SKIN © XR3X
x

Jump to content


* * * * * 2 votos

El Mito del ALCAESTO

Versión Final.

  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
94 respuestas a este tema

#81 Morongo

Morongo

    Escuadrón anti lectura selectiva

  • 903 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Masculino
Signo:
Aries

Publicado 24 abril 2017 - 11:18

Compañero, me uno a los ávidos lectores de esta obra. Recordaba un poco algunos eventos de tu otra versión y me había quedado con la espinita de terminar de leer. Ahora, si no te molesta, copié todos los capítulos que llevas hasta ahora en un documento de Word y me lo voy a llevar en u viaje que debo hacer. Lo hago solamente para no depender del internet y poder leer en el avión... te prometo no darle ningún otro uso. Voy por ahí del capítulo 9 y se está poniendo bueno! 

 

Saludos y espero que actualices pronto porque los caps que me quedan seguro en el vuelo de ida los termino jaja.


XcCMMry.jpg?1

 

                                                                                                       :aiacos: :golpe:                                                                                         

          :s7: :s67: :s83:


#82 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 387 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 25 mayo 2017 - 03:39

Respuesta a los comentarios: 

Spoiler

 

Ha llegado muchachos, el penúltimo capítulo del segundo arco del Mito del Alcaesto. Terminamos una batalla decisiva para embarcarnos en otra batalla decisiva xD creo que mis personajes no tienen descanso hahhahahaha espero que les guste el capítulo. Pronto actualizaré mi otro fic: Zephar, Señor de los Infiernos, para quienes quieran leerlo también. 

PD: Uno de los personajes del fic cambió de nombre, espero que no les moleste. Kaios de Capricornio pasa a llamarse Darius de Capricornio.

 

 

XVII

 

A pesar de que extrañamente el polvo se levantaba más de lo habitual y de que la gente que se veía en la calle era cada vez menos, Kentha y Roxee iban tranquilamente caminando de la mano, demostrando a través de risas y jugueteos lo muy felices que estaban.

 

—Respóndeme algo —dijo la muchacha abrazando a su novio por el cuello— ¿Cuándo nos casaremos?

 

—¿¡Casarnos!?

 

—Obvio… ¿O es que acaso no me quieres?

 

—Sí obvio, pero esas son palabras mayores.

 

—Bueno… entonces dime algo con palabras menores.

 

—¿Palabras menores?

 

—Sí… dime algo lindo.

 

—A veces pareces una niña de diez años —agregó riendo.

 

—Kentha… dime algo lindo.

 

—No. Esta vez te dejaré con las ganas de escucharlo.

 

—Kentha, por favor.

 

—Dije que no.

 

—Vamos… —con una impresionante facilidad llenó sus ojos de lágrimas— por favur, por favur.

 

—Está bien… —respondió resignado— la verdad es que si hay algo que deseo decirte. Puede que nos conozcamos hace muy poco, pero lo que siento por ti es algo que realmente agradezco poder estar viviendo. Entonces… quiero prometerte algo.

 

—¡Sigue!

 

—Prometo que te cuidaré para toda la vida —. Un abrazo apretado y un mar de lágrimas fue lo que recibió por aquellas palabras.

 

Siguieron con su andar hasta que llegaron al punto donde hace siete días, Thanon y Desmith se habían enfrentado a los sobrevivientes.

 

—Todo está hecho una porqueria por acá —aseguró el huérfano al ver un gran número de construcciones destruidas.

 

—¡No importa amor! —intervino la pequeña mujer— sigamos nuestro camino.

 

Con un muy mal presentimiento, Kentha siguió caminando. «Ya ha pasado una semana desde que Louis y los demás desaparecieron ¿Acaso habrán muerto buscando al monstruo que sentía Eiris? ¡Esto no debería importarme! Ya decidí dejar de luchar y hacer mi vida feliz con Roxee ¡Y eso es lo que haré!»

 

—Te veo preocupado ¿Ocurre algo? ¿En quién estás pensando?

 

—En nadie mi vida…

 

—¡Detente un momento! —poniéndose en frente del paladín le cortó el paso— ¿No será que realmente tenías una novia en ese grupo con el que andabas?

 

—Ya te he dicho que no. Mejor vamos a las afueras del pueblo, el polvo que se ha estado levantando en los últimos días hace que me den náuseas.

 

Como si la vida misma fuese un juego, la pareja se dirigió hasta la muralla que rodeaba la ciudad. La cantidad de guardias había disminuido considerablemente, así que, observando con dedicación Kentha encontró un buen lugar donde pudo atravesar las firmes paredes.

 

Tan pronto como salieron, llegaron hasta un lugar donde había decenas de grandes piedras que sobresalían del desértico paisaje. Estaban formadas en círculo y eran tan altas que el terreno parecía un coliseo gracias a ellas.

 

—¡Es impresionante! —dijo Roxee corriendo hacia todos lados— deben medir más de veinte metros.

 

—Jamás había visto este lugar, ni siquiera cuando llegamos. Es como si hubiera aparecido de la nada.

 

—Al parecer estamos solos, aquí podríamos divertirnos libremente —insinuó la joven con una sonrisa coqueta.

 

—Bueno, el haberte traído fuera del pueblo sí tenía una intención. Tú sabes que soy un gran manipulador de la tierra.

 

—Ya… —intervino un tanto desilusionada.

 

—¡Sólo observa! —bajando el centro de su guardia y tornándola rígida, extendió ambos brazos hacia arriba, levantando un bloque de piedra del mismo tamaño que él.

 

—Eso fue muy… ¿Sorprendente?

 

—Silencio pequeña, aun no has visto nada —manteniendo la postura, le dio sutiles golpes laterales al pilar erguido. En cosa de segundos, la estructura fue adoptando la forma de una mujer— ¡Y mira! Te he esculpido en piedra.

 

Roxee al ver el muy fallido intento de su novio por retratarla con su arte, no decidió nada mejor que echarse al piso a reír. —¡Eso ha sido lo más horrible que he visto en mi vida!   

 

—¿De verdad? ¡Yo pensé que te gustaría!

 

Por sobre las murallas, los centinelas que protegían la entrada del pueblo parecían cada vez más aburridos, a tal punto de estar acostados.

 

—Los días son realmente eternos —le dijo uno a su compañero.

 

—Es verdad… además, desde que ese enorme pájaro salió volando, no se escucha ni un ruido.

 

—La gente está atemorizada y no es para menos ¡Ver una bestia plumífera en medio del pueblo!

 

Su conversación fue prontamente interrumpida, un hombre encapuchado se aproximaba sobre su caballo.

 

—¡Está prohibido el paso! —Exclamó uno de los custodios, pero no obtuvo respuesta.

 

Al sentirse ofendido por el silencio del visitante, le lanzó una de sus flechas rocosas en pleno pecho. El recién llegado no hizo la más mínima intención de moverse y recibió el ataque de frente.

 

—¿¡Quién eres tú!? —Le preguntaron atemorizados al comprobar que su receptor no había sido dañado.

 

—¿Sólo unas semanas son necesarias para que se comporten como bárbaros? —Levantando la mano derecha hizo que la tierra temblara y la pareja de soldados comenzara a levitar lentamente.

 

—¡No es posible! ¡Usted es…!

 

Desplazando rápidamente su mano hacia abajo, provocó que los centinelas cayeran fuertemente junto al movimiento.

 

—Señor… Darius.

 

Quitándose la capucha, el rubio guerrero miró fijamente a sus subordinados —la próxima vez no tendré piedad con ustedes ¡Llévenme de inmediato donde Thanon! Vine a buscarlos.

 

—¡Sí señor!

 

Por varias horas caminaron junto a su maestro quien se dio el tiempo necesario para inspeccionar los daños que había sufrido el pueblo. Recorrieron la plaza, el subterráneo, algunas casas, hasta que llegaron al castillo de arena.

 

—¿Dónde estás Thanon? —Preguntó elevando la voz.

 

—Vaya… sentía olor a hembra pero nunca pensé que se trataría de ti —respondió saliendo desde su recámara.

 

—Al menos estás vivo… según mis hombres fracasaste por completo en tu misión.

 

—¡Eso no es de tu incumbencia! Tamiel me dio tu ejército porque eres un incompetente ¡No sirves para dirigir a estos soldados! No entiendo qué haces aquí.

 

—El mismísimo Tamiel me envió a supervisar tus labores, las cuales no has cumplido ¡Tú única misión era la de controlar a Glaux! Y no lo hiciste. Sabes muy bien que sin él no podremos abrir el portal hacia el Alcaesto.

 

Un puñetazo sin aviso envió a Darius varios metros hacia el fondo.  

 

—¡No te atrevas a levantarme la voz! Maldito marica.

 

—¿Quieres que resolvamos esto así? —Preguntó el guerrero de elite mientras vestía la armadura negra de Capricornio.

 

El coloso destruyó su piso de cerámica blanca para levantar un par de rocas gigantes y arrojarlas en contra de su oponente. Pero este, con una posición firme pero ligera a la vez, cerró sus ojos y esquivó cada uno de los ataques. Mientras los evadía, se acercaba rápidamente.

 

Al estar junto a Thanon, el paladín de Capricornio lo tomó de la barbilla y con una fuerza impresionante lo arrojó hacia las calles del pueblo. 

