SKIN © XR3X
x

Jump to content


* * * * * 2 votos

El Mito del Santuario


  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
562 respuestas a este tema

#261 zeus god king

zeus god king

    Miembro de honor

  • 2,845 mensajes
Pais:
Colombia
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario
Desde:
Miami, United States

Publicado 18 marzo 2015 - 18:55

wow me lei  seiya iv me gusto mucho voy al de saori ahora 



#262 xxxAlexanderxxx

xxxAlexanderxxx

    Seras una excelente marioneta....

  • 3,409 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario

Publicado 19 marzo 2015 - 10:50

Guaaaa genial amigo, bastante bueno como siempre, menos mal que el señor rexoomega puso el diccionario porque te juro que me iba a poner a buscar y no tenia tiempo entonces quería entender y me estaba volviendo un 8 ajajjaja.

Pero en fin bastante bueno el cap, ya el siguiente el de saori, no se, a mi se me hizo un tedioso pero nada raro, solo que esperaba un poco mas pero el capitulo estuvo bastante bueno, y los dorados preocupados por Hades y Poseidón un cero a la izquierda, o ellos no esperaban que dos dioses despertaran consecutivamente? No se esa parte no me quedo muy clara espero me ayudea a comprender mejor eso saludos

9J1AinH.jpg


#263 -Felipe-

-Felipe-

    SNUFKIN

  • 8,677 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 21 marzo 2015 - 12:03

 

mientras los dorados estan preocupados por la guerra contra hades,saori

esta mas preocupada por seiya XD

 

aunque teniendo encuenta que ya lo ha derrotado en varias ocasiones y que ademas cuenta con el dorado mas poderoso de todas las generaciones es normal que se confie.  :s46:

 

 

me extraña que Mei no sea recordado por Tatsumi ,segun recuerdo en la historia de la gigantomachia

si sabia de su existencia.

 

PD.

 

-no entiendo como creian que saori era nieta del viejo si el viejo no tuvo hijo o hija legitimizados y peor aun saori en tu fic no tiene facciones japonesas sino griegas.

-buen capitulo

Gracias. Primero, comentar que sí, en la Gigantomachia era conocido por Tatsumi, pero en este caso Mei Kido es diferente, partiendo con que no es el hijo mayor de Mitsumasa, sino que otra cosa. No sé si voy a usarlo en algún momento, pero si ocurre será más adelante.

 

Lo de Saori está explicado en uno de los primeros capítulos, aunque lo dejé más claro en la reescritura que estoy haciendo para el pdf. Saori es, se supone, hija biológica del supuesto hijo japonés de Mitsumasa con una mujer griega, dos personas que simplemente se dedicaron a viajar y vivir su vida en vez de cuidar de su hija. Aunque claro, Saori sabe la verdad desde muy pequeña, cuando recién tiene uso de razón, y la gente no va a ponerse a hacer farándula con la persona más poderosa de Japón, no es conveniente xD

El tema que se cuestiona Saori es como nadie le dijo nunca que ni siquiera tiene rasgos de mezcla, sino que no tiene ni una pizca de japonesa en la cara. Que Saori tuviera rasgos japoneses en la obra original fue otra más de las cosas medio incoherentes que necesité arreglar.

 

 

en este capi ya me pregunto yo por que saori no tiene una mucama,es que me cuesta imaginarme

a un hombreton como tasumi sacandole la ropa a una adolecente...ya sabeis a lo que me refiero XD XD

ahi creo que habria molado ver a una saintia,tambien me lleva a preguntarme,,,por que tu saori no tiene

la figura de "mejor amiga" con la cual pueda desahogarse  por todo lo que le esta pasando

 

tambien otra duda que tengo es donde ella esta  reunida con sus dorados,alguno de estos no

pone sobre la mesa la idea de acender a alguno de los legendarios a dorados

siempre que estos se recuperen...

sobre todo teniendo en cuanta que dos de ellos si podrian optar a armadura en este caso seiya y hyoga

por que lo es voluntad y poder no les falta.

 

otra cosa, de donde viene el dinero para mantener una organisacion como la de los caballeros

me gustas como planteas la forma en la que funciona el santuario,cosa que nunca llegaron a explicar bien

espero que sigas indagando en ese tema

 

y shunrei?,aqui creo que deberia estar al lado de shiryu,y tener un momento con saori

nunca se ha tratado del todo bien como se podrian sentir una mujer normal enamorada de un caballero

a sabiendas que su destino es morir en combate por otra mujer que es encima una diosa viviente

has comentado la solteria de aldebaran....eso me resulta interesante

estaria bien que algun dorado estuviese casado y con hijos...y cuanto mas dramatico sea, mejor

algo asi como la viuda de shura con sus dos hijas encontrandose con shunrei

en ese hospital del santuario.

 

aqui me imagino a alguno de ellos despertandose rodeado de chicas monas y preguntadose si eso es el cielo XD

me gusto esa parte....

 

y me gusta la idea de cada uno haciendo misiones por el mundo,me molaria leer teem-ups de bronce-dorado

puede ser una dinamica interesante y por nada del mundo hagas que ikki salve a shun XD

 

en definitiva me gustado el capitulo,un saludo y hasta el preximo.

1. Saori TIENE mucamas, pero en esta ocasión solo ella y su mayordomo sabían sobre el viaje. Y Tatsumi solo eligió la ropa "exterior", no lo otro xD y era más que nada por lo nervioso y angustiado que estaba el calvo.

Y por cierto, ya lo he dicho varias veces: ¡nada me gustaría más que meter Saintia de alguna forma, pero es MUY difícil, aunque ya tengo algunos planes aunque obviamente se va a distanciar mucha de la obra en sí.

Y sobre la "mejor amiga", cuando Saori era niña era insoportable, así que no se hizo muchos amigos. Y cuando se enteró de que era Athena se dedicó exclusivamente a investigar sobre ello, a dirigir la Fundación y a borrar información sospechosa del Santuario. Ahora tiene sus doncellas, y eso sería el primer paso.

 

2. Sobre lo del ascenso... esto lo voy a decir a menudo: ¡no se adelanten! xD Lo voy a resumir como NSA Ese tema en específico puede que salga en un par de capítulos más jaja.

 

3. El Santuario obtiene recursos de los gobiernos que reciben ayuda, ellos no lo piden, pero las grandes cabezas del mundo saben que tienen que hacer "donaciones voluntarias" para que el Santuario se mantenga y les pueda salvar el trasero cuando haya problemas. Y para muchas cosas ni siquiera necesita tanto, ya que tiene una gran fuente de comercio con Rodiro y aldeas cercanas. De todas formas se va a tocar ese tema más adelante.

 

4. Sobre Shunrei, NSA. Y en cuanto a la vida personal de los dorados muertos no creo que se toque mucho. Camus era solitario, DM difícil que tuviera algo, Shura era totalmente dedicado a su trabajo, y Aphro demasiado pegado al Santuario. En cuanto a Saga se dice que tiene un hermanito por ahí xD

 

5. No te preocupes. Me aseguraré de que Ikki no salve a Shun. Gracias por los comentarios.

 

wow me lei  seiya iv me gusto mucho voy al de saori ahora 

Gracias! :D

 

 

Guaaaa genial amigo, bastante bueno como siempre, menos mal que el señor rexoomega puso el diccionario porque te juro que me iba a poner a buscar y no tenia tiempo entonces quería entender y me estaba volviendo un 8 ajajjaja.

Pero en fin bastante bueno el cap, ya el siguiente el de saori, no se, a mi se me hizo un tedioso pero nada raro, solo que esperaba un poco mas pero el capitulo estuvo bastante bueno, y los dorados preocupados por Hades y Poseidón un cero a la izquierda, o ellos no esperaban que dos dioses despertaran consecutivamente? No se esa parte no me quedo muy clara espero me ayudea a comprender mejor eso saludos

La verdad es que en principio no estaba seguro si poner un vocabulario, la idea es que se entendieran los términos mientras se avanzaban la lecutra. Parece que me equivoqué xD Así que le agradezco a Rexo de nuevo jaja.

 

Una cosa. Estás cometiendo un pequeño error con lo de Poseidón, y eso es porque te estás basando en el manga y animé, porque yo lo he mencionado, y porque sabes que ahora viene Pose. PERO los Santos no tiene por qué saber que el dios de los mares se va a aparecer. Ellos saben (incluso desde que Sion reúne a Saga y Aiolos) que lo que se viene es "la oscuridad", y Muu y los otros eso es lo que esperan. La intervención de un tercer jugador fue inesperado.

 

 

Hmm... me extraña que nadie preguntara por la discípula de cierto personaje xD

 

 

Dicho eso, vamos con el siguiente capítulo.

MILO I

 

21:20 p.m. del 1º de Diciembre de 2013.

La verdad no podía dudar que era una escena enternecedora, Aldebarán ya tendría la cara empapada de lágrimas. Athena abrazó por un minuto que se hizo eterno al Santo de Bronce de Pegaso y luego repitió el mismo gesto con los otros tres únicos pacientes que había en la Fuente esa noche, lo que equivalía a cuatro eternidades completas.

Uno estaba completamente destrozado, había recibido una golpiza bestial; otro tenía cicatrices en todo el cuerpo como si lo hubieran atravesado con filosas espadas, y también tenía muchos huesos rotos; el siguiente había perdido toda su sangre, nadie sabía cómo pudo sobrevivir; y el último, Hyoga, estaba congelado de pies a cabeza, hacer que respirara nuevamente fue uno de los grandes desafíos.

Había costado mucho alejarlos de la muerte. Por lo que sabía, las doncellas habían trabajado a tope junto a la oficial a cargo, la Santo que contemplaba la escena en silencio. Era una muchacha francesa de poco más de veinte años a quien solo se le veía la mitad del rostro. A diferencia de Marin era la parte superior, ya que usaba una tela en forma de máscara cubriéndole siempre la boca de tono azulado como el vestido que llevaba debajo. Tenía largo cabello castaño tan oscuro que parecía entre negro y vino, atado en una trenza que siempre dejaba caer sobre su pecho; ojos muy serios y fríos de raro tono violeta, un semblante de absoluta calma y control era el común que se encontraba al entrar a la Fuente. Era de tez muy blanca que se contrastaba con el aura índigo de su Cosmos. Su Manto de tonos rosas tenía cortas alas triples abiertas que parecían hechas de plumas al igual que la falda, y hombreras que asemejaban lágrimas al revés.

---¿Ella es Athena? ---le preguntó Higía acercándosele mientras acomodaba su larga trenza sobre el hombro. La diosa había pasado junto a ella sin saludar ni nada, Milo se preguntó si estaría molesta pues era imposible saber lo que pensaba la “enfermera del Santuario”, como la llamaban algunos.

---Sí, ¿no estuviste en la presentación?

---Me enviaron a estos cuatro antes de eso y desde ahí no he parado.

---¿Qué te parece? ---no solía conversar con los Santos de Bronce, mas ella se había ganado su respeto hace tiempo, hacía un excelente trabajo.

---Demasiado emocional, pero al mismo tiempo es una mujer grandiosa.

Tenía un tono de voz parecido al de Camus, casi desprovisto de emociones evidentes, era cortés pero gélida, y su trabajo la hacía algo indiferente a los sentimientos de los demás. Aldebarán decía que no los comprendía y Aiolia que sencillamente no los tenía.

---¿Lo sentiste también?

---Por supuesto que lo sentí, me hice a un lado cuando ella llegó corriendo solo por eso, una presión impresionante, su Cosmos cambió toda la Fuente con el simple hecho de poner un pie adentro.

Saori Kido se aproximó a ellos con el rostro enrojecido, las lágrimas ya se secaban sobre sus mejillas y lo primero que hizo fue una inclinación de disculpas.

---Lamento de todo corazón haberme comportado así, ni siquiera pregunté tu nombre o pedí tu permiso para entrar, fue totalmente incorrecto.

---A-Athena... p-por favor enderécese, no soy digna de que... ---tartamudeó la chica dirigiendo una de sus botas hacia atrás. Jamás la había visto así pero de cierta manera tampoco lo sorprendió. La diosa tendía a causar esas reacciones.

---¿Puedo saber el nombre de quien ha salvado de la muerte a estos chicos? ---inquirió Athena irguiéndose, mirándolos con un semblante bello y deslumbrante como si tuviera luz propia que saliera desde los caminos transparentes que habían quedado en sus mejillas.

---Mi nombre... ---puso rápidamente una rodilla en tierra y cerró los ojos--- Soy Higía de Ave del Paraíso mi diosa, para servirle en lo que desee. Aunque me gustaría aclarar que no fui yo la salvadora de esos cuatro ---continuó después de volver a dirigirle la mirada y recuperar su expresión habitual.

---¿Cómo es eso?

---Yo solo hago las preparaciones para que entren aquí y también los cuidados necesarios a sus cuerpos, sano sus heridas físicas y al despertar los ayudo psicológicamente, pero no puedo hacer nada con sus espíritus, los que están en peor estado. Eso es cosa enteramente de la Fuente.

---¿La Fuente?

Higía lo miró con sutileza. “Aún no sabe muchas cosas, ¿verdad?” era la pregunta que no permitió saliera de sus labios, y el asintió con la cabeza. Ella comenzó a explicar las características del Templo donde se hallaban.

---No parece una fuente, lo sé, pero le llamamos así por el aire que hay en este lugar, es capaz de helar hasta los átomos de piel cuando... usted no está.

---Es cierto, este lugar siempre está más o menos frío, pero apenas puso un pie adentro el ambiente se entibió como si aquí hubieran en lugar de columnas, cálidas fogatas hogareñas.

---Se dice que este lugar se creó a partir de una lágrima que cayó desde la estatua allá arriba en el Athenaeum. Una lágrima capaz de convertir un desierto en un oasis húmedo y brillante como el oro, de calentar los corazones de los Santos y devolverles a la vida ---Higía puso los penetrantes ojos morados en Andrómeda a su lado---, los que llegan aquí están prácticamente muertos pero sus ganas de vivir son tal que la Fuente los... “reconecta” con el Cosmos a la vez que purifica sus almas y sana sus heridas físicas. Los trae de vuelta a la vida si su fuerza de voluntad es la suficiente.

---Las peleas entre Santos son sumamente intensas, y ni siquiera la medicina moderna es capaz de sanarlos totalmente, por eso a aquellos que sufren tanto pero siguen evitando la muerte los traemos aquí.

---¿Los ayuda a sentir el Cosmos nuevamente?

---Exactamente. Aunque el tiempo de recuperación es variable, depende de los casos, puede tomar desde semanas hasta incluso un par de años, algunos tienen la determinación para resistir todo eso con tal de volver al campo de batalla ---la Ave del Paraíso puso los ojos esta vez en Hyoga---, pero ellos son jóvenes, entre dieciséis y diecisiete, ¿verdad? ---no esperó la respuesta---, están llenos de vida y fuerzas, no creo que se rindan.

El piso se movió levemente, también se mecieron algunos tubos de oxígeno recostados junto a las camas y oscilaron las bolsas de suero que colgaban en sus ganchos. Un temblor de baja intensidad que duró un segundo y que clavó una espina de sospecha y alerta en su pecho casi al mismo tiempo que cesó, como un ardor molesto en el corazón o un sacudón de incertidumbre.

Miró hacia la salida asombrándose de la lluvia que volvía a caer el mismo instante que esperaba que ocurriera. El ruido que hacían las gotas al chocar con las hojas era uno más de los aspectos relajantes de la Fuente, pero no estaba listo para ese tipo de calma. Tal como le habían enseñado los primeros días de su entrenamiento alargó una de sus uñas con su fuerza de voluntad, se tornó roja y llevó una pizca de su energía allí.

---Calma, fue solo un temblor ---musitó Athena con voz gentil.

---No, no solo eso ---contestó. Contó instintivamente en el interior de su mente, y exactamente cinco segundos después el temblor se retomó con el triple de fuerza, no de forma progresiva, sino de golpe.

Sintió como Apus se movía hacia un costado para cubrir a su diosa, como correspondía a una Santo con mínima experiencia. La salida se deformó, los utensilios e instrumentos comenzaron a caer y él pudo olvidar un momento a Athena dejándola al cuidado de la chica para poder salir al exterior, sin mirar ni un instante detrás.

---¡Ayuda! ---gritó una de las doncellas corriendo a su lado, otra más estaba saltando uno de los ríos para subir y cumplir su deber de proteger a los Santos de Bronce, pero Milo las vio excesivamente lentas. Su cerebro ya había empezado a reaccionar a los estímulos externos, a identificar cada centímetro de lo que veían sus ojos y percibía el radio de su Cosmos, su velocidad de pensamiento ya se había alistado para enfrentar el peligro futuro.

