SKIN © XR3X
x

Jump to content


* * * * * 1 votos

Los Santos de Athena


  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
84 respuestas a este tema

#21 Cannabis Saint

Cannabis Saint

    Miembro de honor

  • 1,327 mensajes
Pais:
Honduras
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario

Publicado 05 febrero 2020 - 11:08

Comprendo, jaja, son iguales a los del Manga, rápidos, es una buena historia y una buena variación de la original, a esperar por más capítulos! Gracias

#22 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 05 febrero 2020 - 11:38

7.- La exclamación

 

     En la oscuridad del bosque, una luz roja y misteriosa se vislumbraba en el centro. Esta comenzó a expandirse mientras resonaba con un gran estruendo. Dentro de la explosión, tres brillos dorados salen despedidos por el aire contra el suelo. El hermoso paraje lleno de plantas y árboles, rápidamente se convirtió en uno más desértico, en el cual la destrucción y el fuego rodeaban todo.

  • Cometieron un error, santos de oro – dice Eris con una voz sumamente grave – Pronto habitaré en el cuerpo y mente de Athena. Ustedes no lo entienden. Hades, Poseidón e incluso Zeus, se encargarán de la tierra en esta reencarnación, y su diosa ha demostrado durante milenios que no ha sido competente para proteger lo que se le fue designado.

                Los tres hombres se colocan de pie y atacan rápidamente a su oponente, pero esta sin levantar sus brazos repele a los dorados con solo su mirada. La diosa se acerca a ellos y vuelve a atacarlos con la misma barra de energía que había utilizados, debilitando más aún a los santos.

  • Los reconozco a todos, es una lástima tener que perder a tres poderosos guerreros, estoy segura que habrían sido muy útiles en la guerra santa, pero en este momento son un impedimento para lograr mis metas. – Eris levanta del cuello a Krest – Es hora de que se acabe todo.

     Leo lanza un ataque de luz contra la Diosa, que logra conectar directamente en los brazos de ella, haciendo que suelte al santo de acuario que contra ataca congelando ambos brazos de su oponente, finalmente ella cae presa de un ataque del Santo de Aries en donde es envuelta en polvo de estrellas y logran derribarla.

  • Nunca debes pensar que, por ser simples humanos, no podemos derrotar a un dios. Somos Santos de Athena hasta el final de nuestras vidas. – Contesta Illias
  • Representamos el poder de nuestra Diosa, la misericordia también, Eris puedes ser útil a la guerra santa, no derrames más sangre – Contesta Avenir
  • No seremos los primeros ni los últimos en dañar a un Dios.
  • ¡SILENCIO! – Grita Eris desde la distancia y lanza a los tres santos nuevamente por los aires - ¡No toleraré desobediencia de parte de los mortales!

Eris levanta su dedo y de esta surgen miles de armas hechas con sangre, esta las lanza directamente y atraviesa a los tres santos por sobre su armadura lo que genera graves daños a los Santos de Athena. Al pensar que los ha eliminado esta se retira y se dirige nuevamente hacia él bebe Athena.

  • Eris no hemos terminado contigo – Dice Illias que se lanza directamente a golpear a la diosa, pero esto cuando hace contacto, rompe por completo el brazo del Santo de Leo.
  • Molestas diminuto insecto – Dice la diosa, pero al intentar golpearlo, observa que ambas piernas están completamente congeladas, y es sorprendida por el santo de Aries que la aleja de Athena.

Eris, visiblemente molesta por lo ocurrido nuevamente ataca a los tres santos de oro, esta vez los daña de forma grave. Avenir cae semi inconsciente al lago e Illias bajo el fuego provocado por la diosa. Delante de esta solo se encontraba Krest.

  • Tú eres la principal causa de todo esto – Le dice Eris a Acuario – Se quién eres Dragón Marino, es por esto que te asesinaré con dolor para que le recuerdes a Poseidón que su tiempo se ha acabado.
  • Te equivocas Eris. – Contesta Krest con ambos brazos apuntando al aire – Sirvo solo a Athena.

Krest lanza un choque de fuerza congelante ante la diosa, que provoca que su brazo izquierdo se congele, y esta sin darse cuenta es atacada por la espalda por Illias y Avenir que estaban siendo protegidos por Krest y una burbuja de agua.

 

Pese a esto, no es suficiente y la diosa logra repeler a los tres santos nuevamente, pero esta vez dejando heridas más graves. Avenir con una pierna rota, Illias con su brazo dislocado y Krest con sus ojos completamente destrozados, sin más fuerza los tres caen rendidos al suelo.

  • Es suficiente, debo acabar con esto antes que sea muy tarde – Eris se dirige hacia él bebe –
  • Eris – Dice Illias – Tú debes saber mejor que nosotros, que los santos de oro somos la reencarnación de seres mitológicos, los más fuertes, somos la reencarnación de los mortales
  • Cuando no quede otra opción… siempre estará la luz de Athena para guiarnos.
  • De la misma forma que mortales han derrotado a dioses en la era del mito – se levanta Krest y se coloca en posición
  • ¡Esta es una exclamación! – Dicen los tres santos al unísono.

Eris al darse cuenta observa la posición que los tres santos habían tomado, esta se da cuenta que corresponde a una técnica prohibida por los dioses, ya que es capaz de detener incluso a uno de ellos a cambio de casi toda su energía, a costa de la vida.

  • Los dioses han prohibido esto – Dice Avenir
  • Porque nos temen – Dice Krest
  • Pero Athena lo prohibió – Repite Avenir
  • Porque consume la vida de sus guerreros y en nuestro caso... los destruye – Termina diciendo Illias. – Pero esto es por Athena…

Una luz resplandeciente cubre todo el bosque, una explosión que se siente por todo el mundo agita al planeta, luego solo fue seguida por el silencio. En el lugar en que estaban los tres santos solo se encontraban tres cuerpos, por sobre ellos tres figuras doradas flotaban, al paso de los segundos estas emprendieron vuelo hacia el santuario.

 

La armadura de Aries, la de Acuario y Leo habían regresado a sus templos, pero sin sus dueños. La exclamación de Athena, una técnica peligrosa para los dioses, y mortal para los humanos había cobrado más vidas por el precio de la justicia. 

 

--------------------------------------------------------------------------------------------

Quedan pocos capítulos para el fin de este arco y el comienzo del arco de las doce casas. Gracias a todos por los comentarios, motiva mucho ver que a gente le interesa. 



#23 Patriarca 8

Patriarca 8

    Miembro de honor

  • 15,962 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 febrero 2020 - 10:32

7.- La exclamación

 

La incompetencia de Athena es legendaria XD

 

Eris sintio el temor

 

fue entretenido el capitulo

 

 

 

 



#24 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 07 febrero 2020 - 08:19

8.- Muerte Divina

 

                Las horas transcurrían y en el santuario no se encontraba respuesta de parte de los caballeros dorados encomendados a la búsqueda de Athena. Mientras tanto en el santuario, el patriarca se reúne con los dos caballeros de oro más sobresalientes. Saga de Géminis y Aioros de Sagitario.

