SKIN © XR3X
x

Jump to content


- - - - -

ONE-SHOT- Concurso Navideño

Templo del Escritor navidad Foro critica

  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
5 respuestas a este tema

#1 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,586 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 14 noviembre 2018 - 21:44

 
 
 
feliz_navidad_by_sauron88-d6zrrhv.png
 
 
 

Editado por T-800, 04 diciembre 2018 - 15:15 .


#2 Arquero Dorado

Arquero Dorado

    Miembro de honor

  • 680 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario
Desde:
Barcelona, Venezuela

Publicado 20 noviembre 2018 - 15:51

Me parece interesante. Trataré de tener listo mi one shot antes del fin de semana. Saludos.



#3 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,586 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 22 noviembre 2018 - 15:06

Me parece interesante. Trataré de tener listo mi one shot antes del fin de semana. Saludos.

 

 

que bueno que te agrado la idea,mucha suerte

 

saludos



#4 Arquero Dorado

Arquero Dorado

    Miembro de honor

  • 680 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario
Desde:
Barcelona, Venezuela

Publicado 03 diciembre 2018 - 21:56

La Modesta y Maravillosa Navidad

 

La noche fuera de la mansión Kido era sumamente fría y silenciosa. A Seiya le era difícil creer que el año ya estuviera terminando. Los sucesos que habían acontecido en el Santuario parecían haber ocurrido tan solo pocos días atrás. La batalla contra los hombres del Santuario había sido una realmente feroz, de las cuales aún quedaban muchas cicatrices.

 

Cansado de pensar en el pasado, Seiya decidió recorrer los alrededores de la mansión Kido por uno tiempo para tratar de ocupar su mente. La fortuna del anciano Mitsubasa le había permitido adquirir una lujosa vida llena de toda clase de comodidades. La fundación que el mismo había creado se había beneficiado en parte de su supuesta caridad, y Seiya supuso que los niños que ahora se encontraban residiendo en ellas debían de encontrarse en mejores condiciones gracias a las acciones del anciano.

 

Mientras caminaba por uno de los pasillos principales de la mansión, Seiya escuchó una especie de ruido extrañado proveniente de una de las habitaciones. Eso llamó su atención. Seiya había supuesto que Saori Kido y los demás debían encontrarse en las habitaciones superiores. Dejándose llevar por su curiosidad, Seiya decidió investigar. Al entrar en la habitación, él sorprendió al ver a su amigo Hyoga, quien aparentemente estaba cargando un enorme árbol a través de la puerta con dirección a la sala principal.

 

‘Hyoga, ¿qué estás haciendo?’, Seiya le preguntó al caballero del Cisne

 

‘Ah, eres tú, Seiya’, Hyoga le respondió. ‘Verás estoy tratando de colocar un árbol de navidad’.

 

La respuesta confundió un poco a Seiya. ‘¿Un árbol de navidad? Ah, claro, lo había olvidado. Se acerca el tiempo de celebrar esa festividad, ¿no es así?’.

 

‘Así es’, Hyoga dijo. ‘Nosotros los cristianos celebramos esta fecha como una época sumamente importante. Cuando ella aún vivía, mi querida madre solía contarme historias sobre la navidad toda la noche hasta que yo me quedaba dormido. Ella siempre decía que esta festividad se trataba de pasarla junto a los seres queridos y demostrarles lo muchos que ellos significaban para ti’. Hyoga bajó el árbol y lo colocó cerca de una esquina de la sala, adyacente a la enorme y elegante chimenea. ‘Mi madre afirmaba fehacientemente que esta fecha era una de paz y de amor’.

 

‘Vaya, yo nunca conocí lo que era celebrar la navidad junto a un familiar’, Seiya admitió. A decir verdad, su vida en la fundación Kido, como la del resto de los huérfanos, había sido miserable. Él no podía evitar sentir un enorme  rencor hacia Mitsumasa Kido, el hombre, a pesar de darles un techo, los había forzado a entrenarse por todo el mundo por sus estúpidos caprichos. Ese anciano ni siquiera les había mostrado muestras de cariño como si lo había hecho con su nieta. Saori Kido había crecido como toda una princesa, aunque ahora que él sabía su verdadera identidad, Seiya podía por lo menos comprender el porqué.

 

Justo en ese momento, como convocada por sus pensamientos, Saori entró a la habitación acompañada por Shun, quien estaba sosteniendo un par de enormes cajas entre sus brazos.