El temblor aumentó hasta el grado que lo convertía casi oficialmente en terremoto. Los árboles se agitaban bruscamente, contempló algunas ramas en caída libre mientras sus botas ya habían llegado a la salida, su Cosmos e instintos lo llevaron a erguir el rostro, y cuando la primera hoja de la rama tocó el agua y las ondas producidas se convirtieron en una brisa de rocío, levantó el brazo para clavar su Aguja Escarlata en un imbécil vestido de azul que había saltado desde el techo con lo que parecía una maza en la mano. No pudo verlo bien, ya se había perdido en los aires en medio de un resplandor rojo cuando le tomó atención.

El aire cambió cuando bajó la cabeza. Cuatro pescados humanos corrían hacia él a tan baja velocidad que se rio por dentro, le dieron todo el tiempo del mundo para estudiarlos, hasta podía contar las gotas de lluvia que caían cerca de su nariz más rápido que el esperar su llegada. Tenían armaduras casi idénticas de color azul oscuro, como profundidades oceánicas; sus yelmos, protectores redondeados con aletas a los costados, dejaban apenas al descubierto sus ojos ardiendo con llamas de fiera determinación, fuegos mecidos con vientos de miedo. Llevaban piezas completas en el pecho y la espalda, gruesas braceras cubrían desde los codos a los dedos, cinturones de cuero armados con algunas navajas y pequeñas hachas, vestían perneras ligeras también con aletas de peces a los lados.

«¿Quiénes son estos?» se preguntó al tiempo que preparaba sus Agujas Carmesí. Con eso sería suficiente, dejaría uno vivo para interrogarlo.

Un manotazo lo sacó de sus pensamientos, de pronto se vio arrojado con un molesto dolor en el rostro hacia un árbol que seguía meciéndose con el sismo que no cesaba. El impacto terminó por derribar el tronco, y Milo tuvo que hacer uso de todo su equilibrio para quedar en pie y saltar casi en el mismo instante. Se dirigió directamente hacia el atacante que no había visto venir. No se iba a perdonar si cometía un error tan de novato nuevamente.

Era tan alto y robusto como Aldebarán, joven, cubierto por una armadura roja y púrpura que en vez de metal parecía hecha de escamas de pez. Protegía el cuerpo en una proporción algo mayor a la de los Mantos de Plata, era de tez oscura y semblante duro. Su casco tenía cuernos laterales más largos que los de Shura, amenazando el equilibrio del dueño. Las placas se agrupaban unas encima de otras formando placas rígidas y firmes atadas con correas blancas, la pieza del centro del peto bien podía pasar como un escudo hexagonal.

---¡Ahooora! ---gritó con voz gruesa, como alguien que pasa el sonido de sus pulmones a través de un túnel.

Los demás soldados lanzaron diversos rayos de energía a la Fuente, y solo allí comprendió Milo cuán lejos había sido lanzado por la mano del gigantón. Éste, al verlo, salió corriendo ocultándose entre los matorrales.

Higía de Ave del Paraíso salió de la Fuente envuelta en un remolino, la técnica característica de Apus, el Tifón (Typhoon), manipulaba el aire cercano al mover las manos a altísima velocidad alrededor de su propio eje. Ella misma provocaba una lluvia horizontal impulsada por su energía como misiles. Así, solo caminando cerca de ellos con elegancia y una paciencia brutal, se deshizo de varios de los tipos con escamas que habían aparecido y multiplicado, alcanzaban dos o más decenas pero ella hacía un excelente trabajo.

Una columna de la Fuente se derrumbó y Athena tuvo que salir para protegerse. En ese momento Milo tuvo que cambiar de ruta para cubrirla, pero al ver un centenar de balas azules salir disparadas desde adentro, y al sentir como unos Cosmos dormidos tanto tiempo se manifestaban, volvió a repensarlo.

Persiguió al grandote a toda velocidad.

 

«¿Quién pudo decirles?» se preguntó una y otra vez mientras avanzaba a través del bosque siguiendo la pista de Cosmos, cruzando matorrales y saltando riachuelos. A pesar del tamaño era muy veloz, y le sacó ventajas cuando tuvo ese breve segundo de duda al devolverse a ayudar a Athena, cuando algunos soldados rasos más, seguramente vigías, se interpusieron en el camino. Los mató a todos, por supuesto, pero perdió segundos valiosos. La intensidad del temblor había mermado pero la lluvia seguía fuerte e interrumpía el rastro, como si el hombretón pudiera mezclar su esencia con las gotas que caían del cielo, o con la niebla gris que se mofaba de sus sentidos a esa hora de la noche.

Algo era seguro. Había un traidor, era la única explicación para que alguien supiera la ruta que llevaba no solo al interior del Santuario sino a la profundidad del bosque, directamente a la Fuente oculta en el valle bajo el Monte Estrellado donde estaban Athena y los Santos de Bronce heridos. Era un camino secreto, casi imposible de encontrar solo adivinando, el Cosmos sagrado en las montañas impedía justamente cosas así a menos que se supiera por dónde caminar. Un traidor, ¿pero quién? ¿De Oro?, difícil. ¿De Plata o Bronce?, más probable pero no daba con un nombre claro.

La débil esencia del enemigo no se había difuminado completamente. Milo terminó llegando a la bahía, el pequeño puerto privado para la flota del Santuario que manejaban pescadores de Rodrio. Allí estaba, en la arena rodeado por los asustados criados de los Santos quienes parecían paralizados por el aura roja que salía del bruto ese.

---¡Señor Milo! ---gritó Paros, quien se encargaba de la limpieza del Templo del Escorpión, estaba de rodillas con su pequeña hija en brazos. Los demás lo miraron buscando auxilio. Si el tipo los lastimaba lo haría personal.

---Oh, pudiste seguirme, tal parece que no todos los Santos de Athena son tan inútiles ---dijo el atacante con una máscara de seguridad tan falsa que provocó en Milo unas ganas enormes de ir contra su plan original.

Pero debía llevarlo a cabo.

---Deja que estas personas se vayan y te mataré sin tanto dolor.

---¿Estos?, ¿qué más da? Van a ser eliminados de todas formas después, ¿qué diferencia habrá si...? ---el gigante agarró a una doncella del cuello y la alzó de la arena ante los gritos de los demás. La lluvia no paraba de caer, pero ni los vientos eran tan veloces como el aguijón rojo.

El extraño rugió de dolor cuando la primera Aguja se clavó en su rodilla derecha, soltó a la chica y los demás fueron lo suficientemente sensatos como para salir corriendo aprovechando la distracción, llevándosela.

---¡Gracias señor Milo! ---exclamó la hija de Paros despidiéndose moviendo la manita mientras era cargada por su padre.

---¿Cómo te atreves a hacerme esto? ¡A mí!, el Guía elegido por los dioses para cuidar todo el océano Antártico, ¡¡Kaldur de Behemot!! ---dio la impresión de que salieron vapores de su gorda nariz, levantó la mano y un rayo cayó encima, todo el brazo se llenó de electricidad y los temblores volvieron a retomar su actividad reciente--- ¡Martillo Celestial! (Palu Syurga), con eso será suficiente para aplastarte, condenado insecto.

---Es arácnido... payaso ---lanzó una decena de Agujas Carmesí en fila, pero el poder del tal Kaldur parecía un yunque de los dioses, cayó encima de los misiles rojos y los pulverizó, aunque Milo había previsto que algo así ocurriera.

Saltó mezclándose con la polvareda que quedó de la manifestación del tal “martillo” sobre la arena y arrojó tres de sus Agujas Escarlata. Como balas de cañón atravesaron las robustas placas purpúreas y lo pusieron de rodillas, pero se puso de pie, desesperado, y saltó al mar.

---¡Atravesaste mis Escamas con esa facilidad!, ¿quién demonios eres? ---su tono de voz mezclaba la ira y la confusión en un baile que sería casi placentero si no fuera por la palabra clave mencionada.

---¿Escamas?, acaso... ---sintió como sus músculos se paralizaron por un par de segundos, pero eso bastó para que el gigante desapareciera en medio de las olas agitadas por los temblores recurrentes. Tan pronto como su vista lo perdió en la noche también desapareció el rastro de su Cosmos como si una barrera anti-radar se hubiera activado por encima de las aguas. No había usado ninguno de los botes de la bahía y tampoco lograba verlo nadar...

Se había sumergido. Tan rápido que ni un Santo de Oro podría seguirlo allí abajo. La angustia azotó su corazón, la incertidumbre ocupó sus pensamientos con imágenes de mareas furibundas y lluvias interminables. Se concentró en el flujo del Cosmos universal, el de Athena estaba en perfectas condiciones cerca del Monte Estrellado. Apus y los jóvenes de Bronce habían asesinado a todos los intrusos aparentemente, lo que en cierta forma era una lástima ya que no iba a poderles hacer preguntas. Y Hyoga y los demás parecían haber despertado al ver en peligro, como corresponde, a su diosa. ¿Era para alegrarse todo eso? De ninguna forma.

La Guerra Santa contra la oscuridad se vería afectada por la aparición sin invitación de un tercer contendiente, uno tan terrible como el amo de las tinieblas.

«Poseidón»

 

 

 

Higía de Ave del Paraíso/Apus.

r2j636.png


a3130n.jpg

(by Placebo)


#264 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,061 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 21 marzo 2015 - 15:43

me agrada el diseño de Higía de Ave del Paraíso y su papel que desempeña dentro del santuario

 

por otra parte .............bueno como decirlo....................ya se sabe que milo no es de elite pero hacer que un personaje secundario (que probablemente no tenga el poder de un general marino)le diera problemas me parecio que fue un poco exagerado


faiyb1y.png

 

                                                  

28.Fics-2017-Clasificatorias

 

 

 


#265 Presstor

Presstor

    Miembro habitual

  • 44 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Piscis

Publicado 22 marzo 2015 - 13:00

es un poco dificil no adelantarse a los acontecimeientos XD,pero bueno lo intentare.

me ha gustado este punto de vista de  milo,al parecer no habra "celos" de los dorados

que quedan por la ralacion de saori con ellos cosa que me parece bien.

 

es una lastima que no vayas a tocar mucho la vida personal de milo, por que a este  si me lo imaginaba

dejando enimigos destrozados y corazones rotos por doquier XD

 

tu ave del paraiso me ha parecido muy sexy,siempre eh tenido cierta debilidad por las feminas

que son de aspecto frio y algo gelidas....pero que en el fondo(aunque haya que buscarlo con pico y pala) sean

amables y dulces XD

 

un saludo y hasta el proximo capitulo!!



#266 carloslibra82

carloslibra82

    Miembro de honor

  • 197 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Villa Alemana, Chile

Publicado 22 marzo 2015 - 19:57

Hola, Felipe, un entretenido capítulo, con un Milo en acción, y pienso q de todos modos le dio su merecido a ese guía. Me gusta además su actitud. En cuanto a ascender a los de bronce a dorados, en realidad hicieron un trabajo enorme y salvaron a Athena, pero creo q a estas alturas aún les falta el dominio del séptimo sentido para ser santos dorados. Es mi opinión, saludos!!



#267 Fenrir de Arioto Epsilon

Fenrir de Arioto Epsilon

    Visitante

  • 13 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion

Publicado 26 marzo 2015 - 14:05

Esperando con ansias el proximo capitulo



#268 xxxAlexanderxxx

xxxAlexanderxxx

    Seras una excelente marioneta....

  • 3,409 mensajes
Pais:
Venezuela
Sexo:
Masculino
Signo:
Sagitario

Publicado 28 marzo 2015 - 23:03

Felipe que buen capitulo, veo que al meter a tantos enemigos nos haras ver mas batallas de las que tenia prevista yo mismo, eso me agrada, ahora queda ver que haran en tal estado de emergencia los dorados que mo tenían previsto el ataque de Poseidón, sobre todo aquel que se convertirá en patriarca no? Vamos todos quieren ver a Muu oficialmente como patriarca, aunque me entra la duda de si ahora no van a ver el pequeño enfrentamiento entre aldebaran y sorrento, se supone que debió haber sido ese el enfrentamiento no el de milp con el guia, jummm, me intriga ver que haras suerte y buen fic!!!!

9J1AinH.jpg


#269 -Felipe-

-Felipe-

    SNUFKIN

  • 8,677 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 29 marzo 2015 - 18:36

me agrada el diseño de Higía de Ave del Paraíso y su papel que desempeña dentro del santuario

 

por otra parte .............bueno como decirlo....................ya se sabe que milo no es de elite pero hacer que un personaje secundario (que probablemente no tenga el poder de un general marino)le diera problemas me parecio que fue un poco exagerado

Gracias :)

 

En cuanto a lo de Milo, no es que sea débil. Simplemente cometió un error que, el mismo menciona, es de novato. Algo así como lo que le pasó al León contra Raimi o a Mu al no ver los espectros pasar. En este caso, y es en cierta forma un spoiler libre de decir, los Guías y Generales están protegidos por el Cosmos de Poseidón y pueden ocultar su presencia en mayor o menor medida. Luego, lo que pasó en la playa en sí no fue error de Milo (de hecho hizo lo que quiso, lanzar las agujas para torturarlo), que el otro escapara de esa forma es algo que se explicará más adelante.

Y lo está diciendo alguien que NUNCA ha sido fan de Milo, pero está intentando ponerlo como un Dorado de los importantes al mismo nivel que el gato o el carnero o cualquier otro.

 

es un poco dificil no adelantarse a los acontecimeientos XD,pero bueno lo intentare.

me ha gustado este punto de vista de  milo,al parecer no habra "celos" de los dorados

que quedan por la ralacion de saori con ellos cosa que me parece bien.

 

es una lastima que no vayas a tocar mucho la vida personal de milo, por que a este  si me lo imaginaba

dejando enimigos destrozados y corazones rotos por doquier XD

 

tu ave del paraiso me ha parecido muy sexy,siempre eh tenido cierta debilidad por las feminas

que son de aspecto frio y algo gelidas....pero que en el fondo(aunque haya que buscarlo con pico y pala) sean

amables y dulces XD

 

un saludo y hasta el proximo capitulo!!

La vida personal de los muertos es la que no voy a tocar. Quizás con Milo sí, tal como Aiolia y su relación con Lithos y el arquero, Mu con Kiki, y eso que se mencionó de la vida personal de Alde. Shaka es más difícil por ahora.

Lo de la avecita, COINCIDO. A mí también me gusta ese tipo de chica, aunque en este caso Higía solo puede mostrar algo de sentimiento frente a una diosa. Para que otra persona encuentre algo no necesita de pico y palo, sino un taladro y unas cuantas granadas xD

 

Saludos y gracias!

 

 

Hola, Felipe, un entretenido capítulo, con un Milo en acción, y pienso q de todos modos le dio su merecido a ese guía. Me gusta además su actitud. En cuanto a ascender a los de bronce a dorados, en realidad hicieron un trabajo enorme y salvaron a Athena, pero creo q a estas alturas aún les falta el dominio del séptimo sentido para ser santos dorados. Es mi opinión, saludos!!

Muchas gracias por pasar como siempre, Carlos, me alegra que te gustara el capítulo.

 

Lo del ascenso... lee el capítulo de hoy xD

 

Esperando con ansias el proximo capitulo

¡Pues ya está aquí! Gracias por seguirlo.

 

Felipe que buen capitulo, veo que al meter a tantos enemigos nos haras ver mas batallas de las que tenia prevista yo mismo, eso me agrada, ahora queda ver que haran en tal estado de emergencia los dorados que mo tenían previsto el ataque de Poseidón, sobre todo aquel que se convertirá en patriarca no? Vamos todos quieren ver a Muu oficialmente como patriarca, aunque me entra la duda de si ahora no van a ver el pequeño enfrentamiento entre aldebaran y sorrento, se supone que debió haber sido ese el enfrentamiento no el de milp con el guia, jummm, me intriga ver que haras suerte y buen fic!!!!

¡Muchas gracias! Desde este capítulo es cuando comenzarán a organizarse para algo tan imprevisto como dices. Y por supuesto que quiero ver a Muu como Pontífice, es algo que se va a tocar en unos capítulos más adelante.

Una cosa que aclarar, NO HE reemplazado el combate entre Alde y Sorrento.

 

Los próximos capítulos (creo que unos 15 o 20 aprox de los cuales tengo casi la mitad lista) van a ser el prólogo de Poseidón, serán el reemplazo del País de los Hielos del manga y la saga de Asgard del animé. Por lo tanto, lo de Alde y Sorrento aún tendría que darse ya que forma parte del arco de Poseidón como tal. Sin embargo habrán algunos cambios y sorpresas en la misma que pueden (o no) gustarle a los fans del Toro. Que imagino existen.

 

 

Ahora sí. Vamos con el gato.

 

AIOLIA I

 

10:10 a.m. del 2 de Diciembre de 2013.

