio a pagar si con ello cumplía con el deseo de todos, por lo que avanzó depositando todo su poder espiritual en la katana de oro, encontrando a Avanish en medio de toda aquella tempestad.

 

Yoh apretó los dientes con furia al ver que Avanish estaba de pie; había perdido su brazo izquierdo por completo, las alas de fuego se extinguieron y todos los rasguños antes sufridos se volvieron largas grietas sin sangrar, sólo perpetua y pulcra luz emanaba en la delgadez de ellas, destellos del alma de Avanish y el poder brindado por la Gran Voluntad.

Avanish lucía en shock, con la cabeza inclinada hacia el cielo como quien acaba de recibir un fuerte impacto bajo el mentón, sujetando muy apenas en su mano derecha la Áxalon indemne.

Yoh fijó entonces la vista en aquel hueco en que las tres heridas logradas por Excálibur y Balmung marcaban los vértices de un triángulo invertido. Asakura atacó con su katana justo en esa ventana que le permitiría ponerle fin a la cadena de calamidades que azotaron al mundo.

 

La katana del Shaman King entró sin dificultad dentro de aquel resplandor que fue incapaz de cegarlo. En esta ocasión la punta de su katana no emergió por la espalda del enemigo, como si en verdad hubiera logrado alcanzar lo inalcanzable. Sin embargo, así como encontrarse ante un espejo, la Áxalon también libró su camino inclemente a través del pecho de Yoh Asakura.

Asakura tragó el gran borboteo de sangre que subió por su garganta, mirando de reojo hacia abajo, donde Avanish mantenía la espada dentada penetrando su cuerpo.

El primer Shaman King bajó el mentón, mostrando un gesto risueño con el cual dejaba en claro que todo lo que habían intentado resultó inútil e insignificante.

— Qué lástima —le dijo Avanish—. Creí haberte dicho que no tenías el poder suficiente para destruir mi alma, ¿creías que te subestimaba? —Empujó la Áxalón a través de Asakura hasta que la empuñadura golpeó el peto desquebrajado.

Pese a la agonía, Yoh mantuvo sujeta la katana con suma firmeza. Su vista se oscureció un mero segundo en que un vómito escarlata le manchó el mentón, mas rápidamente miró a Avanish a los ojos para decir—: ¿De qué… hablas? Y-yo sólo apunté —acompañado de una sonrisa triunfante.

 

Confundido, Avanish intentó descubrir el enigma de esas palabras, pero fue tarde. En el instante en que Asakura lo miró a los ojos, una horrible sensación lo atravesó por la espalda, lo suficientemente fuerte y desgarradora como para que por primera vez se viera obligado a soltar un quejido agonizante.

 

En la distancia de aquel desolador paraje ahora blanco, Shiryu, Ikki, Atlas, Bud y Caribdis pudieron ver cómo Avanish quedó en medio de Yoh Asakura y el espíritu de la tierra, quien tras haber adoptado un tamaño más humano atacó con lo único que el primer Shaman King no pudo prever.

La daga dorada con la que se pretendió asesinar a Atena en el pasado finalmente cobraría la vida de un dios.

— Adiviné que si me veías empuñar esa daga tú esquivarías mi intento sin dudarlo… y todo esto habría sido en vano —Yoh explicó, acrecentando su energía espiritual para someter a Avanish, cuyo poder iba decayendo rápidamente—. Al subestimarme sabía que me dejarías herirte sólo para probar que eras superior a mí, para mofarte de nosotros una última vez… Pero sólo bastó ese descuido tuyo para que mi espíritu acompañante pudiera herirte con tal reliquia… cortesía del Santuario de Atena, enviada por la mujer más peligrosa de este mundo, mi ex esposa, Anna Hiragizawa —se atrevió a bromear ante el rostro furioso de Avanish.

El primer Shaman King se tragó el resto de los alaridos que pudieron haber escapado de sus labios, miró con frustración a su enemigo con claros esfuerzos de resistirse a la derrota, negándose a soltar la espada con la que pretendió traer una revolución al mundo de los mortales.

Luchó, intentó hacerlo, mas la estocada en su espalda (un golpe directo a su alma) bastó para hacerle perder su auténtica fuerza. Siendo la única razón por la que ahora Asakura se convirtió en un auténtico peligro… ¡¿pero por qué no moría pese a que le atravesó el corazón?!

Al ver la determinación de Asakura brillando en sus ojos y en su poder espiritual, los sentidos de Avanish le jugaron una treta, pues por unos segundos se vio a sí mismo reflejado en su rival, una versión más joven e  ingenua, cuando todavía era un mortal.