 

—No quiero continuar con un combate sin sentido —afirmó el rubio guerrero.

 

Pero el suelo bajo él pegó un fuerte temblor que hizo que la tierra se levantara bestialmente. Aquel ataque, al pillarlo por sorpresa, lo dejó bastante lastimado.

 

—¿Ya quieres huir mujercita? —agregó con deseos de hacer enojar a su rival— si no hubieras tenido esa armadura puesta, ya estarías muerto.

 

—No puedo entender cómo es que Tamiel permite que sujetos como tú estén entre nuestras filas.

 

Enraizando sus pies en el suelo, el portador de la armadura de Tauro levantó cuatro rocas de cerca de cinco metros de altura cada una. —No podrás igualar mi fuerza— le dijo con una sonrisa distorsionada. Desplazando sus brazos hacia adelante le arrojó las cuatro piedras.

 

Pero su rival con una pose erguida, puso sus dos manos extendidas hacia adelante; esto provocó que la ofensiva quedase estática en el aire.

 

—¿¡Cómo es posible!?

 

Luego de detenerlas, les cambió su rumbo y las devolvió en contra de su forjador.

 

Con desesperados puñetazos, Thanon pudo destruirlas, resultando en centenares de pequeñas piedrecillas que, a su sorpresa, también quedaron suspendidas en el aire. No pasaron más de dos segundos hasta que todos estos restos atacaran al pelirrojo como una metralleta furiosa.

 

Darius pudo ver los rostros desesperados de los pueblerinos que miraban como el combate seguía destruyendo el pueblo. «La gente tiene mucho miedo, debo terminar con esto cuanto antes»

 

Pero su preocupación no fue disimulada, y el paladín de Tauro se aprovechó de esto. —¿Te preocupa esta gente?— preguntó con un semblante enfermizo.

 

—¡Basta ya! No estás consiguiendo nada con esto. Sólo date por vencido y me llevaré a mi ejercito a la Acrópolis.

 

—Está bien, está bien. Veo que eres más fuerte que yo. Toma a tus hombres y vete.

 

—Gracias por entenderlo —concluyó con un suspiro mientras bajaba su guardia.

 

Solo cerró sus ojos por un segundo, pero fueron suficientes para que su adversario arrojara una gran roca en contra de una familia conformada por los padres y dos hijas pequeñas.

 

Quizás Darius podría haber hecho lo mismo que hace unos minutos y paralizar aquel ataque, pero los nervios sumados a las dudas, le hicieron moverse sin razón y ubicarse en medio de la ofensiva recibiendo por la espada el impacto.

 

El toro negro aprovechó ese golpe para ubicarse junto a su oponente y golpearlo una y otra vez por la espalda. Sus puñetazos eran tan fuertes que agrietaron parte de su armadura.

 

Tendido en el suelo, Darius apretaba sus dientes por lo frustrado que se sentía. —Realmente no quería acabar de esta forma con el combate.

 

Poniéndose de pie y con dos golpecillos, formó un disco de tierra y lo arrojó en contra de su adversario, quien pudo esquivarlo fácilmente. Aprovechando el impulso, ambos comenzaron a luchar cuerpo a cuerpo.

 

El portador de la armadura de Capricornio daba patadas que movían la tierra, era tanta su fuerza y su agilidad que varias lograban darle en la cabeza a su compañero de bando. Después de unos minutos de golpes sin pausa, el disco volvió desde la lejanía dándole a Thanon en la cien, dejándolo inmediatamente fuera de combate.

 

Al despertar, el barbudo guerrero comprobó que a su alrededor lo estaba observando mucha gente. Al ver que sólo se trataba de pueblerinos, comprendió de inmediato que había perdido el combate y que su ejército ya no se encontraba en tal lugar.  

 

—¿¡Por qué me miran así!? —preguntó colérico.

 

Pero no dejaban de ponerle los ojos encima con una peculiar mezcla entre miedo y pena.

 

Luego de pasar su mano por la frente, el rey vio que estaba empapado con sangre. —¡Váyanse todos! ¡Dejen de mirarme así! Ahora estoy solo ¡No están esos enclenques de Darius observándome! ¡Desde hoy se hará lo que yo plazca en este lugar!

 

Las personas empezaron a alejarse lentamente, pero la curiosidad no les hacía entender lo peligroso que era quien tenían en frente, además, muchos de ellos lo veían como un ser admirable que había traído prosperidad y festejos al pueblo.

 

Desesperado y perdiendo la cordura, tomó de la cintura a una mujer y la puso en su hombro derecho —Tú vienes conmigo a mi castillo, serás mi esclava oficial.

 

Primero vinieron los gritos de aquella muchacha, y detrás apareció un joven con una pala en la mano —¡No permitiré que te la lleves!— Exclamó enfurecido.

 

Con una sonrisa perturbadora, el rey del pueblo dio un pisotón que levantó una fila creciente de tierra; acabando de inmediato con la vida de aquel hombre.

 

Al presenciar aquella escena, todos salieron corriendo. Todos… incluyendo a Kentha quien estaba entre la muchedumbre.

 

—¿Vas a correr? —le preguntó Roxee— ¿No ves que se lleva a una mujer en contra de su voluntad?

 

—¡Que se la lleve! Nosotros movámonos lo más que podamos ¡Debemos incluso salir de este pueblo!

 

—¡Qué cobarde eres! —le reclamó mientras seguían corriendo— deberías luchar contra Thanon, vencerlo y así salvar a toda la gente.

 

—¡No digas tonterías! Es un caballero negro de Elite.

 

—¿Y? Es cosa de combatir y ganar ¿No viste lo ensangrentado que estaba? Debe ser muy débil.

 

—¡Roxee! Tú no sabes lo que estos guerreros son capaces de hacer. Su fuerza no pertenece a este mundo.

 

—Si tú no acabas con él ¡Yo lo haré!

 

Deteniéndose en el camino, Kentha tomó desde los hombros a su pareja y le dio un apretado beso en la boca. —No digas tonterías… tú no puedes combatir, yo jamás soportaría que te hicieran daño.

 

—Qué exagerado…

 

—¡Te comportas como una niña pequeña! Es como si no fueras consciente de lo que está pasando aquí…

 

Sonriendo, la muchacha le dio otro beso.

 

—Nos conocemos hace muy poco, pero Roxee… quiero estar contigo por siempre ¡Te hice una promesa! Todo lo que ha sucedido entre nosotros hasta ahora ha sido muy especial, la única explicación es que nacimos para estar juntos.

 

Aquellas palabras hicieron brotar un par de lágrimas en la susceptible paladín de agua quien sonriendo tomó de la mano a Kentha para seguir con su andar. 

 

Ya estaba anocheciendo, por lo que el huérfano cambió su rumbo dirigiéndose a la cabaña que Louis había arrendado.

 

 —¡Nos iremos apenas amanezca! —Ordenó con un semblante serio.

 

—Qué raro verte así… pensé que sólo sonreías y decías tonterías.

 

—Ya te lo dije Roxee, no permitiré que te suceda nada malo. Si es necesario que huyamos, huiremos.

 

—¿Tienes miedo?

 

—Sí… —Al recordar lo que sucedió con Orses y luego con Tyson; Kentha no pudo evitar que un par de lágrimas cayesen por sus mejillas.

 

La tranquilidad del momento fue interrumpida por una gran sombra que se desplazó de un extremo a otro de la pequeña vivienda.

 

—¿¡Viste eso Roxee!? Esta vez no fue mi imaginación ¡Ya he visto esa sombra varias veces!

 

—¿De qué hablas? —preguntó algo nerviosa.

 

El paladín de tierra salió y registró los alrededores, pero no vio nada fuera de lo normal.

 

—Creo que tus temores hacia el rey del pueblo te han hecho delirar.

 

«¡Maldita sea! Si algo le sucede a Roxee… me quedaré completamente solo ¡No puedo permitirlo! Ni siquiera sé qué le sucedió a Louis y a los otros»

 

—No pienses tanto… te veo muy afligido. Si tanto deseas la muerte de Thanon… yo puedo hacerlo —aseguró con una mirada alarmantemente siniestra.

 

—¿Tú?

 

—Sí… si es tu deseo, yo puedo cumplirlo.

 

—No digas tonterías, ya te lo dije, tú eres sólo una mujer.

 

—¡Oye! ¡Detente ahí! Soy mucho más fuerte de lo que crees.

 

—Roxee… eres una pequeña mujer, eres débil y no sabes pelear. Mejor concentrémonos en la ruta que seguiremos mañana.

 

La morena adolescente no se tomó ni un respiro para darle una fuerte bofetada a su pareja —No vuelvas a decir que yo soy débil— le ordenó con el ceño fruncido.

 

El muchacho no supo que responder, sus ojos quedaron exageradamente abiertos y lo único que atinó a hacer fue a abrazar a su novia y acostarse junto a ella para dormir.

 

Al otro día, tan pronto como el sol penetró con sus rayos de luz la diminuta cabaña, Kentha se puso de pie y rápidamente comprobó que Roxee no estaba junto a él. Al salir a buscarla encontró en la parte de abajo de la puerta, una pequeña nota que decía:

 

“No me gusta ver el miedo en tu rostro,

Me encargaré de eliminar todo aquello que nos haga daño

Asesinaré a Thanon y no será necesario escapar… nunca más”

 

Al leer eso sintió que el corazón se le destruía en mil pedazos. No sabía cuándo le había dejado esa nota, por lo tanto, también desconocía si tendría la posibilidad de alcanzarla en el camino hacia el castillo.