Los Santos de Bronce Seiya, Hyoga, Shiryu y Shun estaban en sus cabañas en la periferia del Santuario retomando fuerzas, después de dormir por tanto tiempo al borde de la muerte. Debían estar ya comenzando sus entrenamientos matutinos con algunos de sus compañeros para “volver al trabajo”.

Mientras que Athena ya había despertado y hablaba con sus doncellas al interior de su habitación reconstruida en el Templo Corazón. Era una buena idea: se despejaba la mente de pensamientos angustiantes y conocía a las jóvenes, serían sus más leales consejeras, las que mejor podrían comprender el lado humano de su divinidad. Saori Kido debía estar cómoda para lo que se avecinaba, el ataque a la Fuente no era algo para estar tranquilos, especialmente cuando el enemigo había hallado la forma de infiltrarse al Santuario...

---¡Tonterías! ---rugió Milo golpeando la mesa de nuevo cristal del comedor del Templo, en el ala opuesta a la habitación de la señorita Saori, logrando hacerla temblar pero no quebrarla, estaba hecha de una de las mejores aleaciones de Muu. Decidieron reunirse allí en esta ocasión para que los demás Santos no se alarmaran al verlos entrar por segunda vez al Meridiano en tan poco tiempo, al menos hasta que estuvieran seguros de lo que ocurría y para estar más cerca de la diosa. No era tan amplio ni cómodo como la Cámara del Sol, pero estar tan arriba tenía ventajas obvias--- Puras patrañas, nada de que hallaron el camino, ¡esto es traición! ---volvió a chocar su puño esta vez contra su otra mano generando un ruido tan fuerte como la primera vez.

---Tranquilo Escorpión, no vaya a escucharte nuestra señora, aún no podemos asegurar algo de ese calibre ---moderó Aldebarán, sentado al frente---, acusar a alguien de traición sin pruebas es más que una simple ofensa.

---Entrar al Santuario sin que nadie los viera, meterse en el bosque, recorrer sus caminos laberínticos hasta llegar a la Fuente y atacarla justo cuando Athena estaba allí... ¡Nadie podría hacerlo sin saber cómo llegar!

---Me parece que ella no tiene nada que ver ---soltó poniéndose de pie, sin entender por qué---, estoy seguro de que ellos no sabían que la señorita Athena estaba allí, ya que se habrían enterado que un Santo de Oro estaba escoltándola y sería una estupidez intentar algo tan arriesgado.

---Crees que ellos atacaron la Fuente para... ¿qué?, ¿atacar a los Santos de Bronce? ---preguntó el Toro.

---Así parece. Poseidón busca debilitar nuestro ejército, y acabar con los que cruzaron la Elíptica sería una buena manera de empezar ---lo pensó, se le ocurrió otra posibilidad ---O quizás solo querían atacar algo para llamar la atención, para avisarnos del despertar de su dios.

Volvió a sentarse.

---No creo que haya despertado todavía, tendríamos algo peor que unos temblores de vez en cuando ---dijo Muu, y podía tener razón, durante toda la noche había temblado con distintas intensidades en Grecia pero nada muy grave, la gente en Rodrio solo había perdido algunas cosas que cayeron y se quebraron, pero no se registraban heridos--- Diría que solo se está manifestando, por eso su ejército se está reuniendo y su Cosmos se limita a proteger a ese hombre que Milo enfrentó, pero esto no ha hecho más que comenzar.

---¡¡Ese no es el punto!! ---interrumpió Milo otra vez---, hayan querido o no atacar a Athena no es lo relevante, sino que lograron llegar hasta la Fuente, y todos sabemos aquí que solamente un miembro del Santuario podría hacerlo.

---¿Desconfías acaso de los criados? ---inquirió, un poco molesto con los constantes crujidos de dientes del Escorpión cada vez que la conversación se iba hacia otro lado--- Solo las doncellas de Higía conocen la ubicación exacta de la Fuente y ella las elige personalmente, son dedicadas a su trabajo, no permitirían que lo que les da de comer sea destruido así como así.

La Fuente, cerca del Monte Estrellado, había sufrido graves daños pero ya la estaban restaurando. Afortunadamente, con el despertar de Seiya y los demás, no había pacientes allí.

---Y no hay forma de que tuvieran contacto con los Marinas o ninguno de los aliados de Poseidón, soy consciente de ello, Leo ---Milo cerró los ojos y titubeó un segundo, pero no era el tipo de persona que se calla lo que desea decir--- Estoy sospechando de nuestros Santos.

---¡Por favor! ---esta vez Aldebarán golpeó la mesa. Aiolia no pudo evitar sonreír al ver el rostro de exclamación muda de Muu cuando saltaron algunas astillas de cristal--- Oh..., lo siento amigo ---se disculpó el Toro pero rápidamente siguió con lo que quería decir al comprobar que aparentemente Athena no los oyó--- Todos estuvieron en la presentación de nuestra diosa y nadie pensaría en hacerle daño a los jóvenes Santos de Bronce, fuimos todos testigos de sus hazañas, ¿aún así sospechas de nosotros, Milo?

---No tiene que ser uno de nosotros, Alde, ¿pero qué hay de los que ya no pertenecen a nuestro Santuario? Orphée lleva desaparecido cuánto, ¿dos o tres años?, habrá sido el mejor Santo de Plata en muchísimos años y sus melodías eran agradables, pero todos somos conscientes de que se interesó más en su pareja que en cumplir su deber como guerrero.

---Orphée era complicado y muy reservado, pero lo conocía y ni siquiera el amor lo llevaría a traicionarnos ---repuso, recordando al músico conocido como el más poderoso Santo de Plata de la orden, un héroe durante la breve intervención bélica de Eris del 2010, el principal de los Cuatro de Electrum---, te he dicho muchas veces que se fue seguramente para vivir tranquilo con su chica.

---¿Y la otra? No me importa cuántas de tus elaboradas y complicadas respuestas nos des sobre ella, Shaka ---siguió Scorpius con sarcasmo---, no confío en una mujer que aún con Athena presente y visible sigue rechazando al Santuario.

---Mayura responderá cuando deba hacerlo ---replicó Virgo a la mirada penetrante y juiciosa del Escorpión sin levantar el rostro de, quizás, una mancha en la mesa que merecía todo un estudio filosófico. A veces se preguntaba por qué se molestaba en participar en las reuniones.

De todas maneras incluso Milo debía saber que llamar traidora a la mujer que los rumores tomaban como la más poderosa de todo el Santuario (otra de las Cuatro de Electrum) era acusar también a su maestro de quien había aprendido las mismas costumbres ermitañas.

---¿Ionia?

---Un hombre con tantas generaciones de batallas encima peleando por Athena no nos va a traicionar, hasta lo postularía para Sumo Sacerdote.

---Esperen, ¡¿ese anciano todavía está vivo?! ---interrumpió Aldebarán.

---Podemos estar toda la mañana, la tarde, la noche y el resto de la semana dando nombres de potenciales traidores, pero eso no cambia el hecho de que nos atacaron ---concluyó Muu la discusión---, y que eso nos pone en una complicada situación para enfrentar a un dios imprevisto en camino. Athena recién llegó al Santuario, Shiryu y sus compañeros apenas se están recuperando conscientes, y nuestro número es bajísimo.

Se le ocurrió algo. Algo loco, pero era algo, lo había discutido con Lithos unas semanas atrás esperando saber la opinión de alguien no perteneciente al ejército, pero testigo de lo que había pasado los últimos meses.

---¿Y qué les parece... fortalecer la Elíptica?

---¿Qué? ---la mirada de Milo era de protesta, la de Aldebarán mostraba su incertidumbre, la de Muu indicaba que parecía estarlo considerando, y la de Shaka reflejaba... que era imposible de saber si estaba siquiera oyendo.

---Ya saben, llenar los puestos dorados que quedaron vacíos. Seiya, Shun, Hyoga y Shiryu mostraron su valía, se vieron casi como nuestros iguales, creo que premiarlos con eso es lo mínimo que...

---Fuimos escogidos como Santos de Oro por nuestras habilidades innatas, ellos empezaron a despertar el Séptimo Sentido hace un par de meses, son casos muy diferentes, León.

---¿Se ha hecho algo así antes? ---indagó el Toro.

---No muchas. El ascenso de rangos en el Santuario no es algo muy común, nuestros destinos son dictados por nuestras constelaciones y por eso hay una jerarquía clara y específica... pero se ha hecho ---dictó Muu.

---Es casi un tabú, pero no por eso prohibido por Athena. Y no me vengas con tonterías Milo, sabes tan bien como yo que tienen potencial.

---No niego eso, pero aún así...

---Ambos tienen razón en parte ---el Carnero se puso de pie, parecía estarse adaptando a eso de que Athena lo eligiera como el suplente del Pontífice---, estoy de acuerdo con Aiolia en que tienen las habilidades y pueden llegar a ser... incluso mejores que nosotros. Nadie demostró tanta devoción a nuestra diosa como ellos, y pocos en la historia han tenido tanta determinación. Aunque la elección a ser parte del Zodiaco viene dado por los signos astrológicos y solo la mitad estaría capacitada para eso.

---¿Ven? Sagitario y Acuario están libres y...

---¡Pero! ---interrumpió Muu alzando un decibel la voz, y eso ya era mucho considerando todo--- Por otro lado, sería algo apresurado y contraproducente. ¿De qué serviría darles ahora un Manto de Oro si están tan debilitados por las batallas? ¿Qué ganaríamos con enseñarles las profundidades del Séptimo Sentido ad portas de una nueva guerra tan pronto? Hay que darles tiempo, que se acostumbren a trabajar aquí en el Santuario, que ganen experiencia y sabiduría, y al cabo de un tiempo tanto Seiya como Hyoga tendrán posibilidades de convertirse en los sucesores de Aiolos y Camus, pero por ahora...

---¿Ves? ---dijo el Escorpión, en absoluta seriedad.

---Tal vez no ellos entonces, ¿pero y Marin? ---rememoró de repente sin dignarse a perder el debate con Milo donde Muu era el juez--- Sé que lo pensaron, que quedaron tan perplejos como yo. Ella logró escalar el Monte Estrellado por sí sola, sin ayuda, una hazaña que ni siquiera nosotros deberíamos ser capaces de conquistar. Y su signo es Piscis, sería la más cercana a la señorita Saori. Mató al que clavó la flecha en el pecho de nuestra diosa, y además es la maestra del que derrotó a Saga, ¿no les parece que hasta el destino la guía hasta acá?

Un silencio profundo se apoderó del Templo del Carnero, esta vez pareció que todos lo tomaron en cuenta, lo estudiaron.

---Primero deberíamos hablar con ella, pero no es mal plan ---Muu miró hacia un lado y cerró los ojos unos segundos, movió los labios sin emitir sonido como si hablara con alguien invisible--- En todo caso, creo que estamos de acuerdo en que los Santos de Bronce se ganaron nuestro respeto. Y no sé ustedes, pero estoy dispuesto a sacrificar algo importante en honor a ellos.

---¿De qué hablas? ---también se puso de pie, le siguieron sus compañeros.

---Le acabo de pedir a Kiki que traiga algo del taller... Ah, ahí está.

El pequeño discípulo de Muu apareció en medio de un haz de luz junto a la mesa con el rostro enrojecido y sudoroso, pero sonriente, la satisfacción se reflejaba en cada centímetro de su cara.

Junto con él aparecieron cuatro arcones blancos, y si no fuera porque sabía que eran Cajas de Pandora podrían haber pasado como cualquier otra cosa, no emitían ni una pizca de Cosmos, eran más parecidos a féretros que a urnas para la vida de las armaduras.

---Lo logré... maestro Muu... ---dijo entrecortadamente el pequeño con las manitas sobre las rodillas y la espalda encorvada.

---Muy bien hecho ---felicitó el Carnero revolviéndole el cabello, un gesto poco común. Se dirigió esta vez a ellos ---parte del entrenamiento de Kiki es esto, teletransportarse a sí mismo además de objetos pesados. Imagino que saben qué hay dentro de estas cajas.

---¿Pudieron... recuperar las piezas? ---inquirió Aldebarán acercándose a la Caja más cercana.

---La gran mayoría, Kiki ayudó mucho con eso. Recorrimos los cuatro Templos donde quedaron los trozos de Pegasus, Cygnus, Andrómeda y Draco--- Muu tocó la cubierta de una, acarició con gentileza la cabeza en relieve del caballo alado--- Pero como supondrán, han muerto. Cortados, congelados, perforados y destrozados, son la marca de una batalla cruel y sangrienta. Sin embargo pienso que aún no han dicho su última palabra.

---Son armaduras con historia y habilidades particulares ---pensó en voz alta, recordando con pesar cómo ayudó a destruir el Manto de Seiya---, Draco es tan duro como el diamante, se refuerza con las aguas que supuestamente caen de la luna; Cygnus está hecho de oricalco congelado, por lo que todo lo que toca se vuelve inerte; Andrómeda tiene armas que cualquiera desearía, y Pegasus...

---Ese sí que tiene historia ---sonrió Tauro cruzando los brazos.

---¿No correspondería que ellos las revivieran, verdad? ---preguntó Milo.

---Eso pienso. Me tomará quizás un mes reconstruirlas en mi taller ya que tengo intención de reforzarlas más allá de lo que se ha hecho en el pasado, o lo que hice con dos de ellas hace unos meses. Quiero convertirlas en algo superior, es lo menos que puedo hacer por ellos. Y cuando llegue el momento... ---Muu clavó sus ojos verdes, serenos y casi extraterrenales en ellos, aunque supuso que ninguno iba a negarse---, estas armaduras nos van a necesitar.

---Lo que hacen es muy noble, estoy agradecida de contar con ustedes ---dijo alguien. Todos se voltearon para encontrarse con la diosa de la sabiduría, la guerra estratégica y la protectora de la Tierra.

Aiolia jamás había visto algo tan hermoso. La sonrisa que les brindaba Saori Kido estaba dotada de una humanidad desconcertante, era tan gentil, bondadosa, justa y amorosa que le brindaba una calidad más allá de lo divino. Llegó junto a sus doncellas, jovencitas elegidas de entre los habitantes de Grecia por ser las más habilidosas, corteses, comprensivas, castas y con un desarrollado sentido de ayuda y justicia. Las reencarnaciones de Athena siempre habían sido asistidas de esa forma, pero Aiolia pensó que si en el futuro eran entrenadas adecuadamente, podrían llegar a convertirse en la última barrera protectora de la diosa. Lo iba a plantear en alguna reunión posterior.

Las cuatro chicas vestían con togas blancas de seda, usaban brazaletes y collares plateados, y caminaban alrededor de Saori como perfectas y elegantes guardaespaldas. Cada vez se le hacía mejor su idea de que las entrenaran. Athena llegó con un largo vestido blanco de tela delicada y confeccionada a mano, le habían atado el cabello castaño y puesto argollas y brazales de oro. Cargaba el cetro de Niké, pero ni eso brillaba tanto como las esmeraldas que tenía por ojos.

---Athena, no tiene que preocuparse, descanse por favor y...

---Tranquilo Aldebarán, estoy bien. Debo estar al tanto de estos asuntos, no puedo seguir ignorando mis obligaciones solo por un susto. El hermano de mi padre, Poseidón, nos ha declarado la guerra y no tengo intención de dejar las cosas así como así ---Saori tomó el asiento que le ofrecieron y dejó el báculo con una de sus ayudantes--- Gracias, Sophía. Y ahora debo preguntar... ¿Por qué quiere mi... tío hacer eso?

Contra todos los pronósticos, Shaka fue quien abrió la boca.

---La última vez que lo intentó fue hace más de dos siglos pero no alcanzó a manifestarse completamente, su despertar fue controlado por un par de Santos de Oro a costo de sus vidas. Antes de eso apareció en la Tierra en tres ocasiones, todas fueron sus victorias, pero en cada una nuestro ejército sufrió tantas bajas que nos dejó al borde de la aniquilación, con excepción de la primera.

---¿La primera guerra contra Poseidón?

---La primera Guerra Santa que ha tenido, Athena ---corrigió Shaka siempre con el mismo tono de voz, aunque era muy diferente al de antaño, más relajado e incluso humilde. Se preguntó si Saori consideraría ofensivo que no abriera los ojos o si ya la habían puesto al tanto del motivo tras eso---. Poseidón inició los asuntos bélicos aprovechándose de llevar armaduras, las que llaman Escamas. Entonces usted confeccionó estos Mantos que llevamos, y gracias a eso pudimos llevarnos la victoria beneficiándonos del factor sorpresa.

---¿Pero por qué?, ¿cuál es su motivación?