Los recuerdos de su vida desde el inicio hasta el final bombardearon su mente al contemplar aquella imagen, los cuales le transmitían una verdad: Perdiste.

 

— Reconozco el susurro de la muerte cuando ésta te toma de la mano… pero ¿acaso los dioses no te pidieron llevarles mi alma? De esta forma terminarás destruyéndola… Desapareceré para siempre  —Avanish recalcó con un gesto más relajado.

— ¿Ah? ¡Cierto, pero qué descuidado! —Yoh gritó como todo un atolondrado que apenas y acababa de recordar ese detalle tan importante—. Maldición, supongo que tendré que enviarles una tarjeta de disculpas, o flores, a las diosas les gustan las flores ¿verdad?

Avanish contempló a Yoh en silencio, encontrando una mentira que nadie creería.

— Pero es como te dije antes, ese ya no será tu problema… es hora de que te vayas, esta vez para siempre —Asakura dijo, viendo que de las grietas en el cuerpo de Avanish la luz comenzaba a escapar en partículas que desaparecían a los pocos segundos en el aire.

Avanish intentó liberarse una última vez, pero cuando la daga de oro dio un giro violento en su espalda entendió que la derrota era irreversible. Miró por encima de su hombro, encontrándose no sólo con la fría mirada esmeralda del espíritu de la tierra, sino también con la del agua, el viento y el fuego sujetando entre todos la empuñadura de la daga, sobre la que empleaban toda su fuerza y energía.

Avanish entrecerró los ojos al mirar a esos cuatro seres, extensiones de los Grandes Espíritus, representaciones vivas de la misma madre Gea quien había decidido ponerse del lado de su actual campeón. Al volver la vista hacia Asakura miró a una niña de vestido blanco sujetándose a la cintura de Yoh para ayudarlo a estar de pie, encontrando también a la tenebrosa y oscura valkiria que ayudaba al Shaman King a mantener la mano cerrada sobre la empuñadura de su katana espiritual.

— Ganaron —dijo, finalmente rindiéndose al ver que su cuerpo también estaba descomponiéndose en arena clara—… Y no sólo aquí… Poseidón ha salvado el mundo de los hombres, ¿puedes creerlo? —Avanish cuestionó, sabiéndolo pese a haber ocurrido en un lugar retirado del cosmos—. Será un mundo extraño a partir de hoy… —Soltó la Áxalon y permaneció mirando con orgullo y expectación a su actual sucesor.

— Aún no termina —repuso Yoh para desconcierto de Avanish—. Todavía no puedes irte, no hasta que respondas cuáles eran tus verdades intenciones… Fue nuestra apuesta ¿recuerdas?

— Je, ya veo… La piedad que me brindas se basa en esa duda—el peligris respondió con sorna mientras desaparecía—. ¿Por qué no puedes creer que sólo fue porque estaba harto de los dioses y los humanos que los sirven ciegamente? Fui sincero… no quería que esta fuera una falsa utopía… donde las promesas vanas entre mortales e inmortales se rompiesen y todo vuelva a repetirse… Estaba seguro de que nada había cambiado, pero me equivoqué… —admitió tras un suspiro de resignación—. Realmente tú y los demás seres de este mundo han creado una Nueva Era…

Yoh Asakura no estaba convencido de sus palabras. — Dudaba de tu respuesta ya que, lo quisieras o no, tus acciones permitieron que todos llegáramos a caminar por la misma vereda… el dios Poseidón cerró una vieja herida en su alma, liberó a las atlantes confinados, hizo las paces con Atena y finalmente se ha convertido en el dios que este mundo estará honrado de tener como guardián… Se descubrió a un potencial enemigo dentro de la orden del Santuario que a la larga pudo haber corrompido una vez más ese lugar sagrado… Detuvimos la maldición que Hades dejó en este mundo… Revelaste las intenciones y ambiciones de Apolo… Eliminamos a Sennefer y Ehrimanes, las últimas semillas de Nyx que se mantenían en la Tierra, por lo que las puertas de ese reino no volverán a abrirse jamás —rememoró.

— ¿Qué esperas que te diga? ¿Que todo eso estaba planeado? ¿Que tras causar tantas muertes y devastación sólo seguía la ruta del héroe incomprendido? —Avanish preguntó, ocultando la agonía de su destrucción tras una faz arrogante, y hasta rió—. Eso, Asakura, es algo que nunca llegarás a saber —le dijo sin un ápice de remordimiento.

 

Yoh cerró los ojos un instante para decir una última cosa a su enemigo. —  A diferencia de ti, yo sí cumplo mis promesas. ¿Querías saber por qué no tomé el ritual?