  • Saga, Aioros – Dice el anciano – Los reuní porque temo que él miedo más grandes que podría tener se han hecho realidad.
  • Patriarca… - Menciona Saga ante el anciano - ¿Por qué nos has llamado hasta este lugar?
  • Hay una gran posibilidad, de que los tres caballeros de oro que fueron en búsqueda de Athena no regresen. Es por eso que he tomado la decisión de llamarlos a ambos, los caballeros de oro más fuertes de esta generación. – El patriarca hace un segundo de pausa - ¿Pasa algo Saga?
  • Patriarca, no estoy de acuerdo en que Aioros vaya al campo de batalla. – Menciona Saga
  • ¡Saga! ¿Qué es lo que estás diciendo? – Contesta el santo de sagitario.
  • Aioros, como futuro patriarca debes mantenerte con vida. – Ahora observa al Patriarca – Gran Maestro, tengo el poder suficiente para ayudar a los santos de oro y traer a Athena a Salvo. Permítame realizar esta misión.
  • Tienes razón Saga – Señala el patriarca – Ve…
  • ¡Gran Maestro! – Señala Aioros, siendo silenciado por este y obligado a retirarse.

Saga seguía el camino que los santos dorados le habían puesto para llegar hacia su posición. La noche se encontraba oscura y el bosque profundo, solo el brillo de la armadura alumbraba el camino hacia Athena. De repente el santo escucha unos pasos.

  • Recuerdo que la orden del patriarca fue que te quedaras en el templo, Aioros… - Dice Saga a la sombra.
  • No puedo ser patriarca de un templo sin Athena, Saga. – Dice Aioros saliendo de la oscuridad y colocándose de frente a su compañero. – Vamos Saga…

La conversación se interrumpe por un haz de luz gigante que lanza a ambos santos lejos. Estos usando su fuerza interior logran protegerse de la onda expansiva proveniente del centro del bosque, seguida de tres destellos que partieron en dirección contraria a los santos. Ambos se incorporan y acuden rápidamente al lugar del impacto solo para encontrarse con un escenario desolador.

  • ¡Maestro! – Aioros se acerca al cuerpo de Illias – Saga… el daño que sufrieron…
  • La exclamación de Athena… - Dice Saga viendo a Krest y Avenir que se encontraban sin sus armaduras en el suelo.
  • Maestro, terminaremos el trabajo que iniciaron. Sus armaduras estarán en el templo hasta que alguien digno las pueda clamar.

A la distancia se escucha una risa femenina cubierta por humo, esta se acerca a ambos caballeros de oro. Mientras más cerca se encontraba, con mayor detenimiento se podía observar su presencia. Era una mujer joven que portaba una armadura que cubría casi todo su cuerpo, pero esta se notaba gravemente dañada, de igual forma que su dueño.

  • Nunca pensé que los caballeros de oro de esta época podrían generar tanto daño a un dios. – Señala Eris bastante dañada – He sido dañada como nunca antes en mi vida, pero créanme que tengo fuerza suficiente para terminar mi trabajo con Athena y eliminarlos…

Eris lanza una onda expansiva que ataca a ambos santos, pero estos se encontraban preparados y logran esquivarla. Saga lanza una bola de energía de color morado hacia la diosa, la que impacta directamente en el cuerpo de esta. Aioros por su parte toma su arco y le lanza una flecha directo a su corazón.

  • Saga, Eris es una diosa, dudo que la hayamos derrotado, vamos por Athena y volvamos al Santuario – menciona Aioros tomando en brazos a la pequeña.
  • ¡Deténganse! – Grita Eris mientras lanza una cuchilla de sangre hacia el santo de Sagitario.

La cuchilla atraviesa el campo, pero es detenida por el cuerpo del santo de Géminis, este le da el tiempo suficiente a Aioros, para poder tomar desprevenida a Eris y le lanza un contraataque con otra flecha hacia el cuerpo de la Diosa.

 

Esta vez la flecha no logra tocar su cuerpo y se desvanece en el aire ante la sorpresa de ambos santos. Finalmente, Eris canaliza toda su energía para atacar a ambos santos, incluyendo a Athena que estaba en los brazos de Aioros.

  • Santos de Athena, me han hecho perder demasiado tiempo, pero el cuerpo de Athena será pronto mío… - Eris se detiene súbitamente y lentamente observa su estómago el cual había sido perforado por una daga oscura.
  • ¡Saga! ¿Quién fue? – Grita Aioros mientras toma al bebe.
  • La ha… matado… - contesta Saga
  • No… aún no… el tiempo, el tiempo no se ha agotado… ¡Esta era mi oportunidad! – Grita Eris profundamente herida – Me robaste…
  • Descansa… Eris… - Dice una voz oscura detrás de la diosa.

Eris cae muerta al suelo, de esta su armadura y su cuerpo lentamente desaparecen hacia el cosmos. Una diosa había muerte frente a los Santos de Oro con mucha facilidad por la sombra que estaba detrás y que ahora se acercaba lentamente a los heridos santos de oro.

  • Gracias a lo que ha logrado Eris, mi plan ha salido a la perfección. Pronto tendremos el control del santuario…
  • Siento su presencia, pero de alguna forma no es material… es… divina… ¿Es acaso otro dios? – Contesta Saga
  • Es una presencia divina, acaba de matar a Eris… - Aioros toma con fuerza a Athena – Mataremos a todos los dioses que ataquen a este bebé…


#25 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 07 febrero 2020 - 08:19

8.- Muerte Divina

 

                Las horas transcurrían y en el santuario no se encontraba respuesta de parte de los caballeros dorados encomendados a la búsqueda de Athena. Mientras tanto en el santuario, el patriarca se reúne con los dos caballeros de oro más sobresalientes. Saga de Géminis y Aioros de Sagitario.

  • Saga, Aioros – Dice el anciano – Los reuní porque temo que él miedo más grandes que podría tener se han hecho realidad.
  • Patriarca… - Menciona Saga ante el anciano - ¿Por qué nos has llamado hasta este lugar?
  • Hay una gran posibilidad, de que los tres caballeros de oro que fueron en búsqueda de Athena no regresen. Es por eso que he tomado la decisión de llamarlos a ambos, los caballeros de oro más fuertes de esta generación. – El patriarca hace un segundo de pausa - ¿Pasa algo Saga?
  • Patriarca, no estoy de acuerdo en que Aioros vaya al campo de batalla. – Menciona Saga
  • ¡Saga! ¿Qué es lo que estás diciendo? – Contesta el santo de sagitario.
  • Aioros, como futuro patriarca debes mantenerte con vida. – Ahora observa al Patriarca – Gran Maestro, tengo el poder suficiente para ayudar a los santos de oro y traer a Athena a Salvo. Permítame realizar esta misión.
  • Tienes razón Saga – Señala el patriarca – Ve…
  • ¡Gran Maestro! – Señala Aioros, siendo silenciado por este y obligado a retirarse.

Saga seguía el camino que los santos dorados le habían puesto para llegar hacia su posición. La noche se encontraba oscura y el bosque profundo, solo el brillo de la armadura alumbraba el camino hacia Athena. De repente el santo escucha unos pasos.