---Limpiar el planeta ---fue la contundente respuesta de Virgo. Era molesto cuando hablaba con un tono que indicaba que había opciones de perder---, ese siempre ha sido su plan, limpiar el mundo de todos los males que hay en él y crear una Tierra perfecta, pura y sin mancha con solo los que considere más aptos.

---¿Destruyendo a los demás?, qué horrible...

---Debo agregar que sus batallas siempre se han visto mermadas o afectadas por los duelos que tanto él como usted han tenido contra otros dioses y esta vez, al parecer, no será excepción. Pero eso no quita lo peligroso que es enfrentar al hermano mayor de Zeus.

---Ah... ¿Disculpen? ---llamó una voz tan tímida e inocente que nadie habría pensado que venía del chiquillo inquieto y parlanchín que se preparaba para algún día portar un Manto Sagrado.

---¿Kiki?

---Sí, se-señorita Athena, señora ---el niño les acercó un sobre blanco con la cara color tomate--- A-acaba de caer esto, lo dejó un c-cuervo.

«Jamian»

Muu tomó el sobre, lo abrió y (poniéndose sutilmente los anteojos) leyó el mensaje del Cuervo de Plata.

---Tal parece que nuestros problemas no cesan ---suspiró pesadamente el Carnero--- Corvus nos informa que han llegado señales de auxilio de todo el mundo, los temblores aún resuenan en todas partes y se están incrementando. También hay rumores de que extrañas criaturas están saliendo de los mares, cosas que nunca han contemplado ojos humanos. Algunos gobiernos piden nuestra ayuda para enfrentar avistamientos recientes de soldados con poder inhumano vestidos de azul que están azotando las costas de sus países.

---Los Marinas ya han hecho su movimiento, debemos responder.

---Primero deberíamos investigar, Milo.

---En ese tiempo podrían atacarnos tal como en la Fuente, Aiolia.

---Te entiendo, por eso deberíamos quedarnos aquí ---se acercó a Athena y se arrodilló--- Con su permiso enviaré algunos escuadrones de vigilancia alrededor del mundo y así evaluaremos cuáles son las peores zonas para que nos dirijamos allá algunos de nosotros.

---Haz lo que tengas que hacer, León de Oro, pero ordena que los que envíes no se arriesguen de más, no quiero más bajas ---dijo la diosa con voz de mando, debían ser sus más puros instintos los que la adaptaban rápidamente ahora que estaba en el Santuario.

---Como ordene.

Quizás aprovechó la confianza que ella tenía en él, quizás por dentro pensó que Saori respondería que sí a lo que pidiera, pero se equivocó y también se culpó por pensarlo. Si se avecinaba una guerra era lógico que alguien hiciera un plan, y daba la impresión de que Athena lo había meditado y evaluado a gran velocidad en su mente. Ella parecía estar preparada, y en cuanto le llegaran los reportes de los lugares más peligrosos, él también lo estaría.

Solo quedaba bajar para conversar con los Santos de Bronce. Ellos debían estar más que listos, los necesitarían de seguro. Aiolia confiaba en eso. Había enviado a Lithos a comprarle un regalo de cumpleaños a Seiya, pero conociéndolo quizás no lo aceptaría. Para el Santo de Pegaso, despertar a tiempo para salvar a su diosa del peligro era darse por pagado. O al menos así tendría que ser el nuevo Seiya, el que no odiaba a Saori Kido.


Editado por Felipe_14, 31 marzo 2015 - 22:11 .

a3130n.jpg

(by Placebo)


#270 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,061 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 29 marzo 2015 - 19:59

muy buen capitulo

 

Jajaja.la escena en que tauro rompe cosas me hacer recordar un poco el papel que desempeña hulk en las pelis de los avengers

 

asi que te la ingeniaste para mencionar a Ionia,me pregunto si hara un cameo

 

aunque pensar que marin puede ser dorado me parecio exagerado despues de todo se necesita dominar el septimo sentido y no creo que ......... -_-  un momento ahora que recuerdo afro portaba una armadura dorada y aun asi era................pensandolo bien no creo que marin lo haga tan mal si tuviera una armadura dorada :t420:

 

 


faiyb1y.png

 

                                                  

28.Fics-2017-Clasificatorias

 

 

 


#271 Presstor

Presstor

    Miembro habitual

  • 44 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Piscis

Publicado 30 marzo 2015 - 08:19

te has tomado tu tiempo eh,es bueno tenerte de vuelta....

que tengo mas ganas de seguir leeyendo tu fic que de ver a soul of gold :lol:

 

la vida  de caballero es muy perra,pobres chavales no salen bien del coma y ya

les pondran a entrenar y a currar....

me gustara leer(si la pones,espero que si) como

seran los sentimientos de esos otros bronce y platas

pensando que ellos 4 cuatro cruzaron la eliptica..y incluso uno de ellos

acabo con dos caballeros de oro.

 

espero mucha solemnidad y respeto cuando los dorados den su sangre para restaurar las de bronce

es una cosa que tambien tengo muchas ganas de leer .

 

el debate,era lo que me esperaba y estoy de acuerdo con la postura de todavia les falta

para ser dorados,ademas a mi particularmente me gusta mas que hagan

esas hazañas siendo de bronces.

ahora,lo de postular marin para dorada me parece genial,y encima picis de ella si que seria

fan acerrimo....sigue con esa idea que la apoyo totalmente :t420:

 

bueno...sobre las doncellas de athena...me imagino por donde iran los tiros

pero tal y como las has descrito...me resultan quizas un poco aburridas :unsure:

como para que ayuden a saori con su lado humano.esto a priori, a ver como

lo desarrollas.

 

y si resulta dificil no adenlantarse a los acontencimeintos

 

un saludo.



#272 -Felipe-

-Felipe-

    SNUFKIN

  • 8,677 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 02 abril 2015 - 13:46

muy buen capitulo

 

Jajaja.la escena en que tauro rompe cosas me hacer recordar un poco el papel que desempeña hulk en las pelis de los avengers

 

asi que te la ingeniaste para mencionar a Ionia,me pregunto si hara un cameo

 

aunque pensar que marin puede ser dorado me parecio exagerado despues de todo se necesita dominar el septimo sentido y no creo que ......... -_-  un momento ahora que recuerdo afro portaba una armadura dorada y aun asi era................pensandolo bien no creo que marin lo haga tan mal si tuviera una armadura dorada :t420:

Gracias como siempre :) Me gustó escribir esa escena de Alde jaja

 

Por cierto, Ionia ya ha sido mencionado desde hace tiempo en este fic (aunque es comprensible que no lo recuerdes), la primera cuando Shaina entra a la biblioteca del Santuario durante la primera parte. No sé si haga un cameo aún, por ahora solo queda en menciones.

 

Y lo de Marin, y esto es importante: la Santo de Águila que yo cree no es exactamente la misma Marin de Kuru. No voy a dar spoilers evidentemente, pero he dado algunos datos sutiles sobre los misterios que rodean a la maestra de Seiya. Como dijo Aiolia, ni siquiera un Santo de Oro debería ser capaz de subir Starhill, pero ella lo hizo. También pudo dejar su mente en blanco frente a Asterion, y he dado algunas pistas muuuuy ligeras sobre su origen. Si son atentos, pronto leerán otra.

Solo eso voy a decir, pero los demás Santos de Oro son conscientes de que, al menos en esta historia, Marin puede ser capaz de ser una Santo de Oro. ¿Lo será o no? Queda por ver.

 

 

te has tomado tu tiempo eh,es bueno tenerte de vuelta....

que tengo mas ganas de seguir leeyendo tu fic que de ver a soul of gold :lol:

 

la vida  de caballero es muy perra,pobres chavales no salen bien del coma y ya

les pondran a entrenar y a currar....

me gustara leer(si la pones,espero que si) como

seran los sentimientos de esos otros bronce y platas

pensando que ellos 4 cuatro cruzaron la eliptica..y incluso uno de ellos

acabo con dos caballeros de oro.

 

espero mucha solemnidad y respeto cuando los dorados den su sangre para restaurar las de bronce

es una cosa que tambien tengo muchas ganas de leer .

 

el debate,era lo que me esperaba y estoy de acuerdo con la postura de todavia les falta

para ser dorados,ademas a mi particularmente me gusta mas que hagan

esas hazañas siendo de bronces.

ahora,lo de postular marin para dorada me parece genial,y encima picis de ella si que seria

fan acerrimo....sigue con esa idea que la apoyo totalmente :t420:

 

bueno...sobre las doncellas de athena...me imagino por donde iran los tiros

pero tal y como las has descrito...me resultan quizas un poco aburridas :unsure:

como para que ayuden a saori con su lado humano.esto a priori, a ver como

lo desarrollas.

 

y si resulta dificil no adenlantarse a los acontencimeintos

 

un saludo.

No me tomé mi tiempo. La verdad se me olvidó xD

 

Se verán algunas cosas sobre los pensamientos de los demás en relación a las hazañas de estos jóvenes de Bronce. Y me alegro que te guste la idea de Marin como Dorada, aunque como dije antes, no necesiramente ocurrirá. Hay mucho que hilar sobre Marin en el futuro, y por eso no le he dado capítulos desde su PdV.

 

Las doncellas actuales, debo admitir, no van a ser muy desarrolladas. La idea salió de las ayudantes que tenía Sasha en el Canvas, chicas que solo la asisten en cosas menores, no temas de guerra ni nada de eso. Sin embargo, a partir de la idea de que se les entrene, en el futuro una nueva generación de doncellas podrían ser personajes importantes si sigo la historia... si entiendes a lo que me refiero xD

 

Sin embargo, Saori SÍ tendrá su lado humano más desarrollado. En el clásico, después de las 12 casas, ella se convierte totalmente en un robot hippie, no vuelve a mostrar las emociones que tenía durante el Galaxian Wars hasta antes de que le clavaran la flecha. Tanto que esa escena en que se ríe y le dice a Shun que quería su cabello corto (al menos para mí) parece super falsa. Yo no deseo eso, sino tenerla siempre como una humana con emociones y pensamientos y conductas humanas pero con poderes superdivinos.

 

Y bueno, muchas gracias por comentar Presstor, son muy agradables de leer tus reviews. Saludos.

 

IKKI I

 

00:00 a.m. del 14 de Diciembre de 2013.

Despertó de golpe otra vez. No había dormido bien en semanas, apenas alcanzaba a cubrir una hora y las pesadillas comenzaban su danza diabólica. Caía en pozos de lava ardiendo, o en ácido, y sufría las torturas sin morir. Pero no le temía a la muerte, lo que lo aterraba era que después,  aquellos que lo arrojaban a las penas infernales seguían con Esmeralda, la torturaraban mientras se quemaba vivo, la culpaban de que él no se hubiera quedado en el reino de los muertos.

Porque... ¿había muerto, no? Durante todos esos meses, luego de despertar en una bahía griega, se lo preguntó una y otra vez. ¿Había muerto ya, no una sino que varias veces?

Cuando Guilty mató a la mujer que amaba fue porque se hizo a un lado en el último segundo, sin saber que ella recibiría el golpe, y después de todas maneras murió. Sin embargo, al verla cubierta en una sábana escarlata desde el más allá, escaló las montañas infernales hasta regresar a la superficie, y Phoenix le dio poder sobre las llamas de ultratumba.

Después, una avalancha generada por un Santo de Plata lo dejó muerto otra vez. Era la definitiva, pensó. Pero la voz de Esmeralda lo llamó desde un paraíso digno de ella, de prados hermosos y cantos angelicales que acunarían hasta al peor de los demonios. Le dijo que no era momento para que se reunieran, que aún tenía cosas que hacer en la Tierra. Así que regresó, sin saber cómo.

Y Shaka de Virgo lo dejó convertido en un vegetal, pero él dio vuelta el curso de la pelea despertando el máximo Cosmos, llevándoselo al lugar más lejano en el universo. Esa vez no murió, y su oponente lo trajo de vuelta al mundo de los vivos, pero también quedaba preguntarse por qué no murió con la explosión de su propia energía.

Finalmente, Saga de Géminis. Su técnica más destructiva, la Explosión de Galaxias, generaba una ilusión de varios planetas y estrellas chocando entre sí, en vía para aplastarlo y acabar con cada átomo de su cuerpo. Pero la ráfaga de energía creada del choque de sus manos no tenía nada de ilusorio, era el grito desesperado de una bestia, el tronar de la trompeta de un guerrero dispuesto a enfrentar dioses en cualquier campo de batalla, una llamarada causada por la locura y los instintos más primitivos de un demonio... Con eso sí que moriría...

Pero despertó a unos kilómetros del Santuario. Sediento, hambriento y sin memoria reciente, cansado y sumamente malherido. Los músculos no respondían y sus huesos no reaccionaban. Tampoco veía ni oía bien, cada vez que arrastraba una rodilla por la arena le dolía tanto como un día completo de tortura en Reina de la Muerte. Mas estaba vivo. Incomprensiblemente vivo.

En esa ocasión, mientras la intensidad del sol se incrementaba a su pesar y se preguntaba si debía regresar todo lo que había recorrido para beber agua de mar, vio a Esmeralda. Se veía mucho más joven de lo que recordaba, con un cuerpo de niña. Su cabello era ahora castaño y estaba atado en dos largas trenzas que caían sobre sus hombros, su rostro era más redondeado y moreno, sus labios mucho más pequeños; pero sus ojos seguían siendo tan verdes como las joyas en su nombre, así que debía ser su amada. Le dio de beber y junto a un anciano de larguísima barba lo llevaron a una cabaña no tan lejos.

Así descubrió que Esmeralda seguía muerta y que la niña se llamaba Elene.

 

---¿Por qué no te mueres? --le preguntó una voz rasposa en la oscuridad, oculta entre las llamas del volcán.

---¿Qué te importa? ---le contestó al aire sin ganas de abrir los ojos, aunque por dentro sabía que la respuesta correcta era... «No lo sé»

---Muere ya, descansa de una vez, olvídate de todo. Deja de sufrir decesos interminables por culpa de personas a las que has fallado.

---Ah, cállate.

 

Volvió a recordar, como lo había hecho durante esos días, encerrado entre paredes rojas, para olvidarse de las pesadillas y acallar la voz. Elene y su abuelo lo ayudan en lo que pueden y lo cuidan un par de días, le brindan algo de comida de sus cultivos y le explican que viven en una isla pequeña cerca de Atenas en el mar Mediterráneo, viviendo de la agricultura y de la pesca, y que comercian con el pueblo de Rodrio. Pero aunque nunca han visto el Santuario más que como un cúmulo de montañas comunes más allá de esa aldea, saben de su existencia. Y también la de los Santos que los han ayudado a ellos y otros miles a través de los siglos, por lo que lo reconocen como tal a pesar de no llevar armadura.

Luego decide sanar sus heridas nuevamente en el volcán de la isla Canon, cuyo humo se alcanza a ver a través de la ventana en la pequeña y humilde cabaña de Elene, para no tener que molestarlos. La niña es muy inteligente a pesar de sus ocho o nueve años, y sabe cómo enfrentar algunos problemas de la vida al verse en soledad, como él tuvo que aprender de mala manera. Le suplica que vuelva a verlos de vez en cuando para que pruebe los panes que está aprendiendo a hornear con su abuela. El anciano, representante del islote, le presta un bote para que navegue hasta allá, aunque le advierte que el mar está muy enfadado desde hace unos días, que hubo dos grandes temblores dentro de poco tiempo y que quizás habría más.

¿Por qué no fue al Santuario? No lo supo, pero no quiso complicarse con pensar que era más profundo que el hecho de que no podría llegar hasta allá ni en el más veloz de los vehículos, se desmayaría a medio camino. Los vapores de la isla Canon lo relajaban ya solo con mirarlos salir del cono gigantesco, seco y pedregoso con el que se decía podían sanarse hasta las más graves y fatales heridas. Quizás lo llamaban uno de los tres infiernos sobre el planeta (aunque el menos cruel), pero para él era casi un jardín privado.

 

¿Cuánto llevaba ahí sentado? Unas dos semanas, de seguro, a pesar de que en esa habitación de piedra roja de frente a la humareda gris que salía del pozo de lava bajo sus pies, no se distinguía la luz solar o la penumbra nocturna. Siempre estaba igual. Se guió solo por el instinto.

Únicamente se levantaba para sus necesidades biológicas. Se bañaba en las aguas subterráneas que corrían cerca de la costa, comía gracias a los sacos de pan y pescado que había almacenado en una de las cuevas la última vez que estuvo allí, y nadie lo molestaba porque era una isla inhabitada aparte de alguno que otro pescador que llegara a beneficiarse de las especies poco comunes que había en sus mares. La actividad volcánica era constante, los riesgos eran inmensos, pero para él las cenizas eran un rocío y la lava ardiente que subía por el cono del que llamaban hermano del Vesubio era como una lluvia cálida, no se preocupaba por las quemaduras gracias a que su Cosmos impedía que tocara su piel. Hasta dormía allí adentro sin problemas, sintiendo que recuperaba energías, que sanaba.