Avanish no dijo nada.

— Quería seguir siendo un ser humano sólo un poco más de tiempo —fue la respuesta—. Después de tener dos vidas llenas de pena y sufrimiento, en ésta he sido muy feliz pese a las adversidades —dijo con sinceridad—… No pensé que tal capricho traería tantos problemas, pero supongo que ya no puedo demorarlo más.

— Comprendo —dijo el sereno Avanish antes de perder conciencia del ser, recordando por un momento su lejana niñez, juventud y las pequeñeces con las que podía ser feliz entonces. Pensó en lo mucho que le habría gustado vivir aquella etapa de su vida como mortal al lado de Hécate y sus hijas, para quienes jamás pudo ser un padre de familia ideal—… Cierto, ser humano es algo maravilloso... Yoh Asakura, el precio de tu victoria es perder ese invaluable regalo, ¿podrás seguir con eso?

— Serán sólo cuatrocientos ochenta y cinco años, me las arreglaré —respondió con camaradería—. Después ya veremos, un paso a la vez, viejo.

Avanish compartió esa sonrisa. — En verdad que somos parecidos, pero tú has logrado lo que yo no pude... Lo has hecho bien—fueron sus palabras finales antes de desaparecer.

En cuanto las últimas chispas luminosas se extinguieron y el último grano de polvo voló en el viento, el remolino de los Grandes Espíritus destelló con fuerza, cegando a todos los presentes, cubriéndolos con la luz blanca que se extendió por todo el territorio sagrado, arrastrando a los valientes guerreros hasta el lugar al que pertenecían.

 

/ - / - / - / - /

 

Continente Mu

Santuario del Shaman King

 

Yoh Asakura avanzó despacio por el oscuro túnel, sosteniendo la mano del gentil espíritu luminoso que guiaba su camino.

Asakura se detuvo un instante al atravesar el umbral de aquella vasta y solitaria cámara donde el trono del Shaman King se erigía al fondo. Junto al sencillo asiento de piedra pudo distinguir al Espíritu de la Muerte aguardándolo, habiendo dejado atrás la imagen de valquiria para presentarse en su forma de hombre joven de ojos dorados, encapuchado y vestido con una túnica negra que cubría sus pies.

— Señor Yoh —escuchó a su derecha, donde el líder de los Oficiales que le servían había estado esperando su llegada.

— Hola Silver, he vuelto a casa— lo saludó con una voz animada que contrastaba con su débil y demacrado aspecto.

El apache con máscara metálica y gran penacho de plumas blancas en la cabeza se atragantó por el pesar que le causaba ver al alegre Yoh dando sus últimos pasos. Aunque intentó no bajar la mirada, llegó a ver la gran herida en su armadura, así como la sangre que fluía de ella.

— … Bienvenido —respondió él, siendo la rutina de bienvenida que solían llevar a cabo cada que se veían dentro de esa habitación.

— ¿Cómo van las cosas? —le preguntó Yoh, dando un paso para reiniciar el recorrido al que Silver no podría acompañarlo.

El alto y fornido apache vio las huellas del Shaman King marcadas con la sangre que bajaba por su ropaje. — Todos en la aldea están trabajando arduamente, como siempre… Estoy seguro de que muchos de ellos lamentarán no poder estar aquí.

— No importa, de cualquier forma no me gusta la concurrencia —Asakura respondió, manteniendo la vista hacia el frente—. Además, no es como si no fuéramos a volver a vernos —aclaró, ocultando el terrible dolor que le ocasionaba la herida que la Áxalon dejó en su pecho. Con el corazón perforado, la única razón por la que continuaba de pie y andando era por la ayuda del Espíritu de la Vida que caminaba a su lado.

Tu sentido del humor nunca me ha sido del todo agradable —Yoh escuchó a pocos pasos de llegar al pie de las escalinatas que lo conducirían a su legítimo trono.

 

Anticipándose a la llegada de tan honorable soberano, Silver se apartó de la entrada del recinto y reverenció respetuosamente al invitado. Yoh giró lo más rápido que pudo en su condición para darle la bienvenida a quien menos esperó ver arribar a su morada.

Sobre las huellas de sangre marcadas en el suelo, el dios de mar avanzó con un majestuoso y firme porte.

— Mírate nada más, parece que te fue mejor que a mí —dijo Yoh con camaradería, impresionado por la portentosa kamui azul que cubría al Emperador de la Atlántida.

Poseidón sólo había necesitado de una lejana mirada para saber la condición del Rey de los shamanes y comprender lo que acontecería dentro de poco.

— Cumpliste tu deber.

