SKIN © XR3X
x

Jump to content


* * * * * 2 votos

El Mito del ALCAESTO

Versión Final.

  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
78 respuestas a este tema

#21 ♏ A✞ÖNIC ♏

♏ A✞ÖNIC ♏

    ♏ The Almighty Mafionic ♏

  • 2,358 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion
Desde:
Caracas, Venezuela

Publicado 05 agosto 2015 - 15:54

Había visto esta historia antes por ahi, medio la vi por encima y pensé en leerla, pero también vi que no la terminaste, así que la deje...... Pero ahora leeré esta versión, saludos y suerte! Pásate por el mio algún día.


FYKal7R.gif

 

Ulquiorra%20Atonic.gifSoy su majestad para ti ¡The almighty Mafionic! Axatonic.gif


#22 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 7,609 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 agosto 2015 - 09:13

-La primera parte fue muy triste pero a la vez reflexiva

 

el grupo de elite era fuerte pero no estaba bien organizado,estaban mas pendientes de sus propios asuntos que de cumplir la misión

me pregunto cual sera el origen de la asombrosa fuerza de esa bestia que parece ser un lobo fuera de lo comun

 

 

 

-La segunda parte fue graciosa

 

Kentha  al ver que ya no es el mas fuerte del lugar hace trampas para ganar XDDD
 
 
PD:veo que has decidido agilizar los emfrentamientos,buena idea
me pregunto si volvera aparecer Roxee de Serpiente
 
 

 


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

BATALLA HEROICA ZODIACAL

 

 

 

 

 


#23 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,244 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Arica, Chile

Publicado 08 agosto 2015 - 15:43

Siguiendo con la historia ya lei el capitulo 2, debo decir q lo lei con algo de cansancio en mis ojos, pero eso no me quita las ganas de seguir este fic q va recien comenzando, quizas me pase por alto algun detalle ortografico, pero no vi nada mal escrito, lo si vi q te falto pegar una ultima leida antes de publicar, algo q siempre hago, pues a veces el mismo foro te juega en contra y te desordena el texto, pues parece q te paso a ti o sin querer lo hiciste pero note esto..

 

—Ese libro que estás leyendo, narra las historias de cuatro poderosos paladines, que usaron la fuerza de Atenea para destruir el mal sobre la Tierra y

 

hacer que la paz reinara nuevamente. ¿Te imaginas cómo sería tener a una diosa a tu servicio?

 

 

 

Al día siguiente el muchacho tuvo una idea muy osada. Decidió escapar de sus aposentos y buscar él mismo a los otros tres Señores del Alcaesto, con

 

la idea de volver algún día y presentárselos a su padre.

 

 

 

En cuanto a la trama la inclusion de Dante me deja sorprendido, porque de hecho no estaba en tu fic anterior o no llegue a verlo, pero en mi fic tambien hay un dante y ojala no sea el mismo signo q el mio XD, pero en las personalidades se distinguen bastante, pues el tuyo se parece a mi prota con lo de los libros y como ambos eran bibliotecarios segun entendi y hasta algo obsesivo juju...

 

Lo q si parece q las cosas se ponen en marcha hacia campo onfalos, q igual sabes hace poco me acorde del nombre cuando estaba leyendo para inspirarme para mi fic y encontre ese nombre como una referencia a la piedra dejada por zeus en el  oraculo de delfos, de ahi lo sacaste el nombre? Pues se creia q antes era el centro de la tierra segun los griegos. Y Onfalo =ombligo.


Editado por ALFREDO, 08 agosto 2015 - 17:05 .

mzvJptU.png

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 37 .-  desde el (15/02/2017)

Fichas de personajes


#24 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 7,609 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 22 agosto 2015 - 07:20

Ojala pronto actualices tu fic


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

BATALLA HEROICA ZODIACAL

 

 

 

 

 


#25 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 381 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 29 agosto 2015 - 20:20

Hola chicos! Comienzo este post pidiendo disculpas por no haber publicado el pasado 20 de Agosto, ya que no tuve acceso a internet hasta ayer xD y creo que la fecha del siguiente capitulo ya está muy encima. Lo bueno es que he estado ocupado en buenas aventuras que se traducen en más material para "El Mito de Hefestos" que es el segundo fic que estoy escribiendo y que es la continuación del mito del Alcaesto :B Por ahora paso a responder los comentarios:

 

 

Había visto esta historia antes por ahi, medio la vi por encima y pensé en leerla, pero también vi que no la terminaste, así que la deje...... Pero ahora leeré esta versión, saludos y suerte! Pásate por el mio algún día.

ATONIC! Puede que no me creas, pero hace un par de dias leí algo así como 10 caps de tu fic, lo hice muy a la rápida, por eso no dejé el correspondiente comentario, pero pronto lo haré mas pausadamente y estaré atento a tu historia. Por el momento recuerdo que se trata de una asención por las 12 casas donde está involucrado un misterioso sujeto que no se tiene claro si es bueno o malo xD me pareció interesante, espero la proxima semana pasar por ahí ¡Saludos!  

 

 

-La primera parte...

T-800 creo que has dado en el clavo, exactamente eso es lo que pasó con el grupo de la elite de Ares. Eran los mejores de todo Campo Ónfalos, sin embargo sus temas personales influian demasiado en ellos (¿en quien no xD?) y por eso se descordinaban y no pudieron llevar a cabo sus objetivos. Esa bestia lobo volverá a aparecer eso es seguro y su origen y su vida y su todo ahahahha tendrán mucha relevancia en el desarrollo de la obra, pero habrá que esperar un poco, de momento se sabe que Vaneris desea volver para enfrentarlo cara a cara. 

Kentha ya no es ni el más fuerte, ni el mas especial, ni el mas guapo ahhahahaha hacer trampa es algo desesperado que hizo en el momento mas inoportuno. Roxee obviamente aparecerá ¡Eso sin duda! la muchacha loca y mal criada no puede estar fuera del mito del acaesto hhahahhaa pero al igual que alphonse aparecerá en algunos capitulos más, esto lo hace más fiel a los hechos ocurridos en la vida real.

 

Siguiendo con la historia...

Gracias por hacer notar ese desperfecto, antes publicaba en Mozila y no tenía ningun problema, pero desde que comencé a usar el google chroome me pasa mucho eso y tengo que editar varias veces el texto, pero creo que ya le he aprendido la maña xD 

Dante en la versión anterior era Takeshi, creo que no he desarrolado muy bien ese personaje, aunque para serte franco xD no es tan entretenido como los otros tres protas, ya que es muy silencioso, lo destacable que tiene es que es MUY obsesivo con sus ideas y de vez cuando xD se deja llevar por sus fantasias locas ahahahahahaha... no enserio xD piensa demasiadas estupideces. No sé si viste las fichas que hice por ahí, en alguna de ellas dice que Dante es Sagitario :) 

Campo Ónfalos de verdad existe hahahahhahha está al interior de San Fernando (larga historia xd) la cosa es que más adelante Louis explicará por que le puso ese nombre, pero como adelanto xD los griegos en verdad no pensaban que su tierra era el centro del mundo en un sentido geográfico, era un concepto más bien ideológico. Ellos lo daban todo por Grecia, inclusive sus propias vidas, además como muchos dicen, allí nacieron los grandes sabios que han legado su sabiduría hasta hoy en día. No sé si te imaginas hacia donde voy xDD es algo parecido con Campo Ónfalos, para ellos si es el centro del mundo, porque el destino del mundo depende de ellos :) 

 

Muchas gracias a los que han leído esta humilde obra :D les dejo un dibujo de Caspian que ya había posteado antes y otro de la bestia lobo que atacó al trio invencible en el bosque de las cenizas ¡Un abrazo a todos! 

 

1zr1jkn.jpg

 

2gxo2tc.png

 

¡Antes de irme! ahahahahaha un par de dibujos que hizo una lectora del Mito del Alcaesto (no, no está en el foro xD) y que me gustaría compartir con ustedes, primero está Zeus quien es detenido por los Señores del Alcaesto y luego el buen Kentha ;D

 

332s1nc.jpg

 

dgj5hk.jpg


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#26 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 7,609 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 30 agosto 2015 - 14:35

-si estas trabajando en la secuela de este fic,significa que ya lo tienes terminado

menos mal por un momento pensé que ibas a reiniciar de nuevo el fic XD

 

-muy buenos los dibujos especialmente el de zeus y el del lobo

 

 

PD.Dile a la lectora que se una al foro


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

BATALLA HEROICA ZODIACAL

 

 

 

 

 


#27 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,244 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Arica, Chile

Publicado 05 septiembre 2015 - 11:57

Hola Abysal, he terminado de leer el capitulo 3, bueno este capitulo estuvo entretenido, sirve como introducción de lo básico, muy diferente a los anteriores de tu fic anterior.

 

La introduccion de estos nuevos personajes me deja bastante intrigado, que recuerde hasta donde llegué jamas vi a estos nuevos personajes como el trio invencible y su lider Louis que es el reemplazante del patriarca en la version anterior, ahora campo onfalos sirve a ares y no athena?... Tremendo cambio.

 

Algunos detalles q creo se estan volviendo frecuencia son estos...

 

—¡Grandes sueños poseemos! —Recitó el moreno luchador— Ares, el dios de la guerra, nos ha encomendado una misión sin igual. ¿Por qué repito 

 

esto? Porque ayer hemos reclutado dos nuevos soldados; dos nuevos paladines que combatirán junto a nosotros en esta larga encomienda.

 

 

 

 

 

—¿No te has dado cuenta? Todos aquí poseemos un astral bañado por una personalidad de tierra; aquellas personas están regidas por una de las tres

 

constelaciones solares: Tauro, Virgo o Capricornio. A ti por ejemplo se te nota a leguas… ¿Acaso Louis te preguntó acerca de tu elemento para enviarte a este campo?

 

 

 

Al parecer no soy el unico q sufre cunado escribo algo y publico otra cosa un poco mas desordenada XD.

Nada tan drastico q no se pueda arreglar, me llama la atención la aptitud de caspian, no lo recordaba así, ahora es mas alegre ?... En cuanto a kenta, creo q sigue manteniendo la misma personalidad enérgica.

 

Sera interesante como explicas mas adelante esta nueva gerarquia del ejercito de ares, q coincidencia q tomes a este dios, igual q yo, pero hasta ahora yo solo lo he nombrado, aún me falta para poder introducirlo, pero a simple vista se puede ver q le daremos un rol diferente.

 

Con lo del ataque me deja intrigado, neuvamente usas animales exoticos como glaux que me recordaba al buho de avatar XD y ahora el lobo, de donde nacen estas criaturas en pleno siglo actua?

 

Otra cosa q destacar es lo del campo astral o solo astral, q es un concepto nuevo, muy bueno me gusto este concepto, de hecho me agrada q se creen estas cosas en los fic, ej yo tengo el cosmos asesino. Ojala mas  de esto.

 

Lo dejo hasta aquí, en cualquier dia de estos te alcanzo.  


Editado por ALFREDO, 05 septiembre 2015 - 11:58 .

mzvJptU.png

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 37 .-  desde el (15/02/2017)

Fichas de personajes


#28 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 381 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 05 septiembre 2015 - 18:49

Es un agrado saludarlos amigos, esta semana (que ya no estoy escribiendo tanto) me he dedicado a hacer muchos dibujos y he quedado muy conforme con ellos, habrá que esperar para verlos porque son del segundo arco xD aun así les puedo decir que se viene con buenas ilustraciones :D aquí les dejo un nuevo capítulo del Mito del Alcaesto, donde finaliza el torneo que busca al nuevo miembro de la elite de Ares, espero que les guste! No olviden ver la imagen donde estan todos los personajes juntos :D Abrazos!!

 

 

Respuesta a los comentarios:

Spoiler

 

Personajes:

Spoiler

 

V

 

En algún rincón de este mundo, muy lejos de aquel lugar donde jóvenes guerreros formaban una resistencia; existía un gran castillo negro. Al estar cubierto de una espesa y extensa bruma, parecía estar en medio del vacío, a sus alrededores no se veían ni árboles, ni cerros, ni gente, nada… sólo niebla.

 

Unos pequeños pájaros pasaron fugazmente surcando los grises cielos, debido a que la gran entrada estaba siendo abierta. Desde al menos diez metros de altura, sostenida por unos gruesos grilletes negros, el enorme portón de marfil descendía lentamente, formando un puente en frente de un joven encapuchado que venía montando en un blanco corcel.

 

Ansioso como de costumbre, no esperó que la puerta cayera del todo y ordenando a su equino que diera un gran salto, logró entrar al gigante castillo. Desde abajo miró hacia la recamara más alta de esta enorme construcción de resistentes ladrillos negros y comprobó que no podía verla, sin embargo, el saber quién lo estaría esperando allí, le hizo un nudo en la garganta.

 

—¡Ha vuelto señor! —Se escuchó desde su espalda. Aquella voz pertenecía al soldado que estaba ejerciendo las labores de centinela. —¿Dónde están mis compañeros?

 

Quitándose la oscura cubierta de su cabeza, el guerrero dejó caer sus blancos mechones. —No estoy de humor para preguntas estúpidas— dijo mientras se amarraba su cabellera con una pequeña pita. 

 

Se trataba de Desmith de Aries, el guerrero que había vencido a Kentha muy fácilmente en la mina que estaba en las afueras de su pueblo. Ignorando por completo al guardia, se bajó de su caballo y entró en el siniestro recinto.