 

El sentimiento que lo impulsaba fue tan fuerte que no le prestó atención a ninguna de sus dudas ni temores y partió corriendo en dirección a la morada del rey del pueblo.

 

Mientras corría su corazón latía diez veces más fuerte de lo normal, el sudor cubría su rostro y la vista se le nublaba.

 

«¿Lograré llegar a tiempo? Y si no lo consigo y tengo que estar frente a frente al guerrero blindado, ¿Qué haré?»

 

No pasaron más de treinta minutos hasta que se vio en frente del destruido castillo de apariencia arenosa.

 

Entró partiendo la puerta de entrada, sin pensar en las consecuencias. Al adentrarse sólo vio decenas de mujeres desnudas esparcidas por los rincones de la vivienda.

 

—Hola —le dijo el huérfano a una de las muchachas— ¿Has visto a una joven baja y morena?

 

Pero su receptora sólo atinó a mirarlo. Su vista estaba completamente perdida, parecía como si su alma hubiese sido extraída de su cuerpo. El desaliento y la desesperación que vio en ella le hizo caer de rodillas y llorar descontrolado.

 

El sólo pensar en Roxee bajo aquel estado le provocaba una angustia que jamás había sentido en su vida.

 

—¡Maldito! ¿Por qué tuviste que interponerte en mi camino? ¡Yo no quiero esto! ¡No quiero luchar! ¿¡Por qué los dioses me hacen esto!? ¡Sólo quiero ser feliz junto a la mujer que amo!

 

No sabía dónde buscar. Ya había recorrido todo el castillo y no halló rastro alguno ni del coloso pelirrojo ni de su novia. Desesperado y sin ideas en su cabeza, fue a visitar a su viejo y único amigo del pueblo.

 

Fuera del poblado, en el mismo lugar que la pareja había pasado un momento tranquilo durante la mañana del día anterior, Thanon permanecía sonriente con sus brazos cruzados. Se encontraba mirando fijamente a Roxee quien estaba frente a él.

 

—Tienes mucho valor, pequeño ratón —le dijo a la muchacha.

 

—¡Cállate!

 

—El mensaje que me dejaste con una de mis esclavas fue muy claro. Me hiciste venir hasta aquí sólo porque tu novio me teme y quieres matarme ¡Qué osadía!

 

—¡Sólo cállate y pelea!  

 

—Vamos jovencita… no puedes tener tan mala oratoria. Di algo interesante antes de que te ponga mis manos encima.

 

—¡Ya cállate sucio!

 

—Te he visto en las presentaciones que has hecho, tu delgado cuerpo descubierto moviéndose sutilmente cual doncella delicada. Una paladín de agua que sólo sabe usar sus habilidades para bailar ¿Qué puedes hacer en este terreno desértico donde no hay ni siquiera una sola gota?

 

—No necesito mucha para matarte. Compruébalo tú mismo.

 

Un tanto emocionado y con una sonrisa en su rostro, Thanon le lanzó un pequeño bloque de tierra, el cual fue esquivado sin problemas. Sintiendo un gran placer por el enfrentamiento, esta vez el coloso realizó el mismo movimiento pero tres veces consecutivas. Roxee con una agilidad impresionante los evadía saltando y desplazándose hacia los lados.

 

—Te mueves rápido… eso realmente me excita —afirmó el pelirrojo.

 

Acercándose, comenzó a atacarla con puñetazos que apuntaban hacia distintas partes, por su lado la muchacha seguía dedicándose exclusivamente a apartarse. Entre tantos movimientos, la tomó desde la parte de atrás de la camiseta y la arrojó fuertemente en contra de uno de los pilares que formaban el campo de batalla.

 

Controlando el movimiento de su cuerpo y utilizando sus pies a modo de resorte, Roxee se dio un impulso con el pilar y se lanzó a toda velocidad en contra de su oponente.

 

Una gota de sangre cayó repentinamente al suelo de aquella arena…

 

Usando el sudor de su cuerpo, la muchacha forjó una pequeña daga de agua con la que había intentado rebanar el cuello de Thanon. Este último con el miedo plasmado en su rostro, apenas alcanzó a tomarle la muñeca.

 

El terror que sintió mezclado con la ira le cambiaron por completo la actitud que estaba teniendo en el combate. Sin soltarla, la azotó contra el piso para luego volver a levantarla y darle un puñetazo en el estómago.

 

Roxee quedó tendida en el suelo por un momento, al intentar levantarse la sangre que brotaba desde su boca le hizo tambalearse.

 

Thanon quien acostumbraba a bromear durante la lucha, estaba completamente en silencio. Dispuesto a vencer a la chica lo más pronto posible, tuvo la intención de tomarle el cuello y quebrárselo, pero sin previo aviso, delgadas sombras comenzaron a ingresar hasta el campo de batalla desde ocho direcciones distintas.

 

Kentha por su lado acudía al encuentro con su viejo amigo. El lugar estaba como siempre, parecía como si el tiempo no hubiese pasado por ahí desde la última vez que se reunió con el narrador de historias.

 

—¡Viejo! ¿Estás aún con vida viejo?

 

Sólo en silencio interrumpido por la basura desplazada por el viento fue lo que obtuvo como respuesta.

 

La aflicción que invadía al paladín de tierra no le permitía pensar con claridad. Imágenes tortuosas de posibles infortunios le hacían temblar hasta el punto de dejarlo de rodillas.

 

—¡Ni aunque estés de rodillas te perdonaré! —exclamó una vocecita.

 

—¿Viejo? ¿Eres tú?

 

—¿Quién más podría estar aquí? Este es mi territorio.

 

—¡Realmente eres tú!

 

—No te hagas el emocionado, al parecer mis relatos ya no son de tu interés.

 

—No es eso. Estaba de viaje, conocí mucha gente y me hice más fuerte.

 

—Interesante... creo que esta vez serás tú quien me relate sus historias.

 

Lo siento, pero no he venido por eso. Thanon, el nuevo rey del pueblo está desaparecido. Necesito con urgencia saber su paradero ¿Sabes algo sobre él?

 

—Es muy popular y no es para menos, es el paladión de Tauro. 

 

—¿Paladión?

 

—Ese era el título que se les daba a los caballeros de Sol que eran capaces de portar una de las doce armaduras forjadas por Hefestos.

 

—Han pasado muchas cosas... me gustaría tanto contártelo todo, pero primero debo hallar a Thanon. Dime anciano ¿Sabes de algún lugar que frecuente además de su castillo?

 

—Por supuesto joven discípulo, si no está es su morada, de seguro se encuentra en el coliseo.

 

—¿Coliseo? Que yo sepa no hay de esos en este pueblo.

 

—Así le llama a un terreno en las afueras del pueblo, donde él mismo levantó piedras gigantes para entrenar su gran fuerza. Al parecer, quedó devastado luego de que Glaux escapara.  

 

«¡Es donde estaba con Roxee ayer! ¿¡Él hizo todo eso solo!?»

 

—¿Dije algo malo pupilo mío?

 

—No anciano, ¿Quién es Glaux? —moviendo la cabeza en negativa hacia sí mismo, se dispuso a retirarse— ¡Muchas gracias!

 

—¿Te vas tan pronto? Bueno... cuando vuelvas hablaremos de muchas cosas.

 

—Lo siento... pero no volveré.

 

—¿Por qué dices eso?

 

—Porque voy a un combate del que estoy seguro que no sobreviviré.

 

—¿Qué te hace embarcarte en una misión suicida?

 

—Encontré al amor de mi vida. Roxee, una chica que fue transferida hace poco desde un pueblo cercano, es muy linda y…

 

—¡Se muy bien quien es! —Interrumpió.

 

—¿Cómo puedes saber eso? ¿Cómo sabes tantas cosas si no sales de este lugar?

 

—La conozco porque ella trajo la desgracia a este pueblo.

 

—¿La desgracia?

 

—Sí, verás… hay un problema con esa muchacha. 


Editado por Vulcanus no Kentha, 25 mayo 2017 - 03:41 .

                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#83 Marielys

Marielys

    W= fd

  • 846 mensajes
Pais:
Panama
Sexo:
Femenino
Signo:
Escorpion
Desde:
Chitré, Panama

Publicado 25 mayo 2017 - 09:26

Hola. En cuanto al prólogo y las tres primeras descripciones de personajes, no encuentro que criticarte. Aclaro que no soy experta. Qué te preocupa: ortografía, ritmo, entintado, coloreado o otra.

 

PD: No sé, si te enteraste, de las felicitaciones que dierón algunos usuarios por tu cumpleaños. http://saintseiyafor...anus-no-kentha/

 

 


 2lvfqkk.jpg

Opinen sobre mi poema: ¡A través del Amor! http://saintseiyaforos.net/topic/88819-%C2%A1a-trav%C3%A9s-del-amor/#entry2512197

 Galería de la Sociedad de Hyoga e Issak :s21: http://saintseiyaforos.net/gallery/album/263-sociedad-de-hyoga-e-issak/   :isaac:     


#84 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 387 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 26 mayo 2017 - 23:46

 

Hola. En cuanto al prólogo y las tres primeras descripciones de personajes, no encuentro que criticarte. Aclaro que no soy experta. Qué te preocupa: ortografía, ritmo, entintado, coloreado o otra.