  • Recuerdo que la orden del patriarca fue que te quedaras en el templo, Aioros… - Dice Saga a la sombra.
  • No puedo ser patriarca de un templo sin Athena, Saga. – Dice Aioros saliendo de la oscuridad y colocándose de frente a su compañero. – Vamos Saga…

La conversación se interrumpe por un haz de luz gigante que lanza a ambos santos lejos. Estos usando su fuerza interior logran protegerse de la onda expansiva proveniente del centro del bosque, seguida de tres destellos que partieron en dirección contraria a los santos. Ambos se incorporan y acuden rápidamente al lugar del impacto solo para encontrarse con un escenario desolador.

  • ¡Maestro! – Aioros se acerca al cuerpo de Illias – Saga… el daño que sufrieron…
  • La exclamación de Athena… - Dice Saga viendo a Krest y Avenir que se encontraban sin sus armaduras en el suelo.
  • Maestro, terminaremos el trabajo que iniciaron. Sus armaduras estarán en el templo hasta que alguien digno las pueda clamar.

A la distancia se escucha una risa femenina cubierta por humo, esta se acerca a ambos caballeros de oro. Mientras más cerca se encontraba, con mayor detenimiento se podía observar su presencia. Era una mujer joven que portaba una armadura que cubría casi todo su cuerpo, pero esta se notaba gravemente dañada, de igual forma que su dueño.

  • Nunca pensé que los caballeros de oro de esta época podrían generar tanto daño a un dios. – Señala Eris bastante dañada – He sido dañada como nunca antes en mi vida, pero créanme que tengo fuerza suficiente para terminar mi trabajo con Athena y eliminarlos…

Eris lanza una onda expansiva que ataca a ambos santos, pero estos se encontraban preparados y logran esquivarla. Saga lanza una bola de energía de color morado hacia la diosa, la que impacta directamente en el cuerpo de esta. Aioros por su parte toma su arco y le lanza una flecha directo a su corazón.

  • Saga, Eris es una diosa, dudo que la hayamos derrotado, vamos por Athena y volvamos al Santuario – menciona Aioros tomando en brazos a la pequeña.
  • ¡Deténganse! – Grita Eris mientras lanza una cuchilla de sangre hacia el santo de Sagitario.

La cuchilla atraviesa el campo, pero es detenida por el cuerpo del santo de Géminis, este le da el tiempo suficiente a Aioros, para poder tomar desprevenida a Eris y le lanza un contraataque con otra flecha hacia el cuerpo de la Diosa.

 

Esta vez la flecha no logra tocar su cuerpo y se desvanece en el aire ante la sorpresa de ambos santos. Finalmente, Eris canaliza toda su energía para atacar a ambos santos, incluyendo a Athena que estaba en los brazos de Aioros.

  • Santos de Athena, me han hecho perder demasiado tiempo, pero el cuerpo de Athena será pronto mío… - Eris se detiene súbitamente y lentamente observa su estómago el cual había sido perforado por una daga oscura.
  • ¡Saga! ¿Quién fue? – Grita Aioros mientras toma al bebe.
  • La ha… matado… - contesta Saga
  • No… aún no… el tiempo, el tiempo no se ha agotado… ¡Esta era mi oportunidad! – Grita Eris profundamente herida – Me robaste…
  • Descansa… Eris… - Dice una voz oscura detrás de la diosa.

Eris cae muerta al suelo, de esta su armadura y su cuerpo lentamente desaparecen hacia el cosmos. Una diosa había muerte frente a los Santos de Oro con mucha facilidad por la sombra que estaba detrás y que ahora se acercaba lentamente a los heridos santos de oro.

  • Gracias a lo que ha logrado Eris, mi plan ha salido a la perfección. Pronto tendremos el control del santuario…
  • Siento su presencia, pero de alguna forma no es material… es… divina… ¿Es acaso otro dios? – Contesta Saga
  • Es una presencia divina, acaba de matar a Eris… - Aioros toma con fuerza a Athena – Mataremos a todos los dioses que ataquen a este bebé…


#26 Cannabis Saint

Cannabis Saint

    Miembro de honor

  • 1,327 mensajes
Pais:
Honduras
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario

Publicado 07 febrero 2020 - 14:43

Muy interesante el capítulo, hoy si no me imagino, sera Ker, Cronos, Junini! Buen desenlace e inesperado, nunca me lo hubiese imaginado, saludos y continua con tu historia, está genial

#27 Patriarca 8

Patriarca 8

    Miembro de honor

  • 15,962 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 07 febrero 2020 - 16:10

8.- Muerte Divina

 

El final fue enigmático ,me pregunto de quien tratara esa  presencia



#28 unikron

unikron

    el iluminado

  • 5,741 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 07 febrero 2020 - 20:14

me pregunto que pasara ahora

 

saludos



#29 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 07 febrero 2020 - 21:57

9.- El dios de la Guerra

Desde la era del mito, una época en la que los dioses gobernaban el mundo y criaban a sus mortales a su imagen, no se veía una imagen similar a esta. Desvanecida en el aire, se iba la diosa Eris luego de haber recibido una estocada letal con una de las pocas armas bendecidas por el mismo Zeus, un arma asesina dioses.

En frente de esta escena se encontraban dos jóvenes con una armadura dorada, uno de ellos sostenía una bebé que era la reencarnación de esta época de la diosa Athena. La sombra que había cometido ese pecado se incorpora y enfrenta a los jóvenes que parecen muy confundidos por lo sucedido.

