SKIN © XR3X
x

Jump to content


- - - - -

El rey Minos


  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
4 respuestas a este tema

#1 Taurus_Gold007

Taurus_Gold007

    Miembro habitual

  • 56 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Lima, Peru

Publicado 15 julio 2021 - 01:01

Dejo intro:

 

[/video][/video]

 

Biografía del Rey cretense y Juez del Infierno, Minos de Grifón.

 

Cnosos – época antigua (3000 a.C)

 

Soy uno de los hijos del gran Zeus; rey de los olímpicos y de la más hermosa dama, Europa, que murió en un plácido sueño cuando yo tenía 20 años y fue llevada a los Campos Elíseos por órdenes del Gran Padre de los Dioses; desde el inicio de mis días, crecí en medio del lujo; también me enseñaron el arte del gobierno y de la guerra; junto a mis otros medios hermanos, Eaco, Sarpedón y Radamanto, luchamos en varias batallas; como la de la legendaria Troya.

 

La guerra terminó, volví a mi patria; aunque recibí mucho daño, así es la escaramuza de nación contra nación, lucha de hermano contra hermano; y no me iba a morir por ello, luego de que mis heridas fueron lavadas, desinfectadas, fui a lavarme y recobré mi gran belleza, digna de un hijo de Zeus, encendí mi cosmos que iluminaba todo mi aposento; mi rubia y larga cabellera era movida al compás de mi energía, mi piel blanca, mi gran estatura (1.89) y musculatura, mis ojos azules brillaban tan intensos como los rubíes que adornan mi habitación real.

 

Pasaron los meses entre la tranquilidad de todo el reino, pero no todo es felicidad, porque un día, fui llamado, junto a 2 de mis hermanos para estar presente en la habitación del rey Asterión; soberano de Creta; está ya viejo y enfermo; los 3 fuimos amados por el como si fuéramos sus hijos, además de ser candidatos para que uno asuma el trono; Eaco y yo votamos para que Radamanto fuera el rey.

 

Así se haga – Secundó nuestro viejo rey mientras, sentado en el borde de su cama real, nos besaba tiernamente a cada uno en la frente, como si aún fuéramos sus niños, los 3 sacábamos la lengua cómicamente, haciendo reír a nuestro viejo padre.

 

Sean justos, que sus reinados sean fructíferos, mis pequeños – nos decía aquel rey que, al cual en nuestras niñeces lo veíamos fuerte, de gran estatura, lleno de vigor y poder, era justo y amado por su pueblo, pero murió en mis brazos, todos en el reino le lloramos por 1 mes.

 

Pasadas las ceremonias, Radamanto fue entronizado, gobernó la isla con mucha sabiduría, nosotros le apoyamos durante 4 años, hasta que el decidió legarme la gobernación, Eaco estuvo a favor, el pueblo también, así que, asumí el trono y ambos me apoyaron, pero luego de 3 años, fueron a forjar reinos propios; al año siguiente otras buenas noticias, mis 2 medios hermanos fueron elevados al trono; éramos amados por todos por nuestra imparcialidad, amor, fe y justicia, dimos el ejemplo a todos.

 

Pero un día, cometí una gran herejía y fui castigado en vida, yo le había prometido a Poseidón que iba a ofrecerle en sacrificio; lo primero que saliera del mar, el Dios aceptó e hizo que saliera un Toro muy hermoso, me aproximé al bello animal, grande, fuerte, de suave pelaje plateado, con unos cascos y cuernos de oro puro; sus ojos verdes se cruzaron con los míos, era tan hermoso que me compadecí y lo añadí a mis rebaños; pero mi esposa Pasifae se dio cuenta y me dijo que no es bueno intentar engañar a Poseidón, le dije que no se preocupara, que tenía una solución; para ello mandé llamar a uno de los mejores artesanos del mundo, su nombre es Dédalo, le pedí que fabricara un toro mecánico; pero que se viera y moviera igual, todo para engañar a Poseidón; el artesano e ingeniero, con las dudas en su corazón (y me las manifestó), hizo el trabajo porque el Soberano de los Mares le parecía abusivo.

 

Finalmente llegó el día de la ofrenda, todos estábamos en la costa de la isla, el Toro mecánico se veía igual, nadie podía suponer que no era el que me dio Poseidón, se movía idénticamente, el gran sacerdote de la Isla y mis súbditos, lanzaban oraciones; en eso, el mar se mueve a un ritmo inusitado, pero diferente a las veces anteriores, parecía que todo el océano estaba embravecido, de ahí salieron Poseidón y su esposa, la bella Diosa/Ninfa Anfitrite, ambos, Soberanos del Mar, me miraban fijamente, solo atiné a inclinarme junto a mi pueblo diciéndole “Todo está listo, Altezas”, luego me aproximé al toro, estaba bien adornado para la ocasión.