— Y tú el tuyo—añadió Asakura con aire cansado—. Y ahora los dos seremos promovidos a nuevos empleos ¿no te emociona? Me tranquiliza que vayas a ser tú quien proteja a partir de ahora a la humanidad… Ya no podré involucrarme demasiado pero continuaré velándolos de otras maneras.

Poseidón jamás degradará el papel que Yoh Asakura ha tenido los últimos quince años. Pese a que el shaman intentó actuar con un perfil bajo, siempre estuvo guiando los pasos de muchos individuos para que encontraran su destino, ya fuera como santos, dioses guerreros, apóstoles o marines shoguns, entre otras cosas.

El Olímpico no pronunció palabra, sólo lo pensó y la urna sagrada en la que había confinado el alma de Apolo se materializó ante ambos.

— Ya que te preparas para marchar por una nueva senda, quizá puedas encargarte de esto en el camino. Después de todo, es deber del Shaman King encargarse de estos percances diplomáticos. —Poseidón acercó la ánfora a Yoh quien la sujetó por una de las asas—. Si alguien en el Olimpo está en desacuerdo con lo que sucedió entre Apolo y yo, que venga a tratarlo directamente conmigo.

Asakura sabía bien que nadie en este mundo (ni de ningún otro) será capaz de retirar el sello de la ánfora sagrada a menos que Poseidón lo consienta, por lo que llevar aquel objeto al Olimpo no era una ofrenda, sino una advertencia que vaya que le iba a incomodar mostrar.

— Tus hermanas seguro apreciarían más que les mandaras joyas o flores —se lamentó Yoh, quien aceptaba sin demasiados ánimos tal encomienda—. Pero yo se los diré, cuenta con ello.

Asakura arrojó el ánfora hacia atrás sin asegurarse si alguien estaría listo para atraparla. Por fortuna el Espíritu encapuchado la cachó sin ningún problema, observándola por unos segundos antes de guardarla enigmáticamente entre su túnica, un portal directo hacia el reino de la muerte y los espíritus.

Entonces el Shaman King extendió la mano hacia Poseidón en un humilde acto. El dios del mar observó la mano de Asakura que se negaba a temblar pese al esfuerzo que hacía para mantenerla en alto.

Es un inesperado acto, Poseidón no dudó en estrecharla con la suya, sellando una alianza inquebrantable que sólo dos reyes como ellos serían capaces de perpetuar. Uno aceptando su humanidad y el otro sacrificándola.

— Ten paciencia —Yoh le sugirió—. Y gracias por confiar en la humanidad otra vez.

— Nos veremos en el otro lado —dijo Poseidón con un tono amistoso, sabiendo que la próxima vez que se vieran Yoh Asakura ya no sería más un mortal.

— Sí, serán cuatrocientos ochenta y cinco años muy divertidos, lo prometo —dijo traviesamente.

 

Yoh Asakura subió los escalones para sentarse en aquel trono. Cuando sus manos descansaron sobre los reposabrazos, la niña le dedicó una dulce sonrisa, dándole un beso en la mejilla antes de soltar su mano, retirando de esa manera la bendición de la vida.

Yoh recargó la cabeza en el respaldó dejando ver una sonrisa pacífica y sin remordimientos cuando la Muerte posó la mano sobre su hombro.

¿Estás listo? —le preguntó con una voz familiar para Yoh, la de aquel amigo y rival que siempre cuestionó cada una de sus acciones, Ren Tao.

— Sí —respondió con su último aliento, manteniendo la mirada hacia adelante conforme sus ojos se cerraban lentamente—. Pero realmente me pregunto si ustedes están en verdad listos para —se dijo en tono de broma antes de perecer y comenzar un nuevo camino.

 

 

 

ESTA HISTORIA CONCLUIRÁ EN EL SIGUIENTE CAPÍTULO


ELDA_banner%2B09_.jpg

 

EL LEGADO DE ATENA - Capítulo 67. "Epílogo"


#4 Orihara Izaya

Orihara Izaya

    Ocioso las 23:59 horas.

  • 3,010 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 12 noviembre 2017 - 13:39

Fanfic: "Saint Seiya: La torre del mundo humano"

 

Capítulo 10: III - La Sanguinaria Doncella 

 

 

         En cuanto la situación —que hace algunos minutos había aquejado a los atenienses— fue resuelta, Nadeko se vio rodeada por muchos de sus compañeros de rango y algunos curiosos más. Estos observaron con desconcierto a una joven desconocida que se hallaba inconsciente y había sido traída sobre la espalda de Orfeo, el alumno de la dorada. Ninguno de los que se acercaron sabía sobre ella, aunque gracias al inoportuno comentario de uno de los alumnos de Parsath, quien había visto con sus propios ojos el inicio del enfrentamiento en la cima de la montaña nevada, se enteraron de que aquella chica de cabello anaranjado era una de sus enemigas en dicha torre.

