SKIN © XR3X
x

Jump to content


* * * * * 2 votos

The doom of the Knights of Athena

La condena de los santos

  • Por favor, entra en tu cuenta para responder
271 respuestas a este tema

#101 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 06 julio 2015 - 17:50

MAS ALLA DE LA LETRA ME GUSTÓ TU FIC COSA QUE DEBE IMPORTAR MAS QUE LOS DETALLES

VAS BIEN

Muchas gracias, ojala te guste lo que viene a continuación.

 

Bueno como estoy muy contento por el triunfo de chile, tengo mas ganas de continuar este proyecto, estaba pensando en publicar cada cierto tiempo, mas precisamente dos semanas para que sepan mas menos cuando regresar. El siguiente chapter tiene algunos conceptos que decidi entremezclar q cuando lo lean se daran cuenta. Sin mas aqui va...

 

Un pequeño recordatorio.

Personajes relevantes del capitulo:

 

-Carlos de lebreles: A quien no le suena es mi asterion de perros de caza el que lucho con marin.

-Narciso de Mosca: Junto con los otros dos plateados intentaron detener a Ganimedes y era quien menos queria dejarlo escapar. Es muy narigon XD.

-Raven's del Cuervo: Tambien dudaba en dejar ir a Ganimedes de copa, pero confía en las palabras de Carlos al considerarlo su mejor amigo y sabio por su habilidad del satori. Tiene dos cuervos con los nombres de los cuervos de odin XD.

-Miguel de Leo: Fue el ultimo en aparecer en el capitulo anterior, estaba observando el desempeño de su hermano menor.

-Baihu del tigre: Guardian de tierra sellada. Un caballero de plata exiliado que introdujo a Gabriel del cangrejo menor en el templo akashico.

 

 

 

CAPITULO 18.- El TIGRE CONTRA EL LEÓN

 

1.- La plaga de las moscas.

 

Una multitud abismal de mosquitos se acercaban como oscuras nubes por los cielos por el camino que llevaba a las aldeas cercanas a los pies del Santuario de Athena. Siendo los primeros en observar esa plaga de insectos, los caballeros que habían intentado detener a Ganimedes de Copa.

 

—No podemos dejar que esos insectos se acerquen a las aldeas, se comerán todos los ganados y los pocos alimentos que tienen los aldeanos, contaminaran nuestras reservas sino hacemos algo —decía Carlos de Lebreles—. Narciso, creo que es una misión para ti.

—Déjalo en mis manos, después de todo es mi especialidad —decía el santo de nariz sobresaliente y cabellos anaranjados, cuando se adelanto para recibir la plaga  de mosquitos.

 

El santo de mosca, decidió subir a lo más alto para poder detenerlas. Entonces dio un silbido muy agudo y llamo la atención de los mosquitos para que se arremolinaran alrededor de él. Muy pronto comenzó a dispersarlas para llevárselas a otro lugar, sin embargo no todas lo siguen y en el proceso, la acumulación de esos pequeños engendros se vuelve más violenta, entonces el control de la plaga se vuelve inestable y los alaridos de los mosquitos se intensifican mas hasta que el santo de plata comienza a sentir que los insectos le están atacando, picándolo de forma desgarradora.

 

—Ahora que las veo con mayor exactitud, son muchas. Jamás había visto tantas. Ya no me obedecen, que extraño… ¿acaso están escuchando a otra orden en vez de la mía?

 

Narciso se estaba confundiendo, quien podría domar a los insectos a parte de él, con mayor control. El caballero de plata, decidió intentar atacarlas, para mandarlas a volar en una poderosa patada voladora en forma de coz de caballo, la cual originó una ráfaga huracanada que se llevó a los mosquitos  hasta los cielos.

No obstante al ver que eran tan microscópicas, algunas se le metieron por el interior del cuerpo y se refugiaron, evitando su ataque. Para poder picarlo nuevamente.

De la nada, una multitud de aves oscuras vinieron de la dirección contraria y empezaron a devorarse a los mosquitos, aunque eran menos. Los cuervos eran mucho más grandes y con sus garras y picos, empezaron a matarlas.

 

—¡Raven's! —exclamó Narciso al ver que el santo del cuervo había llamado a sus mascotas.

—Creo que necesitas ayuda, déjame asistirte.

—No será suficiente, esos mosquitos son tan diminutos que se pueden escabullir de tus cuervos y al ser más pequeños les da una ventaja notable—le decía su compañero.