 

PD: No sé, si te enteraste, de las felicitaciones que dierón algunos usuarios por tu cumpleaños. http://saintseiyafor...anus-no-kentha/

 

Hola Marielys! Creo que lo que más me preocupa en el caso de la escritura es que sea entretenido, las reiteraciones son mi gran debilidad y en el fondo la idea es que sea del agrado de ustedes, que pueda quedar una pequeña reflexión en cada capítulo. En el caso de los dibujos, me preocupo de que los personajes se parezcan a las personas en quienes están inspirados, hay algunos que son idénticos. 

 

No había visto esos mensajes de cumpleaños, gracias por mostrarmelos. Espero que te guste esta pequeña obra :D 


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#85 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,551 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 28 mayo 2017 - 22:32

-me pregunto porque Roxee  esta apresurada en casarse----a lo mejor esta

 

embarazada de su ex y quiere echarle la culpa a Kentha 

 

 

-Al parecer los caballeros negros se llevan mal entre si

 

 

-El toro negro es sadico

 

 

-Kentha  es un heroe un tanto peculiar cuando

 

se trata de enfrentar a adversarios poderosos  solo es valiente

 

cuando molesta a sus compañeros--XD

 

 

-Roxee  debio haber usado otra estrategia--una en la que ella y Thanon hubiesen

 

sudado bastante y cuando el estuviese distraído lo hubiese eliminado---Thanon  hubiese muerto

 

feliz y el prota podría usar la armadura de tauro especialmente el casco----XD

 

 

 

-Las ultimas palabras de vagabundo fueron muy misteriosas

 

 

PD:

 

 

OJALA NO TARDES EN ACTUALIZAR ESTA HISTORIA

 

que es bastante buena

 

y de paso también actualiza tu otro fic


Editado por T-800, 02 junio 2017 - 18:14 .

2s165qg.jpg

 

                                         30.Fics-2017-El gran Final

 

 

 

 

 


#86 girlandlittlebuda

girlandlittlebuda

    shakista boasiana, marxista y lo que se acumule

  • 1,632 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Virgo

Publicado 07 junio 2017 - 22:06

Hola Vulcanos no Kentha!

Aunque ya había leído un par de capítulos de tu fic a través de las dinámicas, recién me estoy incorporando como lectora de él.

Hasta el momento he leído el prólogo y los primeros cuatro capítulos, en los cuales he podido apreciar tu estupenda forma de escribir y tus fan arts, por cierto, son muy buenos. Es de reconocer y agradecer que te tomes el tiempo en realizarlos.

Pasó ahora a hacerte algunas observaciones, que son sólo eso, observaciones y las efectuó porque me generan inquietudes.

Primero, con respecto a la historia en si. Desde mi particular punto de vista considero que tu fic se aleja del Universo de Saint Seiya. Mencionas que cambiaste varias cosas porque tu intención es publicarlo, sin embargo, creo que en esos cambios creaste un universo un tanto diferente y que poco tiene que ver con Saint Seiya, salvo la mención de Dioses Griegos y la referencia a los Golds Saints. Mi duda entonces es, será que de forma inconsciente creaste más una historia original que tu propia versión de Saint Seiya?

Segundo, de tu protagonista principal, es decir Kentha, me llama la atención su personalidad tenaz (o terca), en Seiya veíamos que tenía motivaciones que lo llevaban a ser persistente, en Kentha no logro identificar sus motivaciones; si bien, se pregunta si hay algo más allá de su rutina, siento que falta trabajar esa parte. Probablemente con el paso de los capítulos ya lo hayas desarrollado. Me queda la duda cómo es que llego a ser paladín, quién creo/auspicio el orfanato donde creció, quién lo entrenaba a él y sus compañeros y por qué decidiste que fuera del signo Tauro? Disculpa si estoy preguntado algo que tal vez fue aclarado en episodios posteriores.

Tercera, es curioso que decidieras que los primeros paladines, los legendarios, montarán a caballo. Diste una explicación breve de esa característica en un capítulo, pero me pregunto si también tiene que ver con qué a Saint Seiya se le pusiera en el doblaje latino el título de Caballeros? Te confieso que a mi me causa más impacto imaginarme a los paladines cómo los Golds Saints clásicos, apareciendo de la nada (como Aioria, Mu, Death, etc.) que montando a caballo. No me hagas caso, es cuestión de gustos.

Y pues eso es todo.

Hasta la próxima.

#87 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 387 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 11 junio 2017 - 19:22

-me pregunto porque Roxee  esta apresurada en casarse----a lo mejor esta embarazada de su ex y quiere echarle la culpa a Kentha 

-Al parecer los caballeros negros se llevan mal entre si

-El toro negro es sadico

-Kentha  es un heroe un tanto peculiar cuando se trata de enfrentar a adversarios poderosos  solo es valiente cuando molesta a sus compañeros--XD

-Roxee  debio haber usado otra estrategia--una en la que ella y Thanon hubiesen sudado bastante y cuando el estuviese distraído lo hubiese eliminado---Thanon  hubiese muerto feliz y el prota podría usar la armadura de tauro especialmente el casco----XD

-Las ultimas palabras de vagabundo fueron muy misteriosas

PD:

 

OJALA NO TARDES EN ACTUALIZAR ESTA HISTORIA

que es bastante buena

y de paso también actualiza tu otro fic

Hola T-800 !! Roxee no esta embarzada. ¿Lo estará? :O !! quien sabe. 

Los caballeros negros pueden ser muchas cosas, amigos al menos no son. 

El toro negro es bastante sádico, le gusta el sufrimiento ajeno. 

Kentha puede ser muchas cosas, valiente al menos no es ahahhahahahhaaah

El próximo capítulo y último de este arco, veremos como es la estrategia que usa Roxee :P

Creo que le quedará grande el casco :( hahahahahahha

No he tenido tiempo para actualizar Zephar, apenas pueda subo un nuevo capítulo. Un abrazo!

 

Hola Vulcanos no Kentha!
Aunque ya había leído un par de capítulos de tu fic a través de las dinámicas, recién me estoy incorporando como lectora de él.
Hasta el momento he leído el prólogo y los primeros cuatro capítulos, en los cuales he podido apreciar tu estupenda forma de escribir y tus fan arts, por cierto, son muy buenos. Es de reconocer y agradecer que te tomes el tiempo en realizarlos.
Pasó ahora a hacerte algunas observaciones, que son sólo eso, observaciones y las efectuó porque me generan inquietudes.
Primero, con respecto a la historia en si. Desde mi particular punto de vista considero que tu fic se aleja del Universo de Saint Seiya. Mencionas que cambiaste varias cosas porque tu intención es publicarlo, sin embargo, creo que en esos cambios creaste un universo un tanto diferente y que poco tiene que ver con Saint Seiya, salvo la mención de Dioses Griegos y la referencia a los Golds Saints. Mi duda entonces es, será que de forma inconsciente creaste más una historia original que tu propia versión de Saint Seiya?
Segundo, de tu protagonista principal, es decir Kentha, me llama la atención su personalidad tenaz (o terca), en Seiya veíamos que tenía motivaciones que lo llevaban a ser persistente, en Kentha no logro identificar sus motivaciones; si bien, se pregunta si hay algo más allá de su rutina, siento que falta trabajar esa parte. Probablemente con el paso de los capítulos ya lo hayas desarrollado. Me queda la duda cómo es que llego a ser paladín, quién creo/auspicio el orfanato donde creció, quién lo entrenaba a él y sus compañeros y por qué decidiste que fuera del signo Tauro? Disculpa si estoy preguntado algo que tal vez fue aclarado en episodios posteriores.
Tercera, es curioso que decidieras que los primeros paladines, los legendarios, montarán a caballo. Diste una explicación breve de esa característica en un capítulo, pero me pregunto si también tiene que ver con qué a Saint Seiya se le pusiera en el doblaje latino el título de Caballeros? Te confieso que a mi me causa más impacto imaginarme a los paladines cómo los Golds Saints clásicos, apareciendo de la nada (como Aioria, Mu, Death, etc.) que montando a caballo. No me hagas caso, es cuestión de gustos.
Y pues eso es todo.
Hasta la próxima.

Hola girlandlittlebuda que gusto que estés por aqui! Que bueno que te hayan gustado mis FanArts, en verdad cuesta mucho hacerlos. 

Cuando hablo de publicar esta historia, en verdad me refiero a la trama y no específicamente al fic. De echo tengo otra versión de este mismo donde conservo todo excepto por los dioses griegos y los gold saints, los cuales prácticamente solo le cambio el nombre. Efectivamente como tú dices esta es una historia original, donde me gustaría compartirles algunas aventuras donde se puedan apreciar los elementos que a la mayoría mas nos gustaron con respecto a Saint Seiya, o sea, que aparezcan personajes que usen armaduras con nuestros signos zodiacales. 

Kentha, a diferencia de Seiya y de muchos otros protagonistas, no tiene una verdadera razón por la cual luchar; este punto que mencionas es uno de los problemas principales que se tratan en el segundo arco de este fic. 