 

Caminó hasta una habitación la cual tenía tallada su nombre en la puerta. Luego de intentar descansar unos minutos, la zozobra lo venció y armándose de valor, se fue directo hasta el salón más alto del castillo subiendo por unas extensas escaleras negras con forma de espiral. Cabizbajo avanzaba mientras pensaba en aquel paladín de viento de que lo había derribado. —Te juro que nos volveremos a ver, maldito viejo— se decía a sí mismo con una notoria frustración. 

 

Antorchas alumbraban el oscuro camino que culminaba en una gran puerta roja con unos aterradores adornados. Una vez que entró, hizo un gesto de reverencia y su puso de rodillas. Delante de él había un majestuoso trono, en el que estaba sentado un enigmático hombre de gran tamaño, sin embargo, la poca luminosidad del recinto hacía que este singular enmascarado permaneciera en la más densa de las sombras.

 

—Su majestad, he conseguido la amatista —Dijo Desmith mirando al suelo.

 

—Gran soldado, me alegra que hayas obtenido tan vital elemento para nuestra misión. Sin embargo… puedo sentir un gran conflicto en tu astral ¿Qué ha sucedido durante tu travesía?

 

El guerrero de blancos cabellos al no poder ocultar sus emociones, permaneció unos segundos en silencio, apretando sus puños debido a la frustración. —Al no prescindir de todos mis soldados, les di la libertad a tres de ellos para poder hacer lo que les viniese en gana. Luego de completar la misión, acudí a estos, pero no pude encontrarlos por ningún lado…

 

—No es novedad que los soldados rasos huyan al no poder soportar las exigencias de nuestros entrenamientos. 

 

—Señor Tamiel, no es sólo eso… el peor de los problemas fue que mientras me enfrentaba a un intruso dentro de la mina, un adulto en su rescate logró derribarme, dejándome fuera de combate por algunos minutos.

 

Su misterioso líder no decía palabra alguna, el ambiente estaba muy tenso. A Desmith le dolían las rodillas por estar tanto inclinado, pero eso no era nada comparado con la aflicción de no saber cuál sería su resolución.

 

—Con que una pequeña resistencia nos ha causado algunos problemas —agregó el gran hombre con un tono extraño.

 

—No estoy seguro… pero al parecer sé de quién se trata ¡Le ruego que me permita ir en búsqueda de ellos y aniquilarlos! —Imploró el guerrero de Aries.

 

—No le des importancia por ahora, nada pueden hacer algunos jóvenes rebeldes en mi contra, menos ahora que estamos tan cerca de completar nuestros objetivos.

 

—¡Me parece una actuación patética! —Interrumpió un nuevo guerrero que hizo su aparición en el salón. Con una caminata exagerada, entró meneando su pelo de color rojo. Llevaba puesta una armadura tan majestuosa como la de su compañero y con similares características, la cual rechinaba al moverse, demostrando su elegancia.

 

—¿Qué haces aquí Timos? —Preguntó el paladín de fuego eléctrico algo molesto.

 

Pero el recién llegado no le prestó atención y se dirigió directamente hacia su líder poniéndose en una postura de reverencia. —Su majestad, vengo con maravillosas noticias, hemos encontrado la ubicación de la armadura dorada de Sagitario. Le suplico encomendarme esta misión, junto a mi gran ejército podremos sin duda obtener tan ansiada vestidura.

 

Tamiel se mostró a gusto con la noticia y le concedió el permiso de partir a penas comenzara el siguiente día, para ir y completar su misión. En cuanto a su otro súbdito, sólo le pidió retirarse, ya que si bien, tuvo ciertos problemas, al menos volvió con la amatista y con la noticia de que existiría en algún lugar, un grupo de guerreros reunidos que sin duda, buscarían enfrentarse a él…

 

Sólo unos pocos minutos faltaban para el duelo entre Kentha y Dante. Ambos amigos estaban muy ansiosos esperando el momento en el cual podrían medir sus habilidades. El entusiasmo que poseían era muy difícil de describir a la ligera. Sin importar cual fuese el resultado, ellos buscarían darlo todo en esta pelea.

 

El cuadrilátero estaba predispuesto para ser el escenario donde se estaba por definir al paladín que se enfrentaría a Caspian en la final. Los cuatro grandes pilares que tenía en las esquinas; al contrastar con la arena rojiza y ardiente propia del terreno de fuego, hacía parecer como si fuese una plataforma ubicada en el mismísimo infierno.

 

Además, el cielo nocturno, estaba cubierto de nubes que ocultaban por completo los astros que debían iluminar el paisaje, parecía como si se hubiesen reunidos ahí mismo, para ver la tan ansiada batalla entre amigos.

 

—¡Combate! —Anunció Davis.

 

Los jóvenes luego de saludarse como muestra de respeto se pusieron en guardia para comenzar este épico encuentro. Desde un comienzo el astral de ambos guerreros se sentía resplandecer al máximo, dando a conocer los deseos que tenían por vencer en este enfrentamiento.

 

Dante fue el primero en actuar lanzando rápidos proyectiles desde sus puños, pero Kentha moviéndose bruscamente podía levantar pequeñas rocas para interceptar los ataques ígneos. Viendo que los disparos desde lejos no habían dado resultados inmediatos, el paladín de fuego se acercó velozmente hacia su oponente para iniciar un combate cuerpo a cuerpo.

 

La agilidad del paladín de tierra era demasiado limitada por lo que muchos de los golpes de su oponente lograban dar en el blanco. Entre las combinaciones de patadas y puños, Kentha esperó el momento oportuno y tomando el pie derecho de su rival, utilizó su propia fuerza en su contra y lo arrojó fuertemente contra uno de los pilares.

 

El gran choque dejó a Dante ligeramente herido, pero si algo estaba claro era que el combate estaba recién comenzando. Girando hacia adelante le lanzó a su rival un torrente ardiente guiado por una patada descendente. Su oponente lo recibió de frente perdiendo su gran estabilidad y en ese preciso momento, el domador de fuego aprovechó para lanzarse en su contra golpeándolo con un certero puño en el rostro logrando derribarlo.

 

—Esto no ha sido nada —Dijo Kentha con una sonrisa, mientras se ponía de pie y se limpiaba la sangre de su boca.

 

En esta oportunidad fue él quien tomó la iniciativa y comprobando que su adversario combatía mucho mejor a la distancia, decidió acercarse lanzando varios puños a la vez.

 

—Por fin te mueves —añadió Dante mientras se reía esquivándolo con facilidad.

 

La situación era compleja, ya que el moreno luchador podía combatir con gran habilidad tanto de cerca como de lejos. Algún plan tenía que pasar por la mente del paladín de tierra debido a que a quien se enfrentaba parecía tener más destreza que él.

 

Para regularizar el combate, siguió atacando con golpes a modo de finta para poder preparar de la mejor forma posible el campo de batalla. Una vez que estuvo conforme con la posición; levantó dos pequeños obeliscos justo detrás de Dante. 

 

Al verlos, el guerrero ígneo intentó escapar, pero su adversario lo interceptó con una potente tacleada, impactándolo en contra de la estructura rocosa que había formado. Pero a pesar de lo fuerte del choque, Dante pudo usar sus pies antes de caer para ponerlos en el pecho de su adversario y enviarlo hacia atrás a una gran distancia.

 

Desde el mismo suelo, prendió su puño con una esfera de fuego y le arrojó a su oponente cientos de proyectiles ardientes a una impresionante velocidad. Al haber perdido su estabilidad, Kentha no pudo hacer nada y recibió de lleno todos los ataques cayendo fuertemente al suelo.

Ambos luchadores estaban algo aturdidos intentando ponerse de pie, mientras los demás presentes miraban muy impresionados.

 

En ese momento, Kentha recordó una importante lección que aprendió en uno de sus entrenamientos junto a Orses.

 

*  *  *

 

Sucedió en una práctica donde la misión era aprender a utilizar un mazo de gran tamaño. En un comienzo el inexperto guerrero ni siquiera sabía cómo debía tomar aquella compleja arma. 

 

—¡Debes cargar el peso en tus piernas y mantener la espalda derecha! —Exclamó muy serio el robusto paladín.

 

—¡Ya casi lo tengo! —Respondió su alumno algo molesto. Entonces hizo varios movimientos intentando dominar la herramienta, sin embargo lo único que lograba era dañarse a él mismo.

 

—¡Geo! Ven y práctica con este inútil, tengo mejores cosas que hacer.

 

—¡Pedazo de imbécil! —Pensó el aprendiz de tierra— sólo llevo un par de semanas aquí… no pretenderá que use las armas a la perfección.

 

—¿Qué pasa novato? —Preguntó Geo— ¿Ya estás demostrando tu ineficacia?

 

—¡No es eso! —Agregó riendo— el problema es que si somos paladines y podemos controlar los elementos, no sé para qué tenemos que aprender a usar armas.

 

—Eso es porque debes verlo desde otro punto de vista.

 

—¿A qué te refieres? —Preguntó Kentha con esa curiosidad que lo caracteriza.

 

—Lo que llevas en tu mano no es un arma —aseguró el uniformado con una sonrisa.

 

—¡Toda una vida siendo engañado! —Respondió burlándose como siempre— Entonces… ¿Qué es?

 

—Es una extensión de tu cuerpo, payaso. Piensa que si prolongas este gran martillo hacia adelante, tus brazos medirán al menos un metro más, eso te dará mayor alcance y también fuerza.

 

Kentha se quedó pensando algunos minutos más sin poder entender muy bien lo que trataba de decir Geo, luego de eso siguió con su entrenamiento, sin lograr mayores resultados.

 

*  *  *

 

¿Por qué pensó aquello justo en ese momento? Porque ahora estaba en frente a Dante y nuevas ideas surgían en su mente al observar todo a su alrededor. —Yo soy un paladín de tierra, eso quiere decir que mi arma es la misma tierra —pensó— por lo tanto, todo este escenario debería ser una herramienta para mí, todo debería ser una extensión de mi cuerpo.

 

Pero su oponente no se quedaría estático y logrando ponerse de pie dio un gran giro hacia adelante arrojando una ráfaga de fuego por sus pies. Entonces Kentha levantó una muralla de piedra para interceptar el ataque y luego ubicando una rodilla en el piso, puso la palma de su mano derecha en el suelo.

 

De pronto y ante el gran asombro de los demás, una gigante mano de tierra salió desde el lugar donde se ubicaba Dante, logrando aprisionarlo fuertemente.

 

—¿¡Qué es esto!? —Exclamó el moreno guerrero, algo asustado mientras la gran extremidad ejercía sobre él una poderosa apretura.

 

Pero ni siquiera el mismo ejecutor de aquella técnica lo sabía bien. Sólo podía permanecer concentrado mientras intentaba controlar su magnífica creación. No obstante, a pesar de sus esfuerzos, aquel ataque sólo duró un par de minutos.  

 

—¡Esta vez es mi turno de atacar! —Dijo Dante muy seguro de sí mismo.

 

Se preparó entonces para lanzar los rápidos y explosivos ataques ígneos que tanto manejaba, pero en ese instante luego de unas repentinas náuseas… cayó de rodillas al suelo. La técnica de hace un momento lo había dejado más afectado de lo que pensaba, debido a la gran presión que estuvo sufriendo. 

 

—Esta es mi oportunidad —pensó Kentha y rápidamente se dispuso a atacarlo con una de sus potentes patadas, pero algo se interpuso ¡Una gran muralla de roca!

 

Pero no acababa allí, de pronto la tierra cercana al joven empezó a moverse descontrolada —¿¡Qué demonios sucede!?— Exclamó muy intrigado, hasta que de pronto un gran bloque de tierra lo golpeó brutalmente, sometiéndolo al suelo sin que pudiese realizar movimiento alguno. Todos estaban muy asombrados al no saber lo que estaba ocurriendo.

 

—¡Detengan el combate! —Se escuchó decir desde la distancia. Louis y los guerreros de la elite de Ares miraron hacia lo lejos y pudieron ver de quien se trataba, ¡Eran Geo y Orses! Quienes habían llegado a interrumpir el enfrentamiento.

 

—¿Qué está pasando aquí? —Preguntó Louis muy molesto.

 

—Se trata del imbécil de Kentha —respondió Geo enfurecido— ha simulado una invasión para poder obtener la gema de tierra, entorpeciendo la competencia y movilizando inútilmente a todas nuestras tropas, le ruego expulsarlo del torneo.

 

El líder de la resistencia sólo cerró sus ojos —¡Sáquenlo de aquí!— Ordenó, sin siquiera mirar al tramposo joven. 

 

Los guerreros que estaban observando quedaron anonadados, nunca imaginaron que algo así pudiese ocurrir. Entonces utilizando su control en la tierra Geo esposó a Kentha quien guardaba silencio al saber que nada de lo que fuera a decir podía serle de ayuda. Dante por su lado, sintió una gran decepción, ya que el combate estaba siendo cada vez más emocionante y estaba disfrutando de gran manera el enfrentarse a su amigo.

 

Lágrimas brotaron desde los ojos de Kentha mientras se lo llevaban a rastras e intentando esconder su vergüenza permanecía cabizbajo.

 

—El ganador de este combate… es Dante— Declaró Davis con su rostro muy serio. 

 

Por lo impactados que habían quedado todos debido a la expulsión, aún no se había anunciado el siguiente combate, pero Caspian no permitiría que su pelea se atrasara y se puso en el centro de la plataforma.

 

—¡Empecemos con esto ahora! —Dijo en voz alta— que el tramposo de Kentha no nos impida continuar con nuestro evento ¡Vamos!