 

         —Nadeko, ¿sabes lo que has hecho? —dijo Dreud con las fuerzas que le quedaban mientras aún seguía recuperándose del envenenamiento que le había aquejado.

         —Solo hemos traído a alguien que necesitaba de nuestra ayuda —respondió ella tranquilamente mientras se abría paso y trataba de acomodar a la débil Violet bajo la sombra de un frondoso árbol.

         —Ella es nuestra enemiga, tonta. Piensa por una vez en tu vida —Miare, aún seguía atontado gracias a la belleza de aquella chica. Mantuvo los ojos cerrados mientras dictaba aquella acusación para evitar que su enamoradiza personalidad interfiera.

         —Escucha Miare. Ella era nuestra enemiga. Era. Tiempo pasado. Ahora solo es una joven común y corriente que puede usar cosmos —Nadeko sabía dentro de sí que algunos de sus compañeros le creerían, pero la gran mayoría no. No les podía culpar, Loki era un ente engañoso y desconocían si podría haber sido planeada esta situación.

         —Entonces solo queda una forma de saberlo… Nadeko. Al fin algo interesante sucede… —lentamente una joven se acercó al grupo. Bajo un mechón de cabello, que le cubría casi medio rostro, esbozó una notable sonrisa sádica.

 

         Cuando ella apareció, el ambiente se volvió tenso. Un ligero escalofrío recorrió el cuerpo de los Santos Dorados. Era el temor de muchos, y ni siquiera ellos eran capaces de confrontarla. Les inquietaba su presencia cuando se dignaba a aparecer en las reuniones que se convocaban. Además de que cada vez que ella aceptaba un trabajo encomendado por el Patriarca, incluso yendo a un territorio circundante al Santuario, volvía siempre cubierta de sangre. No era de ella, sino de sus enemigos, e incluso dicen que era de quienes se atrevían a cuestionarla, sean aliados o civiles. Sin lugar a dudas era la más misteriosa y sanguinaria de los atenienses. Por ello pensaron que su repentino actuar involucraría un único desenlace: la muerte de la Slyther.

 

         —Eres tú… Kyouka... No dejaré que le hagas daño a Violet —se interpuso en el camino de ella y trató de detenerla al darle un empujón con su mano.

 

         Su nombre a menudo era recordado como un sinónimo de problemas tanto para sus enemigos como para ellos. Durante su larga carrera como Santa —que es mucho decir para una “señorita” de veinticinco años como ella— le había causado muchos inconvenientes diplomáticos al Santuario. Aunque no era culpa suya, era la encargada de eliminar las bazofias de aquel territorio prohibido. Sin embargo, por ello y muchas cosas más era la mejor en su despiadado trabajo. Admirada por unos, temida por otros, así funcionaban las cosas cuando era mencionada.

 

         —Si en verdad no tiene nada que ocultar, no debería ser herida. Sin embargo, si nos miente aunque sea una vez, un rio escarlata nacerá de su pecho y rápidamente su llama se extinguirá —ella pronunciaba cada palabra lenta y expresivamente, lo cual inspiraba temor a muchos de quienes le escuchaban.

         —Nunca —respondió tajantemente.

         —Nadeko, permítele hacer su trabajo a Kyouka. Aunque por aquella joven presiento que no debemos preocuparnos. Sin embargo, cualquier información que ella tenga, y nos sea de utilidad, es importante —el Patriarca se acercó a ambas guerreras tratando de calmar la situación entre ellas.

         —Maldición —se quejó. Cerró sus ojos por el enfado que tenía consigo por no poder haber sido de ayuda, pero no tenía otra opción. Respiró hondo y las hipócritas palabras salieron de su boca—. Como ordene, Patriarca. Órdenes son órdenes.

         —Oh, genial. Gracias Maestro Haloid —Kyouka estaba contenta y emocionada, al fin podría liberar el aburrimiento que llevaba consigo.

         —Ejem…—interrumpió la Santa de Aries—. Tengo una sola petición a cambio. Quiero que cuando ella termine su interrogatorio Parsath revise a Violet, sigue muy débil pese a haber pasado mucho tiempo.

         —Ya la oíste, Parsath, tienes un trabajo en camino— comentó jocoso el Patriarca, lo cual extrañó a los Dorados pues siempre se había mostrado intolerante ante algunas bromas.