A Kentha el único que le dio algunas instrucciones sobre como pelear fue el vagabundo del pueblo, todo lo demás lo aprendió metiendose en problemas y combatiendo con sus compañeros en el orfanato. Aclarar que en este universo, ser paladín es algo común, hay muchos que lo son, sin embargo, sus habilidades son muy básicas, como los niños que aparecen en el primer capítulo. 

Decidí que fuera del signo Tauro porque esta historia es auto biográfica, relata algunas historias que viví con distintos amigos al enlistarme en grupos paramilitares. Obviamente expresado en un lenguaje de fantasía.

Eso de los caballeros andando a caballo tiene un símbolo muy especial, es una pregunta que Kentha le hace a varios personajes durante la trama, lo interesante es analizar las distintas respuestas que le dan. Muchas gracias por comentar, espero que te haya gustado esta humilde obra. 

 

Les dejo Fan Arts :D 

 

Glaux forma guardián: 

15q9lde.png

 

Eiris y Glaux en forma pollo gordo:

jp8med.png

 

Thanon de Tauro: 

r2w27q.png


Editado por Vulcanus no Kentha, 11 junio 2017 - 19:30 .

                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#88 Morongo

Morongo

    Escuadrón anti lectura selectiva

  • 903 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Masculino
Signo:
Aries

Publicado 12 junio 2017 - 12:49

Compañero!!! Como te había comentado me llevé tus capítulos de viaje y terminó siendo una gran idea... ese Thanon es un loquillo, sádico. También me gustó la idea de que los "animales" no sean malos nada más porque sí, sino que haya una explicación para su comportamiento.

 

Hablando ya de lo más reciente... la pelea entre el paladín de Caprcornio y el de Tauro estuvo buena, se agarraron a madraz@s de lo lindo y el buen Thanos ahora mostró que aparte de sádico también es tramposillo. 

 

Quisiera ver a los demás "dorados" pronto!!!! Saludos


XcCMMry.jpg?1

 

                                                                                                       :aiacos: :golpe:                                                                                         

          :s7: :s67: :s83:


#89 girlandlittlebuda

girlandlittlebuda

    shakista boasiana, marxista y lo que se acumule

  • 1,632 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Virgo

Publicado 19 junio 2017 - 18:05

De nuevo por aquí, para irme poniendo al corriente en tu fic. Ya voy hasta el VIII. Me va gustando como se va afianzando la amistad entre los protagonistas. Creo que esa aparente rivalidad con Caspian más adelante se transformara  en una sólida amistad. Bueno a mi me ha pasado que con quien al principio no me llevo bien después somos inseparables.

 

Gracias por las aclaraciones.

 

Te sigo leyendo.

 

Hasta la próxima.



#90 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,551 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 22 julio 2017 - 11:30

Ganaste en una dinámica de fics:

 

DAEzjxBBRA2tGe5xCWwneg.png


2s165qg.jpg

 

                                         30.Fics-2017-El gran Final

 

 

 

 

 


#91 girlandlittlebuda

girlandlittlebuda

    shakista boasiana, marxista y lo que se acumule

  • 1,632 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Femenino
Signo:
Virgo

Publicado 29 agosto 2017 - 21:30

Hola Vulcanos no Kentha!

Tras haber leído ya hasta el capítulo XII, me pareció justo y necesario dejarte review.

Reitero que me sigue pareciendo bastante original tu historia y es de admirar la forma en que escribes. Sabes muy bien recrear el ambiente en el que se desarrollan tus personajes, la descripción de lo que viven y sienten.

He de confesar que hasta el momento el personaje que más me ha gustado es Louis, no se si será porque es más adulto y que a pesar de ello debe seguir aprendiendo y madurando. Que fuerte el ver derribado en cuestión de minutos algo que tuvo que construir por años y no me refiero solo a lo material, si no a todos los vínculos que se formaron en Campo Onfalos. Perdio un hermano, amigos, su ejército, su casa... Incluso estuvo a punto de perder su autoconfianza y dudó por un momento de sus creencias, pero por lo visto está dispuesto a salir de esa crisis.

Me tienes con la intriga de saber que pasó con ese misterioso hombre que aparecio portando la armadura de Sagitario. Era un fantasma? Eiris y el lobo son otro misterio.

También quiero saber cómo o por que método logra Tamiel convertir las armaduras doradas en su versión negra. En el clásico son replicas de las originales; sin embargo, aquí son ellas mismas o, me equivoco?

Se agradecen los estados para saber la situación en que se encuentra cada personaje, sirven de mucho para no perder el hilo de la historia.

Me despido felicitándote nuevamente por tus fan arts.

Hasta la próxima.

Editado por girlandlittlebuda, 29 agosto 2017 - 21:50 .


#92 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 387 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 12 septiembre 2017 - 15:38

Respuesta a los comentarios: 

Spoiler

 

Luego editaré para añadir FanArts y dejar algunas palabras por este último capítulo del segundo arco del Mito del Alcaesto.

 

XVIII

 

Explosiones devastaban una ciudad víctima de la invasión de los soldados negros de Tamiel. Darius de Capricornio, un joven de apenas catorce años estaba al mando de la misión. Con su nuevo blindaje, buscaba conseguir el dominio sobre aquellas tierras en las cuales se afirmaba que estaría oculta la armadura de Cáncer.

 

Thanon, el gran toro rojo, se encontraba precisamente en aquel lugar. Estaba de paso en su eterno descanso junto a la mujer que amaba. Los grandes placeres de la vida eran una dulce rutina en sus tan agradecidos días, días que se veían amenazados por el ataque de los invasores.

 

—¡Sylvan! Amor —Thanon tomó a su mujer entre sus brazos para cargarla y salir rápidamente de allí— sostente firme, en unos minutos estaremos lejos de aquí.  

 

Aquella voluptuosa joven que había sido la responsable de convertir un mercenario en un hombre pacifico, temblaba del miedo que le producía pensar en su posible muerte.

 

—¿Crees que moriremos?

 

—En ningún lugar estarás más a salvo conmigo —aseguró el pelirrojo mientras buscaba fallidamente rutas de escape.  

 

—Eso suena muy bien —le dijo intentando sonreír— confío en ti, el gran toro rojo.

 

—Ya no me llames así, sabes muy bien que ese apodo es cosa del pasado. Y… obviamente que suena bien, después de todo, el estar conmigo es tu posibilidad más alta de supervivencia.

 

—Muy bien, estaré contigo por eso —comentó bromeando— ¡Ya sabes! Son cosas de supervivencia.

 

Cada vez eran más los soldados que aparecían por todos lados. La única opción de abrirse paso era a través del combate. Debido al peligro que esto implicaba, Thanon decidió dejar a Sylvan a un lado, estratégicamente oculta en un estrecho callejón. 

 

—Escóndete aquí, detendré a algunos soldados y volveré por ti tan pronto como pueda. ¿Recuerdas el lugar por donde entramos? Será ahí mismo donde buscaré forjar una ruta segura para nosotros.  

 

No tardaron en hacerse oír los cientos de estruendos que producía el gran control que el muchacho poseía sobre la tierra, logrando mover cantidades que sólo cinco paladines juntos podrían.

 

Pero su plan fue rápidamente desecho. Darius se encontraba inspeccionando el lugar cuando se encontró casualmente con Sylvan quien estaba sentada llorando, con su maquillaje arruinado por las lágrimas. 

 

Un delgado puente de contundente estructura fue el lugar que Thanon buscaba despejar para huir de la ciudad. No le fue difícil vencer a los soldados negros que estaban en su camino, una vez más el mercenario hacía uso de su apodo, el gran toro rojo.

 

Pero uno se interpuso en sus ambiciones, el prematuro paladión de Capricornio le bloqueó el paso. —Así que tú eres el famoso gran toro rojo, es un gusto.

 

Sin responder a aquellas palabras, el joven de larga cabellera le dio un repentino puñetazo en el pecho, enviándolo varios metros a la distancia.

Darius se levantó de inmediato aprovechando el impulso para lanzar un par de grandes bloques de tierra.

 

Thanon resistió sin problemas e inició su contraataque de inmediato. A pesar de no portar armadura alguna, se mostraba a la par que el joven soldado de elite.

 

Ambos estuvieron algunos minutos demostrando sus avanzadas habilidades con el elemento sólido. Pero los refuerzos no tardaron en llegar.

Cerca de treinta soldados buscaban reducir al joven utilizando sus flechas de roca, pero no tenían éxito. Su inexplicable fuerza hacía que algunos incluso temblaran de miedo.

 

No obstante, la primacía numérica le permitió a Darius tomar ventaja de la situación y atacar hacia las piernas de su contrincante, dejándolo fuera de combate.

 

—¿Por qué hacen esto? —preguntó Thanon de rodillas— ¿Por qué lastiman a la gente?

 

—¿Lastimarla? Si supieras cual es el objetivo de Tamiel… lo entenderías todo. Lo que él intenta hacer es traer a este mundo la justicia.

 

—¿La justicia? —Con una sonrisa desesperada, el gran toro rojo cayó al suelo— por favor, dejen que me vaya ¿De qué les sirve llevarme con ustedes?

 

—Tengo órdenes de capturar a cualquier sujeto cuya habilidad en combate sea destacable.

 

—Ya viste nuestro combate, no soy tan fuerte como tú crees —el sólo pensar en su amada le hizo llorar angustiado— habiendo tanta gente en la ciudad ¿¡Por qué me encontraron justo a mí!?

