SKIN © XR3X
x

Jump to content


* * * * * 1 votos

Los reinos de Etherias


  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
6 respuestas a este tema

#1 Sagen of Atenas

Sagen of Atenas

    Ocioso las 23:59 horas.

  • 5,673 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 09 febrero 2020 - 17:45

Buenas tardes tengan todos, sí incluso los que lean esto de mañana o noche. El día de hoy vengo a colocar sobre la mesa, una muy desprolija y horrible mesa, unos cuantos papelitos referentes a una nueva historia de su servidor.
 
A algunos de ustedes podrá sonarles el nombre Etherias, unos sabrán que mi persona en el 2015 era un simple desgraciado que tomaba conceptos de nuestro G.P. (Guilty Pleasure) favorito, Fairy Tail; otros en cambio podrían relacionarlo con un viejo fanfic que, como habré adelantado, publiqué como por el 2015. Un pobre esperpento de historia que, sin querer queriendo, dio nacimiento a mi tendencia de escribir en prosa. ¡Oh, maravillosos tiempos! (Agradecimientos a Marcus, entre otros, que me impulsaron en esta tendencia). Continúo. Recordarán la historia básica, o tal vez no por lo viva y hermosa que está la actual zona fanfic y lo horriblemente muerta que está esa historia Etherias en el subconsiciente del lector de estas palabras.
 
La idea de este Re-Make es volver a tomar la idea original de esos días, pero cambiandola a personajes que ya he ideado previamente, escribiendola en una prosa más legible, menos escalofríante y cringe, y divertirme mientras redacto la aventura de Athena, y quizás, no solo Athena. Y, por supuesto, reeditando dicha historia desde el comienzo para que el lector pueda disfrutar envolviendose en la realidad de este nuevo mundo, no solo creyendose lo que el antiguo Sagen escribía, donde A iba a B solo porque sí sin más. 
 
Una cosilla más, antes de comenzar. La historia será publicada a mediados y finales de cada mes, dos veces por mes en resúmen. ¿Para qué hago esto? Pues por mi carente habilidad como escritor y la inmensa cantidad de tiempo que necesito para poder entregar un trabajo medianamente decente y, como diría un cierto Pallasite, interesante para ustedes. Este post primero no tiene más finalidad que tratarse de una introducción básica y de un muy bonito índice que tarde o temprano acabaré quizás abandonando por pereza (espero que el señor Felipe me recuerde actualizarlo tanto como lo hace su persona con el maravilloso fanfic que es Mito del Santuario). 
 
La introducción escrita a continuación no tiene relación con las palabras escritas en la historia, dicho de otra forma, no se trata de un prólogo que anteceda a la historia. Es más bien una ayuda al lector para ponerlo un pelín en contexto y no permitir que se pierda en la mala escritura de la que un Sagen puede presumir.
 
 
Introducción.
 
'Los reinos de Etherias' es una historia que desde su comienzo tomó como idea base el hacer que los doce dioses olímpicos que todos conocemos y amamos (los cuales me costó decidir, pues la Wikipedia no me había considerado a Hades y tuve que hacer algun que otro recorte) pelearán en una no tan encarnizada guerra. ¿El motivo? Conquistar todo el mundo conocido. ¿Para qué? Solo ellos mismos lo saben.
Esta idea básica fue concebida mientras me hallaba jugando el no tan querido Pokemon Conquest (1. Oh, mi muy querido juego de pseudo-estrategia que siempre se me borraba la partida de emulador antes de acabarla historia principal) (2. Este juego está basado en los Periodos Sengoku y Azuchi-Momoyama. Es decir, los tiempos de Nobunaga, Ieyasu, Hideyoshi, etc, en la historia japonesa. Un muy interesante pasaje de esa parte del mundo). 
 
No existen ni U.S.A., ni Japón o la U.R.S.S. (aunque esta última no exista tampoco acá, muajaja (?  ). En el mundo de Etherias, se vive dentro de una enorme masa continental, que nosotros por historia nuestra podemos considerarla una Pangea. Considérenla, por favor, la extensión de este mundo como si fuera el nuestro. Quizás me olvide yo mismo, pero es un detalle de la dominación mundial de aquí los compañeros dioses olímpicos. En Etherias, el mundo se ha separado en doce países reinos diferentes (Cada uno tiene su nombre diferente, algún día publicaré un mapita geográfico, quien sabe...). Algunos toman el combate a la orden del día, otros no, pero nunca hay día en que no corra sangre en el amplio mundo donde acontece esta historia.
 