 

“En honor a Poseidón y Anfitrite” diciendo estas palabras, subo mi mano derecha empuñando una daga, lista para cortarle la yugular y así, derramar su sangre en honor a ambos Dioses; “Detente, Rey Minos” me ordena el Dios que se acerca junto con su esposa, es realmente indescriptible lo que siento al verlos, el sacerdote y mi pueblo los observan igual de anonadados que yo, si bien; los cretenses somos altos, ambos Dioses nos doblan o triplican la estatura, con mi 1.89; parezco una langosta al lado de ellos; Poseidón es realmente un coloso de 3.50 cm, poseedor de una impresionante musculatura, su rostro emana una belleza divina, sus largos cabellos azulados bailan suavemente, su gran barba azul cae elegantemente de su barbilla y duerme en su imponente pecho, con sus ojos celestes muy brillantes, nos observa a mi esposa y a mí, muy serio, la bella Anfitrite es poseedora de una belleza que solo puede competir cerradamente con la de la misma Afrodita y del mismo Luzbel; es terriblemente alta, mide 2.70 cm; posee los músculos más hermosos que he visto, su cabellera es larga y ondulada, rubia como el Sol, la tez morena de su hermosa piel hacen resaltar sus centelleantes ojos rosas; que también fueron puestos sobre nosotros, mi esposa y yo nos miramos, como adivinando lo que pasaba; pero no queríamos hacerlo tan obvio, así que nos volvimos a inclinar.

 

“¿Podría tener el honor de completar nuestra ofrenda, mis Señores?” les pregunté muy solemne, mirando al suelo; pero el no dijo nada, solo miró a Anfitrite, sus bellas túnicas eran un poco movidas por el cálido viento fresco de Verano; la de Poseidón es verde, con una pequeña abertura en forma de V que dejaba ver su cuello, engalanado con un collar de perlas, adornada con un cinturón de oro, sin mangas que dejaban ver sus imponentes brazos, la Diosa estaba cubierta por una túnica color rojo claro, sujeta por una delgada; pero sólida cadena de oro, la túnica es algo ceñida, dejando apreciar sus bellas caderas, la parte del pecho estaba en forma de una gran V, lo cual permite ver sus prominentes y hermosos senos; pero solamente lo necesario, sin caer en lo vulgar, sus muñecas estaban con lujosos brazaletes de oro, su brazo izquierdo tenía enroscado a manera de serpiente, un brazalete de orichalcum, ella, al igual que su esposo, tenía sus pies cubiertos con finas sandalias de cuero de cocodrilo con bordados de oro, y unas coronas de oro enchapados en rubíes que dejaban salir pequeños; pero intensos brillos como si fueran estrellas, ambos Dioses, mirándonos, nos señalaron con sus tridentes, solo fue suficiente que la Diosa cerrara sus ojos, muy molesta; para que Poseidón, con furia, tomara al toro del cuello con su tremenda mano izquierda y la despedazara totalmente; revelando el intento de engaño.

 

“¡¡Mortales, como se atreven a intentar engañar a los Dioses, en especial a nosotros, que somos tus tíos!!” – fueron las palabras del Dios que, iracundo; soltó su brillo cósmico celeste con mucha furia, mandándonos a volar a todos, la Diosa aún estaba ahí; parada y enfadada, abre sus ojos y enciende su cosmos azul, a mi esposa y a mi nos rodea con su energía, tan intensa; nos está torturando; pero no es todo, ella repara al toro mecánico y lo vuelve de carne y hueso, tal cosa sorprendió a todos, solamente los Supremos Dioses pueden hacerlo.

 

“Deberían de aprender de los hebreos y los árabes; ellos no osarían a cometer semejante acto contra nosotros, y quien lo intentara, recibiría su castigo siendo lapidado por ellos; pero ustedes, confabulados con sus súbditos y Dédalo – la Diosa posó sus ojos en el temeroso ingeniero que estaba ahí, bajo unos escombros por el impacto recibido, temblando de miedo – blasfemaron al querer engañarnos, y esto merece un castigo, y el que seas nuestro sobrino, no aplacará nuestra ira, Minos”

 

La Diosa nos lanza (a todos) al suelo con violencia, el Dios se aproxima al toro, que muge, el Señor de los Mares observa a mi esposa, no me gusta su mirada, me da temor lo que esté tramando.