 

—Todo fue gracias a nuestra informante. 

 

Desde la lejanía, la silueta de Sylvan se perdía en el horizonte. Sólo volteó para darle al coloso una última mirada que demostraba una peculiar mezcla entre culpa y alivio.

 

—Bastardos… ¿Qué le hicieron?

 

—Sólo me acerqué a ella —aseguró Darius— quizás pensó que le haría daño… no lo sé. Lo primero que hizo fue ofrecer al gran toro rojo a cambio de su vida. 

 

El desaliento que sintió el pelirrojo sólo le hizo desvanecerse en silencio. Los soldados se lo llevaron hasta el gran castillo negro y allí fue puesto en las celdas de máxima seguridad.

 

Cada vez que alguien se acercaba a su celda, él sólo se reía. Pasaba gran parte del día riendo. Era tanta su risa que muchos de sus compañeros de celda se volvieron locos por su culpa.

 

Seis años después, una desgastada vocecilla interrumpió sus carcajadas.

 

—Hoy será un buen día —afirmó alguien en la prisión que estaba a su lado.

 

—Todos los días es un buen día —respondió el demente Thanon.

 

—Hoy Darius volverá de su largo viaje.

 

—¿Darius? porqueria esa. Huele a porqueria como todos aquí.

 

—Todo por culpa de Tamiel y sus ambiciones… como me gustaría acabar con él.

 

—Si pudiera salir de aquí ¡No dudaría en quebrarle el cuello!

 

—Yo también, pero soy viejo y estoy muy débil… si tan sólo tuviera a Glaux.

 

—¿A Glaux?

 

—Una poderosa bestia mística que es capaz de acabar con cualquier enemigo si tan sólo logras domesticarla.

 

—Suena como un cuento de fantasía.

 

—¿Es que no te enteras de nada? Tamiel ya logró capturarla y ahora enviará a uno de sus soldados de elite para que intente domesticarla.

 

—¿Cómo sabes tantas cosas? ¿Por qué me dices eso? —preguntó un tanto desesperado, mostrando por un momento como si hubiese recobrado la cordura.

 

—Sólo acepta las oportunidades que te dé el destino… acéptalas.

 

Después de aquellas palabras, Thanon nunca más volvió a escuchar a aquel hombre.

 

*  *  *

 

Después de aquel fallido intento por domesticar a Glaux, Thanon se encontraba en un estado de demencia aun peor que el que presentaba en la cárcel. Nada le importaba, las cosas ya no tenían sentido para él, ni la vida ni mucho menos el sufrimiento ajeno.

 

Frente a Roxee sólo se mostraba sonriendo y con deseos de entretención. Pero su sonrisa había sido borrada de su rostro al ver que delgadas sombras llegaban hasta al campo de batalla.

 

—¿Qué está pasando aquí? —Preguntó asustado.

 

—Son mis amigas… vienen a ayudarme —respondió con una sonrisa inocente.  

 

Los pequeños espectros poco a poco fueron tomando la apariencia de diminutas serpientes.

 

El paladión de Tauro se veía bastante confuso, en vano intentó acabar con ellas utilizando sus ataques de tierra, debido a que entre más destruía, más aparecían.

 

Una de ellas se acercó a la joven y la mordió en su mano izquierda, derramando un hilo de sangre. Mientras tanto, la intriga de Thanon crecía y se mantenía atento a cualquier movimiento.

 

—Tú que velas por mi bienestar —comenzó a recitar la muchacha— llegaste a mí en la soledad expiando los pecados cometidos, manifiéstate una vez más demostrando que estaremos juntas para siempre. Ven a mí, Carrina.

 

Desde las gotas de sangre que caían al suelo, se desprendió una figura espectral. Una misteriosa criatura apareció poniéndose frente a la paladín.

 

Este ser demoniaco se mantenía levitando. No tenía piernas, solo una larga cola que nacía desde su abdomen. Su cuerpo era tan colosal como el de Thanon con la particularidad de poseer un hueco flamígero en el sector del pecho. Parecía un hombre musculoso, sin embargo, su rostro era más similar al de una mujer anciana cuyos ojos estaban totalmente vendados. Por último, su gran cabeza concluía con un desgastado cabello marrón del cual nacían cuatro mechones gigantes que también se mantenían en suspensión.

 

Algunas de las sombras con forma de serpiente que estaban en el campo de batalla abandonaron su composición umbral para tornarse a un líquido oscuro y viscoso. Entonces la noche cayó repentinamente sobre el pueblo. La morena joven se paró erguida siendo rodeada por estos reptiles y defendida por aquella extraña criatura.

 

Thanon quien hasta el momento había detestado su vida, se veía a sí mismo temblando por el miedo a la muerte. «¿Será esto lo que ella sintió aquella vez?» El sólo pensar en Sylvan una vez más le hizo perder la cordura y lanzarle directo a golpear a Roxee. Como ya lo suponía, Carrina la defendió deteniendo la embestida.  

 

Entonces desprendió del suelo cuatro bloques gigantes y los arrojó nuevamente hacia la muchacha, pero una vez más fue defendida. El mensaje estaba claro, si quería derrotar a la bailarina del pueblo, primero debería enfrentarse a tan aterrador espectro.

 

El combate se había convertido de un momento de entretención a una instancia de vida o muerte donde el paladión negro no entendía por completo lo que estaba ocurriendo. Sólo la euforia le permitía moverse de forma desesperada. Tenía miedo, pero ya se había enfrentado a Glaux en el pasado, por lo tanto, el verse en medio de un combate contra un ser del cual desconocía su origen, ya no era una novedad.

 

Roxee rápidamente se alejó, permitiendo que su nueva acompañante pudiese combatir con plena libertad.

 

Su primer movimiento fue levantar ambos brazos hacia arriba, esto formó una ola gigante de agua oscura que nació desde las serpientes espectrales que habían aparecido en el campo de batalla. Con esta gran masa líquida intentó arrastrar al pelirrojo por el suelo, pero este último deslizó su pie izquierdo de un lado a otro, levantando una gigante cortina de tierra que repelió aquel ataque.

 

Aprovechando el más pequeño instante para conseguir una ventaja, el paladión negro dio un gran salto para quedar a la altura de su rival y golpearla con un puñetazo en el rostro, pero segundos antes de lograr aquel impacto, Carrina desapareció.

 

—¡Qué porqueria eres tú…! —dijo un poco desesperado.

 

Metros a la distancia esta extraña criatura volvió a manifestarse, a penas la vio, Thanon le arrojó quince grandes piedras con la mayor velocidad posible. Esta ofensiva fue interceptada con golpes que la destruyeron fácilmente.

 

Al observar esto, Thanon soltó una gran carcajada.

 

—¿De qué te ríes? —preguntó Roxee enojada— ¿Acaso ya viste que no podrás derrotarla?

 

—Sólo… siento que la conozco cada vez más —respondió con una sonrisa.

 

Efectivamente como él decía, a medida que el combate avanzaba, iba descubriendo de mejor forma los movimientos del espectro. Lo que no se esperaba, era que de un momento a otro, Carrina pegara un horripilante grito ordenando a las serpientes negras del coliseo aferrarse a la vestidura negra.

 

La sangre del toro rojo comenzó a caer progresivamente. Estas víboras eran capaces de atravesar su blindaje y provocarle una hemorragia silenciosa.

Pero el coloso giró su base de apoyo y golpeando sus puños entre sí, logró que cientos de piedras se aferrasen a su cuerpo, acabando con las serpientes.

 

Esta vez, el ser de aspecto demoniaco utilizó el agua oscura para formar gigantes látigos que se balanceaban cruzando casi todo el terreno. Utilizaba sus gruesos brazos para levantarlos y azotar fuertemente al paladión.

 

Pero Thanon, sólo cruzando sus brazos, resistía estoicamente. Esto debido al poder defensivo que le otorgaba el portar una de las armaduras forjadas por el dios Hefestos. —No voy a permitir que me detengas— aseguró sonriendo.

 

Levantó ambos brazos con mucho esfuerzo, poniendo su musculatura lo más rígida posible; al hacerlo el campo de batalla comenzó a temblar. Uno de los grandes pilares que conformaba el coliseo se tambaleó, indicando el inicio de su desplazamiento.

 

El miedo se apoderó esta vez de Roxee, quien jamás había visto algo tan gigantesco moverse.

 

El guerrero oscuro apenas podía controlar esta inmensa estructura, esto lo demostraban las venas de sus brazos y de su cuello, las cuales estaban muy sobresalidas. Apretando sus dientes por el esfuerzo, arrojó el pilar hacia la delgada paladín.

 

Su guardiana interceptó el ataque con ambas manos, pero apenas podía resistirlo. Cada segundo que pasaba, Carrina se debilitaba más, mientras que el gran toro rojo adquiría mayor dominio sobre su ataque.

 

De pronto, finos hilos de sangre empaparon la tierra sobre la cual se estaba desarrollando esta pelea. Las serpientes que abundaban el terreno se lanzaron feroces mordiendo cada parte de la armadura de Tauro.

 

Roxee era quien dominaba a los líquidos reptiles y fue quien pudo llevar a cabo lo que Carrina había estado intentando hace varios minutos.

 

—Tendrás que quitarte esa armadura que usas, de lo contrario morirás ahogado en tu propia sangre.