El mundo en que nosotros vivimos día a día es un tanto diferente al que plantea esta historia. Tan solo como mención de datos, las armas bélicas como tanques y cañones obviamente no se dieron el lujo de ser creados al vivir en una sociedad donde impera el cosmos y los sentidos que no siente una persona normal. Podría decir que por conveniencias de la escritura existen la mayoría de electrodomésticos que uno podría conseguir en su propia casa, mas no hay la necesidad de fabricar automóviles o cualquier vehículo motorizado (idea tambien basada en la importancia de la velocidad del guerrero y de lo imprescindible que a veces resulta una teletransportación). 
 
Esas son las ideas básicas. Si me olvido alguna o si considero algo nuevo en el transcurso de la escritura lo verán allí.
Eso es todo, agradezco el que hayan leído hasta aquí y espero que sigan y comenten la historia que con mucho esfuerzo ando escribiendo incluso en estos momentos que redacto tambien estas palabras.



 

Saludos.

 

Índice. (actualizado hasta el capítulo 1)
 


 
Capítulo 1: El Oráculo de Delfos            (14/02/2020)
Capítulo 2: El recado de Nadeko            (29/02/2020)
 


Editado por Sagen of Atenas, 14 febrero 2020 - 15:04 .

Aviso de desinterés público...

...si es que deseas leer un fanfic, puedes darle un vistazo a mi nueva historia (haciéndole click al enlace, claro está...):
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

                                    "Los Reinos de Etherias"      Ya disponible el Cap. 1

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 

5GyqLYT.png


#2 Kael'Thas

Kael'Thas

    I will drive past your house

  • 7,319 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Santiago, Chile

Publicado 10 febrero 2020 - 09:08

Estare atento al fanfic y suerte.


afegptF.png


#3 Patriarca 8

Patriarca 8

    Miembro de honor

  • 15,875 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 10 febrero 2020 - 14:35

¿sera un remake o un reboot ?

 

remake es una nueva versión de la historia original que intenta parecerse bastante a la anterior pero con un estilo mas pulido deshaciéndose de los aspectos que no fueron del agrado del autor o que son innecesarios ,es decir los personajes principales y la trama principal se mantienen pero algunos acontecimientos varían

 

 

 

reboot es prácticamente reiniciar desde cero una historia se crea una nueva historia que va tomando  algunos elementos de la historia original como personajes o situaciones que se dieron pero la trama principal es distinta ya que aunque tenga elemento de la version original su estructura principal es otra

 

 

 

 

PD:  Mucha suerte en tu fic


Editado por Patriarca 8, 10 febrero 2020 - 14:36 .

Capitulo 7: Canción !El machista ,opresor, patriarcal y racista eres tu !

 

http://saintseiyafor...o/#entry2745510

 

Manigoldo_golpea_a_Thanatos.gif


#4 Sagen of Atenas

Sagen of Atenas

    Ocioso las 23:59 horas.

  • 5,673 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 14 febrero 2020 - 15:00

La idea original era comenzar a publicar el primer capítulo en la quincena, pero ya que no tengo nada que hacer el día de hoy y siendo día catorce, un día que sería mitad de mes en todos los años menos los bisiestos, pues estoy aquí... Así es Sagen, primero dice unas horas antes el capítulo, luego dirá que unos días antes el capítulo y así seguiremos hasta que no haya más capítulos que publicar... Bien Sagen, arruinándolo todo desde tiempos immemoriables.
 
Les agradezco mucho por comentar este nuevo fanfic, T, Mystoria. Y a usted también le agradezco Lord Feli, no crea ni por un segundo que se me ha escapado de la vista ese discreto like que le dió al post inicial.  
 
Por si no ha quedado claro, el nombre del mundo en sí es Etherias, siento que se me olvido recabar más en ello. Es como decirle a nuestro planeta "Tierra", algo así. Al releer la introducción me di cuenta de que quizas no podía entenderse la importancia del termino "Etherias" en lo que respecta al fanfic, por lo cual este párrafo explica ello brevemente. En realidad solo las dos primeras oraciones lo explicaban, el resto es simple relleno.
 
Espero que mis actuales destrezas como pseudo-escritor les puedan convencer una vez más y se sientan atraídos a seguir la historia. Sé que anteriormente ya lo había dicho, pero ya que es el primer capítulo de la historia, ¿qué menos que eso? Dicho todo, que de comienzo este proyecto...
 