 

—Siempre con tanto entusiasmo muchacho —Añadió Louis— comencemos cuanto antes.

 

A pesar de lo sucedido, la emoción invadió al guerrero de fuego, quien sin pensarlo se puso al medio de la plataforma junto a quien se convertiría en su oponente.

 

—Según he oído desde los mismos miembros de la elite de Ares —mencionó Caspian— eres uno de los guerreros más hábiles dentro de Campo Ónfalos, a pesar del poco tiempo que llevas entre nosotros.

 

—Esta es una gran oportunidad para enfrentarme al favorito del torneo, quiero ver de lo que eres capaz —respondió el guerrero de larga cabellera.

 

—¡Combate! —Apenas Davis dio el inicio de la batalla, el furor que ambos jóvenes sentían al combatir en la final de esta competencia se mostró desde un principio.

 

Dante hizo un saludo de reverencia ante su oponente, pero como de costumbre, Caspian se precipitó e ignorando aquel acto de cortesía, atacó de inmediato lanzando una ráfaga de aire al pecho de su oponente, el cual al no estar atento, lo recibió de frente cayendo al suelo.

 

Sin disculparse y viendo que su rival se había puesto rápidamente de pie, el paladín de viento le envió una cortina aérea a sus pies con el afán de que perdiera estabilidad. Pero el moreno domador de fuego dio un gran salto antes de ser derribado y desde el aire atacó girando hacia adelante.

 

Desde su pie derecho proyectó un torrente de fuego guiado por una patada descendente, pero el joven de ojos verdes utilizando su control en el aire pudo esquivar la técnica con algo de esfuerzo. Luego girando en su propio eje atacó con un potente tifón directo a su oponente, pero este último utilizando esta vez sus pies, respondió con un explosivo proyectil ardiente que anuló aquella ofensiva atravesándola por su centro.

 

—Este pequeño… —comentó Davis— siempre yéndose con todo desde el comienzo, eso es algo muy peligroso.

 

Sin descanso alguno el guerrero de viento lanzaba patada tras patada enviando rápidas y certeras ondas de aire, pero su oponente era casi tan veloz como él por lo que no era de gran dificultad esquivar sus ataques mientras se acercaba a su objetivo y una vez que estuvo lo suficientemente cerca; utilizó su pie derecho para atacar con un rápido perdigón de fuego, el cual logró dar en el blanco derribando a su adversario.

 

—¡Caspian ha caído! —Exclamó Louis muy sorprendido al ser esta la primera vez que veía algo semejante.

 

—Quizás este sea su fin —comentó su hermano con una burlesca risa.

 

Al escuchar estas palabras el paladín de viento se levantó algo herido; en sus ojos se podía ver como su corazón ardía sin igual, su energía se concentró en su píe izquierdo y con un fuerte impulso le dio a su adversario un potente golpe en el rostro.

 

Sin embargo Dante aprovechó el haber recibido el ataque para darle una patada en el abdomen a su contrincante impulsándolo hacia arriba. Pero este desde las alturas usó sus puños de forma desesperada para disparar decenas de golpes aéreos, no obstante el soldado ígneo al saber que esto pasaría, concentró toda su energía y se preparó para efectuar su técnica más poderosa.

 

Haciendo arder su cuerpo por dentro; cientos de explosivos ataques flamígeros salieron desprendidos desde sus puños consumiendo por completo el viento proyectado por su adversario. Pasando esta defensa, el fuego dio de lleno en el cuerpo de su objetivo dejándolo muy herido y provocando que cayera fuertemente al suelo.

 

Pero Caspian no se daría por vencido y a pesar de sus quemaduras se pondría de pie una vez más.

 

—Es increíble tu resistencia— dijo Dante muy asombrado.

 

—Este duelo… ¡No lo perderé! —Exclamó el paladín de viento y con una impresionante hidalguía se arrojó nuevamente hacia su rival, quien con una firme postura comenzó a lanzar enormes cantidades de fuego tanto desde los puños como desde los pies. El enfrentamiento ya estaba en su punto más importante, por un lado estaban los explosivos proyectiles de Dante y por el otro la energía inagotable de Caspian.  

 

El joven de ojos verdes que usaba el aire a su favor, ya estaba logrando desviar los ataques de su contrincante hacia el cielo y en un acto inteligente dio un pequeño salto girando de forma horizontal, desde allí lanzó un torrente de viento similar a la primera técnica de su oponente, resultando certero y logrando que Dante quedara en una de las esquinas. Aprovechando la circunstancia y sumido en una pequeña ansiedad, usó sus pies junto al viento para golpear a su rival desde lejos una y otra vez sin misericordia.

 

En la mente de Caspian, sólo una imagen se hacía presente. La de él mismo, llevando puesto el traje negro de sus superiores, siendo digno de portar el legendario rayo negro en su espalda.

 

El combate estaba a punto de llegar a su final con el guerrero de viento exhausto de tanto golpear su adversario. Fue tal su desgaste energético que llegó hasta un punto en el que no pudo más y perdió su estabilidad.

 

El paladín de fuego estaba al borde de la inconciencia, todo su cuerpo estaba adormecido por los impactos que había recibido. Por lo tanto, los dos luchadores estaban con sus capacidades al máximo, sólo bastaba un ataque decisivo que concluyera este tan disputado combate.

 

Entonces se miraron muy fijamente, sabían que la hora de decidir cuál de los dos sería el ganador había llegado, el poder de ambos juntos era realmente sorprendente hasta el punto de hacer temblar a algunos de los expectantes.

 

—¡Este es el fin! —Exclamó Dante rodeado de un astral rebosante. Extendiendo ambos brazos hacia arriba y juntando sus puños preparó una nueva técnica. De forma explosiva desplazó sus manos hacia adelante acumulando su energía para proyectar una gran llamarada de fuego de enorme tamaño.

 

Caspian por su lado se dispuso a atacar también y utilizando su pie izquierdo lanzó un gran tornado. Ambos ataques estuvieron a la par por unos instantes pero la técnica de fuego, superior en tamaño, comenzó a cobrar una ligera ventaja.

 

—Ha llegado el momento, gracias por tan buen enfrentamiento —dijo Caspian exhausto.

 

Nadie entendió con claridad sus palabras, hasta que de pronto, junto a unos exagerados movimientos de brazos, el tornado lanzado por el guerrero de viento ¡Tomó la forma de un feroz e intimidante lobo blanco! Su poder incrementó enormemente desviando lejos el ataque de Dante, quien al ver esta bestia de aire arremeter en su contra… sólo sonrío. El ataque le dio de frente dejándolo fuera de combate al instante.

 

—¡El ganador del torneo y nuevo miembro de la elite de Ares es Caspian! —Exclamó Louis con una gran alegría, antes de que Davis pudiera anunciar el resultado. Al terminar, todos los espectadores empezaron a aplaudir por la gran muestra de arte que había sido esta batalla.

 

Pasaron algunas horas y luego de llevar a Dante a una carpa para que recibiera atenciones médicas, Louis se reunió junto a todos los guerreros de la elite y Caspian en sus aposentos que estaban en la cima de Campo Ónfalos. Mientras lo rodearon en un círculo, se le dio la orden al ganador del torneo de ponerse en una postura de reverencia en frente a su dirigente.

 

—Hoy es un gran día para ti —recitó Louis— luego de todos estos años de duro entrenamiento, recibirás el honor de ser parte de la membresía de los guerreros más fieles al dios de la guerra. Ahora podrás velar por la paz de la Tierra poniendo tu vida como tributo ante cualquier situación, sin importar las condiciones. Cuidado con el miedo, la ira y la vanidad que son tu peor enemigo dentro del campo de batalla y no serán una excusa para perder tu vida mientras luchas por una causa justa. Cada vez que lleves este uniforme ¡Recuerda! Nada es por ti, ni por tus compañeros ni por tu maestro; tu vida ahora está ¡Al servicio de Ares!

 

Al escuchar ese nombre, el ganador del torneo sintió una especie de frío dentro de su cuerpo, sintió ganas de preguntar a viva voz de quien se trataba, pero debido al carácter ceremonial del encuentro, prefirió quedarse en silencio y sin explicación aparente, algunas lágrimas comenzaron recorrer sus mejillas.

 

De pronto, Louis tomó una daga que llevaba consigo y se hizo un pequeño corte en la mano; Caspian sentía que su corazón iba a salirse de su pecho, la emoción y la intriga lo invadían por completo, no entendía nada, sin embargo se mantenía quieto, expectante a todo lo que sucediera. Fue con la sangre que salió de la mano de su maestro que el rayo negro estampado en su capa fue bañado como símbolo del vínculo que ahora poseía al ser parte interna de la resistencia.

 

Para finalizar la ceremonia se le ordenó que vistiera su nuevo uniforme mientras Louis daba sus palabras finales.

 

—Ahora perteneces a la elite de Campo Ónfalos, en este momento se te darán a conocer aquellos elementos que para los demás guerreros permanecen velados.

 

La emoción que sentía el paladín de viento le producía fuertes dolores de cabeza que ni él podía explicar. En ese momento los demás guerreros rompieron sus posiciones y le abrieron el paso hacia la habitación principal, allí una gran luz dorada emanaba una cálida y poderosa energía…

 

Tres días después de aquel acontecimiento, en la misma carpa en la que Kentha había llegado a Campo Ónfalos, Dante permanecía recostado, lleno de vendas y aún inconsciente.

 

—¡Despierta cabezón! —Retumbó en sus oídos.

 

—¿Quién eres? —Preguntó apenas despertando, sin lograr espabilarse.

 

—Soy la muerte… he venido a llevarme tu alma— respondió aquella voz con un fúnebre tono.

 

—¡No! —Exclamó horrorizado el paladín de fuego— ¡Aléjate de mí! —Fue tanto el susto que se cayó bruscamente de la cama, sólo para ver como Kentha se reía a su lado.

 

—¡Esta me la debías! —Añadió sin poder dejar de soltar carcajadas.

 

—¿Y tú…? ¡Me alegro de que estés con vida! Cuando Geo y Orses te llevaron arrastrando, pensé que te matarían ¡Sólo a ti se te ocurre hacer trampa! Pedazo de idiota.

 

—Sí… —asintió algo cabizbajo el joven de marrón cabellera— la verdad es que… vengo a despedirme.

 

—¿Por qué? ¿Por lo del torneo? ¡No puedes irte!

 

—Sí, es por eso. Los paladines de tierra pedían mi cabeza porque se sintieron realmente ofendidos por lo que hice. Decían que me había burlado de ellos y de Campo Ónfalos durante todo el tiempo que hemos estado entrenando. Me dieron una serie de sermones a los que no les presté atención hasta que llegó Louis, conversamos un momento y decidió salvarme la vida una vez más, sin embargo, me dijo que podía quedarme aquí sólo hasta el mediodía ¡Y ya sabes cómo es Orses! Jamás dejaría que permaneciera entre sus filas después de lo que hice. Además, mañana es la expedición al bosque de las cenizas y ni tú ni yo estaremos ahí. No tendría sentido quedarme.

 

—¡De aquí no te vas! —Ordenó Dante— No al menos hasta que descubramos los secretos de Campo Ónfalos y del tal Louis ese.

 

—Ahora que lo mencionas, estos días Caspian ha estado mucho más raro de lo normal. Quizás su nuevo uniforme le queda algo apretado —comentó riendo— sea lo que sea, ya casi no dice palabra alguna.

 

—¡Con mayor razón! Luego de tu patética actuación en el torneo, pude descubrir algo muy importante… los guerreros de este lugar están preparados para que en cualquier momento pueda haber una invasión.

 

—Y con eso… ¿Qué?

 

—¡Cabeza de piedra! Piensa por un momento ¿Por qué estarían tan preparados? Si bien este lugar es relativamente extenso, estas tierras no son codiciables, no poseemos riqueza alguna, en otras palabras aquí no hay nada de valor ¿Por qué alguien vendría a invadirnos?

 

—Creo saber a qué te refieres… en este lugar hay algo muy valioso que nos tienen escondido, de ser así ¿Qué podría ser?

 

—¡El Alcaesto! —Exclamó Dante poniéndose de pie— Kentha… como mañana es la expedición, de seguro la custodia nocturna será más reducida debido a los preparativos.

 

—¿A dónde quieres llegar con todo esto?

 

—Escóndete. Nos reuniremos hoy en la noche e iremos hasta los mismos aposentos de Louis ¡Hoy descubriremos los misterios de este extraño lugar! 


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#29 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 7,609 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 septiembre 2015 - 16:08

-creo que Tamiel comete un error al subestimar a sus oponentes............claro que no sabe que en

el otro bando se encuentra uno de los guerreros mas poderosos.......el  fanático

quise decir.....Caspian

 

 

-El flashback del protagonista fue un poco gracioso................se ve que sus

instructores  le tienen en "alta estima "..........este salio mas vago que seiya y koga en sus entrenamientos

 

 

-No importa que ya lo haya leido antes sigue siendo comico cuando descubren la trampa que

habia realizado Kentha para salir elegido.

 

-bueno .............supongo que fue comico para varios exceptuando al propio Kentha

 

-Estuvo entretenido los emfrentamientos


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

BATALLA HEROICA ZODIACAL

 

 

 

 

 


#30 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 381 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 10 septiembre 2015 - 10:35

-creo que Tamiel comete un error al subestimar a sus oponentes............claro que no sabe que en

el otro bando se encuentra uno de los guerreros mas poderosos.......el  fanático

quise decir.....Caspian

 

 

-El flashback del protagonista fue un poco gracioso................se ve que sus

instructores  le tienen en "alta estima "..........este salio mas vago que seiya y koga en sus entrenamientos

 

 

-No importa que ya lo haya leido antes sigue siendo comico cuando descubren la trampa que

habia realizado Kentha para salir elegido.