 

—¡Mocosa de porqueria! Si no fuera por esa cosa que te acompaña… ya estaría acabada.

 

El líquido vital huía de su cuerpo a una velocidad impresionante, por lo tanto, no tuvo más remedio que acceder a la petición de su rival y expulsar su vestidura al mismo tiempo que dejó caer el pilar que mantenía levantado.

 

Carrina, al estar libre de nuevo y sabiendo que no podría estar por más tiempo en este mundo, se lanzó hacia la vestidura negra y la abrazó fuertemente. De un segundo a otro, se desvaneció junto con esta.

 

—Ahora que estás así de débil, será sencillo derrotarte —aseguró la morena adolescente.

 

—Qué te ha llevado tan lejos? —preguntó Thanon de rodillas, la palidez de su rostro demostraba que efectivamente estaba al borde del colapso— ¿¡Por qué arriesgas tu vida por un puñado de humanos!?

 

—¿Por un puñado? Es sólo por uno, por mi amado Kentha.  

 

—¿Así que estás enamorada? ¡Vaya porqueria esa!

 

—Si le haces daño… él sufre y si él sufre ¡Yo sufro!

 

—El amor no existe pequeña… todos tienen un precio, al verse acorralados, te terminarán traicionando.

 

—¡Silencio! Por fin tengo alguien que esté a mi lado y ya no estaré sola nunca más ¡Kentha me lo prometió! No permitiré que interfieras en mi camino. Si hablas así es porque de seguro nunca has amado.

 

—¿Nunca he amado? —se preguntó a sí mismo con una carcajada forzada.

 

Esa risa fue la que le trajo los recuerdos que más perturbaban su mente. Las imágenes de Sylvan, la hermosa mujer de la que él se había enamorado y quien fue capaz de venderlo a los caballeros negros por miedo a perder su vida.  

 

—¿Nunca he amado? —repitió demostrando su demencia— ¿Nunca he amado? ¿Nunca he amado? ¿Nunca he amado? ¿¡Nunca he amado!? —con sus manos se tiró el cabello sacándose un par de mechones rojos.

 

La tierra tembló una vez más, al igual que Roxee quien veía como su enemigo recobraba la fuerza perdida. En tan sólo un segundo, el enloquecido guerrero tomó el delgado brazo derecho de la muchacha y sin soltarlo, la azotó en el suelo hacia la derecha y hacia la izquierda un par de veces. Fue tanta la fuerza que utilizó para agarrarla, que le quebró su brazo sin la intención de hacerlo.

 

Una pequeña piedra golpeó la cabeza de Thanon, provocando un silencio en el ambiente. Sólo su agitada respiración podía oírse.

 

En el horizonte, la figura de un joven de brazos cruzados se hizo presente.

 

—¿Quién eres tú? —preguntó exhausto.

 

—Mi nombre es Kentha ¡Soy el guerrero más fuerte del mundo!

 

El inexperto paladín ya había visto el estado en el que se encontraba su amada, al verla así intentó sonreír para no demostrar su miedo, pero la desesperación fue más fuerte y no pudo evitar que las lágrimas corrieran por sus mejillas.

 

—¿¡Has venido a rescatar a tu princesa!? —exclamó el rey con una fuerte risa— al parecer algo tienes entre medio de las piernas... aunque sea pequeño.

 

—Créeme… de esta batalla no saldrás victorioso. Tengo la estrategia perfecta para vencerte en tan sólo unos minutos.

 

Olvidando el cuerpo de la muchacha, Thanon sonrió al escuchar tan osadas palabras. Moviendo la tierra que estaba debajo de sus pies, se deslizó por el coliseo a gran velocidad y con un fuerte puño en el estómago, lo envió a directo contra uno de los gigantes pilares.

 

En el instante, el joven escupió mucha sangre por la boca. «No hay duda alguna… este será mi fin»

 

Sonriendo, el pelirrojo le hizo un gesto provocativo a su nuevo oponente, quien reaccionó de inmediato. Intentando ser lo más rápido posible, el huérfano le arrojó diez bloques de piedra, pero su enemigo, se cubrió con ambos brazos levantando una muralla de piedra de gran tamaño.

 

Apenas Kentha acabó de atacar, su rival comenzó a darle puñetazo tras puñetazo a la defensiva que había forjado, esto le permitió destruirla formando grandes bloques a partir de esta y con violencia se los arrojó de vuelta.

 

Al ver cómo estos cientos de piedras de acercaban, el mentón del paladín tembló descontrolado, al igual que sus piernas, las que apenas podía mover. Cerrando sus ojos, se entregó ante una ofensiva la cual él no podría evadir.

 

«Voy a… morir»

 

Las metrallas de piedras azotaron su cuerpo, el cual no tardó en mancharse por completo con su propia sangre. Sin embargo, al igual que en su combate contra Desmith de Aries, el paladín se mantuvo de pie, siempre hidalgo, aunque se encontrara al borde de la inconsciencia.

 

Como una liebre acorralada ante su cazador al verse sin escapatoria; de la misma forma estaba el huérfano, quien había acudido a tal enfrentamiento sabiendo que solo la muerte le esperaba. A pesar de entregarse a las puertas del infierno, el amor que ahora ardía dentro de él no le permitía escapar. Mucho menos si su amada se encontraba en tal terrible estado.

 

Con la demencia marcada en el rostro, el guerrero oscuro lo tomó desde el cuello y lo lanzó varios metros hacia el suelo. Pero se puso de pie sin demora, ya que, desde el fondo de su corazón nacía un fuego abrazador que le daba fuerzas para no rendirse.

 

—¿Eso es todo? —preguntó sonriendo mientras adoptaba su postura de combate y limpiaba la sangre de su rostro— al parecer tu fuerza no es más que la de tus palabras. 

 

Enraizando con mucho dolor sus pies, miró fijamente a su enemigo. Con un pisotón levantó un pilar de tierra y con ambas manos lo envió directo hacia el paladión de Tauro.

 

Este último miraba intrigado, pensando que detrás de la técnica había algún truco que su débil oponente estuviese planeando. Uno a uno recibía los pequeños ataques sin mayor intención que desviarlos, dejándolos a un lado en el campo de batalla.

 

Decenas de ellos fueron lanzados agotando rápidamente la energía de su ejecutor.

 

—¿Qué planeas hacer tarado? —preguntó el soldado de elite.

 

Recibiendo sólo una sonrisa como respuesta, comprobó que esta vez su enemigo había levantado innumerables piedrecillas alrededor del coliseo.  

 

—Quiero probar tu sagacidad como guerrero ¿Serás capaz de encontrarme entre los primeros cuatro? —Preguntó Kentha, sin ser comprendido.

 

«¿A qué se referirá este niño?»

 

Girando el pie que tenía de base, el muchacho estrelló todas las pequeñas piedras que había levantado en contra del seco terreno, provocando una gran cortina de polvo.

 

Al disiparse, Thanon entendió el desafío. Su rival se había introducido rápidamente en uno de los tantos pilares que habían quedado esparcidos por el campo de batalla con su anterior movimiento.

 

—¡Acepto tu reto! No creas que puedes ocultarte del rey Thanon.

 

En un intento por descansar de su enfrentamiento contra Carrina, el coloso decidió darse el tiempo de seguir el rastro de su oponente. Entonces comenzó a caminar lentamente por entremedio de las estructuras. Cerrando los ojos intentaba sentir el astral de su víctima.

 

—¡Esta! —Exclamó golpeando un pilar con su puño. Pero Kentha no estaba ahí, de haber recibido un golpe tan fuerte, hubiera quedado con más de algún hueso quebrado.

 

Para continuar, avanzó unos metros más y tomó dos obeliscos con sus manos y los estrelló entre ellos. Pero seguía sin rastros del joven paladín.

Sólo uno le quedaba para vencer en el reto, entonces se concentró nuevamente y vio que, a lo lejos, una gota de sangre corría ligeramente por uno de los montículos.

 

Saboreando su victoria de antemano, utilizó su enorme fuerza para levantar una gigante roca que tomó con sus dos brazos y la lanzó a una velocidad increíble en contra de su objetivo, el cual no tardó ni un segundo en hacerse añicos.

 

—¡Ya basta de juegos! —Reclamó Thanon algo enfadado— ahora verás una de las técnicas con la que soy capaz de arrasar con un ejército si así lo deseara.

 

Abriendo su postura, levantó temblorosamente sus brazos hacia el cielo. Tan pronto llegaron a lo más alto, el rey del pueblo los bajó de golpe hacia el piso, provocando que el terreno que lo rodeaba en un radio de al menos diez metros se elevará de forma caótica hacia las alturas.

 

En el aire Kentha fue azotado violentamente contra las rocas del ya destrozado campo de batalla. Al caer al suelo, un charco de sangre fue su cobijo. 

Apenas pudo ponerse de pie. Tan pronto lo hizo, pudo sentir el desgarrador dolor de tener varias costillas quebradas, e incluso el brazo izquierdo. Lejos de quejarse o llorar por su sufrimiento, soltó una fuerte risa, con un astral templado como si estuviese sintiendo el más profundo de los alivios.

 

—¿De qué te ríes bastardo?

 

—Pequeño e inocente Thanon... mira a tu alrededor.