Capítulo 1. El oráculo de Delfos

 

          Como era costumbre, los quince de cada tres meses se celebraba una reunión entre los doce dioses olímpicos, a la cual asistían sin falta ellos acompañados de uno de sus más leales sirvientes. En el caso del reino de Atmetis, su representante había asistido en esta ocasión acompañada de un rostro nuevo por esos lugares, la Santa Dorada del signo Aries, Nadeko. Ella nunca antes había asistido a los concilios celebrados en la isla neutral de Delfos, lugar donde se asentaba un oráculo al que en tiempos de guerra los dioses acudían por cuenta propia en busca de consejo. Pero esta vez había sido la excepción: ella era la única que podía haberla acompañado.
          La autoridad de la pitonisa del oráculo de Delfos era reconocida como la única en toda la faz de Etherias capaz de comunicarse con la voluntad de la Madre Gaia, la cual permitía a todos los seres existir y vivir en armonía con el planeta. Quien oficiaba como la actual sacerdotisa era una joven mujer que no aparentaba más de los veinte años. Debajo del velo con el que se cubría gran parte del rostro ella ocultaba un cabello de tonalidad lila, que se veía un poco desprolijo, pero, a su vez, no descuidado. A pesar de su posición, ella nunca se debía hacer presente en la habitación en la cual los doce dioses y sus respectivos ayudantes se mantenían expectantes ante las palabras que debía profesar. Solo su voz era necesaria allí, mas no su presencia, pues, a pesar de todo, el recipiente de los conocimientos de la madre Gaia era una simple mortal quien no debía relacionarse en los asuntos de los demás dioses.
          La dinámica que se mantenía era simple: Cada uno de los invitados debía llegar mediante la teletransportación a la isla de Delfos pues los mares que le rodeaban en cada uno de sus extremos eran feroces adversarios y, por ello, ni siquiera la embarcación mejor preparada de todo Etherias podría haber surcado a través de aquella barrera que la mantenía como una tierra casi virgen. No solo eso era un impedimento, sino que, desde la era del mito, se había mantenido oculto en la isla un muy potente inhibidor de cosmos del cual todos sabía, pero a la vez desconocían su apariencia o si en realidad era eso. Era prácticamente intrascendente para los dioses, pues solo acudían allí cuatro veces al año y ello tenían más de un problema que resolver día a día.
          Cuando tanto la diosa como su guerrera llegaron a la habitación, Athena se adelantó unos pasos y como hacía usualmente saludaba cordialmente a cada uno de los dioses presentes tomándoles de la mano, como una señal de “tregua” como usualmente se hacía tan solo en ese lugar. En cambio, con los guerreros, de haberlos, solo bajaba levemente su cabeza —como hacían comúnmente con ella quienes la veneraban—. A Nadeko aquella habitación le pareció un tanto extraña en principio, pues, en ella, ella se había fijado en que había una permanente iluminación que no provenía de las velas que estaban permanentemente encendidas y ubicadas en cada una de las columnas de mármol. Cuando la diosa finalmente se sentó en su respectivo lugar, Nadeko se colocó detrás de ella, con las manos detrás de sí —tal y como había visto que hacían el resto de los guerreros de otros reinos— esperando a que sucediese algo.
 

          — Señorita Ariadne, ¿es seguro que yo esté aquí? —preguntó desconfiada en voz baja la Santa Dorada, quien se había inclinado un poco hacia adelante para que nadie más que ella le escuchara—. No soy digna de estar presente en esta reunión, debería permanecer afuera esperándola.
          — Nadeko, amiga mía, únicamente me puedo mantener tranquila si tú estás aquí para protegerme. Sé bien que es muy incómodo estar rodeada por desconocidos provenientes de los otros reinos. Las primeras veces también sentí un pequeño temor de ello, es normal, pero por favor no te vayas —dijo la diosa Athena mientras trataba de pasar el tiempo jugueteando con sus dedos sobre su propio regazo moviéndolos de arriba abajo una y otra vez—. Es de tu conocimiento la situación por la que Atmetis está pasando ahora mismo…
          — Lo entiendo, diosa de mi devoción. Discúlpeme por hablar de más, de mi boca ninguna queja saldrá a partir de ahora —rápidamente ella había descubierto que le había dicho, en otras palabras: “estamos rodeados por enemigos, por favor protégeme”. No le quedó más opción que tragarse su incomodidad en aras de mantener a salvo a su diosa.
 