         —Espero que no me lo deje tan difícil —murmuró él.

         —¿Decías algo, querido Parsath? —comentó Kyouka sin desviar su mirada mientras avanzaba hacia donde ella quería que se hiciese el interrogatorio.

         —No, nada —respondió rápidamente con miedo.

           

         Aquellos que pertenecían a la Élite de Athena se apartaron de sus compañeros de inferiores rangos en aquel momento y se llevaron consigo a su enemiga. En medio de la jungla, en un punto rodeado únicamente de árboles y lianas la dejaron sentada apoyando su espalda en el tronco de un árbol. Kyouka se colocó frente a su nueva víctima y se mantuvo de pie. A su costado, cinco dorados, el Patriarca y Ariadne escucharían atentamente lo que ella diría. Los otros seis se mantuvieron alrededor del sitio, formando una barrera que impidiese que los inferiores escuchasen palabra alguna. En parte era para mantener en secreto lo que hiciesen o descubriesen. Además, no querían presenciar el método que Kyouka empleaba para conseguir lo que quería y por ello se mantuvieron de espalda.

 

         —Parsath, tómale de la muñeca. Ya sabes qué hacer. Entonces comencemos —apenas termino de pronunciar la última sílaba, ella colocó su dedo índice apuntando en dirección a Violet—.  Primera pregunta. ¿Ahora estás siendo un señuelo de Loki?

         —Eso no es de mi conocimiento —respondió. El Santo de Tauro le dio una señal para manifestar que su pulso no se había alterado.

         —Segunda pregunta. ¿A cuántos de estos… Slythers nos enfrentamos? ¿Cien? ¿Doscientos? —En todo momento ella estaba preparada para acabar con las preguntas y comenzar con la tortura.

         —Tengo entendimiento de que somos siete, incluyéndome. Unos más jóvenes, otros más viejos. En una oscura habitación cada uno tenía su propio asiento, ubicados de tal manera que formaban una media luna. Solo los vi un par de veces —Parsath le dio la  misma señal.

         — Es sorprendente que lo digas sin dudar. Tercera pregunta. ¿Conoces su fuerza?

         —No, aunque he de suponer que ellos son mucho más fuertes que yo.

         —Cuarta pregunta. ¿Cómo llegaste hasta este lugar?

         —Loki me buscó. Me preguntó si vendría a este lugar y acepté —la Santa de Aries en dicho momento confirmó su hipótesis.

         —Quinta pregunta. ¿Por qué aceptaste? ¿Qué ganarías con ello?

         —No lo diré —solo con decir esas tres palabras ella misma se había sentenciado. A Kyouka no le gustaban este tipo de respuestas y solo existía un futuro válido para aquel que osase a responderle de tal forma.

 

         Cuando ella dio un chasquido con su pulgar y el cordial, la uña de su dedo índice derecho se tornó de un color carmesí, y tras un par de segundos, su cosmos se concentró en esta. El cosmos dorado que rodeaba su dedo lanzó un proyectil de cosmos que perforó el brazo derecho de Violet como si de una bala se tratase. Ella murmuró para sí misma el nombre con el que se conocía a aquella técnica que se mostraba tanto fina como elegante pero que podía ser usada de las formas más sádicas y crueles: Aguja Escarlata.

         Violet gritó del dolor. De esa herida salía una impresionante cantidad de sangre. Se notaba que Kyouka no había dudado ni un segundo en perforar directamente uno de sus vasos sanguíneos. El Santo de Cáncer se mantuvo tranquilo pero igualmente le cubrió los ojos a la Señorita Ariadne. Él pensó que era demasiado para una persona de su edad. Aunque no quería admitirlo, sobreprotegía a su diosa. La Señorita aún era débil pero, usando su propia fuerza, quitó la mano que su consejero había puesto frente a sus ojos. Ella pensaba en que si se encontraban en medio de un conflicto contra una deidad, era inevitable derramar sangre y con ello se había mentalizado mientras se encontraba durmiendo.

 

         —¿Lo dirás o no? —Se agachó para estar a la misma altura que ella—. Tienes otra oportunidad ya que me has caído bien dado que nos has revelado todo esto sin dificultad.

         —No lo diré —Violet tenía los ojos llorosos. Pese a ello estaba decidida a no decir palabra alguna sobre el tema.

         —Como quieras —se colocó de pie rápidamente y enseguida lanzó otra de sus “agujas”, esta vez iba dirigida a su brazo izquierdo.

         —Maldita sea Kyouka, ahora como esperas que… —fue interrumpido Parsath.