- Tienen algo que yo quiero… - dice la sombra hacia los jóvenes
- Hemos dado nuestra palabra que protegeremos a Athena – señala Saga - ¡Aioros llévate a Athena! – Mientras dice esto lanza una bola de energía directamente hacia la sombra.
- No… - Dice la sombra – No es a Athena a quien quiero… - La sombra evita el ataque y atraviesa el cuerpo de Saga que cae derrotado al suelo, gritando con dolor.
- ¡Saga! – Grita Aioros corriendo hacia este.
Pero Saga se veía de otra forma, era evidente que la sombra no había salido del cuerpo del santo de oro, y que eso aún le causaba mucho dolor, lo que hacía que gritara. Aioros deja a la bebé a un lado para socorrer a su amigo.
- Aioros llévate a la niña de aquí… - Dice Saga entre el dolor – Llévatela al santuario.
Aioros responde a regañadientes y huye rápidamente. Saga por su parte trataba de colocarse de pie, pero la fuerza era mucho para que este pudiera ceder. En este momento escucha la voz de la sombra que se aparece como si fuera una serpiente.
- Durante milenios el Santo de Géminis… ha sido parte de la historia de Athena, como el último Santo de oro al unirse a sus filas. – Recita la voz – Saga, se quién eres en realidad, solo un alma tan poderosa podría sostenerme. Cumple tu destino.
Luego de estas palabras Saga vuelve a gritar cada vez más fuerte, Aioria que estaba muy lejos de su posición logra escucharlo y duda si lo correcto sería regresar, pero al observar a la bebé que se encontraba muy agitada prefiere continuar su viaje al santuario. Justo en ese momento escucha una voz desconocida.
- ¡Santos de Athena! ¡Pagarán por la muerte de Eris! – Dice una voz femenina
Una muy maltrecha Ate se encuentra con Aioros y Athena, esta se encontraba muy dañada por el combate que había tenido contra Illias. Este se sorprende y la reconoce como la asesina de sus padres.
- Muévete Ate… - dice Aioros caminando hacia ella – Mi maestro te ha derrotado, solo que aún no lo sabes…
- Illias está muerto, mi maestra lo asesinó… ahora es tu turno sagitar… - Ate cae al suelo antes de poder terminar la frase.
- ¡Saga! – Contesta Aioros a un debilitado Saga que había dado su golpe final a su oponente - ¿Saga estás bien? Tenemos que regresar al Santuario.
- No… Aioros… no… - Saga ataca a Aioros por la espalda y lo lanza contra el suelo dándole tiempo solo para reaccionar y proteger a Athena.
- Amigo… - dice un herido Aioros - ¿Quién eres? ¿Dónde esta Saga?
- No… Saga ya no existe – Mientras el santo camina hacia adelante su pelo cambia de color a un blanco y sus ojos a rojos… - Soy el Dios de la guerra…
Saga levanta su brazo y ataca nuevamente a Aioros que apenas logra esquivar su ataque. Este confundido trata de defenderse, pero el proteger al bebe de sus brazos le quitaba mucha ventaja frente a uno de los santos de oro más fuertes. Este intenta levantarse, pero atacado nuevamente por Saga.
- A diferencia de mi hermana Eris… no necesito apoderarme del cuerpo de Athena… - Dice Saga con una voz muy distinta a la normal – Normalmente habito los cuerpos de seres guerreros, y digamos que esa función siempre ha sido cumplida por completo por los Santos de Géminis…
- Saga… - dice un derrotado Aioros que aún sostenía a Athena – Te ayudaré Saga…
- Este es el fin sagitario… - Saga toma por un brazo a Aioria y por el otro al bebe
- Athena ha mostrado su ineptitud ante Hades y Poseidón muchas veces, esta vez tomaré el control del santuario, y me encargaré personalmente de ser quien los asesine.

En ese instante el cosmos de Aioros logran detener a Saga y así llamar a su flecha dorada. Con Athena en sus pies, Aioros apunta al corazón de Saga, este por su lado levanta nuevamente un dedo y una esfera de energía choca con la flecha provocando una gran explosión en los alrededores.

Luego de que todo el polvo hubiera desaparecido, Aioros se encontraba derrotado inconsciente aferrado al bebe que aún permanecía intacta. Saga se acerca y prepara nuevamente una bola de energía, que esta vez acabaría con ambos.

- Hermana Athena – Dice Saga mientras la observa – Desee este momento hace milenios, y solo a través de nuestra hermana lo pude lograr… Quizás no es como me imaginé que sería… pero el momento llegó. El momento de ser yo quien acabe con la destrucción de los olímpicos.

Luego de decir eso, Saga lanza una bola de energía la cual genera una gran explosión, donde tanto Aioros como Athena desaparecen del mapa. Tampoco se puede observar la armadura de Aioros, lo que hace que Saga se confié y declare su victoria.

Abandonando un campo de batalla de muerte, Saga, se dirige hacia el Santuario en donde va a colocar su plan en marcha, y poder prepararse para una siguiente guerra Santa, con la convicción de que las dos grandes amenazas para su plan, habían muerto juntos.

#30 Cannabis Saint

Cannabis Saint

    Miembro de honor

  • 1,327 mensajes
Pais:
Honduras
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario

Publicado 08 febrero 2020 - 08:06

Vaya no lo esperaba, jaja ya solo faltan dos capítulos para terminar esta temporada, a esperar que pasará siguiente, aunque puedo imaginarlo! Gracias

#31 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 09 febrero 2020 - 13:47

10.- Las cuatro estrellas. -

La noche había llegado en el santuario, el patriarca que se encontraba en sus aposentos, observaba el cielo para descubrir cuál sería el resultado final del conflicto. Este sabía sobre la muerte de sus tres santos de oro, y sabía también que Eris había desaparecido. Pero había algo que le perturbaba.

- Dohko… - Dice Shion por medio de su mente – Dohko… necesito tu guía
- Creo que esta es la primera vez en más de doscientos años que buscas guía amigo mío – contesta desde el vacío una voz anciana – He sentido como la esencia del cosmos de los tres santos de oro que enviaste han desaparecido… la exclamación de Athena… nunca pensé que se llegaría a tal extremo…
- Tengo el presentimiento, que lo que está sucediendo es solo parte de algo más grande. Dohko, necesito saber… La tarea que Athena te encomendó luego de morir… hace doscientos años… justo cuando se me encomendó ser el patriarca… Dohko…
- No Shion… los 108 espectros siguen en el rosario de Virgo… - Contesta en seco Dohko – Esto no es plan de Hades, pese a esto me temo que la oscuridad se cierne a nuestros propios ojos.

El patriarca vuelve a observar las estrellas y guarda silencio por un minuto, solo el sonido del aire que chocaban con las hojas era lo que se escuchaba, pese a esto el silencio es interrumpido nuevamente por Dohko.

- Shion… - Dice con una voz que muestra tristeza… - Shion… ¿Ya es hora?
- No lo sé Dohko… la oscuridad se muestra cada vez más potente y cerca. – Hace una pausa – Dohko, he sentido que cuando Athena nació, hubo una convergencia en el cosmos.
- Cuatro Convergencias… - Interrumpe Dohko – He identificado uno muy cerca de aquí… en China.
- Identifiqué otro, uno nacido en un pueblo al norte del santuario. Le he encargado a alguien de confianza que vele por el entrenamiento del muchacho una vez que tenga la edad suficiente.
- Las otras dos convergencias… - Dice Dohko – Dejaremos que el cosmos los guíe a la verdad.
- Dohko… Amigo… - Se toma una pausa
- Nos veremos de nuevo amigo… - Se despide Dohko
- Adiós viejo amigo.

El patriarca vuelve a observar las estrellas por una última vez antes de retirarse nuevamente al santuario, pero en ese momento siente una presencia maligna como nunca antes había sentido. Este se coloca en posición para defenderse, pero no logra observar como es golpeado por una onda de choque.

Shion intenta colocarse de pie, pero debido a su avanzada edad este le resulta más difícil. Este observa a su atacante, que es una persona joven con cabello blanco y ojos rojos. No vestía armadura, pero si su rostro era demasiado familiar.

- Gran patriarca – Dice la voz joven
- Saga… - Contesta sorprendido Shion - ¿Qué te han hecho?
- ¡Soy el Dios de la Guerra! – Saga levanta su dedo y con un rayo de luz atraviesa el corazón del patriarca, dándole muerte instantánea.

Saga; con una mirada profunda de odio; se acerca al cuerpo del difunto Shion y toma el casco del patriarca. Este lo observa con codicia, y se coloca de pie. Y observa el punto en el cual Shion estaba observando el cielo y se retira hacia el trono del patriarca. Una vez allá llama con el cosmos a los restantes santos al coliseo.