 

Entonces los mosquitos en unos minutos empezaron a picar en los cuervos que los hicieron caer uno a uno. La plaga no parecía normal, pues el mismo Narciso sentía una extraña sensación por dentro al ser picado, definitivamente estaba percibiendo que tenían un veneno bastante inusual para afectarlo. Tanto que para los animales y personas normales, seria mortal.

El santo de la mosca, como último recurso decidió autodestruirse, incrementando su cosmo hasta el máximo, pero para eso, intenta ascender hasta el epicentro de la plaga, en medio de ese enjambre mortal, Narciso acumula sus energías en todo su cuerpo, para extender sus extremidades y explotar en un fulgor de luz, que quemó en el aire a los insectos por completo. Produciendo una explosión de fuego blanquecino.

Por otro lado sus compañeros, contemplaron incrédulos la determinación de su compañero, y vieron caer su cuerpo todo pulverizado por tal obra, en aquel momento el santo del cuervo lo atrapó antes de que se impactara en el suelo.

 

—Formidable Narciso, ahora la gente de las villas podrá seguir viviendo —le dijo el santo del cuervo.

—Bueno, creo que valió la pena... —dijo en sus últimas palabras el santo de la mosca al cerrar los ojos.

—Descansa en paz, nosotros nos haremos cargo de ahora en adelante, de las futuras calamidades —vociferó Carlos de Lebreles.

 

2.-Dos felinos en una montaña

 

Un tumulto de santos habían estado apareciendo en la jungla de tierra Sellada en la India, a mil kilómetros de Rozan, donde el lugar ahora era todo menos un silencioso valle. Gabriel del Cangrejo Menor, había sido salvado por un desconocido, llamado Baihu. Quien se auto nombraba el guardián de estas tierras ocultas. Sin embargo, Miguel de Leo, también arribó al lugar en busca de su hermano, llegando en el momento en el que a él le fue ofrecido un extraño entrenamiento secreto con aspiraciones prohibidas por el santuario.

 

Bueno, lo siento mucho pero mi maestro es muy suspicaz en cuanto a los santos del santuario, así que solo por respeto entre caballeros, te lo diré una vez —cambió su tono de voz, aún sonido más amenazante—. ¡Vete de aquí  ahora o tendré que matarte!

—Ciertamente nuestro patriarca también desconfía de vosotros, ya que nunca se han reportado a sus llamados, pero después de todo ustedes también nos ocultan sus intenciones puedo sentir el cosmos de Enoc de Libra mas allá de esta jungla.  ¿Por qué se encuentra aquí?

—Eso no es de su incumbencia. Pero vuestra percepción es magnífica, incluso para un santo de oro, reconocer las cosmoenergias mas allá de esta jungla encantada es una proeza.

—Lo hemos estado buscando desde hace días. Lo siento pero no puedo permitir que se lo queden, el debe regresar al santuario con nosotros y junto con Gabriel —le indico Miguel, tomando una posición de defensa— Si es necesario, tendré que apartarte para encontrarlos.

—Sera en vano —musitó Baihu, extendiendo el dedo índice, del cual dirigió un rayo astral de un frio afilado de diminutas escarchas.

 

Sin embargo su nuevo oponente del santuario, bloqueó el ataque con la palma de su mano izquierda, provocando un chispeante amortiguamiento, como si su cuerpo estuviera cargado por una energía electromagnética

 

—Es mi turno. Aquí voy, recibe el rugido del León…

 

¡Golpe del rey bestia!

 

Cargando su puño con un fuego de luz dorado, lo extendió para dar un puñetazo, plasmando la cara de un león esbozando un gran rugido como un trueno, avanzado directamente contra Baihu, pero este salto muy veloz, logrando esquivarlo. Estando en el aire vio como el ataque arrasó varios árboles, dejando la tierra atrincherada. Lo que provoco que el santo de plata lo mirara con desprecio.

 

—¿Qué?... Para esquivar mi técnica, ciertamente debiera moverse a la misma velocidad que los santos de Oro, como es posible que siendo un plateado tan joven ya domine la velocidad de la luz.

—No es para sorprenderse, yo poseo el séptimo sentido como tú, aunque de seguro lo domino mejor ya que mi ideología del cosmo no me implica tener limitaciones a la hora de armonizar mis sentidos con la naturaleza —explicaba el santo de ropaje blanquecino de rayas negras.