---Muere de una maldita vez... ---dijo la voz umbría.

No alcanzó a responder, ya que fue interrumpido por un nuevo sismo. Y tal como hizo durante las dos semanas allí adentro, se agarró de las rocas que le servían como sillón para no caer en las fauces de la montaña y esperó a que pasara. Se había repetido demasiado, era inusual, ¿tendría el nuevo gobierno algo que ver?... No.

Se recordó una vez más que era imposible que Seiya hubiera perdido, ese muchacho tenía una terquedad olímpica, de seguro había salvado a Athena y al Santuario del reinado de Saga. La gente ya podría vivir un poco más en paz, Saori Kido era un ente lleno de compasión y amor universal. Nunca habló con ella en persona después de su resurrección, pero sentía su Cosmos y eso era suficiente. Al principio le daba arcadas, pero luego lo reconfortaba infinitamente más que las llamas del hermano del Vesubio: era una energía cálida, cómoda y gentil que lo había ayudado a superar los desafíos de Shaka y Saga... ¿Habría sido ella quien lo revivió a pesar de nunca hablar con él más que como niños? ¿Habría confiado tan ciegamente en el Fénix a pesar de todos sus pecados?

Pero... Athena no era capaz de revivir muertos, solo había un dios capaz de eso. El caso es que con ella a cargo ya no tendría que haber tantos huérfanos como él y Shun, ni se venderían muchachas a cambio de sacos de trigo como le pasó a Esmeralda... Bella y pura, como los Ángeles de los que hablaban, los soldados de los dioses que ocultaban las marcas celestiales de sus ojos... Su tumba aún debía conservarse en la isla Reina de la Muerte, había colocado una cruz de madera en el lugar donde ella durmió mientras vivía, sobre los escombros de la casa que había sido derrumbada por el poder de su ira. Antes de partir a Japón, puso una flor junto a la cruz, aunque ya debía estar marchita a esas alturas. Visitar ese lugar santo sería un buen lugar para comenzar a entender esta vida interminable con que los dioses lo habían bendecido... o condenado.

---Solo condenado, nada más que un precio más por tus pecados, desde que asesinaste a tantos en Reina de la Muerte..., no, aún antes ---la voz se oía más clara, tanto como para darle importancia.

---No me digan que de verdad hay alguien aquí ---se puso de pie con un poco de dificultad, era como si tuviera una enorme roca en la espalda, a pesar de no llevar ni siquiera una camiseta encima. No logró aguantar su peso más tiempo que una mañana completa.

Había pensado que los humos del volcán le habían provocado delirios, él tenía conocimientos del tema y por eso no se molestó por complicarse más de la cuenta, debía tener clara la realidad aunque sus sentidos le indicaran lo contrario. Pero esta vez era diferente, realmente sentía una presencia acercándose, oía pasos, estaba más allá de un desvarío mental.

---Tu primer pecado fue hacerte a un costado y dejar que el demonio me asesinara, ¿no recuerdas?

---No... ¡No puede ser!

La persona más hermosa del mundo salía de una caverna, aunque su rostro era una mezcla de furia asesina y lágrimas de frustración. Vestía tal como la había visto la última vez, como la había enterrado, con un largo vestido floreado rosa y sandalias gastadas. Pero a diferencia de esa vez, cargaba un cuchillo en la mano izquierda, y su cara estaba enrojecida por la rabia, sus dientes castañeaban.

---¡Debes morir, Ikki! No puedes seguir viviendo más tiempo, no tiene sentido que burles más a la muerte ---sus ojos echaban tanto fuego como el cráter, Ikki dio un paso atrás producto de la confusión, el miedo, y el calor asfixiante que comenzaba a sentir por vez primera.

---Esto es una ilusión, una jugarreta de los dioses... ¡Tú estás muerta, yo te enterré, te vi morir!

---¿Sí, cierto? Pero no es justo que yo haya muerto y tú no. Pensé que ibas estar conmigo para siempre, pero aquí estás disfrutando del sauna con tus vivos recuerdos, con tus emociones intactas, sin alcanzar a sufrir las torturas que nos tienen reservados los dioses en el infierno... ---Esmeralda atacó e Ikki la evitó sorprendiéndose de cuánto le costó, y cuán real se sintió. Hasta el viento rasguñó su cara.

---No, debe ser una ilusión ---concentró su Cosmos en la mirada buscando algún truco infame, algún oponente oculto que jugaba con sus recuerdos, que le hacía sufrir.

O quizás... sí había muerto. Tal vez se había quedado dormido en el volcán durante una erupción y murió allí, y por eso el alma de Esmeralda lo atormentaba, o un demonio disfrazado de ella al menos, ya que mientras estuvo atrapado en el monte Fuji ella se le apareció como un ángel desde el Paraíso.

---Vamos, Ikki, te ayudaré a morir --ella volvió a embestir, sus golpes eran rápidos y potentes, carentes de la dulzura que recordaba en sus manos delicadas, aunque quizás tenía que ver con la debilidad de su cuerpo ---¡Ven conmigo al más profundo de los infiernos!

---No, tiene que ser una ilusión ---pero por más que se esforzaba no sentía más que un solo Cosmos allí, era muy difuso pero pertenecía a la persona que intentaba atravesarlo con una daga.

«¿Difuso?»

---Hiciste que Guilty me matara, luego los asesinaste a todos en Reina de la Muerte, después intentaste lo mismo con tus compañeros de infancia y decidiste sacrificar tu vida para que un mocoso insulso salvara a una carita bonita. Mujer cuyo abuelo te envió a sufrir a la isla. A pesar de todo, los engañaste y sobreviviste, ¿no te da vergüenza?

---Ya he pasado por esto... ¡Tú misma me ayudaste a salir! ---agarró la hoja del cuchillo con una mano, el dolor fue mayor al que esperaba, no solo sangraron sus dedos, sino también su corazón--- Quienquiera que seas, bestia, no eres capaz de imitar la perfección de Esmeralda.

Y es que en algunas ocasiones, en sus momentos más íntimos juntos, había sido capaz de sentir su Cosmos, de conectarse con él. Ella no sabía manejarlo así que no era muy intenso, pero lo recordaba. Y no era mismo que lo atacaba ahora con una daga ilusoria.

---Vaya que eres difícil, fue bueno evaluar a uno de los mejores ilusionistas de la Tierra ---la falsa Esmeralda dio un paso atrás dejando la daga en su palma ensangrentada---, debí haber arriesgado un poco más, ¿no lo crees, querido Ikki? Mi amo Guilty, en el infierno, esperaba que consiguiera llevarte conmigo. Tal vez le pida que me castigue por fallar la misión, no me desagradaría ---dijo sonriéndole con perversión.

---Ahora con mi Ilusión Diabólica revelaré tu verdadero ser, me mostrarás tu rostro de una buena vez ---encendió su Cosmos ígneo, enfurecido por ensuciar tanto su recuerdo más preciado. Las flamas universales calentaron su cuerpo más que el volcán y todos los infiernos juntos...

Y se apagaron.

---Por favor, mi amor, ¿crees que los demonios me enviarían del Más Allá a buscarte sin saber que estás débil? No puedes hacer arder tu Cosmos, solo te queda venir conmigo.

---¡Tú no eres Esmeralda, deja de jugar!

---Si no lo soy solo hay una forma de comprobarlo ---la rubia que tenía enfrente se llevó el dedo al estómago imitando el arma que Ikki sostenía--- Ve al infierno y no me encontrarás, tendrás que esperar a que regrese con la carita roja por los golpes de mi querido amo.

---¡¡¡Maldición!!! ---gritó, presa repentina de un deseo casi incontrolable de clavarse el cuchillo en su pecho desnudo.

El volcán tembló, la lava empezó a agitarse y los humos se transmutaron en un remolino imposible girando en todas las direcciones para dar paso a un aura celestial que se abría camino entre las llamas.

«¿Qué es esto?» Soltó el cuchillo pero no lo oyó chocar contra las piedras del suelo. Su respiración estaba entrecortada, alimentada por nuevos aires de amor y bondad infinitos que entraban por su nariz como una brisa veraniega. Había tal sensación de sosiego y paz que los bailarines llameantes se inclinaron como en una reverencia ante la figura que, casi transparente, se asomaba por la entrada.

Una joven más alta que la supuesta Esmeralda, con largos cabellos castaños que llegaban a la cintura rodeada por un corsé de oro con piedras verdes incrustadas. Venía descalza y con un largo vestido blanco, sus brazos estaban adornados por brazaletes que resplandecían como el sol a pesar de que podía verse a través de ellos, y en la muñeca derecha relucía un collar de flores. Su rostro de rasgos finos y delicados desprendía imponencia y divinidad mezcladas con un aura de confort y gentileza humanas infinitas. Sus ojos tenían el mismo tono que el de su amada, aunque no era ella.

---¡Ser oscuro, te ordeno que te largues y lo dejes en paz! ---resonó su voz como una trompeta divina. La mujer sostenía un báculo en su mano derecha, lo dirigió hacia la falsa y aterrorizada Esmeralda quien sujetaba su pecho con ambas manos como si se le fuera a salir el corazón si no lo hacía.

---Este es el Cosmos de... ¡Athena! Es más... intimidante de lo que pensé...

---Te he dicho que te largues, espíritu perverso ---repitió la diosa con un poder distinto al que tendría una dueña de una gran empresa japonesa, sino que como un ser que está por derecho propio por encima de los demás, que está más allá de su comprensión desde el nacimiento--- No lo diré de nuevo.

---Ganaron esta vez, pero ni siquiera tú podrás impedir que se haga lo que debe hacerse desde tiempos inmemoriales ---la figura de su amada se convirtió en una sombra vestida con ropas deformes, pero se esfumó en las oscuridad en un pestañeo. No pudo estudiarla lo suficiente.

Ikki cayó de rodillas frente al espíritu que le brindó apoyo.

---Saori...

---Hola Ikki, no sabes cuánto me alegra saber que estás bien ---ahora sonreía con jovialidad e inocencia, como Elene, la extraña pero reconfortante dicotomía de la divinidad y la humanidad en un solo ser.

---¿Estás...?

---Viva, gracias a ti y los demás. Me estoy comunicando contigo a través del Cosmos. Me costó mucho encontrarte, pero la energía en el humo de este volcán me llevó hasta ti.

---Athena... ---buscó las palabras, las encontró, no tenía nada de malo decir algo así ante ella en esta ocasión--- Gracias.

---No me lo agradezcas, aunque si quieres que te pida algo a cambio solo tengo una cosa en mente.

---¿Qué deseas?

---Que sigas viviendo ---sus ojos se cerraron cuando sonrió en el gesto más tierno que había visto--- Ja, ja, Shun me contó que le dijiste muchas veces que sobreviviera así que es solo lógico que te lo pida también. No te rindas...

---¿Shun está vivo? ---su corazón se alegró. Había tratado de no pensar en ello, de ignorar el miedo de su alma por la vida del hermano que vio agonizando en el Templo de los Peces, pero saber que estaba bien...

---Él te necesita, y yo también. Todo el Santuario. Un mal se acerca, Fénix, ya viste sus primeros efectos. Tal parece que el dios de los mares ha despertado y tiene planes para romper la paz... Desearía que nos ayudaras con tu poder, tu coraje y tu determinación. Lo que haya en tu pasado no vas a olvidarlo, pero tu alma aún puede hacer cosas buenas para compensar; lo que acaba de suceder fue una manifestación de tu culpa, y eso puede terminar.

---Tengo la intención de hacer algo para devolver todo el mal que he hecho, no es necesario que me lo digas ---Ikki se dirigió a la salida pasando junto a ella, no tenía ganas de conversar más.

---¿Ikki?

---Hay algo que debo hacer. Por favor no le digas a Shun que estoy aquí, será mejor que se concentre en su recuperación. Si se entera va a venir, y el viaje es innecesario, además que quizás no esté.

---¿Vas a Reina de la Muerte? ---No respondió. ¿Había sido alguna clase de profecía divina o una forma celestial de leer el corazón? ¿O simplemente lo había adivinado?--- Bueno, no voy a detenerte, solo quiero que sepas que te están esperando afuera.

---¿Esperando?

---Aquel que te atacó no lo encontró a pesar de buscarlo, pero llegó por su cuenta cuando te sintió en peligro. Dicho eso... nos vemos, Ikki.

La joven desapareció en medio de un chispazo de luz, y de inmediato todo volvió a la normalidad. Los vapores eran calurosos, pero no molestos. Los fuegos regresaban a su sueño, y el temblor que había movido sus pies se calmó. La diosa Athena tenía poco que ver con la niñita desagradable de antaño, pero aún no era seguro que fuera la más apta para el cargo. Le demostraría lo contrario con sus acciones, o eso esperaba.

 

Afuera la noche estaba calma como si nada hubiera roto antes el delicado equilibrio de la naturaleza tectónica, ni hubiera golpeado su alma y corazón. Allí, frente a él, un hermoso pájaro de fuego lo esperaba pacientemente con las alas abajo, irguió la cabeza dorada y violeta con vida propia al reencontrarse con su compañero. Su Manto Sagrado estaba en perfectas condiciones, como si nunca hubiera estado en medio de una explosión de energía.

«Esmeralda, así como a Shun y a Phoenix, a ti también te demostraré mi valor, me reencontraré contigo solo cuando haya pagado mis pecados y deje esta Tierra que tanto amaste libre de fuerzas oscuras» Quizás ese juramento interno era la razón de que no dejase de pelear, de que no entrara completamente al infierno, por más que supiera que había fallecido más de un par de ocasiones.

Y tal vez era un detalle insignificante, pero en su nueva vida se le ocurrió que la primera buena acción sería poner flores nuevas bajo la cruz de madera.


a3130n.jpg

(by Placebo)


#273 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,061 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 03 abril 2015 - 20:51

Sin ánimos de ofender pero que

Ikki confundiera a la niña Elene con su amada ,eso fue extraño muy extraño :unsure: 

y posteriormente fuera salvado por saori ,eso fue recontra extraño :blink: 

 

la unica parte que me agrado fue cuando promete seguir luchando

contra las fuerzas oscuras


faiyb1y.png

 

                                                  

28.Fics-2017-Clasificatorias

 

 

 


#274 Presstor

Presstor

    Miembro habitual

  • 44 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Piscis

Publicado 05 abril 2015 - 05:19

ueno,yo mas que hacer reviews trato de escribirte desde el corazon de un fan

que ama esta serie y queria desde hace tiempo ver o leer algo de lo que estas haciendo

la parte tecnica se lo dejo a otros.

 

en cuanto al capi,no lo esperaba tan pronto,debo decir que a ikki yo lo veo

como veo a wolverine,pero una vez que creces, has visto y leido un monton de historias

de personajes similares te das cuenta de lo horriblemente hecho que esta en la serie

que lo tratan como un sociopata con una fijacion demasiado rara con su hermano.

 

asi que no lo vuelvas un sociopata,si dice que protegera a la gente....que este cerca de la gente

no que este siempre solo en un volcan,que hace que no me cree al personaje

si importante es que atena se comporte y sienta como una humana lo mismo

va para sus caballeros que no sean robots que ni sienten ni padecen.

 

a mi no me resulto raro que confundiese a esa pequeña con su amada...

leñe,si recibio una explocion galactica....pero que no vaya a mas XD

no quiero adelantarme...pero soy de los que le gusta ese rollito con pandora XD

 

lo de atena estuvo bien ,en mi opinion espero mas momentos asi

donde se pueda decir que el la considera una amiga, aliada,protectora

mas no es devoto de ella,me gusto la parte de la armadura...estan realmente vivas

eso no lo ves en la serie.

 

aqui te digo que me gustaria verlo haciendo teem-ups con aliolia o milo

saltarian chipas y seria bastante divertido de leer,el nunca interactuo con

otros dorados ademas de shaka y saga.

y a esas alturas si que creo que esta igualado a ellos en poder

y esas personalidades tan fuerte seguro que crearian encontranoz

de lo mas divertidos.

 

un saludo.



#275 -Felipe-

-Felipe-

    SNUFKIN

  • 8,677 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 07 abril 2015 - 10:50

Sin ánimos de ofender pero que

Ikki confundiera a la niña Elene con su amada ,eso fue extraño muy extraño :unsure: 

y posteriormente fuera salvado por saori ,eso fue recontra extraño :blink: 

 

la unica parte que me agrado fue cuando promete seguir luchando

contra las fuerzas oscuras

Hm... creo que tengo que defenderme un poco jaja

Yo trato de hacer un fic que se mete mucho en la psicología de los personajes (años estudiando esa carrera creo que influyen xD), por lo que no todo hay que tomarlo de manera tan literal. Lo de Ikki no es que tenga algún tipo de fijación tipo Titán/Amor/Paradox (y tampoco fue mi intención que se entendiera así, por si las dudas xD), sino que es reflejar el estado en que está Ikki.