 

“Por querer engañarnos, tu esposa se enamorará de este toro, y concebirá de él a un hijo, que será deforme, temido y rechazado por todos; tu vida y muerte serán acompañados por la total desgracia” – el Dios enciende su cosmos que cubre a mi esposa y al toro, ambos se desmayan.

 

“A ti, Dédalo; tendrás una vida desgraciada, tu linaje no tendrá frutos como el árbol de hojas y frutos que son comidos por gusanos y aves hasta no quedar ni un rastro” – Dédalo fue cubierto por el cosmos del Dios marino y fue lanzado contra un muro, cayendo inconsciente, mal herido y bajo los escombros del mundo.

 

Luego de eso, los Dioses se van a su carruaje de plata que es tirado por unos bellos hipocampos, que a la voz de 8 Sirenas y 8 Tritones; se alejan hasta sumergirse en el Mar.

 

Pasaron los años y los juicios Divinos se cumplieron, la reina Pasifae tuvo un hijo con el animal, que maté sumido en la locura, al pequeño niño con cabeza de toro, lo encerré en un laberinto que solicité a Dédalo, el ingeniero y artesano, que fue, 24 años después, ultimado por un joven semidiós llamado Teseo, a mi esposa; en un arranque de ira, o más bien, en una posesión de un ente súbdito de Ares, la maté en nuestra habitación; luego de que aquel ente me dejara, la cordura regresó, lloré amargamente, los años pasaban, goberné con todo mi corazón para el bien de mis súbditos, era amado por todos, no me casé por respeto y amor a mi difunta esposa, que yo maté, si, aun estando posesionado, pude haber orado para ser liberado, pero en mi propia rabia no lo hice y con esa ayuda de furia adicional, la maté, por ello ahora no soy aquel rey que cantaba, recitaba poesías, solo me dedico a gobernar y a vivir austeramente en mi palacio; hasta mis siervos, por decisión propia, viven igual como yo, hasta que, 60 años después, recordé a Dédalo, la furia volvió a despertar, comencé a culparlo y a maquinar su asesinato, mis hijas estaban temerosas y fueron, sin conocimiento mío a ayudarlo a escapar, yo envié soldados que recibieron mi orden llena de furia “¡¡No importa si mis hijas tienen que morir en sus manos, tráiganme a Dédalo, vivo o muerto!!”; pero mis hijas eran muy fuertes y los mataron en un feroz combate que se daba en los pasillos oscuros de la próspera Creta.

 

Una noche en mis aposentos reales, estuve tramando otras formas de aniquilarlos, luego fui a bañarme; en esos momentos abro los ojos y veo a mis 3 hijas, al lado de Teseo y de Dédalo, pero están acompañadas de un ¡¡Santo dorado!! Lo reconozco, es hermoso, más hermoso que los Ángeles y tan bello como los Dioses; lleva en su dedo derecho un anillo dorado que guarda armadura de oro de Piscis, lo recuerdo, luché contra el cuando quise invadir el Santuario de Grecia y de Etiopía hace más de 15 años, además de adueñarme de la entrada a *Los Cielos para invadir sus mundos y países de la vía láctea, luego de que vencieron a mi ejército, me derrotó luego de un fiero combate cuerpo a cuerpo y de ataques de energía donde nos empleamos con todas nuestras fuerzas, sin embargo, a pesar de haberle causado severos daños, me destrozó y humilló, y lo peor de todo, es que nos perdonaron la vida y tomaron como reos a quienes mataron gente inocente, unos pocos pudimos escapar, y regresé a mi reino; pero ni aun así, parece que pude huir de mi condena, ya que ahora le observo, esos ojos; ha venido a cumplir sus juicios contra mí, en ese instante noto que emana una energía dorada que es capaz de cubrir, si tan solo quisiera, con tan solo su voluntad; este mundo y los que están fuera de los límites de nuestro sistema solar, ese hermoso guerrero, muy tranquilo camina lentamente hacia mí, su cola se desenrosca y comienza a emanar un aroma a rosas que comienza a penetrar en mi cuerpo.

 

*Los Cielos: Antigua forma en que los antiguos llamaban al mundo de los Dioses y a los planetas donde residían gente divina, más (o menos) evolucionada, o en términos modernos; extraterrestres.

 

¡¡Morirán! – sentencio cuando me ponía de pie, y aún siendo un anciano, tenía la fuerza muscular para luchar contra ejércitos, encendí mi cosmos con furia, salí y desnudo comencé a caminar como un asesino; pero dicho aroma hace que tambalee y retroceda hasta hacerme caer dentro de mi piscina real.