- Santos de Athena… - Dice Saga fingiendo ser el patriarca - Es con profundo dolor que debo informar sobre los recientes sucesos. Como todos sabrán las armaduras de Acuario, Leo y Aries han sido enviadas por sus antiguos dueños al santuario. Estos lucharon valientemente, pero no fueron rivales para un dios – Saga toma una pausa y observa a los santos y postulantes que muestran mucho miedo – Eso no es todo… - continúa Saga – He enviado a Saga y Aioros en la búsqueda de Athena, solo este primero regresó, con heridas letales… - Un niño a la distancia grita, pero es contenido por los demás – Aioros es un traidor al santuario, este ayudó a Eris a tomar el cuerpo de la joven Athena, pero perecieron bajo la fuerza de Saga, que también dio su vida por nuestra diosa.
- ¡Gran patriarca! – Dice un joven Shura - ¿Qué significa esto?
- Significa que usaremos el poder del santuario en esta guerra santa, me encargaré de que cada armadura tenga un dueño que la merezca, no dejaremos que esta tragedia nos deje débiles ante la amenaza de los olímpicos. – Saga da una pausa y levanta su brazo – ¡Lucharemos por Athena!

Al unísono se escuchan miles de personas alabando al falso patriarca, estos están encabezados por los santos de Athena que lucen consternados, pero alentados. Saga se retira a su templo y llama a los sacerdotes del templo a una reunión.

- Necesito que encuentren la armadura de Sagitario… - dice el patriarca hacia los sacerdotes – es la única armadura que no ha regresado, la necesitaremos para proteger el santuario ante la amenaza de la guerra santa.
- Gran patriarca… - Dice uno de los sacerdotes – La armadura de géminis también falta.
- Me encargaré de eso… - Interrumpe el patriarca – La armadura de Géminis siempre ha representado a los santos más fuertes del templo, Saga ha muerto y posiblemente no encontraremos a alguien como él. Su último deseo fue que yo me encargue y eso haré. – Saga cambia su voz – Retírense…

Miles de kilómetros de distancia, en otro país se escucha a un bebe llorar, un anciano de avanzada edad se acerca al ruido y observa como un joven muerto abrazaba a una niña, junto a él, se encontraba una caja dorada.

#32 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 10 febrero 2020 - 12:45

11.- El camino a Athena

Una gran explosión despierta el llanto de un bebe, mientras dos hombres con ropajes dorados se enfrentan. Justo cuando este hombre iba a lanzar su golpe de gracia, el santo dorado de sagitario; al ver la inminente derrota; decide proteger el cuerpo de la diosa con el suyo propio.

La gran explosión envía lejos hacia un acantilado a ambos. Aioros sin soltar al bebe trata nuevamente de protegerla de la caída, pero es en ese momento en el que siente una energía brillar de la niña. Esta sin mayor explicación hace desaparecer a ambos a un lugar lejano.

Luego del caos, el hombre moribundo despierta cerca de un árbol, en un lugar muy diferente al que se encontraban. Este observa como su armadura se encontraba casi destruida, y por esto hace llamar una caja dorada en la cual la guarda. Este menciona unas breves palabras y se retira en búsqueda de la niña que estaba a su lado.

  • Athena… Athena me salvaste – Dice Aioros arrastrándose hacia el lugar de la niña – Usaré el poco tiempo de vida que me queda para entregarte seguridad – La toma en brazos – Esperar… solo debemos esperar… Athena… - Este cierra lentamente sus ojos y deja que su vida desaparezca.
  • ¡Ayuda! – Grita un anciano desde el otro lado - ¡Hay heridos! – Pero no tiene respuesta – Un bebé… ¡Este hombre está muerto!

El anciano se acerca al hombre y detrás observa una caja dorada, este al observar que ya era tarde para el joven toma a la bebé. Detenidamente observa una caja dorada nuevamente y al momento de tomarla, este es reflejado por una imagen mental.

  • Esta es Athena… Diosa protectora – Dice la voz de Aioros en la mente del anciano – Cuando llegue el momento y este bebe sea mayor, ella será el centro de una estrella de cinco lados… Juntos reclamarán la justicia… tiempo… - El anciano se despierta.
  • Athena… - Dice el anciano, esta toma la bebe, la caja y con mucho esfuerzo entierra el cuerpo del joven muerto.

El anciano, que vivía en un pueblo casi desolado, lleva al bebe a su casa en donde la atiende. Esta toma la caja dorada y la esconde, esperando que cuando el tiempo sea el correcto, las palabras que escuchó de esa caja tomaran sentido.

  • Athena… - Dice el anciano observando al bebé– Creo que cuando crezcas tendremos que hacer un viaje para poder entender todo… - Este anciano vuelve a pensar para sí mismo – Estrella de cinco lados…

Durante los años seguidos, el bebé se transformó en una adolescente que creció bajo todo el conocimiento que el anciano pudo recabar de sus viajes y de lo que pudo descifrar de la armadura. La niña mostró rápidamente una personalidad amable y solidaria, fue conocida por ser una sacerdotisa en el pueblo, la cual era capaz de sanar a sus locatarios.

 

18 años después de lo ocurrido con Eris, la adolescente en que se había transformado el bebé, se despierta luego de un sueño, en el que una luz misteriosa le habla.

  • Athena… - Dice una voz – Es momento de que cumplas tu designio… Pronto una nueva guerra santa comenzará y el ejército del Rey Hades intentará dominar todo.

La niña despierta sobresaltada, nunca había tenido un sueño de esta forma, pese a eso despertó con un gran presentimiento. Esta se levanta de su cama y se dirige al bosque, caminando por un par de minutos logra observar un espacio que se notaba dañado.

  • Es increíble – dice la voz del anciano detrás de Athena – Han pasado 18 años desde que no vuelvo acá… y todo sigue como ese día. El pasto no ha crecido… - El anciano señala un punto de tierra – El hombre que te salvó ese día… está enterrado ahí.
  • Aioros… - Dice la joven

Athena se acerca al lugar de tierra, pero en un costado observa una figura que le llamó la atención de gran manera. Era una estatuilla pequeña, en ella se encontraba una mujer. Esto le resulto muy familiar a la joven por lo que decide levantarla hacia la luna. Inmediatamente esta estatuilla cambia su forma y se convierte en un cetro que ilumina todo el lugar.

  • Creo que nunca había visto esa estatuilla… - Dice el anciano hacia la joven – Creo que ha llegado la hora, sobre lo que decía Aioros… La estrella de cinco puntas…

Athena levanta el cetro hacia el cielo, y de este surge una luz que se divide en 5 partes, cada una de estas se dirige en diversas direcciones. La joven agotada se desmaya y es llevada por su abuelo nuevamente a su casa.

En otro plano las cinco luces se dirigen a diversos lugares del mundo. Una cae en el ártico del norte, otra en una isla volcánica, otra en una isla cubierta de áreas verdes, una en una montaña en China y finalmente una se encuentra en dirección al santuario. Este último cae en un lugar donde se encuentra un joven guerrero.