 

‘Seiya, ¿qué haces aquí?’, ella le preguntó. ‘Creí que estarías en los pisos superiores descansando’.

 

‘Podría decir justo lo mismo de ti’, Seiya respondió.

 

‘Para tu información’, Saori dijo, ‘quise venir aquí y ayudar a Hyoga con las decoraciones’.

 

‘Te lo agradezco’, Hyoga dijo con una apenas notable sonrisa.

 

‘¿Qué me dices tú, Shun?’, Seiya le preguntó a su camarada. ‘¿También piensas ayudar a Hyoga con su árbol?’.

 

Shun asintió con una sonrisa. ‘Así es, Seiya. Supuse que eso era lo menos que podía hacer. Después de todo, creo que sería lo mejor si todos pasáramos esta época juntos, ¿no lo creen así, amigos?’.

 

‘Puede que tengas razón, Shun’, Hyoga asintió solemnemente, asegurándose de que el árbol estuviera ubicado en un espacio lo suficientemente llamativo. ‘Supongo que ahora cada uno de nosotros se ha convertido en una especie de familia para los otros’.

 

Shun sonrió ampliamente. ‘Sí, así es’.

 

‘Muy bien’, Seiya dijo. ‘Si ese es el caso, entonces será mejor que también ponga manos a la obra y los ayude’.

 

‘Me alegra que al fin hayas decidido a compartir las celebraciones’, Saori le dijo. ‘Empezaba a creer que tendríamos que organizar toda la celebración y atender a todos esos invitados sin ti’.

 

Seiya volteó su atención hacia la nieta de Mitsumasa. ‘¿De qué invitados estás hablando exactamente, Saori?’

 

‘Pensaba invitar a algunos viejos amigos de mi abuelo’, ella le respondió, ayudando a Shun a bajar las cajas, la cuales parecían estar llenas de luces y decoraciones llamativas. ‘Tengo planeado que este año sea uno para el recuerdo’.

 

‘¿Viejos amigos?’, Seiya preguntó.

 

‘Así es’.

 

‘¿A quienes te refieres?’.

 

‘A los Solo principalmente’, Saori le dijo. ‘Ellos a lo largo de los años tuvieron una muy estrecha relación de negocios con mi querido abuelo. Cuando era niña, él siempre me decía que esa familia era uno de sus mejores aliados. Tal vez es hora de que les devuelva todo lo que ellos hicieron para ayudar a la fundación’.

 

‘Eso suena maravilloso’, Shun dijo. El caballero de Andrómeda sacó cuidadosamente las luces y decoraciones y se las comenzó a pasar a Hyoga para que él procediera a  adornar su árbol de navidad con ellas. ‘No nos vendría nada mal algo de compañía. Los niños de la fundación necesitan toda la alegría que puedan conseguir, especialmente en esta época’.

 

‘Pues si van a venir invitados, parece que tendremos tarea por delante, amigos’, Seiya les dijo. ‘Por cierto, eso me recuerda… Saori, ¿ese tonto de Tatsumi no tiene pensado hacer algo por ayudarnos?’.

 

‘Me tomé la libertad de encargarle a Tatsumi que consiguiera algunos ornamentos y cristalerías en la ciudad para así darle una mejor impresión de la fundación a los invitados’.

 

‘Huh’, Seiya dijo. ‘Bueno, eso si que será interesante’.

 

Al cabo de unos cuantos minutos, finalmente todas las decoraciones navideñas fueron puestas en su lugar. Seiya debía admitir que la vista era bastante cálida, por decirlo de alguna manera. Las luces le daban un aspecto muy acogedor al lugar y las decoraciones le proporcionaban una característica realmente hospitalaria.

 

No había duda de que Saori había planeado todo eso meticulosamente. Tal vez ella en verdad quería darles a ellos y a los niños huérfanos de la fundación una noche de felicidad.

 

Al llegar la noche de la celebración, Seiya vio a la fundación recibir a una cantidad enorme de invitados, los cuales, en su mayoría, parecían más interesado en charlar con Saori acerca de negocios que en pasar la velada en armonía. El mayordomo Tatsumi se encontraba recorriendo la mansión de arriba abajo tratando sin éxito de atender a cada uno de los invitados de alta sociedad, lo cual era algo realmente divertido para Seiya.