 

Minos, la justicia siempre ha de perdurar, mi Señora Atenea, dueña de la verdadera justicia, ha decretado tu muerte por débil, y malvado – Me anuncia el calmado Santo de Piscis que enciende su energía dorada haciendo aparecer una Rosa Blanca en su musculosa mano izquierda, va a lanzarla a mi pecho; no me puedo mover, pero una de mis hijas le pide que se detenga, el Santo dorado accede a su petición, hace desparecer la mortífera rosa, pero no deja de observarme.

 

Padre, tu tiranía a terminado, la vida de cada inocente joven ateniense y de otros países; va a ser vengada, es decreto de la gran Atenea, la Dama y Diosa de la Guerra Justa, *Xhantus de Piscis vino para matarte, pero yo lo haré – sentenció Ariadna en medio de las lágrimas de indignación; pero ni eso me devolvía la humanidad, los insultaba a todos aún sin moverme debido al hermoso y entumecedor perfume que expelía el bello Santo de Piscis; aún en medio de todo, vi con estupor que mi segunda hija tenía en sus manos una palanca que yo conocía muy bien.

 

* Es un nombre propio masculino muy antiguo de Grecia. Posee dos significados, ‘El río de los dioses’ y ‘Persona de cabello dorado’ como una referencia a las personas rubias.

 

“¡¡Maldita niña, no pensarás……….!!” – sin poder terminar mis insultos injustificados; una gran masa de agua hirviendo al 100% me cubrió totalmente, mis gritos de dolor solamente duraron unos segundos, ahí terminó mi vida, de amado rey, de amoroso esposo y padre ejemplar, pasé a ser un tirano y morí como tal; luego desperté en el Inframundo, Hades no me condenó, me devolvió mi juventud (27 años), mi gran fuerza y poder, vi que mi cabello adquirió en cambio notable, ya no es rubio, ahora es gris, pero no brilla, es opaco y tétrico; así me veo más maligno, ¡¡¡Jajajajaja!!!!!, también vi a mis 2 medios hermanos; fuimos puestos como los 3 Jueces del Infierno, y Jefes de su Infernal Ejército; ya en un futuro tendría mi venganza contra los Dioses del Mar y contra Atenea, inclusive contra el Gran Padre si es preciso, no me importa si tengo que destruir el Cielo entero.

 

AÑO 2012 (EXTRAÍDO Y ADAPTADO DEL EPISODIO G)

 

Pero otra condena se cumplió, un Qí divino comenzó a cubrir el Infierno, nadie, ni mi Señor Hades podía moverse; fue encerrado en los campos Elíseos donde guarda su verdadero cuerpo, mi cuerpo rejuvenecido comenzó a deteriorarse, mi lozana piel se derretía y partía en medio de fuertes dolores, la sangre chorreaba a borbotones en medio del sufrimiento, mis 2 hermanos y nuestros ejércitos fueron; por ese Qí familiar; sepultados en transparentes féretros para que no interfieran.

 

“¡¡Quiero que sufras, mucho; más” exclamaba aquella voz divina, es Poseidón, su mandato invadió todo el Inframundo, aún, supongo, pudo detener a su Poderoso Hermano y Soberano del Inframundo, Hades; en medio del dolor estoy agachado, mi carne se pudre rápidamente hasta que no siento ya dolor corporal; pero mi espíritu se ve realmente abatido, intento ponerme en pie; pero las fuerzas me han abandonado, un espejo gigante aparece de la nada por obra de la Diosa Anfitrite, reconocí su poderoso y divino cosmos. [Poseidón ha inutilizado a mi Señor] deducía al pensar claramente en medio de este dolor interno, y era verdad, para detener de esa forma tan fácil al Señor Hades; solo una fuerza divina de gran estirpe lograría hacerlo; me detengo en mis pensamientos cuando la Diosa comienza a hablarme, su bella y autoritaria voz resuena en todo el Inframundo que tiembla ame la voz de la Diosa, que fácilmente sacude todo el sub reino.

 

“Aunque Hades te hiciera uno de sus 3 Jueces del Infierno, Minos, aunque seas uno de los hijos de Zeus; estás sometido a los castigos que te mereces” - su divina aura azul me rodea, me hace mirar ese espejo brillante, lo que aparece frente a mí; me llena de terror, mis hermanos y mi ejército que están observándome desde sus prisiones, están, al igual que yo, espantados.

 

Este castigo si que es horrible, soy un esqueleto al que le cuelgan trozos de carne podrida y hedionda que mancha de sangre la túnica negra que me cubre, mis gritos son de horror y angustia, ambos Dioses ríen, parecen complacidos.