—No te sientas tan confiando, eres muy presumido solo por estar en tus tierras. A mí no me gusta mostrar todo mi poder desde el principio, jamás he tenido necesidad de usarlo al máximo y espero no tener que hacerlo, para mi Miguel de Leo, pelear es mi última opción. Si me dejas pasar y me devuelves a mi hermano, no seguiré luchando —hablaba muy claro, el santo de melena gris con un tono muy paciente.

—Un idealista, me extraña que formes parte del santuario, pero no puedo dejarte pasar, así que si es necesario, tendré que destruirte junto con el bosque que tanto cuido —le aseguró el plateado.

—No es necesario, al igual que tú respeto la naturaleza. Podemos luchar haya arriba —aconsejo el dorado.

—Muy bien si quieres pelear en serio, sígueme —le ordenó dándole la espalda para dirigirse a otro lugar.

Miguel lo siguió y notó que corría tan veloz como él. Los dos, llegaron corriendo y saltando en segundos a unas montañas, las cuales bordeaban el valle. Estando ya en un suelo rocoso y sin nada a su alrededor, se dispusieron a continuar.

—Aquí ya no destruiremos la naturaleza, al menos solo las rocas.

—Lo hubieras dicho antes, pero a decir verdad nunca había visto tal velocidad en un plateado como tú.

 

Baihu se abalanzó contra él, dando una serie de puñetazos y patadas que deslumbraban corrientes de aire, pero su rival detuvo cada golpe, contestándole con ataques con el mismo ímpetu que su oponente.

 

—Te mostrare la fuerza del tigre del tigre del Oeste…

 

¡Byakko Gansenran!

Tempestad de colmillos Del Tigre Blanco

 

Al plateado se le alargaron las uñas como filosas garras, mientras un aura de un felino siberiano aparecía detrás de él, éste le lanzó desde la punta de su de dedo índice, una infinidad de rayos de luz blanquecinos con un rastro astral.

Miguel no se quedo de brazos cruzados, y encendió su cosmoenergía, rodeándose de una eléctrica aura a su alrededor, la cual erizó sus ondulados cabellos grises. Entretanto acumulaba la energía en su puño, el cual estiró, gritando.

 

—¡Lightning Plasma! —

“Plasma Relámpago”

 

Desde el puño de Leo, salieron incontables rayos de luz muy finísimos, los cuales atacan entrecruzándose en todas las direcciones.

Los dos puños de rayos colisionaban en todas direcciones, parecían ser igual de veloces y certeros, ya que no dejaban espacio donde poder penetrar  y llegar a su víctima, pues ambas técnicas terminaron anulándose entre sí, quedando en un increíble empate.        

 

—Tal parece, somos igual de veloces. Por lo tanto, tendré que solucionar eso —musitó el plateado. Adaptando una pose con sus manos en forma de garra, creo una esfera de un intenso fulgor azulado.

 

Un aura de un gran tigre blanco con rayas negras, se apareció por detrás de Baihu. Mientras reunía energía.

 

—¡Metallic breath! —

“Aliento Metálico”

 

El ataque se manifestó como una huracanada ártica de heladas escarchas grisáceas, las cuales avanzaban, dejando un cristalizado rastro metálico. Mientras Miguel intentaba detenerla, estiro sus palmas para levantar una barrera eléctrica que contuviera el ataque, por el contrario la ventisca metalizada, aisló la energía eléctrica del dorado y logró alcanzar parte de su cuerpo.

 

—Mi cuerpo, parece como si hubiera sido víctima del embrujo de Medusa —dijo al ver que algunas extremidades tenían un rastro gris brilloso, como si fuera de piedra—. ¿Cómo es posible esto?

No te exaltes, tu barrera te permitió quedar solo parcialmente metalizado. Mi aliento metálico no es un frió común, mi viento está cubierto de micro partículas de plata, por lo que estoy transmutando tu armadura, hasta que se convierta en un frió y pesado trozo de metal seco —le explico el exiliado, mientras acumulaba su energía en sus manos—. Me pregunto si seguirás siendo tan fuerte después de que neutralice tu armadura dorada.

 

Baihu volvió a atacarlo con la misma técnica, la cual descargo en su rival una densa tempestad grisácea que lo oscureció en medio de un tornado. El santo de plato sintió su cosmos desfallecer cuando la tempestad terminó, entonces se empezó a despejar la niebla y divisó la silueta de la armadura de oro, había quedado en forma de la constelación de leo con un tono gris metalizado. Sin ningún rastro de su dueño.

 

—¿Dónde está?