 

Seiya, aspirante a la armadura de bronce se encontraba luchando contra Cassios su otro aspirante. Este último estaba ganando el combate. A pesar de esto, después de cada golpe, Seiya se levantaba, hasta que siente una luz divina desde lo lejos. Esto resulta como inspiración para dar el último golpe a su oponente y poder reclamar la armadura.

  • Seiya – Dice el patriarca – Durante milenios esta armadura ha protegido a Athena contra el dios del inframundo. Es innegable que es la que más potencial tiene, quizás como tú. – El patriarca se detiene y observa al joven – Pero Athena no existe en esta época y tu misión será proteger al santuario de cualquier amenaza.
  • Si gran Patriarca – dice Seiya
  • Es momento entonces… Seiya de Pegaso.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Con esto finaliza el primer arco de esta saga renovada. Continúa con el arco de las 12 casas, que si bien tendrá mucha similitud con lo ocurrido en el original, algunos destinos serán distintos en post de avanzar en los arcos que continúan. Gracias a los que han leído!



#33 Patriarca 8

Patriarca 8

    Miembro de honor

  • 15,962 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 10 febrero 2020 - 14:21

9.- El dios de la Guerra

 

asi que ares tomo posesion de saga,esa idea suena mas logica a la que uso kuruvago con su extraño lemur

 

10.- Las cuatro estrellas. -

 

el plan de ares se puso en marcha ,tuvo suerte que lucho contra shion anciano si le hubiese tocado luchar con dohko anciano la tendría dificil XD

 

11.- El camino a Athena

 

La niña mostró rápidamente una personalidad amable y solidaria.  Eso quiere decir que la escena de jabu como caballito nunca paso XD

 

asi que los 5 protas tuvieron pasados distintos a los mostrados en el clasico

 

esta entretenido tu fic


Editado por Patriarca 8, 10 febrero 2020 - 14:22 .


#34 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 10 febrero 2020 - 14:25

9.- El dios de la Guerra
 
asi que ares tomo posesion de saga,esa idea suena mas logica a la que uso kuruvago con su extraño lemur
 
10.- Las cuatro estrellas. -
 
el plan de ares se puso en marcha ,tuvo suerte que lucho contra shion anciano si le hubiese tocado luchar con dohko anciano la tendría dificil XD
 
11.- El camino a Athena
 
La niña mostró rápidamente una personalidad amable y solidaria.  Eso quiere decir que la escena de jabu como caballito nunca paso XD
 
asi que los 5 protas tuvieron pasados distintos a los mostrados en el clasico
 
esta entretenido tu fic


Athena tendra una personalidad un poco distinta, teniendo en cuenta que el orfanato no existe en esta realidad y el abuelo era solo un anciano de una aldea. Los santos se reunirán de otra manera en este universo.. Los 5 de bronce aparecerán con un backstory modificado.

Gracias!!!

#35 Cannabis Saint

Cannabis Saint

    Miembro de honor

  • 1,327 mensajes
Pais:
Honduras
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario

Publicado 10 febrero 2020 - 18:28

Dejas con ganas de más y eso es bueno, a la expectativa de como será la reunión de los protas, a esperar el arranque de la segunda temporada! Jaja saludos

#36 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 12 febrero 2020 - 10:37

Arco de las 12 Casas. -

 

1.- Los Santos de Athena

18 años habían pasado desde la rebelión de Aioros, el Santo de Athena de Sagitario. En el santuario el hecho sobre la muerte de Athena, a manos de Eris se había convertido en verdad absoluta a gracias al gran Patriarca, que, desde ese día había cambiado su manera de tratar con los demás santos. Siendo violento y totalitario.

 

El recién convertido en caballero, Seiya de Pegaso, se encontraba entrenando en un risco solitario, esto para dominar el uso de su nueva armadura. A la distancia, su maestra, santo de plata de Águila, Marín se acercaba a su anterior pupilo.

  • Este ha sido tu sueño desde que eras pequeño, cuando fuiste entrenado en el santuario, y luego te dejaron tu destino a mí. Seiya, pensé que tu manera de celebrar sería distinta. – Marín queda observando al santo de Pegaso.
  • Cuando luchaba con Cassios por la armadura, en un momento de la batalla, sentí una presencia muy poderosa, era una energía calmada, casi divina. Marín… esa energía me entrego la fuerza suficiente para hacerle frente a mi oponente.
  • ¿Qué es lo que te dio esa energía? – Pregunta Marín
  • Una coordenada
  • ¿Qué es lo que harás?
  • Debo ir hacia allá. Hay algo que me dice que no puedo alejarme… debo estar allá, pero no puedo abandonar el santuario.
  • No lo harás… - Dice una mujer cerca de ambos

La mujer se revela ser Shayna, la santa de plata de ofiuco. Esta, como maestra de Cassios, le tenía mucho odio al santo de Pegaso. Ella dice que no puede abandonar el santuario, y cualquier índice de escapatoria sería traición y debería ser pagado con la muerte.

 

Antes de que ambos pudieran reaccionar, Shayna ataca a Seiya y lo lastima de forma profunda en su hombro. Su oponente responde con golpes, lo suficientemente fuertes como para derribar a una sorprendida Shayna y quebrar la máscara en dos partes.

  • Definitivamente esa energía que sentiste despertó algo muy poderoso en ti Seiya – Dice Marín a su ex pupilo – Usa esta única oportunidad que tienes para escapar.
  • Volveré Marín, aún necesito respuestas.

El santo de Pegaso rápidamente huye con su armadura en su espalda, este debe sortear todo tipo de peligros para evitar ser detectado, ya que la voz se empezaba a correr de un desertor. El joven logra escapar sin mayor preocupación por uno de los pasadizos secretos del santuario y luego de una última mirada, este desaparece en el oscuro bosque hacia su destino.

 

El viaje fue más extenso de lo que Seiya pensaba que sería, pero la energía que este sentía cada vez más fuerte se hacía más clara mientras más pasos daba. Esto lo dirigió hacia un poblado que lucía muy pobre y antiguo.

 

Si bien este se encontraba desértico, y parecía como si hace años nadie vivera ahí, la concentración de energía se acumulaba en un punto. Seiya se acerca para observar de mejor manera y descubre que había una pequeña estatua de Athena, una que parecía muy antigua, incluso de tiempos mitológicos. De repente una voz masculina resuena en la oscuridad. Un hombre asiático con una armadura de bronce de color verde se acerca hacia Seiya.

  • Caballero de Bronce, Santo de Pegaso. – Dice el hombre – Te estábamos esperando.
  • ¿Quién eres? – Dice Seiya armándose de su Cloth de Pegaso.
  • Mi nombre es Shiryu, soy el Santo de Bronce de Dragón. Mi maestro, Dohko, el Santo de Libra me ha encomendado la protección de este poblado de cualquier persona que lo ataque, incluyendo un santo.

Shiryu se dirige hacia Seiya y lo impacta con un fuerte golpe de su escudo en la cara de Pegaso, sorprendiéndolo. Este responde con golpes que llegaban a iluminar el campo de batalla. Ambos Santos observan a su oponente y vuelven al contraataque mostrando que sus fuerzas se encontraban muy similares.