 

“Sabemos que tienes unos ajustes de cuentas con el Santo dorado de Piscis, el santo de mayor belleza en el mundo, y tal vez; del mismo universo; que reside en el Santuario de Atenea, pertenece a la raza de los saiyajín del extinto planeta Vejita, ten en cuenta esto, tú eres un semi Dios, y al igual que ellos, perteneces a la clase divina. Milenios atrás, ustedes eran conocidos como los guerreros del Cielo y héroes de la antigüedad, que protegían a los inocentes de las injusticias de algunos Dioses malvados, hasta se les enfrentaban y superaban las pruebas; pero los saiyajines tienen un espíritu de combate mucho más fuerte, más desarrollado; lo que les ha llevado, en varias ocasiones, a golpear y humillar en combate personal, sin temor alguno, a varios Dioses, incluso los perseguían hasta la dimensión de las Deidades, a sus templos; o a otros planetas para obligarles a que se rindan y terminen las masacres; ocasionando el odio de esos Dioses hacia ellos” – El relato de la Diosa Anfitrite me deja sorprendido, aunque si bien conocía lo de la ilimitada fuerza y valentía de aquellos monos; no sabía que tenían el valor de perseguir a los mismos Dioses para obligarles a abandonar sus planes de invasión y masacres.

 

“Los saiyajines son famosos por su ilimitada fuerza, destructivo poder y gran maestría en combate marcial, en cada batalla se vuelven más fuertes; no tienen rivales, mi sobrina, la Diosa Atenea los creó hace eones y les dio esos dotes para que luchen por la justicia, son la elite máxima de su creación; tu eres tan irrespetuoso al punto de llamarlos monos y salvajes de las alturas, en ésta época, tu eterno rival, se llama Aprodithe” – Añade el Dios Poseidón que hace aparecer una guadaña negra, larga y filosa en mi esquelética mano derecha.

 

[¡¡Con que ese maldito ha reencarnado otra vez!!] – Mis huesudas cuencas, por la furia al revivir en mi mente aquellas batallas donde ese maldito mono me derrotaba; se encienden como 2 estrellas de fuego, también se ve la ira en mi calavérico rostro; parece que ello complace a los Soberanos de los 7 Mares porque se escuchan sus risas de gusto y placer al ver mi reacción por esa desagradable noticia.

 

[¡¡Xhantus, *Albafica!!! ¡¡Malditooooooooo!!!!!] - en mi mente aparece aquel guerrero hermoso que, en cada batalla, desde épocas pretéritas, terminaba derrotándome porque en su vida reina algo que odio, que me causa asco, me refiero al amor, la justicia; la fuerza y la amistad, mis esqueléticos ojos, por segunda vez; brillan igual que 2 infernales antorchas por la furia al recordar a aquel maldito e insoportable Santo dorado.

 

*Albafica = Nombre en latín que significa Flor Blanca.

 

“Recibirás ayuda para que lleves a cabo tu venganza, rey Minos” – musita muy complacida la Diosa que, nuevamente, hace temblar al Inframundo dejando salir de las profundidades del Tártaro a una criatura conocida por mí y a una de las Gorgonas.

 

“¡¡Esteno, Minotauro; les mando a que ayuden a mi sobrino en la invasión de la Tierra y otros planetas!!” – ordena la Diosa que ríe totalmente extasiada en el castigo que me han impuesto.

 

“¡¡Destruyan a los Santos de Atenea, a los Ángeles de Afrodita y de Hefestos, también a los demás Dioses, reduzcan todo a cenizas!!! – brama con furia el Dios.

 

Las 2 gigantescas bestias rugen con furia ante la orden divina, yo no puedo hacer algo por evitarlo, de pronto me veo cubierto por el cosmos de Poseidón que nos transportó a la dimensión de los mortales, fui acompañado por la gigantesca Gorgona Esteno y del Minotauro en aquella Guerra que los mismos Titanes comandaban sin suponer que los otros Dioses ya estaban enterados, fueron meses de masacres, en esa guerra, Esteno fue abatida por un saiyajín de la orden de Plata y famoso por ser uno de los prodigios del Santuario de Atenea porque su fuerza iguala a la de los Santos dorados; Noesis de Triángulo, en el planeta Saturno, sus gritos de agonía fueron escuchados por todos en el Universo, pero ella logró llevárselo a la muerte.