 

Cuando sintió una briza por detrás, saltó sin saber que estaba esquivando. Aunque no fue tan veloz, la ráfaga llameante le rozó la espalda. Un gigante león de fuego lo intentó embestir, haciendo un cráter en la montaña.

 

—¡Esto es! —exclamó, para ver que estaba Miguel detrás de él en posición de combate y solo con su traje de entrenamiento—. ¡No puede ser, tú también tienes la Unidad con la naturaleza!

—Creíste que soy de los que se confían con la fuerza de la armadura, parece que ambos podemos ser tan silenciosos como el viento. Así como tú, también tengo un instinto cósmico que me guía y me hace predecir ciertos eventos, lo llamo hablar con la tierra y tú la unidad con la naturaleza, pero al fin y al cabo, tenemos la misma habilidad —le explicaba leo.

—Nunca creí que alguien podría desarrollarla sin necesidad de seguir nuestras prácticas, te felicito, pero ahora estás indefenso ante mi aliento metálico —le vociferó Baihu, cuando le lanzó una esfera metalizada.

 

El otro contraatacó con su golpe del rey bestia, emulando desde su puño una cabeza de un león flamígero que se trago la esfera y la fundió en sus fauces y continuo con su avance hasta impactarlo ferozmente contra unos muros.

 

—Qué absurdo, parece que su fuerza se incrementó más ahora que ya no tiene su armadura —fue lo que pensaba al ponerse de pie con dificultad, mientras su plateada armadura había sido teñida de su sangre, producto de heridas del terrible impacto.

—Debes saber que una técnica no funciona dos veces, no obstante por qué volvió a funcionar mi golpe del rey bestia. Después que ya lo viste en varias ocasiones —le preguntó el león de melena gris de forma irónica.

—Eso es porque sobrepasaste mi nivel. Ahora la única manera de que te alcance es que yo también me funda con la naturaleza —contestó el santo del tigre, cruzando sus brazos para dejar salir de un alarido toda su armadura, la que formó la constelación de un felino bicolor, blanco con rayas negras.

 

Ambos comenzaron a vaciar su espíritu, mientras sus cosmos ardían al paroxismo. Los dos acumularon sus fuerzas en la palma de sus puños, a su vez una energía electrizante los rodeaba. Atacaron directamente con los nudillos opuestos, para chocar dos golpes que ocasionaron un deslumbrante haz de luz. Haciendo temblar la tierra, la cual estremeció todo la jungla y llego hasta los oídos de los que estaban más adelante, como Gabriel y Enoc.

Los dos estaban haciendo presión con la fuerza de sus nudillos, mientras tenían sus dos puños chocando. Se dieron cuenta que la tierra se estaba hundiendo por la increíble colisión de fuerzas, por lo que los dos saltaron hacia atrás.

 

—¡Sera mejor que te destruya de una buena vez, para no seguir destruyendo la tierra! —hablaba enérgicamente reuniendo su cosmoenergía, dio un puñetazo centrado del cual múltiples rayos de luz salieron disparados en todas direcciones.

—¡El plasma relámpago no podrá alcanzarme, puedo verlo a la perfección! —muy confiado observó con atención como los rayos de luz, se acumularon en el puño de leo, formando un solo punto de concentración en forma de una esfera luminosa.

 

—¡Lightning Bolt! —

“Relampago de Voltaje”

 

—¡Imposible!... el rayo de plasma se ha hecho un solo ataque el cual parece abarcar toda extensión.

—No podrás esquivarlo si no lo contraatacas —respondió Miguel, liberando todo el resplandor de su golpe.

La esfera de luz pulverizó todo con su fulgor, dejando un terreno atrincherado. Sin embargo esta vez fue Miguel quien lo perdió de vista.

—Estando sin su armadura, pudo haber sido destruido por completo, a menos que…

 

El desnudo leo miro hacia el cielo para ver que Baihu fue al único lugar lo suficientemente seguro para no ser alcanzado por el ataque, estaba en las alturas flotando a través de sus pies, de los cuales salían dos llamaradas relampagueantes como chorros a propulsión.

 

—Tenias razón, ningún lugar en la tierra me hubiese salvado sino es por mi velocidad no hubiera llegado al cielo —le vociferó Baihu sonriendo.

—Te diré algo solo con velocidad no ganaras.

—Y tú con tu grandiosa fuerza tampoco, si no puedes alcanzarme. Aunque vuestra fuerza sea mayor.