  • ¡Vine por una energía! – Dice Seiya – Necesito descubrir a su fuente de poder
  • No eres digno Pegaso – Shiryu contrataca

El combate se desplaza a lo largo de todo el poblado, generando destrucción completa en cada casa y parque que había. Finalmente, y con ambos cansados, los santos de bronce se golpean al mismo tiempo. Esto de forma que caen derrotados uno al lado del otro.

  • No lo entiendo… porque un Santo atacaría a … - Seiya es interrumpido por otra voz
  • Es por mi Seiya. – Dice una voz femenina

Una mujer de al menos 18 años levanta su brazo y hace aparecer un cetro dorado, este lo apunta a cada lugar del pueblo en donde lo reconstruye, dejando atrás la destrucción causada por los santos. Luego se acerca a ambos y con un pequeño toque de su mano los sana.

  • Athena… - Dice Seiya – Supuestamente Athena fue atacada por Eris… Pero no siento otra presencia más que la de… Athena… Eres tu…
  • Llegué hace un par de días por instrucción de mi maestro. – Dice Shiryu – También sentí esa energía, lo más seguro que otros se nos unan. Luego de encontrar este pueblo conocí a Athena. – Shiryu toma una pausa – Mi maestro me dio la tarea de protegerla, especialmente por lo que acabas de decir, debemos proteger a Athena.
  • No entienden… - Dice Seiya – Esto pondrá en peligro a la señora Athena, si el santuario se entera, esto podría… - Es interrumpido por alguien.
  • No te preocupes Seiya… - Dice la voz – Ya escuché todo y créeme que el Santuario tiene conocimiento de este pueblo… de esa farsante… - El joven apunta a Athena – Asesinar a la impostora ¡Asesinar a Eris por lo que le hizo a Athena! No solo yo, pronto vendrán muchos por ustedes… Traidores.


#37 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 13 febrero 2020 - 12:09

2.- La farsante

                Muchos kilómetros de distancia del santuario, existía un pueblo. La historia contaba que este fue uno de los inicios de la sociedad en la tierra, los primeros humanos se asentaron en este lugar desde la era de los mitos. Durante años, fue cuna de civilización, especialmente por su cercanía al santuario.

 

                Lamentablemente esto llamó la atención de los demás dioses olímpicos, principalmente porque se practicaba el rito hacia Athena, y durante años, este lugar fue asediado por los espectros de Hades, los cuales querían detener el culto. Esto generó que Athena construyera una ciudad principal en las cercanías del Santuario, haciendo que toda la gente se mudara para tener la protección de la diosa.

 

                Transcurría el tiempo y los pocos habitantes que prefirieron quedarse emprendieron un rumbo en donde el olvido de la era mitológica había comenzado. Solo una estatua de Athena en el centro de la ciudad era el recuerdo del culto que alguna vez se profesó.

 

                18 años después, uno de los últimos ancianos del pueblo encontró a un hombre muerto, en sus brazos se encontraba un bebé. El joven cargaba una caja dorada, y al entender el peligro el anciano decidió llevárselos, pero al momento de tomar la caja, este sintió lo que había ocurrido. Sin entender mucho, logró darse cuenta que su papel había sido más importante.

 

                Durante todo el tiempo que transcurrió, el anciano estudió y crió al bebé como la nueva Athena. No fue mucho tiempo para que descubriera el secreto de ese pueblo casi abandonado y el motivo principal había sido el ataque constante del ejército del Dios Hades, así como también; y según la historia; el inicio de una guerra santa se encontraba pronto.

 

                Los años pasaron y el anciano crió a la joven Athena sobre esta mitología, pero sin decirle la verdad completa, esto hasta que fuera más grande. Con el paso de los años, el anciano enfermó y se dio cuenta que la niña debía saber toda su verdad, y así fue como este, con ayuda de la caja dorada que tenía hicieron ver la verdad en los ojos de la adolescente.

 

                Luego de la muerte del anciano, Athena tomó activamente el rol de recuperar su lugar para la siguiente guerra santa, pero esta sabía que sola no lo lograría, por lo que mirando al cielo, esta dirige su bastón soltando una luz en diversos locaciones, es en ese momento, que meditando escucha una voz que se presenta por medio del sonido del viento.

  • Athena… - Dice la voz – No me conoces, pero yo si a ti. Han pasado los años y algo ha llegado a mi atención. Solo una energía tan pura podría ser Athena.
  • ¿Quién eres? – Dice la joven Athena
  • Con el tiempo nos veremos, pero es importante que sepas que pronto, mi discípulo acudirá a tu llamado, de la misma forma que otros guerreros lo harán. El santuario es peligroso para una supuesta farsante y necesitará toda la ayuda posible.

                Los días pasaron y una mañana Athena conoce a Shiryu, el discípulo de Dohko, el hombre que habló con ella, este por encargo de su maestro logra reconocer a Athena y la defiende de un intruso que resultó ser Seiya de Pegaso, otro de los santos dispuestos a luchar por la verdad.

  • Veo que tienen una muy buena historia ustedes tres – Dice Rusk de Pixie, un santo de bronce que siguió a Seiya al considerarlo un traidor – Nunca pensé que Eris mostrara la cara como alguna vez el patriarca lo dijo. ¡Ustedes! – Apuntando a los santos de bronce – Si protegen a la farsante serán parte de la traición.

                Los santos de bronce se colocan en posición para defender a la joven y el santo de Pixies arremete inmediatamente contra Pegaso, el cual es protegido por el escudo de la armadura de dragón de Shiryu. Ambos arremeten contra Rusk, el cual logra controlar a sus oponentes pese a la desventaja de números.

 

                No es hasta que ambos santos logran combinar sus poderes, que logran detener el contra ataque de su oponente. Seiya y Shiryu vuelven a combinar el ataque, esta vez de forma que Rusk no tiene capacidad de esquivarlos, y es lanzado lejos, dándole la oportunidad a ambos santos el escapar del pueblo.

 

                No logran llegar muy lejos cuando son interceptados nuevamente por un herido Rusk, que al levantar el dedo logra detener el corazón del santo de Dragón, pero se desconcentra y recibe un golpe fatal de Seiya.

  • Es inevitable Pegaso, me has derrotado, pero el santuario ya sabe el paradero de la falsa diosa, y la armadura de Sagitario – Dice Rusk antes de morir
  • ¡Seiya! – Grita Athena ante un herido Shiryu, que estaba agonizando. – Seiya, solo un golpe igual o más fuerte podría regresar el latido del corazón de Shiryu.
  • ¿Pero como sabes eso?
  • ¡Hazlo!

                Un herido Seiya intenta colocarse de pie y golpea el corazón del santo de dragón, este reacciona pese al cansancio de su amigo. Reconoce la amistad del santo y juntos se dirigen a Athena, la cual al levantar su báculo, una caja dorada cae ante Seiya y Shiryu.

  • Cuando bebé fui traicionada y el santo de Sagitario, Aioros dio su vida para salvarme. Es por eso que debo mi vida a él, y debemos llevar esta armadura para su templo y así se reuna con las demás 11, pero esta completamente destrozada. Mi abuelo me habló de un herrero milenario que podría repararla.
  • En el santuario matarán a cualquiera que diga que es Athena – Contesta Seiya
  • No iremos solos Seiya – Otro santo más ha contestado mi plegaria

                De repente un frío tomo el bosque en el cual se encontraron, a la esquina se encontraba un joven con cabello dorado, este vestía una armadura completamente plateada, el que se dirigía directamente hacia Athena. 