 

El Fénix está MAL. Físicamente es evidente, ya que recibió una Explosión de Galaxias de lleno dando su Cosmos para proteger a Seiya. Pero el tema más relevante es el estado MENTAL en que está Ikki. A diferencia de Hyoga, Shiryu o Seiya que estuvieron al borde de la muerte pero se salvaron, Ikki de verdad cree que murió. O sea, él tiene recuerdos del infierno, no como los metafóricos del Fénix clásico que para darse más aires de badass llegaba con un show diciendo que venía de las llamas del infierno y todo eso, sino que Ikki SÍ tiene recuerdos de haber estado allí, él siente que estuvo muerto. Es cosa de imaginar a esa gente que muere clínicamente pero es revivida, quedan en un shock bien grande, algo así le ha pasado a Ikki varias veces (en Reina de la Muerte, en el Fuji, en Virgo -kind of- y por culpa de Saga) pero algo lo sigue reviviendo y no entiende el motivo de ello.

 

¿A qué viene todo eso? A que él ve a Elene pero no ve una niña, ni siquiera se fija mucho en el cuerpo (incluso menciona que parece más joven, y se queda ahí), si bien ve los rasgos físicos no los toma en cuenta, y solo se queda pegado en el color de los ojos (un tema importante en mi historia), si son del mismo color que los de Esmeralda, y cree además que está muerto tal vez en el Paraíso, él piensa que evidentemente debe ser ella. ¿Por qué siente que está reviviendo? Todo se revelará más adelante, lo prometo.

 

Y lo de Saori... bueno, sinceramente no sé por qué te parece raro xD Él es su Santo y el deber de Athena también es velar por cada uno de ellos.

Aunque me alegra que te gustara que, después de todo, Ikki sigue siendo un Santo leal y todo. Puedo suponer que eres un fan del personaje, ¿verdad? :D Así que es totalmente comprensible tu review, y es algo que agradezco.

 

 

ueno,yo mas que hacer reviews trato de escribirte desde el corazon de un fan

que ama esta serie y queria desde hace tiempo ver o leer algo de lo que estas haciendo

la parte tecnica se lo dejo a otros.

 

en cuanto al capi,no lo esperaba tan pronto,debo decir que a ikki yo lo veo

como veo a wolverine,pero una vez que creces, has visto y leido un monton de historias

de personajes similares te das cuenta de lo horriblemente hecho que esta en la serie

que lo tratan como un sociopata con una fijacion demasiado rara con su hermano.

 

asi que no lo vuelvas un sociopata,si dice que protegera a la gente....que este cerca de la gente

no que este siempre solo en un volcan,que hace que no me cree al personaje

si importante es que atena se comporte y sienta como una humana lo mismo

va para sus caballeros que no sean robots que ni sienten ni padecen.

 

a mi no me resulto raro que confundiese a esa pequeña con su amada...

leñe,si recibio una explocion galactica....pero que no vaya a mas XD

no quiero adelantarme...pero soy de los que le gusta ese rollito con pandora XD

 

lo de atena estuvo bien ,en mi opinion espero mas momentos asi

donde se pueda decir que el la considera una amiga, aliada,protectora

mas no es devoto de ella,me gusto la parte de la armadura...estan realmente vivas

eso no lo ves en la serie.

 

aqui te digo que me gustaria verlo haciendo teem-ups con aliolia o milo

saltarian chipas y seria bastante divertido de leer,el nunca interactuo con

otros dorados ademas de shaka y saga.

y a esas alturas si que creo que esta igualado a ellos en poder

y esas personalidades tan fuerte seguro que crearian encontranoz

de lo mas divertidos.

 

un saludo.

Te agradezco mucho tus comentarios. No todo tiene que ser algo técnico, sino que las críticas también pueden venir desde el aspecto "emocional" del cariño a la obra original y los cambios que tenga.

 

Imaginé que iba a sorprender que hubiera un capítulo de Ikki tan pronto. Qué bueno que resultó xD Y sí, yo también imagino a veces al Fénix como Logan jaja

 

Ikki no es un sociópata. Lo explico, hay dos motivos por los cuales no está con sus compañeros.

1. El principal es su estado físico. Las llamas de la isla Canon lo sanan, y él todavía consideraba que si salía de la isla se iba a desmoronar en minutos. La Explosión de Galaxias es cosa seria. No es que quiera estar en el volcán, sino que (por ahora) es lo único que lo mantiene vivo o en buenas condiciones. Si no, probablemente estaría en el Santuario como los demás.

2. Su estado mental. Por dentro Ikki se siente como una cosa rara, ¿cómo es posible que reviva? Como dije antes, en verdad considera que murió, tiene recuerdos del Más Allá (Aunque traté de no plasmarlos mucho por ciertos aspectos spoilerescos) Por eso va a seguir ayudando a sus compañeros y la gente, pero tratando de no arriesgarse demasiado. Es humano, y por dentro siente miedo, como es lógico. Es un hombre que ha muerto, pero sigue regresando, cosa que antes lo usaba como metáfora porque pensaba que eran ilusiones mentales y todo eso, pero ahora está convencido.

 

No te preocupes, no pasará a más xD Como expliqué antes no tiene ninguna fijación por Elene (que es el personaje que sale en el relleno de la pelea con Agora y Shiva), quizás aparezca más adelante pero nada relevante.

 

Sí. Las armaduras realmente están vivas, cosa que solo se tocaba casi metafóricamente en el clásico. Tampoco es que de repente veas a Pegasus corriendo por el establo del Santuario ni nada de eso xD, pero sí hay cierto aspecto Bt'x en ello.

 

Muchas gracias por tu comentario.

 

***

Y ahora, un capítulo más "simple" y relajado, pero que sirve de transición a la siguiente etapa. Recuerden que los próximos quince o algo así capítulos no van a estar en el clásico, son originales, así que tengan paciencia si quieren ver algo más cercano a la historia clásica, por favor xD

 

SEIYA I

 

23:30 p.m. del 31 de Diciembre de 2013.

En teoría el Año Nuevo no se celebraba en el Santuario, debía ser como cualquier día dedicado a la protección del planeta. Pero tal como lo recordaba de cuando entrenaba con Marin, siempre había más conversaciones, risas, alboroto. Algunos guardias pedían permiso para ir con sus familias, y los Santos se ocupaban de la vigilancia más que en otras ocasiones, aunque siempre en grupo.

Pero Seiya no lo comprendía ni compartía. Tal vez fue la educación que le dio Seika, o quizás fue la impresión de que durante esos días su instructora le daba ejercicios el doble de pesados, pero no entendía por qué se celebraba el desechar los calendarios viejos y comprarse unos nuevos. Para él era un día más de los que hay muchos. Aún así...

---¿Tienen deseos para el próximo año?

---Por supuesto, Shiryu: tener la misma suerte que este para sobrevivir.

Sus compañeros rieron, incluso Hyoga que después de semanas al fin había recobrado su color natural de piel, un bronce mezcla de ruso y japonés. Lo había molestado bastante los primeros días después de despertar en la Fuente, con alias como piel de fantasma o helado de piña, y el Cisne no se molestaba, se limitaba a suspirar pesadamente como quien tiene el amigo más desagradable del mundo, pero que sigue siendo amigo, lamentablemente.

Y Shiryu usaba muletas aún, pero más que nada para el equilibrio y por seguridad, ya podía caminar con sus propias fuerzas. Además sus ojos poco a poco iban sanando, el Dragón decía que podía verlos como borrones o manchas, pero era algo. Según Marin, podía tener que ver con el despertar del máximo Cosmos, la intensidad de las batallas, el hecho de llegar volando al límite de la atmósfera o quizás simplemente un milagro. Cuando Ichi le preguntó cómo había vuelto, la contestación fue sencilla. “No tengo la menor idea”.

Junto a ellos estaban Ban, Geki y Nachi, todos sentados en las mesas del Coliseo. Comían de un enorme jabalí asado que los hombres de Rodrio habían cazado en los bosques cerca de Delfos, y esperaban información sobre los temblores recientes alrededor del mundo. Sabían que algo malo ocurría, recibían noticias de todas partes y Jamian no era el mejor guarda-secretos del mundo, pero aún no tenían seguridad de nada. Unas risas provenientes del este lo hicieron sonreír como lo haría ante una buena broma potencial, y botar el muslo de cerdo que trataba de devorar en el piso.

---Miren quienes vienen, je je.

---No seas puerco, Seiya, come con la boca cerrada ---replicó Shiryu, pero hizo como que no lo había oído.

Shun y June se acercaron riendo y se unieron a ellos junto a la fogata que Ban había encendido.

---Se perdieron los kálanda, fue muy bonito ---dijo Shun sentándose. No es que se los hubiera perdido, la verdad le aburrían.

---¿Los qué? ---inquirió Hyoga.

---Son algo así como villancicos, los niños griegos los cantan de puerta en puerta como tradición en estas fiestas ---explicó June poniendo las manos contra el fuego. El frío no había sido tan intenso ese día como las semanas anteriores, pero seguía provocando hasta dolores de hueso.

---Debieron verlos, los niños de Rodrio tocaron liras y esperan a San Basilio que es como el Santa C...

---Es que no queríamos molestarlos ---interrumpió con el mejor tono pícaro que tenía al Santo de Andrómeda, quien tampoco tenía respuesta alguna a sobrevivir a la total pérdida de su sangre.

---¿Molestar? ---pero Shun no entendió la broma. June le dirigió una de sus típicas miradas asesinas, parecidas a las que le dedicaba Shaina de vez en cuando.

---¡Chicos! ---llamó alguien, todos se voltearon para ver a Jabu. El Santo de Unicornio tenía el turno esa semana para servir de vigía en la ruta que tomaría la diosa hasta el Coliseo ---Es hora.

 

Les habían informado temprano que habría una reunión cerca de las doce, los cuervos dejaban caer mensajes por todos lados, parecían una nube negra que se esparcía con los vientos. La gente comenzó a llenar el estadio ocupando los puestos que les correspondían, parecía que todo el Santuario había acudido. Lo que más había era guardias, repartidos en la retaguardia y los lados en la periferia, también Santos de Bronce que invadían las plazas medias, y un puñado menor de Plata al frente, incluyendo por supuesto a su maestra, el Águila. Las guerras habían mermado muchísimo el número de efectivos en el Santuario, cuando niño recordaba que al espiar esas reuniones las veía mucho más concurridas.

Las antorchas en lo alto del arco y las gradas se encendieron, las contó por primera vez hace muchos años, eran exactamente ochenta y ocho, el mismo número de Mantos Sagrados. Cinco hombres vestidos con destellantes ropajes dorados aparecieron bajando las escaleras del Carnero en perfecta sincronía, ninguno daba un paso más rápido o más lento que aquel que tenía al lado. Detrás de ellos, Saori bajaba con elegancia, escoltada por sus cuatro doncellas. Sostenía su báculo y lo hacía brillar quién sabe cómo, llevaba un vestido del mismo tono que las armaduras de sus cinco guardianes principales, y el cabello recogido y sujetado con su regalo de Navidad, el que le dio cuando se coló en la Elíptica para saludarla a pesar de la molestia de los Santos de Oro. Un adorno con la figura de un pegaso de plata que vio en el mercado de Rodrio el primer día que logró levantarse y caminar sin ayuda, unos días atrás. Ella empezó agradeciéndole con la más tierna de las sonrisas, una que debió robarse de una subasta en el Olimpo porque estaba seguro que no la tenía cuando niña. Del resto de la mañana con ella no le convenía pensar en ese momento.

---¡¡¡ATENCIÓN!!! ---tronó la voz de Aldebarán por todo el Coliseo como si estuviera hecho para el eco, Seiya estuvo seguro que el piso tembló--- Athena ha llegado, ¡saluden!

Pusieron una rodilla en tierra y bajaron la cabeza con respeto a medida que ella ocupaba su lugar en el estrado principal, el mismo donde había reposado el Manto de Pegasus durante sus combates para obtener su certificación de Santo. Se preguntó cuánto más tardaría Muu en reparar esas armaduras, aunque suponía que necesitarían sangre de sus dueños porque con tanto golpe debían estar más que muertas, aunque el Carnero nada dijo.

---Mis Santos ---habló Saori con voz imponente, no se parecía para nada a la chiquilla molesta del orfanato, ni tampoco a la joven sonriente y sonrojada con la que se vio en navidad. Era la diosa quien se dirigía a ellos--- Los he reunido aquí no para desearles un año lleno de esperanza, ya que la situación que tenemos en frente puede que me convierta en una hipócrita ---cerró los ojos un momento, lo pareció meditar y volvió a levantar el rostro reflejo de pura determinación---. Seré directa: durante milenios los dioses han intentado tomar la Tierra, o destruirla, o cambiarla a su gusto. Esta vez es el hijo mayor de Cronos y Rea, el Emperador del Mar Poseidón, quien ha comenzado a manifestarse en el mundo, como supongo ustedes ya han sentido. Los temblores y terremotos constantes en todo el globo son culpa de su pronto despertar.

Un murmullo recorrió las filas agolpadas en el Coliseo, como un ruido sin sentido que se transmite a través de un túnel. Seiya cruzó miradas con Shiryu, el Dragón había supuesto unos días atrás que después de la guerra civil era el mejor momento para que un enemigo se aprovechara para infundir su caos, pero jamás pensaron que sería el hermano mayor de Zeus.

---¡Los Marinas ya atacaron a nuestra diosa un mes atrás! ---continuó el Toro a brava voz, sumiéndolos a todos en un silencio aunque no requería de tanta fuerza en sus pulmones, pero Seiya sabía que eso infundía coraje y decisión--- ¡Ella no quiso contarles antes para no preocuparlos, pero es momento de que lo sepan!

---Hemos estado investigando por nuestra cuenta ---esta vez Aiolia tomó la palabra, llevaba el yelmo de león en su mano y su capa enrojecía a la luz de las flamas cercanas--- En varios puntos del planeta se han sufrido ataques de parte de los soldados de Poseidón, y nuestro deber, como supongo saben, es detenerlos. Ahora que tenemos las ubicaciones exactas y los puntos de mayor peligro, es hora de que devolvamos el favor y cumplamos con nuestro deber, y así podremos saber dónde se están organizando.

---También hemos recibido noticias de extrañas criaturas submarinas que se han avistado en las costas, aunque no tenemos datos exactos de su naturaleza, creo que es algo que deberíamos investigar a fondo también ---la suave voz de Saori se contraponía de una manera hasta graciosa con los rugidos del Toro y el León, pero ella transmitía más que valor y orgullo, un profundo deseo de llevar a cabo lo que aprendieron con su entrenamiento, de hacer lo correcto por la humanidad--- Para que haya paz en esas zonas azotadas por la Armada de Poseidón, tendremos que detenerlos lo más pronto posible, así que Santos... ---Athena inclinó la cabeza como solo una diosa criada entre humanos haría, con humildad y cortesía sin fin, bajó el tono de voz a lo que parecía un susurro, aunque aseguraría que hasta los guardias más atrás la iban a oír, hasta las estrellas se habían callado para ser testigos de las palabras de la gobernante de la Tierra---, les pido por favor que me presten sus fuerzas para acabar con esta amenaza, porque no sé qué resultará de una batalla contra el dios de los mares si llega a despertar nuevamente.

---¡Ya oyeron las órdenes de Athena, señores! ---mugió el Toro de Oro con todas sus fuerzas, su armadura arrojó fulgores cuando encendió levemente su Cosmos--- ¡Desde este momento la batalla contra la Armada submarina da inicio!

---Les daremos sus instrucciones individuales ---siguió Aiolia, nada parecido al simple guardia que pensó por tantos años que era. Recordó que los Santos de Oro no solían aparecer en las reuniones del Santuario, pero Saori había cambiado un poco las reglas---. Agrúpense para dirigirse a las zonas que sufren calamidades, ¡eliminen a todos los Marinas que vean y amenacen la paz de la Tierra!

Los vítores no se hicieron esperar cuando Leo terminó de hablar, todos los guardias levantaron sus espadas y lanzas en medio de gritos de apoyo, mientras los Santos esperaban en total concentración las instrucciones de las próximas misiones alrededor del globo. Seiya miró a los tres amigos que lo acompañaron durante la travesía por la Elíptica, y por sus rostros supo que pensaban lo mismo.