 

-bueno .............supongo que fue comico para varios exceptuando al propio Kentha

 

-Estuvo entretenido los emfrentamientos

Hahahahahaha Tamiel no sabe que se enfrenta al guerrero que en combate... tiene la mejor oratoria de todos xD hahahahahaha 

Al principio Kentha es un poquito vago y le cuesta mucho entender, pero a medida que va pasando el tiempo y va descubriendo la verdadera lucha que está enfrentando... sigue igual de vago ahahahhhahaha 

Kentha se siente como un pedazo de pan en el suelo xD recuerda que este fic esta inspirado en hechos reales, si a ti te causa gracia leer esto, imagina lo que me pasa a mí cuando recuerdo lo que en verdad pasó hahahahhah

Gracias por comentar como siempre amigo ¡Un abrazo! 

 

Ya se han mostrado dos caballeros negros de elite, Timos de Leo y Desmith de Aries; ambos paladines de fuego. El primero controla el fuego negro y el segundo el rayo. Esto me hizo recordar hace un poco más de dos años, cuando comencé a imaginar esta historia... 

 

En ese tiempo hice estos dos dibujos: 

 

90pts1.jpg

 

2cdaiix.jpg

 

Quizás alguno de ustedes los recuerde xD Conforme fue pasando el tiempo intenté mejorar la técnica. Nunca he sido aficionado a dibujar, no es de esas cosas que más me gustan. Pero el hecho que los personajes de este fic, estén ilustrados siempre me motiva a seguir. Por eso al año después, hice estos dos dibujos: 

 

vo7sqf.jpg

 

x6egs5.png

 

Creo que en algo se ha mejorado :B

 

Aún faltan 10 días para el siguiente capítulo, espero ponerme al día con los fics que estoy leyendo para antes de esa fecha. Gracias a los lectores por los comentarios, visitas y mensajes ¡Que tengan un buen día! 


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#31 ♏ A✞ÖNIC ♏

♏ A✞ÖNIC ♏

    ♏ The Almighty Mafionic ♏

  • 2,358 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion
Desde:
Caracas, Venezuela

Publicado 10 septiembre 2015 - 11:39

Saludos mi estimado Kentha... Tenia tiempo que no me daba un giro por estos lados.

 

Pues veras volviendo a leer tu fic ya que la ultima vez que aqui estuve vi solo el prologo donde hablabas sobre El Dios del Olimpo  y la llegada de Tamiel... bueno pasando de ese prologo, me e leído el capitulo nº1 Dejándome muy sorprendido con el personaje Kentha que de una u otra manera me parece que dentro de unos cuantos capítulos mas que todavía no e leído, tendrá un desarrollo bastante significativo para la trama y la historia en general, sin mas esta muy buena tu historia y te deseo lo mejor para que la logres terminar con el éxito que desde hace bastante tiempo se merece. Saludos.


FYKal7R.gif

 

Ulquiorra%20Atonic.gifSoy su majestad para ti ¡The almighty Mafionic! Axatonic.gif


#32 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 7,609 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 12 septiembre 2015 - 14:09

-Te quedaron geniales los dibujos de tus personajes

 

-Te sugiero que también los agregaras a esta sección:Arte de los fans


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

BATALLA HEROICA ZODIACAL

 

 

 

 

 


#33 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,244 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Arica, Chile

Publicado 13 septiembre 2015 - 19:48

Como estas abysal, ojala q bien. aqui te dejo mis espectativs del capitulo 4.

 

Primero con lo aburrido, lo cual seria tomado como lo negativo por ser lo ameno, la gramatica XD.

 

Te siguen pasando lo de las lineas saltadas y por ahi vi q te usaste demasiadas veces la palabra sin embargo, creo q es bueno antes de publicar ver q cuales palabras tienes muy repetidas para sustituirlas por sinonimos, es algo nuevo q estoy implementando. Podrias sustituirlo por no obstante, pero, etc.

 

En cuanto a la trama me deja curioso la expedicion de los 3 invencibles, no le hicieron honor a su nombre en su primera mision en la historia XD, q rara la criatura lobo el cual parecia asesinar y a la vez lamentar?... me recuerda al estigma de los dark cuando derramo un lagrima.

 

Con kenta, nuevamente paso lo mismo q con el fic anterior, trato de engañar a sus camaradas al sentirse muy comun despues de pasar tanto tiempo sintiendose especial en el orfanato.

 

Por otro lado q bueno q el torneo comenzo, definiendo al caurteto de protas juju. Me sorprendio la rapidez con la q caspian vencio a tyson. Me pregunto si el otro duelo sera igual?...

 

Bueno es todo nos vemos... 


mzvJptU.png

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 37 .-  desde el (15/02/2017)

Fichas de personajes


#34 Killcrom

Killcrom

    Paso a paso

  • 1,803 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion

Publicado 14 septiembre 2015 - 07:27

Leí el prólogo de tu re-re-remake hace unos días, pero hasta ahora no he podido redactar un review que medio merezca la pena. Eras el próximo en mi lista de comentarios, así que vamos a ello...

 

Empezaré por las fichas, que es más fácil. Decirte de ellas que enhorabuena por ser capaz de dibujar a tus personajes. Yo soy incapaz. Soy malo dibujando. Tengo algún dibujo que podría subir, pero siendo honesto, prefiero los fanarts que me han hecho algunos amigos y miembros del foro. 

 

En particular, no me imaginaba al líder de Campo Ónfalos así. Le hacía más viejito de barba blanca, ya sabes... Mi diseño favorito fue Caspian. Te quedó muy, muy bien. Si me permites un consejo de novato, creo que te favorecería muchísimo un trazo más fino.

 

Ahora, vamos al texto. Este prólogo lleno de golpes de remo en potencia...  :t478:

 

¿Ya has terminado el relato? ¿Y también terminaste el anterior y decidiste remakear?   :m1: ¡Es para fusilarte!

 

En conjunto, el prólogo explica bien lo que quieres decir. Pero creo que has ido muy lejos, revelando demasiadas cosas desde el principio. Sé que habrá más sorpresas, pero no puedo evitar tener este sentimiento enfrentado de que enseñas más que "solo las braguitas". Está bien ver lo que hay debajo de la ropa interior, pero para mí es más divertido imaginar lo que hay debajo de ella... 

 

Ahora, sobre el cambio... me vas a disculpar, pero debo serte honesto. Decirte que me ha gustado el cambio de santos a paladines sería mentir. Quizá si hubieras inventado tu propio panteón habría sido más de mi agrado, pero las similitudes son demasiadas con Saint Seiya como para poder camuflarlas con la palabra "paladín" y lo que ello implica.

 

De verdad, te ruego me disculpes, pero este cambio concreto no ha sido de mi agrado. Hablas de armaduras doradas, constelaciones, dioses míticos y de una fuerza oscura conocida como Tamiel. Lo único que puede justificar un cambio de lore es el concepto de "Alcaesto", que realmente irrumpe (ya irrumpía de hecho en tu versión anterior) en el mundo de Saint Seiya, dándole un toque fresco.

 

En mi humilde opinión, aunque soy consciente de que no te va a gustar, has cambiado el toque de frescor en el contexto de la serie por una nada sutil réplica del universo Saint Seiya que no logra, para nada, el objetivo que expones en una de las respuestas a comentarios. Si de verdad tienes en mente publicarlo, necesitarías cambios mucho más radicales.

 

Sí, ya sé que no pretendes lucrarte, pero cualquiera que conociendo Saint Seiya, leyese esta historia sin estar metido en el mundo de su fanfiction, pensaría de forma inevitable e irreversible que está leyendo "una copia de la serie que vio cuando era niño".

 

No quiero que me malinterpretes; simplemente piénsalo un instante. La versión anterior de tu fic era maravillosa, espléndida, épica, digna de mención, memorable. No necesitaba este cambio; deberías haberla terminado de publicar aunque luego pretendieses hacer esta nueva versión más profesional -y por tanto, distante de Saint Seiya, cosa que me temo, no logras en el prólogo-. 

 

Por supuesto que voy a seguir leyéndote y dándote los mejores consejos que mi experiencia (mucha o poca) me permita. Pero dioses, no puedo zafarme del sentimiento de que esto es una versión "descafeinada" de un fic de Saint Seiya que apuntaba muy alto.

 

Sé que me estoy apresurando demasiado, pues apenas empiezo a leer, pero por respeto a ti he querido ser lo más sincero posible. El mito del Alcaesto, como fic de Saint Seiya, estaba en mi top 3. El mito del Alcaesto, como tentativa de obra original, deja mucho que desear por lo que he leído. No por calidad (que normalmente la ofreces), sino por similitudes excesivas con la obra de la que te quieres desligar.

 

Para terminar, la redacción del prólogo tampoco ha logrado convencerme. Has tenido capítulos mucho mejores. Claro, también es cierto que has tenido capítulos peores. Ya te señaló Alfredo alguna cosa que yo mismo te hubiese señalado. Utilizas palabras que no corresponden, que no casan con lo que intentas decir. Por ejemplo, según la RAE, constelar significa tachonar, cubrir, llenar. Luego juramentar suena demasiado pomposo. Y hay algunos problemas de concordancia como condicionales donde debería haber presentes. 

 

En fin, que este experimento llamado prólogo no ha sido muy de mi agrado. No quiero que te enfades conmigo; al revés. Puedes hacerlo mejor. Lo sabes. Ya te he dicho que voy a seguir leyendo tu historia. Probablemente retire algunas de las cosas que te he comentado aquí, pero con toda sinceridad, me llamaba muchísimo más la atención el concepto del Alcaesto como fanfic.

 

Amigo, disculpa que este comentario haya sido tan duro. Que sepas que, a pesar de todo, estás entre mis favoritos y candidatos a escritor del año. Sigue trabajando duro y no dejes que estas críticas te machaquen. Al revés: utilízalas como maderos tras un naufragio. 

 

Un saludo y reitero, siento haberte destrozado la ilusión del prólogo. 


Editado por Killcrom, 14 septiembre 2015 - 07:36 .

ccf1e1679a5747ee336043a64c6cb889o.png

d1626a3d216e9b4c7b4a02e4f6831eeao.jpg

(Parte 2 de 3)

Publicado: 14 de marzo de 2017


#35 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 381 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 04 octubre 2015 - 23:11

Luego de estar un mes fuera de mi país, he vuelto para seguir publicando esta pequeña historia que avanza a pasos agigantados y está cada vez más cerca de alcanzar a su versión anterior. Les pido disculpas por no haber respondido antes sus comentarios, ya que como imaginan he estado muy muy ocupado xD les contaría como me ha ido, pero prefiero dejarselo como historia en el Mito del Alcaesto xD

 

Respuesta a los comentarios:

Spoiler

 

Personajes:

Spoiler

 

VI

 

¡El momento de descubrir la verdad había llegado! Ya era de noche, la luna estaba en el punto más alto del cielo y como fue planeado, Dante se encontró con Kentha quien se había escondido en los límites de Campo Ónfalos.

 

El paladín de tierra sentía unas ansias terribles por comenzar su aventura; era como si toda su vida hubiese sido una excusa sólo para vivir este momento, donde descubrirían por fin qué es el Alcaesto y cuáles son los misterios que tan herméticamente tenían velados los guerreros de la elite de Ares.

 

La idea era llegar primero hasta el sector de prácticas de tierra, desde allí cruzar los pastizales y terminar en los aposentos de Louis, ya que de seguir el camino directo, de seguro los encontrarían. Ambos estaban listos y sigilosamente comenzaron a avanzar rumbo a su primer destino, el cual concluiría en aquello de gran valor que los soldados negros deseaban poseer.

 

Pero de pronto, el moreno muchacho se detuvo de golpe. —Maldición… —Dijo en voz baja— puedo sentir ligeramente un astral ajeno ¡Nos han encontrado!

 

Ante esta advertencia, se separaron unos metros y comenzaron a caminar en círculos con el fin de hallar a quien se encontrase cerca de ellos. Girando hacia adelante, Dante lanzó una llamarada de fuego hacia unos arbustos, comprobando que efectivamente alguien se ocultaba tras estos. 

 

 —¡Sal de ahí ahora! —Exclamó Kentha muy desafiante y en una postura ofensiva.

 

Con un brazo algo lastimado por el ataque flamígero, el intruso salió desde la maleza ¡Se trataba de Tyson! El manipulador de agua que había perdido en el enfrentamiento contra Caspian.  

 

—¡Lo siento no quería molestarlos! —Añadió mostrándose muy nervioso— ¿Qué están haciendo?

 

—Eso no es de tu incumbencia —respondió el paladín de tierra— ahora vete de aquí y permanece en silencio si no quieres enfrentarte a nosotros.

 

—No puedo simplemente irme ¿Acaso no saben lo que les puede pasar? Acercarse si quiera a los aposentos de nuestro líder está estrictamente prohibido, si un soldado de elite los descubre, está en condiciones de ejecutarlos de inmediato. Además si los encuentran, de alguna forma yo soy un testigo y podría tener graves problemas.

 

Al escuchar estas palabras Dante sólo se puso a reír de aquella forma que tanto lo caracterizaba. —está bien Tyson, sé muy bien lo que quieres, ven con nosotros pero no hagas ruido alguno.