          Ambas trataban de no hacer demasiado ruido como para molestar a cualquiera de los otros once dioses que se encontraban en la habitación en sus respectivos asientos, pero eso no quitaba que les hayan lanzado más de una mirada incómoda. La reencarnación de Poseidón, quien se encontraba sentado inmediatamente a su lado solo se había limitado a ver la escena en silencio sin hacer ningún comentario al respecto. Su guerrero, quien portaba una armadura anaranjada con algunos detalles en dorado —las cuales ya antes había observado muy de lejos en el campo de batalla—, había captado ya la completa atención de Nadeko. Él no era el más bello de los doce reinos, ni el más formidable oponente de todo Etherias, solo tenía una hermosísima Scale que sobresalía de entre todas esas armaduras azules y verdes que repletaban el reino de Atlantis.
          La guerrera de Athena, aunque seguía distraída por la armadura, no descuidó de ver siquiera de perfil a quien gobernaba uno de los reinos vecinos, el dios de los mares Poseidón. Ella solo lo observaba, pero podía decir bien que tenía unos treinta, máximo unos treinta y cinco años. Su mirada parecía perdida, aburrida de la situación quizás, y que marcaba una notable diferencia de la de Athena quien, a pesar de encontrarse en la misma situación, se mantenía decidida. El líder de los atlantes era medianamente musculoso, no exagerado, de una talla promedio —ella consideraba como promedio el metro ochenta que ella no alcanzaba por unos míseros siete centímetros—, piel clara, ligeramente bronceada y tenía el cabello corto y rizado. Era su opinión personal, pero a Nadeko le parecía ligeramente guapo. Y era una suerte que ella estuviese más interesada en las armaduras que en las personas quienes le rodeaban, porque de haber sido cautivada por su hermosura no hubiese tenido ningún reparo hasta conseguir ser castigada con la misma penitencia que tuvo que cargar Medusa tiempo atrás.
          A su otro costado, parada, había una joven, quizás de su edad, portando una Triticum, una de las armaduras de los guerreros del reino de Delusia, las tierras de la diosa agricultora Deméter. Su desatinada fascinación le impidió fijarse bien en la amenaza que tenía a su costado, solo pudo pensar en lo bella que era también esa armadura, no tanto como su querido Arietis —nombre con el que cariñosamente llamaba a su más fiel compañero de peleas, quien también le acompañaba en dicha reunión— o la Scale de aquel atlante. Ella suponía que, por la presencia de la guerrera delusiana, quien se encontraba delante suya, en el asiento, era Deméter. Quien era, para su sorpresa, otra adolescente, al igual que su querida Athena. En sus manos llevaba una consola de penúltima generación la cual pasaba casi desapercibida entre las grandes mangas de una enorme casaca color mostaza —casi dos tallas más grandes del debido—, la cual envolvía su pequeño cuerpo.

          Las luces principales de aquella habitación de pronto se apagaron, dejándolos a merced de la oscuridad. Las luces de las velas, que hasta el momento habían parecido un vano intento de decoración fallida, tomaron mayor importancia ahora que era la única iluminación posible dentro de ese cuarto. En ese momento las sombras no le permitían a Nadeko ver nada más que a su diosa quien se encontraba delante suyo. Ella sintió como una mano trataba de agarrarla. Era la de su diosa: había olvidado por un momento que la joven Ariadne, quien era la reencarnación de Athena, era una chica que le tenía un muy común temor a la oscuridad.
 

          — La Madre Gaia os da su bendición nuevamente a ustedes, dioses olímpicos.
 

          Al escuchar las palabras la guerrera atmetiense intuyó que aquella voz le pertenecía a la pitonisa. Ella la había visto pasar una sola vez mientras acompañaba a su diosa hasta la habitación donde ahora estaban. Era un ejercicio inútil, pero en ese momento Nadeko se estuvo mentalizando la figura de aquella sacerdotisa y tratando de que su voz encajara con la imagen que tenía de ella mientras la hacía hablar teniéndole que mover los labios a la enviada de Gaia, como si de un títere se tratara.
 

          — Antes de comenzar, desearía pedirles a los cuatro presentes en esta sala que están ridiculizando mi posición como sacerdotisa de la madre Gaia dentro de su mente que dejen de hacer fluir su activa imaginación mientras trato de canalizar correctamente el mensaje de nuestra diosa suprema, por el cual nos hemos reunido en esta ocasión. Gracias.
 