         —Silencio. ¿O quieres que mi siguiente objetivo sea tu frente? —El santo de Tauro se calló. Podía detener el ataque de ella fácilmente, pero no quería pelear contra una compañera—. Bien. Entonces puedes hacer tu trabajo ahora, Parsath.

         —¿Para qué? ¿Para seguirla hiriendo una y otra vez? Si es así, me niego a complacer tu sádico gusto —respondió.

         —Nada de eso. Ya me aburrí de esta patética conversación. Averiguamos algo y eso es lo que importa. Si no quiere responder mi última pregunta que no lo haga y listo. Ahora sé que ella ya no es nuestra enemiga por un simple motivo: porque nos dijo todo esto. Cualquier otro peón de los que he conocido tendría miedo de las represalias que su líder tomase contra él. Sin embargo, ella no —dijo y se retiró abriéndose paso entre sus compañeros.  

 

         De inmediato el Santo de Tauro comenzó a tratar ambas heridas con lo que él llevaba en su Caja de Pandora. Tranquilamente la Santa de Escorpio se marchó de ahí caminando. La sanguinaria doncella. Paso a paso que ella daba parecía una irreal escena que Violet saliese viva de aquel interrogatorio. Shiou intervino en ese momento y le pidió permiso al Patriarca para acompañar a Kyouka y así averiguar lo que ella pensaba acerca de este interrogatorio. El Patriarca esbozó una sonrisa. Rio para sí mismo y entonces él aceptó. El Santo de Cáncer agachó su cabeza para mostrarle agradecimiento a su maestro y entonces partió tras ella bajo la mirada sospechosa de un par de sus compañeras.  

         Cuando el médico silente del Santuario terminó de tratar ambas heridas aplicándole todo tipo de pomadas curativas que usaba, se colocaron de pie y le pidieron a Mizael, otro dorado, que cargase a la débil Violet hasta el lago donde se encontraban los demás. Dio unas cuantas quejas, que Parsath evitó, pero al final lo hizo. Los demás dorados, a excepción del médico y Nadeko avanzaron junto con Mizael. Ellos dos se quedaron un tiempo más en aquella jungla para conversar.

 

         —Nadeko, querías que le hiciese un análisis, ¿no?

         —¿Qué fue lo que descubriste Parsath? —dijo con los ojos cerrados y los brazos cruzados mientras mantenía apoyada su espalda en un árbol.

         —Bueno, en base a lo que me mencionaste antes y al análisis… —El Santo de Tauro se volvió a sentar y comenzó a explicarle detalladamente lo que él pensaba.

         

         En cuanto volvieron al campamento el atardecer se volvió noche. Allí durmieron tranquilamente olvidando que sus compañeros caídos, habían fallecido allí. Mientras se encontraban acostados en la blanda tierra que rodeaba al lago muchos se preocuparon por que tanto Shiou como Kyouka no habían vuelto. Aunque ellos, en lo personal, pensaban que ambos estaban en una especie de extraña cita nocturna debido a que siempre les veían juntos. Y aunque suene extraño, él era de los pocos, entre todos los ochenta y siete Santos restantes, que interactuaba con ella. Pese a que mantenían en secreto su opinión respecto a ambos, el Patriarca podía “leerles la mente” y por ello les decía siempre que no se preocupen.

 

* * *

 

         Ellos dos sabían perfectamente lo que sus compañeros pensarían sobre la “Sanguinaria doncella” y por ello ambos se reían juntos al recordarlo. Por aquella noche se habían separado del grupo para que estos no descubriesen el secreto que traían entre manos. Les daba igual lo que pensaran los demás sobre lo que estaban haciendo, o al menos eso se cumplía con Kyouka.

 

         —Es raro verte siendo tan compasiva con una desconocida —le comentó riéndose Shiou.

         —Shioucito mentiroso, tú ya deberías saber cómo hago mi trabajo. Después de todo, tú eres quien mejor me conoce… —Kyouka se abalanzó hacia sus brazos esperando ser atrapada por él mientras le hablaba en un tono que podría describirse como “seductor”. Cualquiera que le hubiese visto en ese momento, habría pensado que era alguien diferente.

         —Kyouka… —dijo atontado.

         —Shiou… ¿Qué es lo que quieres esta vez? Casi nunca vienes a mí sin un motivo de por medio ¿qué es esta vez, Shioucito? Dime, dime…

         —Quiero que… —fue interrumpido de repente cuando ella colocó uno de sus dedos frente a los labios de Shiou mientras hacía un ruido indicándole que no dijese nada más.