 

Aquí en la Tierra yo seguía trayendo víctimas, devastación y destrucción a los ejércitos de los países; hasta que llegó el día en que me iba a enfrentar a un Santo dorado; pero no es el guardián de Piscis, es otro, es una Doncella dorada para ser exactos, la reconocí como tal porque un anillo de oro puro adorna su dedo anular derecho, de bello rostro, su hermosa cabellera roja almagre; es alta (1.86) y de un bello cuerpo musculado, lleva puesta una extraña ropa compuesta por un pantalón azul, un pequeño saco del mismo color, y lo que parece una ¿túnica? roja escarlata; sus intensos ojos rojos escarlata me observan con detenimiento y confianza, además de sonreír con desdén, hace crecer una de sus uñas, formando una aguja escarlata, en ese instante reconocí que pertenece a la maldita raza de los saiyajín porque tiene una cola que se mueve delicadamente cuando la desenrolló de su cintura.

 

rVcmWl4.jpg

 

¡¡Soy el Rey Minos, uno de los 3 Jueces del Infierno, y te ordeno; mujer saiyajín, que te apartes, porque a quien deseo matar es al maldito Santo de Piscis!! – le ordeno con mucha furia, pero no se mueve.

 

Es una lástima, mi cadavérico Rey Minos; pero tendrás que derrotarme si quieres luchas contra Aprodithe – me confronta muy retadora al tiempo que ajusta sus puños con fuerza y cierra sus ojos, veo que sus músculos se intensifican.

 

Muere entonces – la sentencio con mi voz de ultratumba a la vez que muevo mi guadaña en X liberando 2 enormes destellos de energía pálida que, a gran velocidad, le impactan en una gran explosión que arrasa con el suelo dejando ver un cráter que emana mucho humo, una sonrisa diabólica se forma en mi rostro huesudo; pero tal sonrisa cambia a una expresión de ¡¡No puede ser!!! Al escuchar unos firmes pasos en el cráter, la imagen se torna más visible al ver a alguien salir del humo generado por mi ataque; es ella que sale del gran agujero producido por mi ofensiva, tranquila y valiente, sin daños; se detiene a 3 metros de distancia y me observa.

 

Antes de regresarte al Inframundo; déjame darte mi nombre para que me recuerdes por siempre; soy Milo, tu victimaria y Doncella dorada de Escorpio - la bella saiyajín exhala poco a poco su Qí dorado que aparece en forma de pequeñas e innumerables descargas, me enfado por sus palabras y corro velozmente lanzándole un guadañaso directo al cuello; para mi sorpresa, mi arma se parte en miles de pedazos y; si no fuera poco, recibo un derechazo directo a mi huesudo cuerpo y soy despedido muy lejos hasta estrellarme contra un gran muro de rocas, destrozándolo en la caída.

 

“¡¡Minotauro, extermínala!!!” – grito con furia y el Minotauro, gigantesco y veloz, sale disparado contra la joven lanzándole un enorme derechazo que, lamentable y sorprendentemente, fue detenido en seco por la bella Milo usando su palma izquierda con mucha fuerza mientras que, atrapando el puño del Minotauro, era arrastrada hacia atrás; pero hacía presión en sus poderosas piernas y logra detener todo el impacto; pero no es todo, lo levanta y lo lanza por los aires con una fuerza tenebrosa [¡¡Maldición, yo sabía que esa raza es poderosa; pero no creía que tuvieran ese nivel tan gigantesco!!] piensa el enfadado Rey que ve con espanto como el Minotauro es ultimado.

 

La bella Milo mientras ajusta con fuerza su puño derecho, salta a unos 30 metros encima del Minotauro que cae velozmente, un cosmos escarlata aparece en su mano derecha mientras extiende su dedo índice mientras su uña crece unos 30 cm y se torna del mismo color “¡¡Aguja Escarlata!!” lanza con fuerza su puño apuntando su garra carmesí, de la cual salen millones de enormes ráfagas escarlatas en forma de gigantescas agujas que, a la velocidad de la luz, lo perforan sin piedad haciéndolo explotar, Minos ve como la sangre y algunos restos de órganos quemados y desechos cubren el terreno de combate, la bella Milo cae con gracia y elegancia al terreno de lucha, ella avanza lentamente mientras su cosmos aumenta y aumenta hasta volverse una gigantesca flama de fuego de oro.

 

Vuelve al Infierno, Juez Minos - son las últimas palabras de la Doncella que lanza nuevamente su ataque; ésta vez, con mayor velocidad y más poder, Minos solo alcanza a gritar ante el impacto de aquella justiciera fuerza ¡¡Malditaaaaaaaa!! - grita el Juez que es totalmente aniquilado y regresado al Inframundo, tal es el poder que hace explotar todo el lugar, luego de la batalla; la bella Milo retorna para reunirse con sus colegas dorados.