Baihu aterrizo nuevamente en la tierra, terminando de desprender esa energía electrizante de sus pies y quedo frente a una pequeña pila de rocas más alta que su oponente.

—Creo que estamos en una encrucijada por poco —respondió el sereno león—. Tarde o temprano tendrás que atacarme, entonces te superare y no podrás huir. Es ahora cuando debes reflexionar, vale la pena todo esto.

—La misión de los caballeros exiliados es despertar los corazones de los próximos guardianes de los tesoros, entonces ellos podrán liberarnos del yugo de los dioses —respondió solemnemente—. Si debo morir con tal de brindarles más tiempo, lo haré si eso hace cumplir mi juramento que hicimos cuando se fundó la orden de la sociedad del hombre.

—¿Sociedad del hombre?... Hablas como los aspirantes caídos durante la rebelión de hace algunos años, su objetivo era adquirir el poder solo para emanciparse de la diosa Athena.

—Los que conformamos la sociedad no fuimos solamente santos, también hubieron exiliados de los atlantes, muvianos, toda raza humana que consideró que los dioses solo nos utilizan. Además hubo un hombre entre nosotros que era muy extremista que no quería que solo nos aisláramos para vivir coexistiendo entre dioses y hombres, separados unos de otros, si no que creía que los dioses jamás nos permitirían vivir sin dominarnos. Por lo que solo le restaba, extinguirlos de la faz del mundo —explicaba con algo de temor al recordarlo—. Esa ideología se convirtió en una política de la cual corrompió a la siguiente generación y se difundió entre los santos caídos.

—Ya había escuchado esa historia, pero es una ilusión. ¿Qué podría existir en este mundo que nos haga superior a los dioses?

—Supongo que vosotros los caballeros del santuario han oído hablar de prodigios entre los caballeros mas fuertes o mejor dicho milagros, nosotros lo llamamos el supremo séptimo sentido.

—Quien lo alcance, seguramente obtendrá la gloria eterna y todos tienen la llave para eso. Pero nosotros hemos conseguido tomar ventaja para abrirnos paso a ese camino —dijo una fina voz desde los cielos

 

Los dos se empezaron a percatar, que la tierra se distorsionó y el espacio se oscureció de un purpura negruzco. Una extraña aura los rodeaba en forma de llamarada, la cual bordeó un enorme círculo de flamas que los encerró e hizo que la tierra en su interior se distorsionara, en un abismo carmesí.

La gravedad hizo lo suyo y los dos cayeron a la nada por un buen rato, hasta que despertaron y Miguel fue el primero en ponerse de pie, para ver una tierra seca sin vida que se extendía hasta donde alcanzaba la vista. Ni un solo árbol. Ni un arbusto. No había montañas o valles, solo un mar de polvo y rocas de color naranja-amarillento; indeterminadas corrientes de aire caliente hervían en el horizonte como vapor, flotando hacia arriba como si toda la vida por ahí se estuviera derritiendo hacia el cielo rojizo y neblinoso, el cual tenía un pequeño sol rojo hacia lo lejos como el principal sustento de ese increíble calor que se sentía.

 

—¡Esto es el infierno! —exclamó Baihu arrodillado, empezando a sudar rápidamente.

—No lo creo, no parece que hubiéramos pasado por el yomotsu. ¿Dónde estamos?

—¿Qué sucede?... No puedo escuchar la voz de la tierra —se cuestionó con algo de preocupación en el santo exiliado.

—Las armaduras tampoco están.

—No importa, eso no cambiara las cosas. Te derrotare en la tierra o cualquier parte de ella —le aseguró para atacarlo con un puñetazo centrado que lo descoloco, tomándolo por sorpresa. Miguel no podía creer que no le importara saber donde estaban y por qué habían caído hasta ahí.

—¡Espera, no deberíamos continuar esta pelea! —le pidió desesperado, mientras su cuerpo seguía sudando con intensidad.

 

En un arrebato de precipitación desmesurada, Baihu continúo atacándolo con una serie de puñetazos y patadas que lo tumbaron de una manera más terrible. De su boca, sangre brotó y su vista se debilitaba tanto por los ataques que no lo dejaban pensar, aparte de ese brillo abrasador del cielo, proveniente del sol rojizo. No era un calor normal, ni tampoco sentía su conexión con la madre tierra, definitivamente estaba en aprietos y muy confundido por primera vez.

 

—¡Acabaré contigo de una vez por todas! —El enérgico exiliado se preparaba para asestarle su último golpe, reuniendo fuerzas—. Muere con el este ataque.