 

El joven de piel enferma pareció mostrarse muy feliz por la invitación y sin dudarlo se unió rápidamente a sus nuevos compañeros en esta aventura.

Por el camino le conversaban acerca de todo lo que los había motivado a embarcarse en tal travesía, o sea, su gran molestia por las muchas cosas que les eran veladas. Le mencionaron también del mítico elemento llamado Alcaesto que aparecía en los libros de Dante y que una de sus teorías era que podía estar en el salón prohibido; además de narrarle algunas de las historias que el vagabundo le enseñaba a Kentha sobre los Caballeros de Sol. 

 

—¡Una armadura dorada! E inclusive el poder de todo un ejército… eso es increíble — Los ojos rasgados de Tyson brillaban entre las lágrimas de emoción.

 

Luego de haber penetrado en los campos de tierra y de haber burlado la guardia de Orses, se adentraron en unos largos pastizales que hacían difícil el reconocer si es que alguien estuviera cerca. Así los tres guerreros comenzaron a aproximarse cada vez más al cual sería su objetivo.

 

—¡Agáchense! —Exclamó Kentha, al ver que un guerrero estaba vigilando.

 

—¡Es Vaneris! —Aseguró Dante.

 

—Vaya, que hermosa es… —interrumpió Tyson— y pensar que es hermana del feo de Orses.

 

—¿Orses tiene una hermana? ¡De las cosas que uno se entera! —comentó el paladín de tierra.

 

De forma sigilosa avanzaron arrastrándose, de esa manera lograron no ser vistos por la joven. Pasaron alrededor de dos horas y juntos mostraban una gran colaboración al utilizar sus dominios en los elementos para dar paso por paso.

 

—Cuando Louis nos reúne para darnos las tareas que haremos en el día —agregó el domador de agua— nunca ha mencionado algo de realizar guardias nocturnas.

 

Al escucharlo, Dante sintió aún más emoción de la que acostumbraba tener —¡Siento que cada vez que damos un paso estamos más cerca de saber la gran verdad!

 

Pero su alegría no podía durar para siempre. Como era de esperarse, entre más cerca estuviesen de los recintos privados, más guardias tendrían que esquivar. Sin embargo, no siempre podría ser así y como de alguna forma ya estaban preparados inconscientemente… se encontraron con su primer obstáculo, ¡Geo los había descubierto!

 

Allí estaba el paladín de tierra, mirando fijamente a los guerreros —¿¡Qué hacen aquí!? ¡Este es territorio prohibido! Tengo la orden de acabar con quien fuere que aceche estos lugares sin permiso.

 

Kentha se volteó hacia sus compañeros y luego de exhalar por unos segundos; logró tranquilizarse  mirando fijamente a su dirigente —Ya estamos aquí, no podemos retroceder ahora.

 

Geo se puso de inmediato en una postura ofensiva. —¡Mocoso insensato! —Exclamó hacia Kentha— admiro el que no te hayas ido a pesar de la expulsión, pero venir a profanar lugares sagrados… eso es algo imperdonable.

 

—Te agradezco todo lo que me enseñaste —respondió el inexperto paladín de tierra— sin ti el malhumorado de Orses me hubiera molido a golpes y bien poco sería el aprendizaje. Sin embargo, ya hemos llegado muy lejos y si es necesario vencerte para seguir ¡Así lo haremos!

 

—Muy bien chicos… —concluyó Geo cabizbajo— es una pena que esto tenga que terminar así.

 

Sin titubear, desde el primer momento, el miembro de la elite de Ares preparó sus técnicas poniéndose en una rígida postura. Enraizando ambos pies sobre el suelo, levantó al menos nueve pequeños bloques de tierra y junto a firmes movimientos los arrojó contra sus adversarios. Kentha y Tyson recibieron el ataque de frente cayendo fuertemente al piso, pero Dante logró saltar. Desde las alturas, lanzó varios puños proyectando cientos de veloces perdigones ígneos. Geo no fue capaz de esquivarlos, pero a pesar de eso, no quedó muy lastimado.

 

Tyson desde el mismo suelo usó el agua del rocío de los pastizales para generar un pequeño gancho con el fin de tomar el pie de su oponente y lograr que se desestabilizara.

 

En ese instante Kentha sólo usando su brazo derecho le lanzó un gran bloque de tierra, impactando de lleno en su objetivo. El soldado de la elite de Ares quedó algo aturdido pero reaccionó al instante, volviendo a su firme postura.

 

—A pesar de su traición, he sido muy compasivo con ustedes; eso es lo malo de tener un corazón tan gentil. Pero ya es hora de que observen ¡El poder de un portador del rayo negro!

 

Entonces el oscuro uniformado usando el control sobre la tierra, se dispuso a ejecutar un poderoso ataque. Dando rápidos pisotones sobre el suelo, levantó cerca de seis peñascos que lanzó hacia sus rivales. Parecía una técnica simple, no obstante, para la sorpresa de todos, tan pronto como terminó de arrojarlos volvió a repetir este movimiento de forma instantánea, logrando proyectar decenas y decenas de grandes rocas en menos de un minuto.

 

Kentha levantó una gran muralla para intentar interceptarlas, pero tal era la fuerza del ataque que aquel escudo fue destruido por completo y siendo inútil en su intento de defenderse, el huérfano paladín cayó de golpe. Por otro lado, Tyson extendió sus brazos hacia adelante formando una cortina de agua similar a una lluvia pero en sentido inverso. Buscaba reducir la potencia del impacto pero no estuvo ni cerca de lograrlo.

 

Por último, Dante lanzando explosivos ataques de fuego logró explotar algunos peñascos, pero debido a la gran cantidad de rocas que eran, no pudo evitar que decenas de otras le dieran de frente dejándolo muy herido.

 

Los tres guerreros que habían comenzado una osada travesía ya estaban en el suelo, dominados por el poder de Geo. Se miraron un momento y en sus rostros se reflejaba un profundo dolor, más allá de las heridas físicas, era la agonía por saber que no estaban a la altura de cumplir sus sueños, que tan prontamente habían sido frustrados.

 

De pronto, Kentha comenzó a ponerse de pie —¡Aun puedes levantarte! — Exclamó el joven de rubia cabellera.

 

—Lo siento Geo —añadió el muchacho con una sonrisa—  para serte franco, ni siquiera sé cómo llegamos hasta aquí, ¡Supongo que ser impulsivos es lo nuestro! Sin embargo, darnos por vencido sería perder el esfuerzo que hemos invertido aquí y para qué nos hacemos los idiotas… el pasado ya no volverá ¡No podemos mirar hacia atrás! Ni siquiera sabemos qué es el Alcaesto ni si las fantásticas historias sobre los Caballeros del Sol son ciertas, pero si hay algo que tenemos claro es que estamos cansados de las mentiras y las cosas ocultas ¡Hoy descubriremos que hay escondido en los recintos prohibidos!

 

Su receptor miró hacia el suelo con una notoria angustia. —Pobre pequeño… —se dijo a sí mismo en voz baja— tienes tantas historias de fantasía en tu mente, ni siquiera te imaginas lo que Campo Ónfalos significa para la humanidad. En un momento lo dudé, pero ya no… ¡Es mejor que ustedes tres mueran aquí!

 

Estas palabras asustaron mucho a Tyson, quien ya pensaba en las muchas formas de huir de aquel encuentro o de rendirse y suplicar por su vida.

 

—¡No seas cobarde! —Exclamó Dante al notar el astral asustado de su compañero— sólo con Kentha no podremos derrotar a Geo ¡No nos abandones ahora!

 

Ante el aliento del paladín de fuego, Tyson pudo obtener algo de valor e incorporarse a la batalla. Entonces sin esperar ni un segundo más, el moreno guerrero atacó al miembro de la elite de Ares. De forma explosiva y brusca desplazó sus manos hacia adelante proyectando una gran llamarada de fuego.

 

Geo flectó ambas piernas y con un gran esfuerzo levantó una muralla de tierra de al menos dos metros de grosor para resistir aquel ataque que no cesaba de fluir; pero Kentha se unió rápidamente al encuentro. Recordando su última batalla, se concentró poniendo firmemente la palma de su mano derecha en la tierra; así logró controlar la barrera de su oponente forjándola en una gigante mano de piedra.

 

—¡Ahora Dante! —Exclamó el joven de marrón cabello. Ante esa advertencia el guerrero de fuego incrementó aún más su energía concentrándose en sus puños para que proyectaran una llamarada aún más grande. El uniformado intentó a toda costa esquivar aquel impresionante poder, pero la defensiva del paladín de tierra no se lo permitió. Debido a esto, recibió el impacto de frente, siendo arrastrado varios metros por el suelo.

 

—¡Maldita sea! —Reclamó demostrando que estaba herido. Entonces hizo algo inesperado; desde la parte posterior de su cinturón tomó una pequeña dinamita que al arrojarla al cielo explotó ¡Expeliendo una línea de humo verde!

 

—¿¡Qué es eso!? —Preguntó Kentha muy alarmado.

 

—¡Es una bengala! —Aseguró Tyson— ¡De seguro vendrán refuerzos!

 

Ninguno de los tres sabía qué hacer, la situación era cada vez más desesperante. De quedarse e intentar acabar con su oponente, serían interceptados por más miembros de la elite de Ares y de tratar de huir, lo más probable es que su rival de todas formas pudiera alcanzarlos alertando a los demás guardias del lugar.

 

Mientras lo pensaban, Geo logró ponerse de pie y a pesar de que aún se quejaba por las quemaduras, nuevamente se puso firme para continuar con el combate.

 

—¡Cúbranme! —Ordenó el paladín de agua de forma impulsiva.

 

Los otros dos jóvenes no entendieron muy bien a qué se refería, pero cuando vieron que su compañero se fue corriendo hacia su oponente, comprendieron sus reales intenciones.

 

Con una concentración admirable, Geo comenzó a lanzarle pequeños peñascos a Tyson, los que de por sí, revelaban el cansancio del experto muchacho. Entonces, tanto Dante como Kentha hicieron lo posible por impedir que su camarada fuera interceptado.

 

Al llegar junto a su rival, el joven de piel grisácea lo abrazó arrojándose al suelo con él. —¡Ahora sigan adelante!— Exclamó mientras recibía fuertes puñetazos.

 

Sin pensarlo dos veces, la dupla de rebeldes desapareció del campo de batalla. Ambos se dirigieron a toda velocidad hacia el sector prohibido. Avanzaron al menos media hora más por los pastizales, burlando la guardia compuesta por un par de guerreros más. Mientras tanto, Tyson sólo recibía golpes, quedando al borde de la muerte.

 

Hasta que por fin llegaron a un lugar donde podía verse la entrada de la gran casa blanca. —Ya casi llegamos— aseguró Kentha muy ansioso.

 

 

 

—¿Y una vez que descubramos el secreto? —Preguntó su amigo— ¿Qué haremos?

 

 

El paladín de tierra se puso a reír algo descontrolado por la adrenalina del momento. —No lo sé— dijo sin poder concentrarse.

 

 

Sólo unas extensas escaleras los separaban de su objetivo, los aposentos de Louis. Atentos a cualquier movimiento extraño, el nerviosismo se apoderaba de sus cuerpos que temblaban por el frío. Corrieron como si la meta de sus vidas estuviese del otro lado de la gran entrada principal.

 

 

—¡Vamos Dante! —Le dijo a su compañero animándolo— una vez que lleguemos te concederé el honor de abrir la puerta de los misterios de Campo Ónfalos.

 

 

Ante esta iniciativa, el paladín de fuego se imaginó a sí mismo tomando la dorada perilla, pero de pronto, un gran huracán los envió de vuelta al principio de la escalera. Miraron hacia arriba y distinguieron la silueta de quien los había descubierto. Se trataba de Caspian, el nuevo miembro de la elite de Ares.

 

 

—Han llegado lejos, pero yo… bajo las órdenes de Louis ¡Me encargaré de eliminarlos!— Exclamó con su rostro muy serio.

 

 

—Déjanos pasar estúpido fanático —le ordenó Kentha con ira en sus ojos.

 

 

—¡Tú y yo! ¡Pedazo de porqueria! ¡Aquí y ahora! Veamos cuál de los dos es más fuerte.

 

 

Al escuchar esto, Dante intervino —eso es ridículo, tú eres es el ganador del torneo.

 

 

—¡Que así sea! —Aceptó rápidamente— ¡Te llenaré esa inútil boca con tierra! Que este sea un duelo de vida o muerte.

 

 

Este era un enfrentamiento que estaba destinado desde la primera vez que se vieron. Ambos sentían una furia inexplicable, era como si se hubieran odiado por toda la vida. A pesar de que el moreno paladín de fuego buscaba impedir este encuentro, no había argumento alguno que hiciera razonar a su amigo.

 

 

—¡Aquí acaba tu vida! —Aseguró Caspian— alguien como tú jamás podrá estar entre nuestras filas y mucho menos llegar a la elite de Ares.

 

 

—¡No me interesa estar en su grupo de gente enferma! Mucho menos adorando al líder raro que tienen.

 

 

—¡No te atrevas a hablar así del señor Louis!—. Sin esperar ni un segundo más se lanzó con una rápida serie de patadas impulsadas por el viento que tan bien controlaba. Su velocidad hacía que su adversario no pudiera ni bloquear ni esquivar los ataques, así que recibió la mayoría de ellos.