 

Año 2016

 

Tales y otras derrotas, así como victorias; han hecho que su personalidad sea mucho más sádica y que su crueldad llegue al límite, ese juez; sentado en su Templo de Juicio, uno de los Templos de los Jueces, observa que su diabólica y brillante Surplice en forma de la histórica Ave Grifón, descansa esperando una orden de su amo para volver a la batalla, Minos esboza una sonrisa digna de un asesino en serie.

 

Soy el Rey Minos de Grifón, uno de los hijos de Zeus – el imponente espectro se pone de pie – soy uno de los 3 Jueces del Infierno, guardián de la Estrella de la Nobleza – comienza a emanar un Qí cósmico violeta con bordes negros - ¡¡Entregaré la cabeza de esos malditos Dioses a mi Señor Hades; me vengaré de Escorpión y de Piscis!!! – Baja la mirada, ajusta con fuerza sus puños, su túnica negra es sacudida violentamente por su cosmos diabólico, a lo lejos - ¡¡NO VOLVERÁN A HUMILLARME!!!!!! – a las afueras de su Templo (que es muy resistente), los demás espectros ven que un colosal y fiero destello de energía sacude todo el área y la gigantesca imagen del Grifón aparece encima del lugar en forma de aura con sus brillantes ojos y alas extendidas – Atenienses, saiyajines, Ángeles dorados, Dioses Guerreros, namekuseines…. – Minos sube lentamente su cabeza, camina lentamente y se mira en un espejo; está engalanado con su Sapuri de Juez Infernal – Teman, porque el Amo de las Marionetas volverá a sus vidas – una sonrisa maléfica se dibuja en rostro - ¡¡JAJAJAJAJAJAJA!!! – Minos lanza una sonora risa que revela, una vez más, su naturaleza diabólica, el volverá para ajustar cuentas.

 

---------------------------------

 

Espero comentarios  ^_^ 


Visiten mis crossovers, espero sus comentarios, abrazos fraternos desde Perú, y que Papá Dios les bendiga  ^_^ 


#2 Taurus_Gold007

Taurus_Gold007

    Miembro habitual

  • 56 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Lima, Peru

Publicado 31 julio 2021 - 15:11

EN ESPERA DE COMENTARIOS  ^_^ 


Visiten mis crossovers, espero sus comentarios, abrazos fraternos desde Perú, y que Papá Dios les bendiga  ^_^ 


#3 Daimonas

Daimonas

    Miembro de honor

  • 279 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario

Publicado 01 agosto 2021 - 20:47

El Rey Minos: Cnosos.

 

Minos… siendo sincero nunca imagine que el otro Crossover tratará acerca de este personaje, pensé que estaría centrando en otro Gold Saint, pero veo que no fue así, aunque eso no lo hace menos interesante, es solo que no me esperaba que le dieras foco de atención a uno de los tres jueces (el más icónico de todos los specters).

 

Ya adentrándonos en el capítulo… Debo decir que me gustó cómo conectaste y mesclaste, la historia del rey de Creta con el Minos que conocimos en Saint Seiya, la evolución del personaje de Minos, un rey justo amado por todos a un tirano que culminó por volverse en uno de los seres más perversos de la vía láctea es muy buena, más aún cuando unimos el castigo injusto que Poseidon y Anfitrite (en un inicio) hicieron pasar a Minos y su gente a causa de una trivialidad que pudo haber tenido otras soluciones, la influencia de aquellos que solo anhelan la destrucción y que no hicieron más ir corrompiéndolo poco a poco es realmente buena y con un gran potencial. Aparte de eso hay otra cosa que me encantó y es ese punto algo trágico que nos establece Anfitrite cuando Minos junto al resto de Specters están siendo torturados tras la derrota de Hades a manos de Poseidon, ´´ los saiyajines tienen un espíritu de combate mucho más fuerte, más desarrollado´´ Anfitrite le hace entender a Minos que los Saiyan son mucho más poderosos que su raza por el mero hecho de haber sido bendecidos genéticamente, es como si le dijera directamente que sin importar lo que haga, los Saiyan siempre serán más poderosos que él. Eso último la verdad es lo que más me interesa del personaje, dado que aun sabiendo eso, sigue sin darse por vencido; aún y cuando ha sido humillado tantas veces por Xhantus de Piscis y sus reencarnaciones, incluso por Milo. Sinceramente me parece que de momento este es el personaje más interesante y con mayor potencial de todos los que has presentado hasta ahora en los Crossover, sin dudas hiciste un buen trabajo.