          La santa de Aries se sentía culpable, pues aquella advertencia había corrido por ella, pero también estaba curiosa de saber quiénes eran los demás. Podría haber sido bien el combatiente atlante que tenía al costado, pues, por lo que había visto, tenía un rostro incapaz de contener la más mínima burla. Otro de ellos debería haber sido el pícaro de Hermes, el dios menos serio que ella había conocido, pero por lo mismo era de los más peligrosos. El reino de Maiestas, propiedad suya, se había convertido en el peor de los enemigos posibles para Atmetis desde hacía cuarenta años, la misma fecha de cuando le dieron la total potestad de decisión a un ahora anciano quincuagenario Hermes.
 

          — El mundo que ahora conocemos se sumirá más temprano que tarde en el caos más absoluto que nunca se ha visto. Uno de ustedes será el detonante que genere la mayor de las guerras, la cual destruirá los cimientos de muchos de los reinos etherianos.
 

          La guerrera atmetiense tomó aire un momento y ella pensó entonces que se había armado demasiado revuelo por unas simples palabras, pues un intenso murmullo se escuchaba en los alrededores que ella no podía ver. Lo que ella no conocía era que la predicción de la pitonisa nunca fallaba, es por ello que los dioses más cautos se sorprendieron al escuchar tales palabras, Athena incluida. Los dioses mellizos, quienes se habían caracterizado siempre por su desconfiada personalidad empezaron a impacientarse apenas la iluminación proveniente del techo regresaron. Habiendo acabado la participación de la profetisa, ellos se quedaron viendo de lado a lado con una mirada fulminante pensando en quien de todos los dioses sería el primero en rebelarse.
          Varios de los dioses presentes, algunos visiblemente más preocupados que otros, se retiraron a toda prisa de la habitación sin quedarse a cumplir con las formalidades impuestas. Ariadne tomaba las cosas con calma por lo cual, estando pensativa, se quedó casi solitaria dentro de aquellas ocho paredes.
 

          — Nadeko, ya podemos retirarnos —le dijo de repente su diosa, quien ya se había parado y acomodado el vestido.
          — ¿Tanta prisa tienes, Athena? —Le dijo un chico que parecía poco mayor que su diosa, quien vestía una camiseta de entero color lila pálido, casi llegando a parecer grisáceo, y unos shorts de color azul marino.
          — Me siento honrada de que el mismísimo Hades, gobernante de Tártaros, se acerque a conversar conmigo…
 

          Cuando la guerrera volvió a observar al dios de los muertos, su apariencia le llegó a desconcertar. Si sus cálculos no le fallaban, debía de tener unos diecisiete años, apenas dos más que Ariadne. Su puesto como rey de los muertos le dio extrañeza pues se veía como un chico común y corriente, exceptuando su antinatural y despeinado cabello plateado y su piel pálida. Detrás de él, una de sus sirvientes se hallaba observándoles fijamente a los tres. Se le notaba un poco de miedo que pasaba desapercibido a primera instancia, debido al resguardo detrás de su gran armadura de tonos oscuros el cual a evocaba la muerte misma.
 