 

El corpulento guerrero observó con detenimiento todo a su alrededor, comprobando al instante cuales habían sido las intenciones de su oponente.

 

—Así es soldadito... Roxee no está.

 

—No te creas muy astuto, en sus condiciones no pudo haber ido muy lejos, apenas acabe contigo la buscaré y pasaré placenteros momentos disfrutando de su cuerpo.

 

—Déjame informarte que ella no se ha ido sola.

 

—¿Quién pudo ser tan hábil de ocultar su presencia y llevarse a la chica?

 

—Un viejo y sucio amigo mío. Para este momento ya deben estar muy lejos. Ahora Thanon... ya puedo morir tranquilo —concluyó con una sonrisa, expresando su resignación.

 

Pero en ese momento, una voz aguda resonó en el coliseo. —¡Como vas a dejarte morir! Si tú mueres, yo muero ¡Pero de hambre!

 

Al ver al emisor de tales palabras, Kentha sintió que el corazón se le detuvo por unos instantes. —¡Vagabundo de porqueria! ¿¡Qué haces aquí!? —le gritó muy alterado.

 

—No te preocupes pequeño discípulo, dejé a tu niña en el orfanato, allá será sanada.

 

Entonces Thanon no pudo aguantar más y unas histéricas carcajadas lo invadieron por completo al ver la desolación de su rival. —Esta vez te lo digo enserio, te mato y después la violaré.

 

—¿Por qué volviste? ¡Maldito viejo! —Fue lo único que pudo decir Kentha mientras varias lagrimas recorrían su rostro. 

 

—¡Pero si tú eres el gran Kentha! Quien entrará a las ciudades y será aplaudido por la gente ¡Al igual que en mis historias!

 

El huérfano no pudo resistir más y comenzó a gritar desesperado. —¡No! ¡No! ¡Maldita porqueria!

 

Ignorando al vagabundo y con una furiosa embestida, el soldado de elite le dio un fuerte puñetazo en el rostro. Fue tan poderoso el golpe que le quebró la mandíbula a su víctima. 

 

Kentha apenas podía hablar y su destruido cuerpo no le permitía más que ponerse de pie.

 

«Esta vez… debo ganar ¿Pero cómo? ¿Cómo alguien como yo podría vencer a un soldado de la elite de Tamiel?»

 

Enraizando sus pies y utilizando su brazo derecho, forjó la característica mano de piedra con la que varias veces había combatido.

 

—¿Qué es eso? —preguntó Thanon en voz alta— nunca había visto que alguien dominara así la tierra, logrando darle una forma tan detallada ¡Te felicito!

Kentha abrió sus ojos demostrando su sorpresa.

 

«¡Eso es! Controlar así la tierra es mi especialidad. Si tan sólo lograse un milagro ¡Si tan sólo lograse subir el nivel de mi técnica!»

 

Con una nueva esperanza ardiendo en su corazón, el joven paladín pegó un fuerte grito haciendo temblar la tierra a su alrededor. Con la imagen de su nueva amada en su mente, enraizó aún más fuerte sus pies en el suelo y levantando su puño derecho, logró que la mano de piedra extendiese su longitud convirtiéndose en un gigante brazo sólido de gran alcance.

 

«¡Muere Thanon!»

 

El gran toro rojo, al ver esta extremidad buscando acabar con su vida con un colosal puñetazo, sólo cerró sus ojos y mostró una tranquila sonrisa —patético— dijo relajado.

 

Sólo con un cabezazo fue capaz de destruir la inmensa ofensiva de Kentha. Una pequeña gota de sangre corrió por su frente.

 

—Me hiciste sangrar, vas a tener que sufrir.

 

Lanzándole una rápida esfera de tierra a las rodillas, fue capaz de derribar a su oponente.

 

Sólo un murmullo soltó el huérfano al verse tendido en el suelo.

 

—¿Ya no gritas? —preguntó con un semblante enfermizo— ¿Por qué no gritas? ¿Te volviste valiente?

 

Sucedía que, al tener la mandíbula quebrada, los quejidos del muchacho se hacían imperceptibles. Lo único que demostraba su gran dolor era el torrente de lágrimas que recorrían sus mejillas.

 

—Esto no es entretenido si no gritas ¡Grita! ¡Grita!

 

Pero Kentha sólo lo miró con desprecio.

 

—¿No vas a querer gritar?

 

Con un fuerte pisotón, el gran toro rojo le quebró la pierna izquierda. Pero el paladín sólo pegó un sutil gemido.

 

—¡Grita mocoso de porqueria!

 

Esta vez fueron decenas de pisotones que terminaron por quebrarle ambas piernas a un joven cuya vista ya se estaba comenzando a nublar, esperando pacientemente el momento de su muerte.

 

—¿¡Por qué no gritas!? ¡Quiero que grites! ¡Quiero que sufras! —Al decir eso, Thanon comenzó a llorar quedando de rodillas en el suelo— ¡Maldita sea! ¿¡Por qué no gritas!?   

 

Kentha no fue capaz de verlo, su visión estaba tan distorsionada, que apenas distinguía la diferencia de las luces del paisaje.

 

«¿Los golpes ya… pararon? ¿Será que acaso ya morí? No… aun siento el aliento de vida en mi cuerpo. Al final, no pude proteger a Roxee; espero que de alguna forma despierte y logre escapar. Mis energías se van de a poco, este es el final para mí. Que vida tan corta y patética he tenido…»

 

Con los retazos de energía que aún tenía, Kentha puso su mano izquierda en el suelo y logró levantar un pilar de tierra.

 

«¿Seré capaz de hacerlo sin golpearlo?»

 

Moviendo con mucho esfuerzo sus dedos, el montículo comenzó a moldearse, hasta convertirse en algo similar a la silueta de una mujer.

 

«Adiós… Roxee»

 

El muchacho comenzó a cerrar sus ojos abrazando la muerte que venía a buscarlo. Pero justo antes de cerrarlos, vio con dificultad que Thanon estaba abrazando la escultura femenina mientras lloraba desconsolado.

 

Kentha empuñó su mano en menos de un segundo, provocando una deformación en el pilar, la cual atravesó el abdomen de su oponente.

Al ver como el gran toro rojo caía a su lado en un mar de sangre, el huérfano comenzó a reír sintiéndose aliviado.  

 

«Esta vez sí me puedo ir tranquilo… adiós Roxee»


Editado por Vulcanus no Kentha, 13 septiembre 2017 - 10:00 .

                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#93 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,551 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 13 septiembre 2017 - 20:04

-el pasado del toro fue tragico

 

al parecer le rompieron el corazon al ser

 

traicionado por su amada,con razon se volvio un tanto loco

 

-No entendi con quien hablo en prision

 

-Roxee  es una buena estratega

 

-Carrina es una criatura muy poderosa

 

- Kentha en si no es muy fuerte pero si es resistente

 

-Que me late que  el Vagabundo es el padre del prota y por eso se preocupa por el

 

-no entendi porque Thanon se puso a llorar al final

 

-buen capitulo

 

PD:

 

ojala no te tardes en actualizar tu otro fic que tambien es muy bueno

 

-


2s165qg.jpg

 

                                         30.Fics-2017-El gran Final

 

 

 

 

 


#94 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 387 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 24 septiembre 2017 - 16:20

-el pasado del toro fue tragico

 

al parecer le rompieron el corazon al ser

 

traicionado por su amada,con razon se volvio un tanto loco

 

-No entendi con quien hablo en prision

 

-Roxee  es una buena estratega

 

-Carrina es una criatura muy poderosa

 

- Kentha en si no es muy fuerte pero si es resistente

 

-Que me late que  el Vagabundo es el padre del prota y por eso se preocupa por el

 

-no entendi porque Thanon se puso a llorar al final

Hola buen amigo! Efectivamente Thanon siempre fue solitario y desconfiado y cuando por fin le da su mano a alguien, esta persona lo traiciona :/ 

Más adelante se retomará la conversación en la prisión, quizas ahi quede más claro de quien se trataba. 

Con respecto a Roxee, no sabria bien si decir que es una buena estratega o que es muy loca y todo le sale bien hahahhahahahaha

Carrina sin duda es muy poderosa, una lástima que sólo pueda manifestarse por algunos minutos. 

Sii Kentha es bastante resistente, le quebraron muchos huesos y aun asi fue capaz de levantar un último pilar. 

El misterio del vagabundo se revelará en unos días, publicaré una especie de epilogo y luego comenzaré a publicar una vez más este fic. NO! No será una nueva versión, sólo publicaré los mismos capítulos con ligeros cambios en la redacción... algo así como Dragon ball Kai xD

Thanon está loco, eso lo explica todo ahahhahahahha nooo más adelante también se retomará esa escena 

Una brazo y gracias por seguir leyendo :D 

 

Les dejo un FanArt de Roxee y Carrina!!

 

2q020s6.png


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#95 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,551 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 04 octubre 2017 - 19:40

publicaré una especie de epilogo y luego comenzaré a publicar una vez más este fic.

 

 

 

 

 

Que me late que tendre que pedirle a Dohko que me enseñe el Misopethamenos

 

para algún dia saber en que acaba esta genial y épica historia--JAJAJA :s46:

 

 

1252039840231_f.jpg


2s165qg.jpg

 

                                         30.Fics-2017-El gran Final

 

 

 

 

 





0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 45 usuario(s)