 

 

Para escapar de esta situación, Kentha forjó una pared en frente de él logrando ganar algunos segundos y así mantener un poco de distancia. Pero el joven de ojos verdes destruyó esa defensa con una determinación vehemente.

 

 

—¡Huyes como un cobarde! —Agregó el paladín de viento.

 

 

Pero a su oponente parecía no importarle estas palabras y se mantenía muy tranquilo mientras recibía una que otra patada. Manteniendo su postura rígida miraba entremedio de los golpes esperando el momento oportuno para atacar.

 

 

Pero no contaba con la técnica de Caspian; quien acumulando una gran cantidad de aire en su pie izquierdo, se impulsó logrando conectar una certera patada en pleno rostro de su rival, arrastrándolo a metros de distancia. Sin detenerse el muchacho fiel a Louis comenzó a lanzar por la palma de sus manos fuertes ráfagas buscando derribar a su enemigo.

 

 

Ante esto, Kentha cruzó sus brazos a la altura de su cabeza intentando mantenerse de pie a pesar de los fuertes impactos que estaba recibiendo. Su mirada ya estaba perdida y sus energías aun bloqueadas por el poder de la anterior patada que sin duda, se había visto muy potenciada por el astral furioso de su adversario.

 

 

—¡Esa patada lo ha aturdido! —Exclamó Dante quien muy nervioso veía el combate.

 

 

—Es un caballero muy poderoso —pensó el paladín de tierra— pero estamos a las puertas de los aposentos de Louis… hemos llegado demasiado lejos ¡No puedo rendirme ahora!

 

 

Recobrando la consciencia junto a un gran incremento de su energía, desprendió seis rocas del suelo y las arrojó hacia su enemigo, todo esto acorde a los rígidos movimientos que hacía con sus brazos. Pero Caspian utilizando su elemento, pudo desviar sin problemas el trayecto los ataques, pero no pudo deducir que estos eran sólo una finta. En el momento menos esperado Kentha se puso en frente de él y le dio un potente puñetazo ascendente en el mentón, el cual lo levantó unos centímetros del suelo.

 

 

—¿Qué me sucede? —Pensó al sentir que perdía el equilibrio y su vista se hacía más borrosa.

 

 

El nuevo servidor de Ares había quedado muy lastimado después de ese golpe. Con su orgullo herido espabiló y miró fijamente a su rival. —Parece que te he subestimado, no pensé que tendría que usar esta técnica contigo ¡Muere con honor Kentha!

 

 

El guerrero de fuego quien no aguantaba más la aflicción por ser sólo un espectador, comprendió muy bien a lo que se refería. Iba a usar la técnica con la que logró vencerlo en el torneo.

 

 

Desde la distancia el paladín de tierra sentía el gran poder de su oponente, por tan sólo unos segundos las piernas le temblaron sintiendo el miedo de perder su vida. Sin embargo, no se daría por vencido y poniendo ambos pies muy firmes sobre el suelo se quedó detenido buscando aguantar de frente el ataque, sabiendo que no podría esquivarlo.

 

 

Aquel tornado de viento que tomaba la forma de un feroz lobo blanco; esa sería la ofensiva que acabaría de una vez por todas con Kentha. Al saber esto, Dante no pudo simplemente seguir mirando y decidido a intervenir en el combate encendió sus puños con una gran llama de fuego ardiente.

 

 

Pero estando a las puertas de unirse al campo de batalla, un inesperado hecho lo interrumpió.

 

 

A lo lejos, en el sector de las carpas, donde los guerreros debían estar durmiendo y reponiendo sus fuerzas por un extenso día de entrenamiento, una terrible explosión hizo retumbar el ambiente. Desde el cielo una onda de calor se extendió por todo Campo Ónfalos llegando inclusive hasta el sector más alto, donde los jóvenes estaban combatiendo.

 

 

—¿Qué… está pasando? —Preguntó Caspian muy intrigado.

 

 

El suspenso se apoderó de los combatientes, los tres muchachos se miraron entre ellos sin decir algo en lo absoluto.

 

 

—¿¡Qué ha sido esa explosión!?— Exclamó el moreno guerrero, demostrando que por el momento, el combate había pasado a segundo plano.

 

 

De forma unánime estaban decididos a bajar para informarse de lo ocurrido, pero una vez más… algo los detuvo.

 

 

Cientos de esferas de fuego negro empezaron a caer sobre todo Campo Ónfalos como si de una lluvia se tratase. A pesar de la distancia, pudieron escuchar la marcha unísona de cientos de soldados acercándose cada vez más al lugar en el que se encontraban.

 

 

Era una invasión. En el momento en que menos se lo imaginaban, estaban siendo atacados por una horda enemiga.

 

 

—¡Desmith ha vuelto! —Pensó Kentha angustiado.

 

 

Los jóvenes paladines se dispusieron a ir rápidamente a los límites de los terrenos para impedir el avance de las tropas invasoras, pero era demasiado tarde. Un pequeño grupo de guerreros portando armaduras negras habían llegado a los aposentos de Louis.

 

 

Sus blindajes tenían un diseño distinto a los que llevaban puestos quienes habían irrumpido en el orfanato en aquel entonces. Pero no había tiempo para pensar en eso, sólo una cosa podían hacer…luchar, ya que una inesperada guerra había comenzado. 


Editado por Vulcanus no Kentha, 09 enero 2017 - 12:44 .

                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#36 Killcrom

Killcrom

    Paso a paso

  • 1,803 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion

Publicado 05 octubre 2015 - 14:30

El próximo comentario se lo debo a Andrómeda, del que leí su primer capítulo del nuevo fic que está haciendo hace unos días. Después, como disculpa, te haré un comentario justo del capítulo 1, porque llevas razón, solo leí el prólogo. Y si es algo improvisado, entonces no he hecho justicia a tu obra, solo te he fastidiado. 

 

Sin más, un gran abrazo y gracias por acordarte de ND. Ahora mismo estoy con capítulos de transición, así que tómate tu tiempo.  :lol:


ccf1e1679a5747ee336043a64c6cb889o.png

d1626a3d216e9b4c7b4a02e4f6831eeao.jpg

(Parte 2 de 3)

Publicado: 14 de marzo de 2017


#37 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 381 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 06 octubre 2015 - 14:30

El próximo comentario se lo debo a Andrómeda, del que leí su primer capítulo del nuevo fic que está haciendo hace unos días. Después, como disculpa, te haré un comentario justo del capítulo 1, porque llevas razón, solo leí el prólogo. Y si es algo improvisado, entonces no he hecho justicia a tu obra, solo te he fastidiado. 

 

Sin más, un gran abrazo y gracias por acordarte de ND. Ahora mismo estoy con capítulos de transición, así que tómate tu tiempo.  :lol:

Como me gustaría tener más tiempo para leer otros fics, los que sigo fielmente son el tuyo, el de T-800 y Alfredo, estoy haciendo un esfuerzo por seguir a Atonic tambien, pero se me está haciendo muy dificil ¡Enseñame tu secreto Killcrom! ahhahhahahha Espero que te guste el primer capítulo :D 

 

Aprovecho de dejarles las fichas de los personajes que me faltan ¡Sólo dos quedan para revelar a todos los del primer arco! Yo sé que ustedes saben quienes son ahahhahahaha aun así cuando lo lean, por favor pongan cara de sorprendidos XD 

 

29apb9s.jpg

 

2qjdf2w.png

Francis:

-Edad: 15 Años.

-Signo: Sagitario 

-Elemento: Fuego.

Menor de los hermanos del trío invencible. Un joven con un carácter muy irascible; es irrespetuoso con quienes tiene al mando, sobre todo con Davis. No suele importarle las órdenes de nadie, aun así daría cualquier cosa por defender a sus hermanos.

 

1hufqq.png

Tyson:

-Edad: 17 Años.

-Signo: Cáncer. 

-Elemento: Agua.

Un muchacho cuyas habilidades no destacan de entre la media. A pesar de no ser agraciado ni muy sociable, el estar entre Kentha y sus amigos lo forzará a vivir una experiencia en la cual deberá decidir si enfrentar sus miedos o huir del campo de batalla.

 

Les dejo también una imagen antigua en honor al último capítulo subido :) 

 

2yn3yg6.png


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#38 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 7,609 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 06 octubre 2015 - 15:08

buen capitulo

 

Geo en la batalla les demostró al trio que aun tenían mucho que aprender

 

Kentha como buen prota no pierde la esperanza aunque le esten ganando XD

 

Kentha y Caspian son como sagistas y shakistas no se llevan bien entre si pero

en cierta forma son parecidos

 

 


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

BATALLA HEROICA ZODIACAL

 

 

 

 

 


#39 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 381 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 20 octubre 2015 - 23:37

Otro día 20 y otro capítulo del Mito del Alcaesto. El primer arco tiene 9 capítulos así que ya estamos llegando al final. La historia cambiará, los escenarios cambiarán, los personajes cambiarán, así que prepárense ahahahhaahha porque se viene mucho del monstruo lobo, el vagabundo, y nuevos caballeros negros de elite. Espero que les guste este capítulo y a los fickers que leo, por favor, tenganme paciencia hahahahhaha apenas tengo espacio para escribir :(

 

Respuesta a los comentarios:

Spoiler

 

Personajes:

Spoiler

 

VII

 

Los invasores oscuros ya habían penetrado en todo Campo Ónfalos. Sin poder evitarlo, los cientos de reclutas de Louis tuvieron que armarse de valor y proteger con sus propias vidas el dominio que habían forjado con lágrimas de esfuerzo. ¿Por qué estaban siendo atacados? Casi nadie lo sabía, sin embargo, no había tiempo para pensar en esas cosas. El ejército enemigo ya estaba al ataque.

 

Eran cerca de trescientos soldados rasos negros, por lo tanto en cuanto a número, ambos bandos eran similares. No obstante, sus humildes blindajes, les daban una gran ventaja.

 

En cosa de minutos, el escenario se llenó de arduas batallas donde los cuatro elementos estaban presentes luchando por la sobrevivencia. Los llantos y los gritos resonaban en un ambiente desolado por el fuego que cubría gran parte de la contienda nocturna. Cerca de la gran casa blanca, Geo y Tyson abandonaron su disputa para iniciar un combate mucho más intenso. A su alrededor,  habían al menos diez soldados rodeándolos.

 

—¡Recuerden lo que dijo el gran Timos! —Agregó uno de los asaltantes, dirigiéndose a sus compañeros— Estos que tengan el rayo negro en su espalda ¡Deben morir cuanto antes!

 

La situación era completamente desfavorable, al parecer las hordas enemigas poseían información relevante con respecto al funcionamiento de Campo Ónfalos. Además en esta batalla, venían directo por Geo.

 

Sin embargo, el joven de rubia melena no se daría por vencido. Pero estaba muy cansado y tenía serias heridas debido a su combate contra Kentha y Dante. —Ya me he enfrentado a varios de ustedes —Dijo en voz alta intentando simular sus dolencias— ¡Son unos inútiles!

 

Poniéndose firmemente en guardia, comenzó a levantar roca tras roca, enviándolas a distintas direcciones buscando derribar la mayor cantidad posible de soldados que pudiera, para poder vencer más fácilmente a quienes quedaran de pie. Pero lamentablemente, eran muy pocos los que caían.

Probando una estrategia distinta usada por los más novatos, cambió su postura de batalla y desprendió del suelo cientos de pequeñas piedras, con el afán de herir a sus oponentes, pero estos no cedían ni un centímetro.

 

—¿¡Qué significa esto!? —Se preguntó perdiendo la calma— ¿Acaso no pertenecen a las mismas tropas que hemos enfrentado?

 

Al parecer, estos luchadores blindados eran más fuertes que los que estaban bajo las órdenes de Desmith de Aries. Preocupado por la situación, el paladín de tierra miró hacia todos lados buscando a Tyson, pero no aparecía por ningún lugar. En tal situación, lo más posible era que ya lo hubieran asesinado.

 

De inmediato, sus enemigos efectuaron el contrataque, bombardeando al guerrero de la elite de Ares con innumerables esferas de fuego que expulsaron desde la palma de sus manos. Una gran explosión se generó en el lugar… al disiparse el humo se pudo ver que gracias a su defensa de tierra, Geo aún estaba de pie, pero muy malherido.  

 

Las posibilidades de vencer eran casi nulas, además el joven lo sabía… sus energías ya estaban al límite. Mirando hacia el cielo y sin cerrar sus ojos, comenzó a llorar sabiendo que esta vez no podría escapar de la muerte. De pronto, ante la sorpresa de todos, se puso a reír fuertemente y apuntó directo hacia arriba.

 

—¡Escúchame esto Ares! —Exclamó delirante— ¡Esto es por ti!

 

Concentrándose estoicamente, mientras las lágrimas cubrían sus mejillas, comenzó a moverse en círculos como si estuviese haciendo una danza de rígidos y cortantes movimientos. Los invasores lo miraron intrigados. En tan sólo unos segundos, la intención del portador del rayo negro quedó al descubierto.

 

Sin que pudieran notarlo, Geo había suspendido en el aire decenas de rocas, forzadas desde la distancia. Su cuerpo tiritaba y las venas de su cuello parecían que iban a explotar en cualquier momento. Esto debido a la gran cantidad de energía que debía usar para poder mantener todos los peñascos en el cielo.  

 

—¿¡Qué piensa hacer este loco!? —Se preguntó uno de los soldados, con miedo en su mirada.