          — Dejémonos de formalidades Athena, sabes bien que en tu reino hay algo que yo quiero y que no me detendré hasta conseguirlo. ¿O acaso lo olvidaste? —Preguntó él mientras cruzaba los brazos frente a la diosa de Atmetis.
          — Entonces, ¿tú eres de quien habló la profecía, Hades?
          — ¿Quién sabe? Podría desencadenarla, sí, pero… Esto es un asunto que nos compete solo a nosotros dos, Athena, y quizás a la gentil Deméter que “generosamente” nos prestará su reino, quiera o no, como campo de batalla —Sus ojos no dejaron de tener la misma fuerte intensión en ningún momento, él no iba a dudar en ningún momento hasta concretar su ambición.
          — ¿Qué quieres decir, Hades? —Por primera vez en su vida la santa de Aries notó en el rostro de Ariadne el temor de alguien que conoce la verdadera faceta del dios de los muertos.
          — Hay reinos que buscan la guerra contra otros, no me digas que no lo has notado. El incompetente de Hermes, por ejemplo. ¿Crees también que mi hermanito Zeus se va a quedar quieto teniendo en las fronteras de su reino a la repudiable de Hera? ¿O que el borracho ese toma las mejores decisiones cuando se pasa de copas?
          — Entiendo tu punto, Hades, pero no sé porque has venido a hablar conmigo. Podrías confiar también en Poseidón, tu otro hermano.
          — ¿De verdad crees que es equiparable hablar de estas cosas con una chica bonita que con un sujeto que a la mínima que me equivoque me podría partir fácilmente la columna con esos aborrecibles músculos? Yo paso de dialogar con él.
          — Sigue siendo hermano suyo, no creo que le pase nada.
          — Ay, Athena, Athena, Athena… ¿Olvidas que Hera también es mi hermana? Sabes perfectamente que ella me odia, yo la odio y vivimos más que tranquilos así. Con Deméter tampoco me llevo de las mil maravillas, ¿sabes? ¿Quieres saber cuántas bajas ha tenido que soportar ella por querer pelear conmigo cada vez que quise ir pacíficamente hasta Atmetis por lo que me corresponde? Maldita niña tenía que ser berrinchuda y caprichosa encima. Dudo que con Poseidón podamos estar tranquilamente en una habitación tomando un café sin querer destruirnos mutuamente
          — Entonces, ¿por qué precisamente conmigo, Hades?
          — Ya te lo he dicho, Athena. Porque quiero tomar lo que me corresponde. No deseo que pierdas una guerra contra cualquiera de tus alrededores, quiero que pierdas una guerra contra mí, que me dejes tomar aquello que quiero de tus tierras y marcharme sin más. ¿Para qué más debería desperdiciar la energía mía y de mis soldados? ¿Dominar el mundo? Eso es muy trillado, Athena. De nada me sirve tener un bonito gran pedazo de tierra con nombre.
          — Nunca lo conseguirás, Hades, yo voy a impedir a toda costa ello, aunque me cueste la vida. Detendré esa ambición tuya de una vez por todas.
           — ¿En serio? ¿Lo dices en serio, Athena? Vaya, otra más en mi lista de “dioses con los que me es imposible dialogar pacíficamente”. Espero que des una buena pelea, diosa de Atmetis, llegada la hora indicada eso es lo que definirá finalmente si tu cabeza rodará elegantemente sobre una alfombra roja cuando te asesine o si solo será un amasijo de cabellos, sangre y retazos de piel cuando la patee como si fuese un balón de fútbol. Te veo luego —se dio media vuelta mientras metía las manos en el bolsillo de su pantaloncillo—. Emony, es hora de marcharnos.

 

          Ambas observaron como el dios del inframundo se retiraba tranquilamente del lugar por la puerta grande, seguido de su escolta. Habiendo desaparecido de su vista, ellas le siguieron al retirarse de allí. Al llegar a la recepción, donde una serie de monumentos con una disposición inconsistente se agrupaban al aire libre, ellas se adentraron en un pilar de luz que se encontraba en pleno centro de estos. El haz de luz que se dibujaba desde más allá de las nubes era el único punto de la isla desde donde podían usar la teletransportación de Nadeko, tanto de ida como de regreso.
          Concentrándose fijamente en el punto donde debía volver, aquel que durante años había sido como un segundo hogar para ella, pues allí también era un lugar donde fácilmente se podría conseguir el preciado polvo de estrellas con el que ella reparaba cada una de las noventa y una armaduras que ella tenía bajo su jurisdicción. La colina de las estrellas, aquella sobre la cual se ubicaba el gran templo de Athena. La Santa de Aries le tomó de la mano, esta vez olvidándose de las formalidades pues ya había pasado un par de horas repletas de la formalidad con la que debería dirigirse a su diosa. Ahora solo quería volver a casa y descansar un poco.
          Solo un par de segundos transcurrieron en los que cambió completamente el lugar donde ellas se encontraban. A veces era bien sabido que quedarse con los ojos abiertos durante las teletransportaciones causaban una innumerable cantidad de mareos por año en todo Etherias, y se quiera o no, era una cifra muy preocupante. Y por un simple error a causa del cansancio, ahora ella formaba parte de las estadísticas. Estaba confundida y cansada al volver a pisar el suelo de Atmetis, por ello no pudo comprender bien lo que le dijo Ariadne al oído mientras sus dos acompañantes de siempre venían en búsqueda de su diosa, a quien no pudieron seguir hasta la Isla del Oráculo.
          La Santa Dorada le habló en el mismo tono que tenía cuando ella se pasaba unas cuantas gotas de alcohol —era una tortura cada reunión con ella y su baja tolerancia a la bebida— pero sin la irreverencia que era costumbre en alguien que estuviese igual de mareado. Ella le pidió que repitiese sus palabras la diosa, disculpándose mucho al respecto. Sus acompañantes, de nombres Pallas y Nike, llegaron en el momento justo para escuchar lo que la diosa Athena debía decir.
 