«¿Cómo podremos ayudar sin armaduras?» Y es que no había otra opción. Por más que Shiryu se esforzó, no pudo convencer a Shun de no seguir con las batallas. Todos habían aceptado que sus vidas no serían las de jóvenes comunes, se comprometieron a llevar esos pesos encima si era para ayudar a las personas en todo el planeta. Al menos en su caso, el espíritu de Seika constantemente lo alentaba a que llevara a cabo su deber, siempre con todas sus energías, y él no tenía pensado fallarle. La voz de Aldebarán lo alejó de sus pensamientos.

---¡Una cosa más! ---gritó mientras ya los guardias volvían a sus puestos y los Santos empezaban a dispersarse--- Pegasus, Andrómeda, Cygnus, Draco, diríjanse al Templo del Carnero en cinco minutos.

Según su reloj, el 2013 acababa de terminar.

 

***

El palacio seguía siendo una maravilla de cristal, un castillo luminoso que hasta los más grandes artistas de la antigüedad hubieran deseado imitar. Estaba tan silencioso que oía hasta la respiración de sus compañeros, el sonido de sus zapatos hacía eco en el vidrio del que parecía estar hecho el piso.

---¿Por qué nos querrán acá?

---Ya puedo adivinar el discurso de Saori, Shun. Ejem... “No quiero que peleen más, ya han sufrido mucho por mi culpa, estuvieron al borde de la muerte y no deseo eso para ustedes sino que vivan como jóvenes normales y blá, blá, blá”.

---Eso es irrespetuoso en tantos niveles distintos, Seiya... ---la reprimenda habitual del Santo de Dragón fue interrumpida por la aparición de una quinta persona en medio del pasillo.

---¡¡¡Ah, por todos los diablos, un duende!!!

---Eres graciosísimo, payaso ---contestó Kiki con los pómulos inflados como tomates, y como siempre se dirigió a sus tres compañeros como si él no existiera ---Por favor, síganme al taller.

Lo siguieron en silencio, expectantes, a través de los corredores blancos, iluminados por las ventanas de cristal y el tragaluz por donde pasaba el haz de la luna solitaria intensificado por el Cosmos al interior del Templo del Carnero.

En la sala donde Muu había fortalecido los Mantos para que resistieran los golpes de los Santos de Oro, él esperaba junto a tres otros guerreros de la más alta jerarquía. Aiolia, Shaka y Milo los habían esperado pacientemente sentados en sillas transparentes, casi etéreas, alrededor de cuatro cajas blancas. Sus Cajas.

---¡Nuestras armaduras!

---¿Qué pasa aquí?, ¿dónde está Saori?

---Athena ha regresado al Templo Corazón escoltada por Aldebarán, no te creas que siempre vas a poder darle tus regalitos bajo nuestras narices, Seiya ---le sonrió Aiolia como el amigo de antaño, poniendo la mano sobre la cubierta de la caja con el caballo alado en relieve.

---¿Regalos?

---No sé de qué habla, Shun ---desestimó, sintiendo que había más calor en el aire que antes--- El caso es... ¿Qué pasa aquí?

---Les voy a preguntar algo, chicos, respondan con toda sinceridad y por mi honor y el de mis colmillos aceptaré su respuesta como definitiva y ninguno de nosotros la cuestionará.

---¿Y bien?

---¿Quieren seguir siendo Santos de Athena?

No pudo evitar reírse. Hyoga y Shiryu resoplaron y Shun sonrió. Todos lo habían decidido ya, no iban a echarse para atrás.

---Por supuesto que sí ---respondió Shiryu en nombre de todos.

---Entonces quiero que participen de estas misiones, y para eso necesitarán ayuda--- Milo le dio unos golpes suaves a la Caja con el cisne grabado.

---Sabemos que están muertas, puedo sentirlo ---dijo Shun, puso su mano contra el pecho y su corazón---, y también sabemos que necesitan nuestra sangre para revivirlas, y daremos la que sea necesaria...

---Sí, sí, todo suena muy noble, Shun. Pero a Muu no le gustaría nada que dejen manchado su taller de rojo, ¿no ven lo limpio que se ve?

---¿A qué te refieres, Aiolia?

Shaka hizo un gesto con una mano, levantando dos dedos. Las cuatro Cajas se abrieron automáticamente y la sorpresa inundó sus sentidos como una ráfaga de vientos marinos.

---¡¿Pero qué demonios...?!

---Son...

---Sí, nuestro Carnero favorito se las dejó como nuevas.

El caballo alado se veía más grande, de un tono más claro pero manchado de gris, y podía notar que era más ligero sin siquiera tocarlo, sus piezas habían cambiado de forma, sus alas eran mucho más amplias. El escudo sobre el que se sentaba el dragón tomó un diseño diferente, tenía menos placas escamosas pero eran de mayor ancho, se veían más duras, las garras tomaron un color más oscuro, pero seguían bajo una capa plomiza. La princesa de Etiopía se veía más elegante, varias de las piezas se unieron para formar brazales y perneras más amplias, las cadenas se veían más largas (aunque si eran infinitas era un pensamiento estúpido). El cisne simplemente se veía mucho más bello, tenía que admitirlo, si no fuera por el disfraz gris sería quizás tan blanco como el Templo del Carnero...

Pero seguían igual de muertos.

---Oye, Muu, no sé cómo decirlo, excelente trabajo ---levantó el dedo gordo, Hyoga le dio un manotazo--- ¡Auch! El caso es que aunque las piezas están juntas les falta vida, la cual se otorga a través de la sangre, y bueno, la de Shun se la tragó una flor, y los demás tampoco estamos en...

Los cuatro Santos de Oro hicieron un rapidísimo movimiento con las manos que no pudo captar. En el siguiente segundo, sus brazales estaban en el piso meciéndose, y chorros de sangre caían de sus muñecas como pequeñas cataratas directamente sobre las armaduras que tenían en frente. Sus Cosmos dorados iluminaron la habitación como si fuera de día y el sol estuviera adentro.

---¡¿Qué están haciendo?! ---exclamó Shun dando un paso adelante. Muu lo detuvo con un gesto de la mano libre.

---Tranquilos, por favor.

---Pero qué...

---Lo que están viendo es el menor de nuestros agradecimientos. Reconstruí los cuatro Mantos, pero como bien dicen les falta sangre, el contenedor de la vida, y no podemos pedirles que usen la suya que apenas se está renovando.

---¡Un momento! ---se interpuso Hyoga--- No importa si son Santos de Oro, para revivir armaduras en ese estado requeriría casi el total de su sangre, podrían morir si siguen...

---¿Y qué? ---cortó Aiolia, cuya sangre se derramaba sobre Pegasus--- Todos ustedes pasaron por tantos suplicios, desafíos y enfrentamientos, y aún así salvaron a la señorita Saori, a nuestra diosa ---el León de Oro volvió a sonreírles, ni parecía que sintiera los efectos de la pérdida de sangre, por alguna razón Seiya sintió como sus ojos se humedecían---, pero se suponía que ese era nuestro deber, como dijo Muu esto es lo mínimo que podemos hacer para pagarles.

---Aiolia... pero...

---Seiya, la verdad también es algo personal, no solo porque te considero mi amigo, fuera de la jerarquía del Santuario ---los tonos grises de la armadura se desvanecían y retomaban los colores azulados--- Tu hazaña no solo salvó a Athena, sino que recuperó el honor de mi hermano Aiolos, me hiciste dar cuenta de que siempre fue el héroe que admiré, y esto lo hago también en su nombre.

---Así como también yo, en el nombre de Camus, tomo la responsabilidad de darle sus alas al cisne de nuevo, Hyoga ---dijo Milo, su sangre era tan roja como sus Agujas, Cygnus empezaba a brillar como la nieve bajo el sol---, él te convirtió en un gran guerrero, y no me corresponde romper con algo así.

---Por la misma razón yo doy mi sangre humilde y voluntariamente para que el hermano de aquel que hizo dudar a mi alma vuelva al campo de batalla donde demostró ser un guerrero noble y puro, libre de manchas mundanas ---Shaka abrió la boca por primera vez, en su rostro ya no podía divisar al hombre con aires de grandeza postulando para un cargo divino, sino que a un verdadero Santo justo y digno--- Tus cadenas volverán a resplandecer, y cuando Ikki vuelva de la muerte podrá pelear junto a ti, porque no debes tener dudas de que regresará.

Las lágrimas caían por el rostro de Shun igual que la sangre de Virgo por la armadura que comenzaba a tomar los brillos de la nebulosa, las cadenas iniciaron un lento vaivén recuperando la vida.

---Tu anciano maestro ha revelado su juicio ----siguió Muu con los ojos cerrados y un semblante paciente, como si estuviera lejos del sufrimiento humano y físico---, y no podría estar más de acuerdo, Shiryu. Los seis Santos de Oro, incluyéndolo, los reconocemos como nuestros sucesores, así como aquellos que perecieron en la guerra del Santuario: Saga, Shura, Aphrodite, Camus...

---Estoy seguro que ellos también los consideran auténticos Santos más allá de la muerte, y velarán por ustedes desde donde sea que estén ---concluyó Aiolia justo cuando la noche comenzaba a tornarse en día por los fulgores dorados que salían disparados de las cuatro armaduras.

---Por supuesto Athena no está muy de acuerdo con que ustedes vuelvan a pelear, pero ustedes ya han decidido y son los únicos que gobiernan su destino, así que si están tan resueltos a volver a la lucha, entonces pónganse estos Mantos Sagrados que también los extrañan ---Milo cortó el flujo de su sangre, y el Cisne blanco tomó vuelo y se deslizó despidiendo vientos glaciares como si patinara en el aire hacia Hyoga.

Tanto el dragón esmeralda como la doncella encadenada le siguieron, uno rugiendo e iluminando a Shiryu con sus garras y colmillos de diamante, y la otra extendiendo las maravillosas cadenas, visiblemente felices de volver a pelear. El último fue Pegasus, azulado y bello, su compañero por la eternidad, unidos por el destino de las estrellas. El casco más integral, las hombreras, el peto ampliado, las perneras y brazales reforzados, las alas guardadas, el caballo celestial respiraba con calma, como aprovechando el momento, como disfrutando del viento que corría a través de las ventanas abiertas de cristal.

---Ahora les toca esperar sus instrucciones, les daremos permiso por esta vez (y solo por esta vez) para que vayan a despedirse de Athena, ya que partiremos mañana ----dejó bien en claro Aiolia, antes de acercarse a Seiya y poner su mano herida sobre su hombro pasándolo por sobre el cuello como grandes amigos--- Y por cierto, tú vendrás conmigo.

---¿A dónde iremos?

---Sudáfrica, vamos a ver quién está causando los temblores y a terminar con eso, ¿te parece una buena idea?

---Pues no sé qué decir, Aiolia ---Seiya miró su nuevo Manto una vez más, el brazal derecho que contenía sus Meteoros---, pero me parece que Poseidón eligió un muy mal momento para bajar del Olimpo.

 

Las cuatro nuevas armaduras. En la página anterior están las V1 para que las comparen, si quieren.

2822553.png

15zo56v.png

i44g3t.png

2e66cs7.png


a3130n.jpg

(by Placebo)


#276 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,061 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 07 abril 2015 - 17:03

sobre el capitulo:

 

me agrado  volver a saber de los bronces secundarios,me pregunto si Jabu mostrara su comos dorado que segun los expertos de manga y anime posee XD

 

 

que athena de un discurso previo a la guerra me parece una  buena idea pero que lo haga justo

en un dia festivo no me parece muy buena idea.me sorprende que los soldados rasos no la denuncien por explotacion laboral Jajaja

 

no entendi muy bien el tema de las armaduras en primer lugar da la impresion de que ya han sido reparadas pero despues los dorados  dan su sangre como si no hubieran sido reparadas :06:

 

me parece que los dorados tendran mas participacion durante la saga de poseidon de tu fic,

jamas entendi el plan del heroico durante la saga de poseidon del anime y manga, de enviar solo a los de bronce a luchar  :s46:

 

 

sobre los fan arts:

 

 

1.pegaso:a eso yo llamo tener estilo.

2.dragon:bla bla bla..............(Traductor=un comentario lleno de temor)

3.andromedasu diseño esta bien pero hubiera sido mejor si le hubieras quitado un poco de omega brillo

4.cisne:me hubiera gustado ver tu diseño en la primera temporada del anime aunque la cara te quedo un poco extraña

 

 


faiyb1y.png

 

                                                  

28.Fics-2017-Clasificatorias

 

 

 


#277 Presstor

Presstor

    Miembro habitual

  • 44 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Piscis

Publicado 09 abril 2015 - 10:59

pues yo soy de los que tenia ganas de  leer esta tanda de capitulos originales tuyos

por lo que parece que sera un verdadera gerra en varios frentes de los caballeros

frente a las marinas y sus bestias mitologicas

y con lo rico que en en historia el mar pueden salir cosas muy chulas

el diseño de armaduras te quedaron bastante bien.

 

una cosa que me acabo de dar cuenta del capitulo de ikki....como supieron

las marinas que estaba vivo?? vale que atena le localice

pero lo villanos?...

un saludo.



#278 -Felipe-

-Felipe-

    SNUFKIN

  • 8,677 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Virgo

Publicado 13 abril 2015 - 18:53

Me disculpo por el retraso. Debo decir que desde este capítulo probablemente me tomaré un tiempo hasta el siguiente, tengo algunos asuntos personales que me impiden continuar con la historia por el momento, aunque ya tengo varios capítulos adelantados, prefiero dejarlo así por las correcciones que pueden necesitar.

 

Volveré lo más pronto posible con la historia, espero tengan paciencia :)

 

Ahora, los reviews.


sobre el capitulo:

 

me agrado  volver a saber de los bronces secundarios,me pregunto si Jabu mostrara su comos dorado que segun los expertos de manga y anime posee XD

 

que athena de un discurso previo a la guerra me parece una  buena idea pero que lo haga justo

en un dia festivo no me parece muy buena idea.me sorprende que los soldados rasos no la denuncien por explotacion laboral Jajaja

 

no entendi muy bien el tema de las armaduras en primer lugar da la impresion de que ya han sido reparadas pero despues los dorados  dan su sangre como si no hubieran sido reparadas :06:

 

me parece que los dorados tendran mas participacion durante la saga de poseidon de tu fic,

jamas entendi el plan del heroico durante la saga de poseidon del anime y manga, de enviar solo a los de bronce a luchar  :s46:

 

 

sobre los fan arts:

 

 

1.pegaso:a eso yo llamo tener estilo.

2.dragon:bla bla bla..............(Traductor=un comentario lleno de temor)

3.andromedasu diseño esta bien pero hubiera sido mejor si le hubieras quitado un poco de omega brillo

4.cisne:me hubiera gustado ver tu diseño en la primera temporada del anime aunque la cara te quedo un poco extraña

Esto puede ser un spoiler, pero qué mas da. Jabu NO SERÁ dorado xD

 

Lo del discurso está explicado al principio del capítulo. En el Santuario no importa la festividad de año nuevo, la idea (mas no la tradición) es que sea un día como cualquier otro. Si soy franco, eso se basa en mi propia creencia, para mí las festividades no tienen importancia, y creo que lo plasmé en la mente de Seiya. Pero sí, es raro que no la demanden jajaja

 

Ah, lo de las armaduras iba a explicarlo antes del capítulo, se me olvidó. Lo hago ahora: Mu reparó las armaduras, en el sentido de que junto con Kiki reunió todos los pedacitos congelados, devorados por pirañas, etc y los reparó con gamanio, oricalco y polvo de estrellas, además de reforzarlas. Pero tal como se establece en uno de los primeros capítulos, en Jamir, es la sangre lo que da la vida, era lo único que faltaba. Básicamente hizo el trabajo de artesano, pero le faltó convertirlas en las Cloths que conocemos, antes de que dieran su sangre, eran prácticamente piezas de metal.

 

Sí, los Golds tendrán algo de más participación, aunque será principalmente en la primera parte de la saga.

Gracias como siempre :D

 

 

pues yo soy de los que tenia ganas de  leer esta tanda de capitulos originales tuyos

por lo que parece que sera un verdadera gerra en varios frentes de los caballeros

frente a las marinas y sus bestias mitologicas

y con lo rico que en en historia el mar pueden salir cosas muy chulas

el diseño de armaduras te quedaron bastante bien.

 

una cosa que me acabo de dar cuenta del capitulo de ikki....como supieron

las marinas que estaba vivo?? vale que atena le localice

pero lo villanos?...

un saludo.

¡Gracias! Aparte de este viene más de una decena más, pero como dije antes, pasará un tiempo hasta que publique el siguiente, probablemente.

Gracias por tu comentario sobre el diseño, el dibujo no es mi fuerte así que tuve que esforzarme bastante.