         —Shiou, Shiou, ya no hables… sé muy bien qué es lo que quieres. Puedes usarme como quieras para ello… —respondió con una dulce voz mientras le daba un beso en la mejilla derecha y volvía a recostar su cabeza sobre sus piernas.

 

         En un lugar cercano a donde ellos se encontraban, atrás de uno de los árboles que rodeaban aquel claro, se hallaban dos personas escondidas entre las sombras cuyas apariencias eran desconocidas debido a la oscuridad. Sabían que allí se encontraban ambos dorados y por ello habían escondido su cosmos para que no notasen su presencia mientras les observaban. A medida que la conversación entre Cáncer y Escorpio avanzaba, una de ellas tomó la iniciativa de retirarse. Volteó su cabeza para observarlos una última vez en esa noche y pudo vislumbrar dicha escena y escuchar parte de su conversación. No pudo hacer más que soltar unas cuantas lágrimas por ello mientras se tapaba la boca para no emitir algún ruido que delate su posición.

 

         —¿Podrías dejar de llorar? Nos descubrirán si sigues así —dijo una de las sombras, su voz era totalmente inexpresiva.

         —Descuida, mejor vayámonos y no los interrumpamos más —respondió la otra con un tono tímido y tierno mientras la voz se le entrecortaba por momentos debido. 

         —Te lo dije. Él no era el indicado para ti.

 

         Apenas el sol apareció en el cielo, Shiou y su compañera volvieron al lago donde aún descansaban sus compañeros. Ellos eligieron aquel momento para evitar las molestas miradas que sabían que tendrían al verlos llegar juntos. Les resultaba tedioso idear una excusa a aquellas horas de la mañana y por eso tomaron sus precauciones. Allí esperaron pacientemente a que los demás atenienses despertasen. Uno era cegado por el luminoso astro mientras meditaba y la otra se mantenía oculta en la sombra que se formaba detrás de un árbol.


Si gustas, échale un vistazo a mi historia

 

"Prisioneros de Mannaheim - Capítulo 10: La Sanguinaria Doncella"

 

oriharafirma2_by_theilusionmist-dbtjwej.TheIlusionist.png


#5 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,562 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 13 noviembre 2017 - 16:53

SE  CIERRAN  LAS  INSCRIPCIONES
 
 
Los participantes de esta dinámica, son los siguientes:
 
 
Seph_girl
 
Ivan de Virgo
 
SagenTheIlusionist
 
articuno-zapdos-moltres-legendarios.jpg
 
 
 
EMPIEZAN LAS VOTACIONES
 
 
 
Tienen de plazo desde hoy día 13---11----17
 
hasta el  día 01---12---17   para votar
 
 
 
Solo puedes votar por uno
 
Los participantes también pueden votar si lo desean, pero excepto por si mismos

2s165qg.jpg

 

                                         30.Fics-2017-El gran Final

 

 

 

 

 


#6 girlandlittlebuda

girlandlittlebuda

    shakista boasiana, marxista y lo que se acumule

  • 1,636 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Virgo

Publicado 15 noviembre 2017 - 17:18


Que bonita imagen Teoch.

Suerte a todos los participantes.

Por aquí andaremos leyendo con calma cada fic.

Suerte a todos los participantes.

#7 Shiryu

Shiryu

    Miembro de honor

  • 847 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Acuario
Desde:
Logroño, Spain

Publicado 17 noviembre 2017 - 18:48

Primero enhorabuena a todos por sus historias os aveis esforzado felicidades disfrutad de vuestros escritos

Pero mi voto se lo lleva por acción Iván de Virgo

   Shiryu_Libra_perfil.gif


#8 Acroj92

Acroj92

    El portador de la coordenada.

  • 2,010 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Leo
Desde:
Caracas, Venezuela

Publicado 21 noviembre 2017 - 15:08

Voto por sagentheillusionista

QbsgBrW.jpg

 

Uwp5TnJ.jpg


#9 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,562 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 22 noviembre 2017 - 19:08

AVISO

 

37156279-Cofre-del-tesoro-de-la-historie

 

 

DARE 100 PUNTOS

 

A  LOS USUARIOS QUE DEJEN

 

SU VOTO EN ESTA DINAMICA


2s165qg.jpg

 

                                         30.Fics-2017-El gran Final

 

 

 

 

 


#10 girlandlittlebuda

girlandlittlebuda

    shakista boasiana, marxista y lo que se acumule

  • 1,636 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Virgo

Publicado 23 noviembre 2017 - 23:27

Mi voto es para "Saint Seiya Orígenes: Nightmare" de Ivan de Virgo





Also tagged with one or more of these keywords: Juegos y Dinamicas, FORO, Saint Seiya

0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 19 usuario(s)