#38 Cannabis Saint

Cannabis Saint

    Miembro de honor

  • 1,327 mensajes
Pais:
Honduras
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario

Publicado 13 febrero 2020 - 17:40

Muy buena reinterpretación de la historia, jaja yo creí que no estaría la famosa escena del paro de corazón de Shiryu, sigue adelante con tu obra, es muy buena e interesante, saludos

#39 Patriarca 8

Patriarca 8

    Miembro de honor

  • 15,962 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 16 febrero 2020 - 14:30

1.- Los Santos de Athena

 

Seiya de Pegaso tuvo suerte de que no lo acusaran de machista XD

 

 

2.- La farsante

 

Rusk de Pixie desempeño el papel de krilin

 

poco a poco se van reuniendo los protas



#40 Pojoyuelo

Pojoyuelo

    Miembro habitual

  • 46 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 17 febrero 2020 - 07:59

3.- El cero absoluto

 

                No creo que ustedes dos… dos Santos que le juraron lealtad a Athena, por ende al patriarca, no solo hayan encontrado a Athena… sino que han decidido traicionarnos para unírseles… - Dice el joven observando a los santos de bronce. – Me da vergüenza compartir rango con ustedes. Ahora, apártense del camino mientras termino la tarea por la cual estoy aquí.

  • ¡Shiryu cuidado arriba! – Grita Seiya

                El joven se lanza contra ambos, y sin que se dieran cuenta dispara una ola de frío que impacta las piernas del santo del dragón. Congelándolas en un instante. Seiya ataca directamente a su oponente mientras estaba distraído, pero siente los daños recibidos por sus combates anteriores y pierde velocidad, lo que hace que el joven lo esquive fácilmente y golpee brutalmente pecho

  • Si no tuviera puesta mi armadura ya estaría muerto – Dice Seiya con mucho dolor
  • Debemos proteger a Athena cueste lo que cueste, ataquemos juntos de nuevo.

                El joven ataca antes de que ambos pudieran prepararse, este vuelve a congelar a sus oponentes, pero esta vez sus cuatro extremidades quedan congeladas, imposibilitando que estos se puedan mover. El joven camina entre ambos y se dirige a Athena.

  • No obtendré placer en hacer esto, Eris. – Dice el joven mientras apunta con un dedo a la diosa – Pero la palabra del patriarca es ley. Eres la responsable que no tengamos a Athena en esta época. ¡Despierta!
  • No Hyoga – Dice Athena ante la sorpresa del joven que siente como su cuerpo se detiene por completo.

                El joven siente como una luz lo deja ciego, y descubre que se encuentra solo, pero en un lugar muy familiar. Este recorre el camino y observa que a la distancia hay un barco. En él un solo bote logra escapar del desastre, en el se encuentran personas que acompañan a un niño pequeño.

  • Adiós Hyoga – Le dice la mujer al niño
  • ¡Mamá! – Grita Hyoga

                El santo del cisne pierde esa imagen y esta vez se dirige a un deserto de frío. El reconocía muy bien ese lugar, ya que ese era el lugar donde entrenaba junto a su maestro.

- ¡Hyoga! ¡Issac! – Grita el adulto cerca de ellos. Este vestía una armadura dorada que hacía brillar detrás la más profunda oscuridad. – Hemos entrenado durante años juntos, y solo queda muy poco tiempo para que puedan reclamar lo que les pertenece. La armadura de bronce del cisne y la armadura de plata de cristal los espera.

 

                La imagen vuelve a tornarse oscura y ahora se puede ver un poco más adulto. Este se observa como intenta destruir una montaña de hielo, con el fin de poder llegar al barco de su madre. Al lograrlo y entrar, este es atrapado por una corriente marítima, pero es socorrido por una mano amiga. La imagen se torna borrosa y observa a la distancia como esa persona se pierde en el fondo del mar con la ayuda de la corriente.

 

                Finalmente la imagen vuelve a cambiar, y esta vez se muestra a Hyoga en lo más profundo de Siberia, esta vez armado con la armadura del cisne y mucha más experiencia. Este logra llegar al barco, pero al momento de ingresar a la pieza de su madre, este se da cuenta que estaba completamente destruida y su cuerpo no estaba. Al sentirse decepcionado y enfurecido, este observa como una luz brillante caía al lago congelado y se dirigía a él.

 

                Hyoga se dirige a la superficie y observa como el camino de la luz se dirigía hacia muy lejos. El santo de Bronce observa su mano y se da cuenta que al momento de haber tomado la luz, este agarró un relicario con la imagen de su madre. Este decide seguir la imagen.

  • A… Athena… - Dice Hyoga completamente afectado – No puedo creer que… - Este se aleja y se arrodilla ante ella – Athena… He levantado el puño contra ti… no merezco…
  • Arriba – dice Athena – No es momento y debías descubrirlo por ti mismo. Lo siento por tu madre.
  • ¡Athena! – Grita Hyoga – Debes huir rápido, el mensaje que Rusk mandó al santuario se ha esparcido, un ejército viene hacia nuestra posición. – Este se detiene para descongelar a los santos de bronce detrás de él. – Me adelanté para comprobar mis dudas, ya no las tengo, estoy seguro que el cosmos que entregas es el de Athena… - El santo hace una pausa y regresa a hablar con los demás. – Conozco un lugar donde podríamos escondernos.
  • No vamos a escondernos – Dice Athena – Debemos encontrar al herrero del que mi abuelo hablaba.
  • ¿Herrero? ¿Para qué? – Pregunta Hyoga
  • Debemos reparar la armadura de sagitario – Dice Seiya apuntando una caja dorada – Es la única que nos puede decir que es lo que deberíamos hacer.  

                La conversación es interrumpida por una explosión en el pueblo en el que estaban los santos antes. Hyoga toma la mano de Athena y se la lleva lejos del lugar, detrás se encuentran los heridos santos de bronce, pero son interceptados por un pequeño pelotón de soldados del santuario. Estos le cortan el paso y atacan a Athena, la cual es protegida por el escudo del dragón.

                Al ver que casi dañan a Athena, Hyoga lanza una onda polar que hace que todos los enemigos se congelen en un instante. Aprovechando la oportunidad los cuatros huyen del lugar dejando detrás a sus oponentes.

 

  • Creo que sé donde debemos ir Athena… - Dice Shiryu mientras todos corren – Mi maestro me contó una historia sobre el continente Mu, el lugar donde fueron creadas las armaduras en la era de los mitos. Quizás si encontramos a alguien de esa raza podamos lograrlo.
  • ¿Dónde encontraremos a alguien así? – Pregunta Seiya
  • Mi maestro me contó de alguien, quizás nos pueda ayudar, o quizás firmemos nuestro fin.

Editado por Pojoyuelo, 17 febrero 2020 - 08:01 .





0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 15 usuario(s)