 

Sin embargo, no todo era tan divertido. A pesar de las risas, no todos sus amigos estaban presentes en el lugar. Lamentablemente, Shiryu, el caballero del Dragón, se encontraba de  vuelta en el monte Lu, seguramente acompañado por su maestro Dōko de Libra y Shunrei. Lo único bueno de todo eso era que Seiya sabía que ellos pasarían un rato agradable y lleno de felicidad. El viejo maestro y la joven chica eran figuras muy importantes en la vida de Shiryu. Eso era más que suficiente para él.

 

Alejándose de la celebración en los pasillos y habitaciones más lujosas de la mansión, Seiya se encontró a Shun cerca de un balcón cercano que deba vista hacia al bosque. El caballero de Andrómeda parecía encontrarse de un humor realmente melancólico.

 

‘¿Qué te sucede, Shun?’, Seiya le preguntó a su amigo.

 

‘¿Eh?’, Shun exclamó al verlo. ‘Oh, eres tú, Seiya’.

 

‘¿Pasa algo?’.

 

‘No, no es anda’, su amigo respondió. ‘Sólo estaba… solo estaba  pensando en Ikki’.

 

El hermano mayor de Shun había desaparecido al final de la terrible lucha por las doce casas. Muchos lo habían dado por muerto, pero Shun al parecer aún continuaba aferrándose a la posibilidad de volverlo a ver.

 

‘Ya veo’.

 

‘Sólo me gustaría que el pudiera estar aquí’.

 

Seiya sonrió. ‘No te preocupes. Tal vez el no esté presente en cuerpo, pero su recuerdo sigue en tu mente. Sé que no es mucho, pero trata de tomar fuerzas de eso’.

 

Shun afortunadamente sonrió. ‘Gracias, Seiya, te lo agradezco’.

 

‘No hay de que’.

 

Al terminar los festejos, todos los invitados y sus acompañantes comenzaron a marcharse rápidamente, hasta que finalmente, en sólo cuestión de minutos, únicamente Seiya, Hyoga, Shun y Saori se encontraron en la sala principal de la mansión, encargándose de poner todo de vuelta en su lugar mientras el tonto de Tatsumi hacía lo mismo en los pisos superiores.

 

‘Parece que ya todo ha terminó’, Seiya les dijo a sus amigo.

 

‘Así es’, Saori dijo, sonando algo decepcionada. ‘A decir verdad esperé que esta noche fuera un poco más alegre. Supongo que fui una tonta por creer que podría hacer una fiesta tan exitosa como las que mi abuelo solía organizar’.

 

‘No necesitas la aprobación de unas tontas personas para pasarla bien en navidad’, Seiya le dijo a la muchacha. ‘Ya verás, te lo demostraré’.

 

A pesar de encontrarse algo cansado, Seiya decidió quedarse acompañando a sus amigos. Justo como Hyoga se los había dicho, la navidad era una época para pasarla junto a las personas más importantes. Seiya se sentó en silencio con una frazada junto a la chimenea de la mansión, observando las hermosas luces del árbol parpadear vivazmente, aunque no sin antes invitar a los demás a hacer lo mismo, quienes afortunadamente accedieron a seguirle la corriente

 

Tal vez no era mucho, pero, a decir verdad, eso no importaba. Lo importante era que todos y cada uno de ellos se encontraba junto a sus amigos, compartiendo ese realmente pequeño momento de paz y tranquilidad. Después de todo, ese, al final del día, era la verdadera esencia de la festividad.

 

‘Feliz navidad, amigos', Seiya les dijo.

 

‘Feliz navidad, Seiya’, ellos le respondieron.

 

La respuesta lo hizo apreciar con nuevos ojos esa maravillosa celebración.

 

Seiya+navide%25C3%25B1o.jpg


Editado por Arquero Dorado, 03 diciembre 2018 - 21:59 .


#5 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,586 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 04 diciembre 2018 - 15:10

El ganador del concurso es el usuario:   Arquero Dorado



#6 Arquero Dorado

Arquero Dorado

    Miembro de honor

  • 680 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario
Desde:
Barcelona, Venezuela

Publicado 04 diciembre 2018 - 19:44

Agradezco al compañero T-800 por su reconocimiento. Muchas gracias. Saludos.







Also tagged with one or more of these keywords: Templo del Escritor, navidad, Foro, critica

0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 12 usuario(s)