          — Creo que debemos de ser nosotros quienes unifiquen los doce reinos de Etherias… Y, si es necesario, iremos a la guerra para evitar la catástrofe de la que se nos advirtió.

 

 

 


Aviso de desinterés público...

...si es que deseas leer un fanfic, puedes darle un vistazo a mi nueva historia (haciéndole click al enlace, claro está...):
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

                                    "Los Reinos de Etherias"      Ya disponible el Cap. 1

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 

5GyqLYT.png


#5 Patriarca 8

Patriarca 8

    Miembro de honor

  • 15,875 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 16 febrero 2020 - 14:45

Capítulo 1. El oráculo de Delfos

 

 

¿la Santa Dorada del signo Aries, Nadeko sirve a athena?

 

esa reunión es muy peculiar

 

¿athena se llama Ariadne?

 

esa santa tiene la mente de una loquilla XD  :lol:

 

me pregunto que tramara Hades

 

 

 

 

 

 


Capitulo 7: Canción !El machista ,opresor, patriarcal y racista eres tu !

 

http://saintseiyafor...o/#entry2745510

 

Manigoldo_golpea_a_Thanatos.gif


#6 -Felipe-

-Felipe-

    Bang

  • 11,286 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 20 febrero 2020 - 20:40

He decidido que cada vez que lea la palabra Etherias, desde este mismo momento, leeré y escribiré Tierra. No pienso referirme a... eso. Ya sabes. Esa cosa. En fin. ¿Nadeko no era la ariana del otro fic también? ¿Hay continuidad? ¿La ciudad de Delfos es ahora una isla? ¿Los dioses tienen calendarios como los humanos, con bisiestos y todo? Tantas preguntas y solo estamos comenzando.

 

y como hacía usualmente saludaba cordialmente a cada uno de los dioses presentes tomándoles de la mano, como una señal de “tregua” como usualmente se hacía tan solo en ese lugar. 

Cuida la repetición de palabras, estimado Sagen. El español requiere sinónimos, y siempre tenemos que andar con el diccionario en la otra pestañita, porque sino, es señal de que no tenemos el mismo IQ que ya sabes jaja... dios, y ahora esos dos son BFF, ¿cómo diabloss llegamos a esto y ajshgakjshajkga?

 

Ejem. En fin. El comienzo va muy bien, tomando una zona neutral para divinidades es un buen concepto, porque en SS generalmente vemos a los dioses como seres poderosos que quieren destruirlo todo, en lugar de entidades que representan... bueno, el mundo. La Tierra, como la llamas muy adecuadamente. Me recuerda al Concilio del Anillo en el Lord of the Rings, todos con su representante mirando. Lo más llamativo, sin duda, es como las distintas "áreas" del mundo están separadas, cada una con su nombre. Entiendo los mares, pero ¿qué separa a Démeter de su sobrina? Será interesante descubrirlo. La interacción de esta versión de Hades con Atenea... está bien, solo que no me convence para nada este dios del Inframundo. Aún. Será porque yo lo soy, quién sabe. Se parece al de Destripando la Historia eso sí xD

 

Bueno, gran motivación para dar inicio. Aquí no es ir a la guerra, sino detenerla, porque andan todos hartos. Original, aprobado.

 

Saludos!


1376228121_bezymyannyy2.jpg


#7 Sagen of Atenas

Sagen of Atenas

    Ocioso las 23:59 horas.

  • 5,673 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 21 febrero 2020 - 10:52

Muchísimas gracias por sus comentarios Felipe, T. Ahora pasaré a responder algunas cosas.

 

 

He decidido que cada vez que lea la palabra Etherias, desde este mismo momento, leeré y escribiré Tierra. No pienso referirme a... eso. Ya sabes. Esa cosa. En fin. ¿Nadeko no era la ariana del otro fic también? ¿Hay continuidad? ¿La ciudad de Delfos es ahora una isla? ¿Los dioses tienen calendarios como los humanos, con bisiestos y todo? Tantas preguntas y solo estamos comenzando.

 

No es mala decisión, Señor Felipe, después de todo sigue siendo el mismo planeta de la Via Lactea que nosotros conocemos. Eth... Tierra es un nombre correcto para interpretarlo, descuide. Lamento traerle malos recuerdos de... esa cosa.