 

Y hablando de Poseidon y Anfitrite… ¡Hijos de la gran P***!, dios en serio esos dos me causan tanto desagrado que no puedo evitar que me atraigan, me gusta como estos dos se relacionan con Minos y como son los catalizadores del cambio que comenzaría a sufrir Minos, lo que se me hace un poco curioso; por un momento pensé que Poseidon se mantendría fiel a la premisa que tuvimos en Saint Seiya, pero debo admitir que este Poseidon me gusta más que el que vimos en él anime y no, no es porque sea poderoso dado que eso es lo que menos me interesa de un personaje; sino que me gusta y atrae más por cómo está integrado en el Crossover, y por la función e importancia que tiene dentro de la historia y los personajes, además de otros detalles que lo diferencian de su contraparte (de la cual apenas rescato su diseño) y que a mi parecer lo hacen un personaje mucho más interesante que el Poseidon de Saint Seiya. Y con Anfitrite siento lo mismo solo que con esta última me siento más atraído por lo sarcástica e maléfica que es, teniendo la personalidad de Anfitrite en la mitología griega (o al menos de lo que tengo conocimiento de esta mujer…).

 

Finalmente culminó por resaltar algunas cosas que también me parecen dignas de mencionar como lo interesante que es ver a una mujer (Saiya – Jin, por supuesto) dentro de las filas doradas del Santuario y ver cómo está es capaz de mostrar su potencial como guerrera ante enemigos poderosos (Minotauro y Minos), además de que también me pareció intrigante la rivalidad entre los Piscis y el juez que representa al Grifón como guiño a lo visto en The Lost Canvas. Creo que este Crossover en especial fue del que más disfrute leyendo y sin pensarlo dos veces diré que este es el mejor de los fics que hasta ahora has publicado.

Por cierto, me pareció bastante trágico que Minos muriese a manos de una de sus hijas (Ariadna), siendo hervido instantáneamente (tremenda referencia a la historia mitológica de este hombre, solo que aquí la carga emocional es mayor a decir verdad), realmente debo decir que me gustó mucho el toque trágico del personaje.

 

¡Saludos!



#4 Taurus_Gold007

Taurus_Gold007

    Miembro habitual

  • 56 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Lima, Peru

Publicado 01 agosto 2021 - 23:53

Hoooooooooooooooolaaaaaaaaaaaa 

 

JAJAJAJAJAJA, vaya, si que te gustó este crossover; fue hecho hace tiempo por mis dedos, pero debo de hacer un mea culpa en algo:

 

exageré cuando Milo la tuvo fácil con el Minotauro; es que, esa pelea la escribí inspirándome en Gokú vs Hildegan, aunque ante ayer recordé que solamente en super saiyajín nivel 3, pudo con el gigante :lol: , pero puedo arreglar esa parte, a ver si los demás comentan.

 

Ah, sobre la parte donde Anfitrite le dice a Minos que nunca van a poder con los saiyajines, va más que la mera genética; recuerda que son unos una raza guerrera, acostumbrada a los combates, pero Minos más era un gobernante, claro que combatía, pero no tenía, en ese entonces, ese fragor de los monos antropomorfos, añadiendo con los saiyans son más antiguos que los humanos, más milenios de entrenamientos, más milenios de batallas.

 

Minos vs los Piscis; son descripciones generales, donde nuestro juez infernal favorito no tiene nada que envidiar, en el siglo 18, vimos como humilló a Albafica, pero luego ambos murieron, fue un doble K.O.

 

No olvides que Minos es un semidiós, por lo que estaría al mismo nivel de los monos espaciales, además, recuerda que al ser unas palabras de la Diosa que lo tiene maniatado, es obvio que lo quiere humillar.

 

Voy a ver si los demás comentan, y procedo a subir otro crossover, pero será de un Ángel Dorado de la armada formada por el matrimonio Afrodita y Hefestos, saludos  ^_^ 


Editado por Taurus_Gold007, 01 agosto 2021 - 23:53 .

Visiten mis crossovers, espero sus comentarios, abrazos fraternos desde Perú, y que Papá Dios les bendiga  ^_^ 


#5 Taurus_Gold007

Taurus_Gold007

    Miembro habitual

  • 56 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Lima, Peru

Publicado 02 agosto 2021 - 00:07

Su "versus" con Milo, era obvio que perdiera fácil, pues; mira sus condiciones, ya veremos unos combates serios más adelante  ^_^ 


Visiten mis crossovers, espero sus comentarios, abrazos fraternos desde Perú, y que Papá Dios les bendiga  ^_^ 





0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 6 usuario(s)