 

Apenas terminó de hablar; el paladín de tierra sonrió y con un desgarrador grito, hizo un movimiento descendente con sus manos. Entonces las rocas llovieron sobre el campo de batalla, simulando un bombardeo de sólidos proyectiles. Una gran cortina de humo se esparció por varios metros. Una vez que se esclareció un poco más la vista, se pudo contemplar como todo el sector del combate había sido enterrado por los bloques de piedra, sepultando con ellos a todos los combatientes… incluyendo al mismo Geo.

 

Pasaron algunos minutos más, hasta que los muchachos que estaban en los aposentos de Louis, pudieron acabar con el cuarteto de soldados que habían llegado hasta aquel lugar.

 

—¡Estamos listos aquí! —Añadió Kentha, con su respiración cansada— ¡Vamos por los demás! ¡No perdamos más tiempo!

Entonces Dante pretendió acompañarlo, sin embargo, Caspian permaneció en la entrada del gran salón y sin explicación aparente comenzó a sollozar en silencio.

 

—¿¡Acaso no vendrás con nosotros!? —Preguntó el paladín de tierra algo desconcertado.

 

—Sólo ve y haz tu deber— Respondió su rival con el rostro triste.

 

—¡Cobarde de porqueria! —Exclamó Kentha furioso— Te haces llamar miembro de la elite de Ares, pero aun así no eres capaz de venir con nosotros para salvar a los demás, ¡A tus compañeros! No quiero volver a escuchar tus sermones diciendo cómo es que debe comportarse un guerrero de verdad ¡Me das asco!

 

Pero Dante intervino, viendo con algo de lástima la forma en que su amigo trataba al paladín de viento. —¡Vamos! Necesitamos llegar cuanto antes posible.

 

Luego de darle una última mirada despectiva; el adolescente de ojos marrones siguió a su camarada, dispuesto a recorrer el largo camino que los devolvería al sector principal de las carpas, donde ya desde lejos se podía ver que todo era un mar de fuego.

 

Desgraciadamente para ellos, apenas dieron el primer paso de regreso, sintieron un terrible astral a la distancia. Era una mezcla entre maldad y determinación, como si fuese la misma muerte que se venía acercando sin que nada ni nadie pudiese detenerlo. Desde la lejanía, contrastando con la luna llena y oscuro pastizal, una misteriosa silueta avanzaba con un paso metálico.

 

Con una siniestra sonrisa, el líder de la invasión venía caminando, ansioso por obtener el tesoro que lo había llevado hasta tales terrenos.

El temor invadió el cuerpo de los muchachos que ya podían distinguir la intimidante armadura que llevaba puesta aquel enigmático soldado. Era similar a la de Desmith, pero con diseños mucho menos redondeados. Los pectorales parecían más sobresalientes y una gran gema verde brillaba resplandeciente por sobre el sector del ombligo.

 

 —No se trata de Desmith —pensó Kentha afligido— entonces… ¿Hay más como él?

 

—¿Qué es este astral tan agresivo? —Preguntó Dante temblando descontrolado.

 

El guerrero oscuro pasó por al lado de los inexpertos paladines ignorándolos por completo. Sacudiendo su roja melena al tenue viento helado que transcurría aquella noche, llegó con su lento andar hasta el principio de las escaleras que conducían hasta la gran casa blanca.

 

Sin poder quitar de su rostro la marcada risita que adornaba sus finas facciones, elevó las palmas de sus dos manos al cielo y comenzó a acumular una extraña energía oscura sobre ellas. Al instante,  todo este poder comenzó a combustionar, tornándose en una fuente de fuego de color negro cuya fuerza hacía que inclusive el paisaje se distorsionara.

 

—Si lo que busco está allí… —se dijo a sí mismo— será lo único que quede en pie después de este ataque.

 

Con un gran aliento y un exagerado grito, lanzó este orbe oscuro hacia la casa del líder de la resistencia. Kentha y Dante, quienes no tuvieron el valor para seguir los pasos de su siniestro enemigo, vieron como de pronto, a centímetros de su ubicación, un ágil guerrero pasó guiado por el viento, a una sorprendente velocidad.

 

¡Era el mismísimo Louis! Quien comenzó a desplazar sus brazos de forma circular una y otra vez, con una rapidez que hacía que aquel movimiento se viera inclusive ridículo. Luego, con un impresionante salto, envió una gigante esfera de viento directo hacia la técnica de Timos.

 

En ese instante, ambas técnicas colisionaron generando una gran explosión que se extendió hacia lo más alto de los cielos. Los jóvenes tuvieron que cubrirse con sus brazos para poder soportar la onda de calor que se esparció por todo el sector.

 

—¿Quién pudo detenerme? —Se preguntó muy impresionado el invasor de ojos rojos.

 

—Es una vergüenza ver la armadura del noble león dorado en un estado tan miserable —dijo el moreno líder con autoridad. Pero a pesar de su determinación, se podía notar como aquella defensiva lo había agotado, ya que su voz estaba más ronca y su respiración mucho más notoria. Además, sus ropajes estaban muy gastados, parecía como si hubiese tenido que enfrentarse a otros guerreros en su camino hasta sus aposentos.

 

—¡Aléjate patético anciano! —Ordenó con una mirada peyorativa— si me entregas la armadura, quizás podría perdonarte la vida.

 

De pronto, desde la cima del templo blanco, una voz se escuchó muy fuerte, —¿¡Acaso vienes por esto!?

 

Todos miraron hacia arriba y vieron que en el balcón del segundo piso, estaba Caspian, quien se había refugiado dentro de la casa. No obstante, lo que sorprendió a todos, no fueron precisamente sus palabras, sino que fue la misteriosa caja dorada que portaba en su espalda.

 

Dante no sabía de qué se trataba, pero ese no era el caso de Kentha; quien por las historias que le había narrado el vagabundo del pueblo donde vivía, pudo intuir al instante el contenido de aquel cofre hecho de oro, que tenía grabado la imagen de un centauro.

 

—¡Esa es la legendaria armadura de Sagitario!— Exclamó abriendo enormemente sus ojos y echando su cuerpo hacia atrás por la sorpresa.

 

Al ver aquella emanación de luz proveniente del contenedor, Timos sonrió expresando una profunda satisfacción, como si su misión ya estuviese cumplida. Sin dejar pasar el tiempo, entró a la casa blanca burlando a los presentes, mientras ya imaginaba los favores que conseguiría al llevar consigo aquel gran tesoro.

 

Caspian, al observar como este nuevo enemigo avanzaba por la escalera, tragó un poco de saliva y luego de apretar fuertemente sus dientes se mentalizó para combatir. —¡Soy un miembro de la elite de Ares! —Pensó— ¡Podré derrotar a ese sujeto sin problemas!

 

Sin embargo, una orden que no esperaba llegó a sus oídos como si un rayo le llegase directo a su cerebro. —¡Salta Caspian! ¡Deja la armadura atrás y vayamos a ayudar al resto! —Decretó Louis.

 

—Pero… es nuestro tesoro sagrado ¡No puedo dejarlo atrás!

 

Las palabras del testarudo muchacho se vieron interrumpidas. Antes de que pudiera realizar movimiento alguno, el líder de la invasión ya estaba detrás de él. —No tengo intenciones de quitarte la vida escuincle —le dijo con una soberbia sonrisa— así que deja la armadura en el suelo y podrás marcharte con tus amigos.

 

El paladín de viento no sabía qué hacer. Su maestro le estaba pidiendo que bajara sin la armadura de oro, pero justo unas horas atrás le ordenó que la custodiara aunque de eso dependiera su vida. ¿Qué decisión tenía que tomar? Quizás este nuevo mandato era sólo una prueba para determinar su valor, o quizás en verdad la vestidura mágica no tenía tanta valía. Miles de cosas pasaron por su mente, nublada por las dudas y el miedo.

 

—¡No! —Exclamó fuertemente— ¡Si quieres quitármela tendrás que matarme!

 

—¡No seas imbécil! —Reclamó Louis desde abajo— Hay muchos guerreros muriendo en este mismo instante ¡Nuestra prioridad está en protegerlos a ellos! Dime Caspian, tus compañeros, tus amigos, la posibilidad de forjar un mundo nuevo y mejor. Eso… o la armadura, ¿Qué es más importante?

 

La tensión podía sentirse en el aire, era uno de aquellos momentos donde la más mínima decisión podía definir el resultado de muchas vidas, o peor aún… el resultado de toda una guerra. Kentha y Dante miraban a Caspian quien no movía ni el más mínimo músculo, debido a la gran presión que estaba sufriendo. Entonces miró a su enemigo, quien se hallaba con la típica sonrisa que tan prontamente lo caracterizaba; sus ojos rojos parecían sedientes de victoria y su astral se sentía ansioso y satisfecho. —¡No! —Respondió desesperado— ¡No huiré como un cobarde! Yo, Caspian, miembro de la Elite de Ares ¡Seré tu último oponente!

 

Empuñando sus manos el moreno dirigente dejó caer una lágrima de rabia. —Este tarado… —se dijo a sí mismo— jamás entendió lo que era una orden. Sin embargo… estoy orgulloso de su valor.

 

Los luchadores ya estaban montados en el campo de batalla. Louis por su parte, no tenía tiempo que perder y como le había dicho a su discípulo, en ese momento la prioridad era salvar a la mayor cantidad posible de guerreros dentro de Campo Ónfalos. Había ido hasta allá en busca de la armadura, pero al ver lo difícil que estaba la situación, la mejor opción que podía tomar era la de regresar. Por lo tanto, cerrando sus ojos unos segundos se volteó, dejando atrás a quien por mucho tiempo había estado bajo su cuidado personal. Entonces les dio la orden a los dos jóvenes que estaban de espectadores, de bajar al sector de las carpas para salvar a sus compañeros.

 

A pesar de su tono autoritario, Dante se detuvo. —Conmigo estos tipos de engaño no funcionan —aseguró con un ligero temblor en su cuerpo— no servirá de nada que Caspian muera en un par de minutos allá arriba. Además, no puedo entender como usted puede abandonar a su discípulo y dejarlo a su suerte ¡Eso es inmoral! Yo me quedaré y aunque pierda mi vida ¡No abandonaré a un camarada!

 

Las palabras del moreno paladín parecían muy sinceras, pero en el fondo de su corazón, él mismo sabía que la suerte de su compañero poco le importaba. Él tenía algo más importante que demostrarse a sí mismo ¡Él era un Señor del Alcaesto! Por lo tanto, si algo era seguro es que no moriría tan prematuramente en una batalla como esta.

 

Louis no se esforzó en detenerlo, ya que aquel acto de valentía era codiciado incluso por los mismos dioses. —Apenas acabemos con los guerreros negros allá abajo —agregó ocultando su rostro—volveremos para ayudarlos. Por favor… no mueran.

 

Un par de lágrimas recorrieron sus mejillas, mientras que Kentha apretaba sus dientes intentando mantener sus emociones tranquilas, ya que la decisión de su amigo lo había afectado demasiado; a pesar de eso no fue capaz de intervenir. Deseaba quedarse, ya que quizás los tres podrían hacer algo en contra del intimidante soldado pelirrojo. Pero los recuerdos de su batalla con Desmith le provocaron un miedo terrible, sus piernas comenzaron a temblar y su garganta se apretó, costándole incluso respirar. —¡Debo volver! Hay mucha gente que rescatar— Se dijo a sí mismo, intentando convencerse de que ese era el motivo por el cual abandonaba a su amigo, siendo que sabía que aquella decisión había sido tomada sólo por cobardía.

 

Así fue como descendieron por los largos pastizales hasta perder de vista al guerrero negro y a los dos valientes muchachos. A medida que avanzaban, podían ver con una profunda angustia como todo estaba incendiado, las carpas, los terrenos de entrenamiento, los sectores de recreo… todo. Intentaban agachar la mirada para no caer en la desesperación por las escenas tan atroces que tenían que enfrentar. Pero sin poder evitarlo, veían decenas de cadáveres de soldados de ambos bandos, sintiéndose culpables por no haber podido de alguna forma, impedir aquel horripilante acontecimiento.

 

En campo Ónfalos el miedo podía sentirse, la desesperación y la angustia eran parte del ambiente. En medio de una gran batalla que ya muchos muertos había dejado, un pequeño y frágil hilo de esperanza se mantenía con Caspian quien tras desobedecer a Louis, enfrentaba a Timos de Leo en un combate muy disparejo. Sin demoras, Dante apareció en el encuentro siendo recibido de muy mala manera por ambos combatientes.

 

—¡Vete de aquí! —Reclamó el paladín de viento, dejando la caja dorada de Pandora en el suelo— ¡No necesito tu ayuda! Yo solo puedo vencer a este sujeto.

 

El moreno joven no prestó atención a las palabras de su compañero. De alguna forma ya conocía a Caspian y sabía que su orgullo no le permitiría reconocer lo asustado que estaba por enfrentarse a este robusto soldado de ojos rojos, quien sonreía como si estuviese en el más sencillo de los combates.

 

—Un insecto más —dijo peyorativamente— no hará ni la más mínima diferencia.

 

Ya estaban los tres dispuestos a luchar, sin rodeos Timos efectuó el primer movimiento, levantando una de sus manos creó una esfera de fuego negro y la lanzó rápidamente contra Caspian. Pero este último usando sus habilidades aéreas logró usar una de las paredes del recinto para girar y así evitar el ataque. La oscura esfera destruyó por completo el muro con el que colisionó.  

 

—Tienes una buena velocidad —asintió el guerrero blindado— ¿Qué tal tu compañero?