Si se ve desde un punto de vista, podemos decir que sí. Podría decir que los guerreros del universo 1(El otro fic: Mannaheim) y del universo paralelo 2 (Este fic: Etherias) son los mismos porque están destinados a servir a Athena y blablabla... Peeeero tambien debo admitir que es mi notoria falta de creatividad con respecto a personajes y características de estos. Realmente, en la versión 2015 de este fic habían otros personajes (como un tal Miare que fungía de Aries. Sí sé que le sonará el nombre xD), pero ni la sucesión de hechos, ni los personajes me atraían. Creo que es por haber pasado tanto tiempo ideando personajes para Mannaheim, pero me encariñé con muchos de estos y pues... los saqué de la prisión y los metí en este universo.

Igual voy a desarrollarlos poco a poco de nuevo, reformulando cosas que en este nuevo mundo obviamente no pueden existir (tal que Nadeko vaya a Japón por una misión... Porque, bueno, aquí no existe ese ni el resto de países.) y añadiendo otras cosillas que ya van a ver conforme se desarrolle la historia.

 

Lo más llamativo, sin duda, es como las distintas "áreas" del mundo están separadas, cada una con su nombre. Entiendo los mares, pero ¿qué separa a Démeter de su sobrina? Será interesante descubrirlo. 

 

Realmente... es más como la frontera que usan nuestros países para delimitarse, están ahí pero no significa que haya una enorme cordillera que dibuje naturalmente la separación de reinos. No es como la Argentina al otro lado de la cordillera, Señor Felipe :t420:

 

Quizás quite un poco el sueño esto... Peeeero, igualmente debería dejar aquí un pequeño mapita con la ubicación geográfica de cada uno de los doce reinos que los antiguos dioses del Olimpo protegen.

 

mapaeterias___losreinosdeetherias___fanf

 

Sé que hay cosas mejores sí... Pero para ilustrar básicamente cómo el mundo de Etherias es repartido se los dejo. Fue una de las primeras cosas que realicé cuando pensé en desarrollar este fic porque con tanto tiempo que voy a pasar en este mundo sería un error garrafal marearme con las ubicaciones xD

 

Esto... Como pueden observar cada reino tiene un nombre en particular que, como trivia, está relacionado con epítetos de los dioses correspondientes, o a veces con otros nombres relativos a ellos. Sí, no soy muy creativo, I know it. Si gustan pueden jugar a adivinar qué dios gobierna qué reino :t420:

 

 

Cuida la repetición de palabras, estimado Sagen. El español requiere sinónimos, y siempre tenemos que andar con el diccionario en la otra pestañita, porque sino, es señal de que no tenemos el mismo IQ que ya sabes jaja... dios, y ahora esos dos son BFF, ¿cómo diabloss llegamos a esto y ajshgakjshajkga?

...

Se parece al de Destripando la Historia eso sí xD

 

¿En verdad cometí ese colosal fallo? Oh dios mio, apiádate de mi alma... ¿alma? Esto... No dije nada... No quiero que meterme en esos asuntos (?)

Voy a tener más cuidado y releer los capítulos ya hechos para no publicar esos errores. De hecho tambien tengo que corregir mi fallo de que repito mucho terminos como "ella" o "él" en las narraciones. Espero que no tengan que ver eso más adelante... 

 

Me creería que recién despues de su comentario vi el video de Destripando la Historia? xD Oh vaya... que... interesante canción xD

 

Saludos señor Felipe.

 

 

Capítulo 1. El oráculo de Delfos

 

 

¿la Santa Dorada del signo Aries, Nadeko sirve a athena?

 

esa reunión es muy peculiar

 

¿athena se llama Ariadne?

 

esa santa tiene la mente de una loquilla XD  :lol:

 

me pregunto que tramara Hades

 

1. Sí amigo, no he cambiado las denominaciones. Los Santos sirven a Athena, los Marinos a Poseidón y los Espectros a Hades.

3. Sí, traté de aclararlo en algunos párrafos.

5. Continúa leyendo lo que sigue del fanfic en próximas publicaciones, aunque dudo que ese misterio se resuelva en lo que queda del 2020...

 

 

Bueno, gracias nuevamente por haberle dado una oportunidad a mi historia. Espero no decpcionarles. 

El próximo capítulo estará disponible entre el 28 y el 29 de febrero.  


Aviso de desinterés público...

...si es que deseas leer un fanfic, puedes darle un vistazo a mi nueva historia (haciéndole click al enlace, claro está...):
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

                                    "Los Reinos de Etherias"      Ya disponible el Cap. 1

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 

5GyqLYT.png





0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 6 usuario(s)