 

Y sobre lo de Ikki, la respuesta sencilla es que está en una isla rodeada de mar. El ejército de Poseidón sabe TODO lo que hay cerca del mar, y antes de llegar con Elene, Ikki estuvo un buen rato flotando sin rumbo después del ataque de Saga.

 

Como siempre, muchísimas gracias, Presstor. Pronto estará también la primera parte en pdf que sugeriste :)

 

Ahora el capítulo. Uno que culmina la etapa de transición, es más emocional que otra cosa, un capítulo muy relajado antes de este hiatus.

 

 

SAORI II

 

11:05 a.m. del 1º de Enero de 2014.

---¿No tiene problemas entonces, maestro?

---Por supuesto que no, mi diosa, e incluso si los tuviera no debería ser importante, usted es quien decide.

---¿Y si le pregunto no en calidad de diosa a Santo. sino como una mujer algo torpe aún en todo esto al hombre más sabio de China?

---Je, je, je, en ese caso no puedo estar más de acuerdo, señorita Saori. Muu es el más apto.

Lo hizo oficial después de que Seiya y los demás partieran a sus respectivas misiones. Dohko de Libra se convirtió en el Sumo Sacerdote del Santuario bajo la premisa de ser la persona de más alto rango y mayor experiencia, quien la asistiría en todo lo posible a través de la telepatía en la que era, según todos, un hombre extraordinariamente capaz. Pero al tener aún cosas que hacer en LuShan, pidió expresamente que Muu fuera su sustituto, y es que fue el mismo Carnero quien sugirió el cargo para el maestro de Shiryu, ya que él aún tenía cosas que aprender y sentía que le faltaba el respeto si tomaba el cargo como ella había pedido antes.

 

El Dragón, por supuesto, fue quien más de acuerdo estuvo con la decisión, se lo hizo notar en la pequeña reunión que tuvieron después de que recuperaran sus armaduras de Bronce. Comieron, bebieron y conversaron como viejos amigos en una pequeña salita afuera del Templo Corazón tomando un desvío de las escalas que llevaban al Athenaeum. Era una habitación poblada de libros de astronomía e historia, diversos instrumentos de medición estelar como telescopios, sextantes y cuadernos de anotación. Cada mesa estaba pintada de plata, parecían altares, cosa adecuada ya que la sala pertenecía a uno de los cuatro oficiales del Santuario, el Santo de Plata de Altar, asistente del Sumo Sacerdote.

Seiya se pasó las dos horas que duró la junta contando chistes, algunas que no pudo comprender, pero el caso es que ya no había rencores entre ellos y a pesar de negarse a admitirlo, el Pegaso estaba dispuesto a pelear junto a ella, a vivir con ella. Su corazón se aceleraba cada vez que chocaba miradas con él, pero ya había aprendido a controlarlo, era su deber ahora que tenía un nuevo trabajo de guardiana mundial. ¿Tendría él las mismas dudas y angustia en su alma?

Shun estaba más gentil que nunca, entre todos era quien mejor la entendía. Hablaron sobre Ikki y sobre Mitsumasa Kido. Tal como le prometió al Fénix, no le contó a su hermano que lo había hallado en la isla Canon, pero sí le aseguró que debía estar vivo en alguna parte, y ella se desahogó sobre la falta que a veces le hacía su abuelo. Andrómeda le aseguró que las personas buenas al morir iban a parar a las estrellas y que desde allí velaban por sus seres queridos, por eso llevaba el medallón con forma de astro que le había dejado su madre, y ella podía creer en eso. Se entristecía cuando pensaba en ese joven sensible luchando en batallas sangrientas, pero era su decisión y la respetaba. Además, como le dijo Muu antes de bajar a Rodrio, la diplomacia era en la guerra a veces tan importante como las espadas y las lanzas, y Shun era muy capaz en eso.

Hyoga estaba silencioso como era su costumbre, pero ya no apático como cuando lo conoció. El joven había asesinado a su figura paterna, podía simpatizar con su pérdida, aunque notaba que su corazón se había endurecido y que las enseñanzas de Camus vivirían junto a él. Su hielo sería útil en las batallas venideras para detener al dios de los mares, y él estaba consciente de ello.

Y mientras hablaban sobre sus nuevos deberes como diosa y Santos fue Shiryu, recuperándose poco a poco de su ceguera para la alegría total de Saori, quien le sugirió que bajara al pueblo a ver a la gente. Eso causaría tranquilidad y esperanza, un seguro de que todo estará bien.

---Pero... ¿cómo actúo? ---le preguntó--- ¿qué les digo?

---Creo que con que la vean bastará.

 

Y así ocurrió, aunque ella no sintió que hizo nada especial. Acompañada de Aldebarán avanzó por las alegres calles del pueblo de Rodrio sonriendo y saludando tímidamente con la mano. Se sentía como una política, de esas que buscan votos a través de la simpatía, aunque el Toro le aseguraba que no lo intentara demasiado, que simplemente compartiera con la gente y nada más.

Para ser una llamada una villa o un pueblo la verdad es que era toda una ciudad. Tenía incontables edificios de granito y ladrillo pintados de colores vivos y luminosos con techos de tejas rojas, la mayoría de dos pisos para albergar a tanta gente. En sus caminos de piedra y cemento se alzaban varias fuentes en los centros de las plazas donde los niños se reunían para jugar y los adultos para charlar.

Escuelas, innumerables mercados, baños públicos, estaciones de policía y bomberos, hostales, bares, hospitales y hasta le pareció ver un burdel. Tenían todo lo necesario para albergar a los humanos más cercanos al Santuario, sus asistentes y criados, los que efectuaban comercio con ellos. También había algunas afluentes que caían desde las cascadas de las montañas cercanas y varios puentes y arcos de piedra en los dos portones de la ciudad. Una vista maravillosa y nostálgica, le recordaba a los días en el orfanato.

La gente la reconoció como Athena al verla con el báculo de Niké, se habían enterado de lo sucedido con el gobierno del ex Sumo Sacerdote, así que se arrodillaban a su paso. Ella se sonrojó y les suplicó que se pusieran de pie, que se lastimarían las rodillas. Los más ancianos no parecían comprender ese gesto de gentileza, les debieron haber enseñado a venerar a la diosa de la sabiduría como a algo mayor a un rey, pero ella no deseaba esa humillación ni nada semejante. Solo deseaba protegerlos, cuidarlos de las fuerzas oscuras que azotaban el mundo.

Los más jóvenes entendieron más rápido sus intenciones, en especial los niños que se le acercaron raudos como estrellas fugaces cayendo desde las constelaciones, tal como aquello en que Seiya se convirtió al arrojase junto a ella durante ese extraño, pero hermoso cumpleaños. Los más pequeños se paraban de puntillas y jalaban de las mangas de su largo vestido celeste llamándola, buscando su atención como si la conocieran desde siempre. Ella tomó sus manitas y la arrastraron a una fontana ante la risa del Toro de Oro. ¿Podría alguien haberles advertido que no se hablaba con extraños? Quizás, pero ninguno lo hizo. Sus padres y madres, que englobaban pescadores, artesanos, agricultores, pintores... todos se quedaron ante la escena mirándola con sonrisas poco preocupadas. Hasta donde sabía no había hecho nada más que caminar por allí, ¿por qué confiaban entonces en ella?

---¿Señora? ---llamó alguien. Una niña de unos tres o cuatro años sonrosada y tan adorable que brillaba por sí sola, estaba de pie junto a una de las estatuas de la fuente, un hombre desnudo recostado que cargaba una esfera en la mano que simbolizaba el planeta.

---¿Sí? Dime, pequeña.

---¿Por qué brilla tanto? Es tan lindo eso...

---¿Brillar? ---preguntó confusa, pero los demás compartieron la idea y movieron la cabeza asintiendo.

---Sí, es cierto, brilla muchísimo.

---¡Es como el sol! ---suspiró una jovencita ataviada totalmente de rosa.

---Es una señora muy bonita ---musitó un pequeñito como de seis años que juntaba las puntas de los dedos y la miraba avergonzado.

---Son muy amables ---dijo, sin comprender aún a qué se referían con eso de brillante, pero les siguió el juego--- aunque si yo soy un sol, entonces ustedes son estrellas mucho más brillantes que yo, y creo que son cien veces más lindos.

---¡No, no es verdad!

---¡No es cierto, soy una persona, no una estrella!... ¿O sí lo soy? ---se quedó meditando un niño de ojos soñadores.

---¡Como las hadas madrinas que viven en estrellas! ¿O sea que puedo hacer magia? ---la pequeña de moños rubios se volteó hacia su madre, una vendedora de flores con un carrito en la avenida principal--- ¿Ves mamá? ¡Sí puedo hacer magia!

---Mentirosa, no puedes, ¡yo soy la hada madrina!

---Pero yo soy uno de los Santos de Athena, el principal caballero, ¿no es verdad? ---preguntó un muchacho pecoso sacando una espada imaginaria de su funda. No pudo evitar sacarle una risita.

Tan inocentes y puros... ¿y Poseidón quiere limpiar el planeta entero? No conocía -o recordaba- a su tío, pero ni por todos los lazos sanguíneos del mundo iba a permitir que su gente sufriera daño.

---Oiga, señoita Athena... ---llamó una niñita de grandes ojos azules y sin dientes que tocaba el vestido de la otra escultura en la fuente, una doncella que aparentaba cantar.

---¿Sí, princesa?

---¿Quié ese seño tan gande? ---preguntó indicando con su pequeño dedo al Toro de Oro, aunque había bajado sin su armadura. Solo llevaba una camiseta verde bajo una chaqueta marrón que parecía de piel de búfalo y unos jeans azules.

---¿Eh, yo?

---Él se llama Al-de-ba-rán, niños ---les explicó juntándolos con las manos para hablarles con susurros--- Es el hombre más fuerte del mundo, incluso podría levantarlos a todos ustedes al mismo tiempo, ¿sabían?

---¡¿En serio?! ---dudaron todos a la vez.

Lo demás fue fácil de predecir: en segundos el Santo de Oro fue aplastado por un ejército de niños juguetones con ganas de probar su afamada fuerza.

---Oigan niños, cuidado por favor, ¡Eh, ese es mi pelo!

Rió unos instantes junto a los adultos que miraban la divertida escena hasta que una mano se le posó en el hombro.

---Ese es el espíritu humano, señorita Saori, y es lo que debe conservarse sea como sea en este mundo ---le dijeron en perfecto japonés.

---Tú eres...

Una joven de rizado cabello pelirrojo, labios en línea recta sonrosados, una nariz puntiaguda y pequeña. Su atuendo consistía de un chaleco de lana a rayas horizontales azules y blancas que dejaban un hombro al descubierto y que se extendía hasta la cintura envuelta por una tela rosa; gruesos pantalones negros y zapatos del mismo color. Sobre los ojos llevaba un antifaz plateado que los ocultaba por completo, y esa era la primera pista obvia.

---Aquila Marin, a su servicio ---se presentó antes de que lo pronunciara.

---Eres la instructora de Seiya... ---se quedó un rato mirándola, entre curiosa y sorprendida por el aura de misterio que envolvía a la muchacha, no se reconocía un Cosmos ofensivo ni defensivo, ni cauto ni impulsivo, era solo un flujo que corría por el universo como una estrella más, aunque envuelta en una capa de interrogaciones. Y estaba esa máscara--- Es un gusto conocerte, Marin.

---Veo que la gente ya le ha tomado cariño, y eso se debe a la radiante luz que despide, me siento satisfecha de que Seiya la haya protegido tanto.

---¿Luz?, ¿quieres decir que de verdad...?

---Sí, no es como la luz de una lámpara o incluso el sol, no va a alumbrar la oscuridad literalmente, es más bien una sensación que los adultos tomamos como confianza y paz, mientras que los niños lo traducen como verdadera luz con su inocencia y pureza.

Saori recordó a esa Sombra que habían encerrado hace unos meses, el que les reveló el escondite de Ikki. Se la pasó todo el interrogatorio quejándose de esa supuesta luz que ella desprendía, pensó que era una alucinación y lo aprovechó para sacarle respuestas. Recién ahora se enteraba que era verdad.

---Imagino que es lo que debo usar para que no haya guerra y se mantenga la paz, ¿verdad?

---No es tan fácil como suena ---confesó el Águila, aquella que convirtió a Seiya en el guerrero que era---, Poseidón viene a apoderarse de la Tierra y no va a sentirse intimidado por su luz, requerirá de las habilidades de combate de los Santos o sino todos estaremos en problemas.

---¿Por qué lo dices? ---el tono de voz de la joven era intrigante, envuelto en seriedad y secretismo.

---La Armada submarina se ha estado organizando desde hace más de dos meses cuando Poseidón comenzó a mostrarse. Son dirigidos por siete Generales con armaduras quizás más poderosas que las de Oro, aunque están sujetas por el Cosmos de sus portadores, y sin una voluntad fuerte o confianza segura son piezas de metal cualquiera, ya que no tienen Cosmos por sí mismas.

---Eso es algo que los Santos deben tener cuenta, entonces ---«Pero aún así, ¿cómo sabe...?»

---Son dirigidos por uno de los últimos descendientes de la raza atlante, sin embargo no todo es lo que parece, no hay que confiarse con ese hombre. Cambió mucho después de la manifestación de Poseidón ---Marin miró al cielo nublado, el sol era una tenue manchita amarilla entre los grises altos--- quien lo enfrente tiene que estar alerta.

---Atlantes... ---un continente antiguo y perdido desde hace miles de años. Gracias a las investigaciones de su abuelo se enteró que eso fue por intervención de los primeros Santos--- ¿pero cómo es que sabes...?

---Y usted también debe estar atenta, señorita Saori ---interrumpió el Águila con cortesía---, no sé cuáles serán los nuevos planes después de ese cambio, lo investigaré bien, pero me parece que tiene que ver con usted. Debe tener cuidado, no salga del Santuario sola, incluso sugeriría que llevara siempre a un Santo de Oro ---Marin miró al Toro que aún luchaba con los niños que lo acosaban y tiraban de sus cabellos y torcían sus mejillas.

---¿Tan peligroso es Poseidón? ---preguntó casi olvidándose de sus dudas, como si se le hubieran acabado mágicamente las ganas de conocer las fuentes de la Santo de Plata.

---Sí ---contestó sin más--- Fue su primer enemigo, y busca afectar la próxima Guerra Santa con su presencia para defenderse de la oscuridad siendo dueño de la tierra y los mares ---Marin hincó una rodilla lista para despedirse, las personas cercanas cuchicheaban sobre las costumbres de los Santos mientras comían y bebían, y oyó algunos comentarios sobre el hermoso cabello rojo del Águila y el misterio de sus ojos---, además se aprovecha de nuestro mermado ejército, es astuto y orgulloso, pero también desea el bien del planeta, aunque después de un exterminio radical.

---Tendré cuidado, Marin, no sé como agradecerte que...

---¡Señora Athena, mírenos!, ¡aquí! ---gritaron algunos niños, y ella se volteó. Aldebarán cargaba una docena de pequeños en su espalda y unos cuantos más sentados en sus bíceps sin ningún problema.

---Fueron oponentes dignos, pero les falta todavía un poco para vencer al Toro dorado, ja, ja, ja ---rió el Santo de Oro y la gente aplaudió la hazaña.

---Los niños son nuestro futuro, ¿no te parece Ma...? ---al girar la cabeza no encontró a la maestra de Pegaso, ni ahí ni en ninguna parte. No lograba percibir su Cosmos, como si nunca hubiera estado allí, como si se hubiera mezclado con la brisa húmeda que venía de las cascadas más allá de los edificios, en las rocosas montañas cercanas--- ¿Qué...? ---sonrió y soltó un suspiro--- ¡vaya!, imagino que no le enseñó ese truco a Seiya.

 

Una sencilla visita de un par de horas a la villa de Rodrio. Solo eso le sirvió para obtener información enemiga, conocer a la gente que trabaja con el Santuario y viceversa, jugar con niños que no deseaban convertirse en huérfanos como era en general la situación de los Santos, ganar determinación y nuevas fuerzas. Como bien le dijo Sophía, una de sus doncellas, al retornar a su recámara en el Templo Corazón, ser una diosa tenía sus beneficios pero ser una humana era mucho más satisfactorio y reconfortante.


a3130n.jpg

(by Placebo)


#279 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 10,061 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 19 abril 2015 - 13:50

Esperando el prox capitulo


faiyb1y.png

 

                                                  

28.Fics-2017-Clasificatorias

 

 

 


#280 Fenrir de Arioto Epsilon

Fenrir de Arioto Epsilon

    Visitante

  • 13 mensajes
Pais:
Mexico
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion

Publicado 21 abril 2015 - 11:04

Espero que resuelvas pronto tus asuntos y que vuelvas pronto a publicar el siguiente capitulo






0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 158 usuario(s)