 

Sin esperar ni siquiera un segundo, repitió la misma técnica pero esta vez con ambas manos directo hacia Dante quien a pesar de poseer una gran ligereza, no puedo evitar las orbes de fuego negro. Estas le dieron de frente, dejándolo muy lastimado en el suelo. Pero el muchacho recién estaba comenzando la batalla, no se daría por vencido tan fácilmente, poniéndose de pie en frente de su rival usó sus puños para lanzarle rápidos y certeros proyectiles, sin embargo, estos parecieron no hacerle ningún daño.

 

—Ese ataque de fuego fue patético —aseguró Timos con una burlesca risa.

 

Entonces, desde ambas manos lanzó dos oscuras esferas ígneas directo hacia Caspian quien nuevamente logró evadirlas. Sin embargo con su característica e irritante sonrisa, Timos hizo un movimiento ascendente de manos y logró unir sus orbes forjándolas en un demonio con aspecto de león que amenazaba con quitarle la vida a su víctima de un solo golpe.

 

En ese instante Caspian usó sus brazos para acumular la mayor cantidad posible de aire en su pie izquierdo y efectuar su técnica más poderosa, el tornado que se transmutaría en una feroz bestia, ¡El lobo de viento se enfrentaba al demonio león!

 

Dante no se quedaría sólo mirando este encuentro y haciendo un esfuerzo enorme por manipular el fuego de una forma que no le era habitual, creó una gran ráfaga ígnea que rodeó a la ofensiva de su camarada otorgándole una fuerza aún mayor. Con este nuevo poder, el lobo ardiente pudo vencer a la técnica del guerrero negro, desviándola hacia el cielo.

 

—¿¡Cómo es posible!? —Se preguntó el invasor, completamente sorprendido— Al parecer estos mocosos… ¡Tendrán que perecer ante mis puños!  

 

Los jóvenes paladines habían logrado sobrevivir esta vez, sin embargo, estaban heridos y exhaustos, de seguir combatiendo sólo bastaría con unos minutos para que su adversario los eliminase. 

 

Por otro lado, Kentha corría junto a Louis a un paso muy rápido, en ocasiones cerraba sus ojos por la desesperación, pero cada vez que lo hacía; se imaginaba a Dante siendo asesinado por el líder de aquella terrible invasión. Entre tanto andar,  algo extraño vino a su mente. No era nada nuevo que una idea se le metiera desde la nada en la cabeza, pero esta vez era distinto, como si alguien a lo lejos lo estuviera llamando de forma desesperada. —¿Será sólo mi imaginación?— Pensó un tanto afligido. Pero en cosa de segundos volvió a percibir aquel ente que le rogaba por auxilio. Sin decirle palabra alguna a Louis, se detuvo y comenzó a concentrarse para identificar el lugar de aquel llamado.

 

Su dirigente siguió corriendo olvidándose por completo de él, debido a que realmente estaba mentalizado en su misión. Entonces el paladín de tierra comenzó a correr de forma un poco aleatoria, hasta que pudo ver desde la distancia, a una pequeña joven de rubios cabellos luchar contra seis soldados negros.

 

Fue acercándose de a poco, como si le costase caminar. Cuando de pronto, vio como en una esquina del ardiente terreno ¡Diez asaltantes negros estaban congelados! Cubiertos por algún tipo de hielo caótico, mostraban en sus rostros una intrigante expresión de espanto. —¿Quién habrá hecho esto?— Pensó imaginando al poderoso paladín que debió haberlo causado.

 

En ese momento, a lo lejos un enorme huracán se elevó pareciendo que podía tocar el mismo cielo. —¿Qué está pasando aquí?— Se preguntó cada vez más desconcertado. Pero mientras estaba mirando estático a los extraños cadáveres, vio como la guerrera de hace un momento, caía de golpe al suelo.  

 

—¡Hace años que no veía una exquisitez igual! —Exclamó uno de los oscuros soldados. —Esta pequeña misión ya es nuestra ¡Divirtámonos un rato con esta chiquilla! — Señaló otro, dejando sentir su asqueroso astral.

 

Una rabia sin igual recorrió el cuerpo de Kentha, quien olvidando por completo el temor que sentía hace unos instantes, fue corriendo hacia los invasores; con furia en sus ojos y la mandíbula apretada. Entonces apareció, sin intentar usar ninguna estrategia y en frente de todos, demostró aún más sus deseos de pelear.

 

—¡Ustedes! ¡No se atrevan a tocarla! —Dijo de entrada, con un notorio nerviosismo.

 

Los asaltantes lo miraron desconcertados; no estaban dispuestos a perder el tiempo con él, siendo que tenían otro tipo de planes. —Has venido a adelantar tu muerte mocoso— Dijo uno de ellos mientras los demás sólo se reían.

 

Siguiendo al cabecilla del grupo, comenzaron a arrojarle enormes cantidades de esferas de fuego. Para protegerse, Kentha levantó pequeñas murallas por la izquierda mientras intentaba arrojar fragmentos de tierra por la derecha; como si estuviese usando un gran escudo. Pero sus movimientos eran muy lentos y no había forma alguna en la que pudiese contrarrestar todas las ofensivas de sus enemigos.

 

El muchacho ya se había enfrentado un número similar de soldados en su pueblo natal, y aunque venció con la ayuda de Dante, esta vez era mucho más fuerte, gracias a los duros entrenamientos a los que Orses lo sometía.

 

—¡Veamos lo que he aprendido en todo este tiempo! —Se dijo a sí mismo con un repentino entusiasmo. Para comenzar, se alejó un poco del punto de encuentro, con el afán de que no lastimaran a la hermosa joven que yacía inconsciente. Esto de forma estratégica, logrando que ninguno de sus oponentes lo descubriera.

 

Entonces, dando un tosco golpe de gancho ascendente, levantó una gran masa de tierra y junto con una patada utilizando la planta de su pie de forma horizontal, la lanzó al grupo de guerreros negros. Fácilmente pudo derribar a uno, pero los otros cinco fueron al ataque.

 

Dos asaltantes saltaron para atacar desde el aire, mientras que los otros dos atacaron desde el suelo. Esto le recordó al joven su anterior batalla, y con mayor destreza que antes, forjó una gran trinchera para refugiarse. Sin embargo, el método que tenían estos soldados para usar el fuego era muy distinto a los que estaban al mando de Desmith. Estos eran más explosivos, similares a la manera de combatir de Dante, en cambio los otros, al usar torrentes de fuego, tenían un radio más amplio de ataque pero eran algo más lentos.

 

El asunto es que los bombardeos incineraron la defensiva de Kentha, dañándolo gravemente. A penas pudo ponerse de pie, ya que tenía serias quemaduras. —¡Qué porquería! —Se reclamó a si mismo con una sonrisa que demostraba sus deseos por seguir luchando. Quizás en un pasado ya se hubiera rendido, pero ahora todo era distinto. Ya había sentido lo que era el dolor y en alguna medida, también había aprendido a disfrutarlo, ya que durante los meses que estuvo en Campo Ónfalos, el dolor significaba que se estaba haciendo más fuerte. Pero en el momento en que quiso seguir con la batalla; ¡Un soldado lo tomó por la espalda! Era aquel que derribó en primera instancia.

 

—¡Suéltame cobarde de porqueria!— Exclamó muy frustrado. 

 

No había forma de zafarse, ya que en cuanto los demás observaron esto; otros dos soldados lo tomaron desde los brazos para impedirle cualquier clase de movimiento. Enfadados por la osada entrada del joven, los invasores comenzaron a golpearlo sin misericordia. Le dieron fuertes puñetazos una y otra vez, con una risa maquiavélica proveniente de sujetos que sólo se alegraban viendo el sufrimiento de los demás.

 

A pesar de tener el rostro cubierto de sangre y el cuerpo adormecido; Kentha no dejaba de sonreír aunque se sintiese desesperado —¡Qué porquería de paladín que soy!— pensó al verse nuevamente al borde de la derrota. Entonces, recibió un fuerte golpe que lo hizo escupir un poco de sangre. Intentando disminuir las ganas de vomitar, miró hacia el lado, apretando el estómago; y al hacerlo vio nuevamente a la rubia guerrera que permanecía algunos metros más allá; inconsciente en el suelo. —¡Yo que venía a rescatarla! Ojalá despierte pronto y pueda huir —Pero en ese mismo instante descubrió lo patético que estaba siendo— ¿Qué estoy diciendo? Nuevamente actúo como una persona débil.  

 

Aquella reflexión duró sólo un par de segundos; el joven estaba acabado. Sin embargo, no sentía deseos de darse por vencido como en su combate anterior. Sin tener la necesidad de pensarlo, pudo descubrir de qué se trataba, como si el conocimiento hubiese llegado directo a su corazón. No podía ser derrotado, porque esta vez, a diferencia de todas las demás oportunidades, estaba luchando por alguien más.

 

Aburridos de atacar al indefenso muchacho, los asaltantes oscuros pensaban darle el golpe final, pero en ese instante, una idea fugaz pasó por la mente de Kentha. Al concentrarse en su agonía, descubrió que muchas veces podía sentir el momento exacto en cuando iba a ser golpeado, incluso teniendo los ojos cerrados. Al principio no sabía por qué sucedía, pensó que era algo normal, pero cuando observó con más cautela el campo de batalla, puso su atención en las pisadas de sus enemigos. Al tener sus pies en el suelo, podía percibir cada movimiento ajeno, gracias a que, como ya había deducido anteriormente, todo el terreno era una extensión de su cuerpo.

 

Tenía ambos brazos tomados firmemente por dos de los guerreros blindados, pero concentrando su energía en su base de apoyo, comprendió que no era necesario imitar los movimientos de la tierra para poder controlarla. Con una gran sonrisa, que se veía un tanto delirante al estar su marrón cabello tapando sus ojos, empuñó su mano derecha y gracias a esto ¡Una gigante mano de roca salió desde el piso! Junto a esto, las piedrecillas a su alrededor se levantaron, como si estuviesen levitando.

 

Logrando liberarse de su aprisionamiento, Kentha manipuló su magnífica creación para perseguir a sus adversarios. Manteniendo su brazo derecho en lo alto, usaba el izquierdo para arrojar grandes peñazos logrando que sus oponentes quedaran en el lugar preciso dentro del área de combate. Gracias a esto, pudo tomarlos usando la ampliación de su mano. Una vez que fueron capturados; el paladín de tierra puso su atención en su estómago; permitiéndole que al contraerlo, su técnica ejerciera cada vez más presión.

 

—¡Es muy fuerte! —Se quejó uno de los invasores— mi cuerpo… no resiste.

 

—¿Fuerte? —Preguntó el joven de forma algo enfermiza— ¡Ahora les mostraré lo que es ser fuerte!

 

Con un gran esfuerzo, la gran extremidad de piedra comenzó a estrangular a sus víctimas, quienes gritaban desesperados por el dolor. Entonces, un crujido empezó a escucharse; se trataba de los huesos de estos, que se rompían lentamente. Algunos ya lloraban pidiendo clemencia, pero por la mente de Kentha pasó algo muy peculiar, mucho más que perturbarse por aquella escena, sintió algo de placer.

 

Sus enemigos ya estaban muertos, pero aun así, no dejaba que su ataque perdiera fuerza. Envuelto en una ligera locura, el muchacho se detuvo y descubrió lo peligroso que podía ser el poder en algunas ocasiones. —¿¡Qué me ha pasado!? —Se preguntó, como si recién estuviese recobrando la cordura. Luego, dejó caer su técnica junto a los cadáveres de los soldados, destruidos por la presión. Limpió la sangre de su rostro con su playera y se dirigió donde la joven que permanecía inconsciente al costado.

 

Se veía como si estuviese en un profundo sueño; la tomó en sus brazos y pudo ver lo hermosa que era. Su piel parecía estar cubierta por una luz mística; algo sin duda inexplicable. A pesar del humo que había en aquel lugar y del horrible paisaje incendiado que los rodeaba, esta pequeña mujer brillaba con una elegancia inspiradora. Como ya había reflexionado anteriormente, esta era la primera vez que luchaba por alguien más; quizás eso hacía que se estuviese sintiendo tan bien en aquel momento, o quizás… se trataba de algo más.

 

Al tener entre sus brazos a aquella guerrera, Kentha se conmovió con su belleza experimentando una gran incomodidad. Era como si sus sucias manos y tan sólo su cercanía, la estuviesen contaminando. —¿Quién será ella?— Pensó sonriendo.

 

Aquel acto de valentía definiría sin duda alguna, un gran cambio en la vida del inexperto paladín. Al saber que podría haber más personas como ella, un gran entusiasmo recorrió su cuerpo y se preparó para volver por Dante y por Caspian, dejando de lado su cobardía ¡Dispuesto a enfrentar a Timos de Leo oscuro! 


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#40 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 7,609 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 22 octubre 2015 - 12:50

-Geo primero se pone a llorar pero luego muestra su lado heroico ,una extraña pero buena escena

 

-buen enfrentamiento entre Louis y Timos

 

-pobre fanatico,miles de ideas contradictorias pasan por su mente en un momento critico

 

-A Dante le importa mas le importa mas su propio destino que lo que le pase Caspian

 

-me pregunto si alguien en ese sitio aprecia al fanático extremo XDDD

 

-Al menos la cobardia inicial de Kentha  de no luchar contra  Timos  le sirvio para salvar a la joven

 

-buen fic

 

 

 

 

 


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

BATALLA HEROICA ZODIACAL

 

 

 

 

 





0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 35 usuario(s)