 

El cuerpo del santo de plata se tenso, adoptando su pose habitual con sus manos en forma de garra hacia atrás, dejando su pecho al descubierto, lo que provocó que el ojo de Miguel lo viera y reaccionara atacando de una forma instintiva. Estando arrodillado de una pierna dio un puñetazo hacia adelante.

 

—¡Lightning Plasma!—

“Plasma Relámpago”

 

En un segundo dio múltiples rayos que frenaron en seco a Baihu, este fue desgarrado por todos los rayos, bañándose en un charco de sangre. El cuerpo del santo exiliado cayó agonizando. Algo había sucedido, pues el debió haber podido esquivarlo, pero su cabeza ya no estaba bien, y el cuerpo de Miguel reaccionó por un sentimiento primitivo de sobrevivir. El también se dio cuenta de que lo había dejado al borde de la muerte, el santo dorado se acerco para ver como aún vivía retorciéndose en el suelo, enfrentado sus últimos minutos antes de que su cuerpo perdiera la suficiente sangre para morir desangrado. Algo en la cabeza del reflexivo león lo hizo querer matarlo y hasta se coloco en posición de no fallar, para atacarlo directo al corazón, pero un suspiro lo hizo detenerse y con su dedo índice, clavo directo en el pecho. Un golpe que actuó como una reacción en cadena por dentro, regresándole una respiración más profunda.

 

—Acabo de tocar el Shinouten, el punto clave en el cuerpo que detiene la pérdida masiva de sangre, un golpe certero en el punto vital del cuerpo humano. Ahora te recuperas lentamente —le dijo Miguel, apartándose de su oponente, mientras este parecía perderse en un profundo sueño.

—¿Por qué no le diste el golpe de gracia? —le preguntó una voz masculina desde atrás.

 

Cuando volteó, para ver que alguien había aparecido. Un individuo de cortos cabellos grises a difrencia de su larga melena plateada, ocultando su rostro bajo una diadema y gran parte de su cuerpo con una capa blanca. Se notaba parcialmente su ropaje carmesí oscuro, ya que traía su capa envuelta a mitad de su hombro como una toga.

 

—Debiste haber sido consumido como él por la Quemadura del Sol rojo —respondió el desconocido.

—¡Tu nos trajiste hasta aquí!... ¿Quién eres?

—Como note que estaban tan concentrados en su pelea en la cual no parecía haber un ganador, tenía que acelerar las cosas, así que los traje al centro de la tierra. Donde la Quemadura los contaminaría con su calor espiritual. Bienvenido al reino de los daimon, mi nombre Jack de Palioxis, espíritu de la embestida.

—¿Quemadura?

—Es la radiación que emite nuestro astro rey. En este reino, cualquier vestigio de humanidad es consumido por la Quemadura del sol rojo, sacando a flote, los instintos de supervivencia del más acto. Debiste haber matado a tu oponente para quedar contagiado totalmente, pero algo no permitió que te contagiaras del todo, como ese muchacho —le explicaba el hombre de ropaje carmesí.

Eso aclaraba muchas cosas del porqué Baihu empezó a comportarse de esa manera tan desenfrenada.

—Si sigo aquí, creo que caeré en este embrujo. Pero creo que podre vivir con tu muerte.

—No creas que la Quemadura solo causa eso, tarde o temprano te llevara a la locura. Ya lo veras —El daimon, expresó una pequeña carcajada.

 

Las últimas palabras de su nuevo oponente, lo hicieron preocuparse más. Algo estaba empeorando.  Pues había caído en una trampa que tal vez le costaría la vida. Cada segundo que pasaba, mas trabajo le costaba respirar y el calor era insoportable estando sin su cloth dorada, estaba en total desventaja y ya algo fatigado por la pelea anterior, mas encima soportar el sofocante clima. Que posibilidad tendría de siquiera enfrentar a un daimon, uno de los siete espíritus de la guerra.

 

—No moriré en este lugar, ni el tampoco —dijo refiriéndose al inconsciente muchacho, detrás suyo—.Todavía tengo que ir por mi hermano.

—Deberías preocuparte por ti, no hay necesidad de esforzarme con alguien que está a punto de ser consumido por la gran Quemadura como tu otro camarada, dejare que experimentes un proceso lento hacia la locura de tu espíritu.

—¿Qué dices?

El daimon alzo su brazo al descubierto para tronar sus dedos y en un instante encender una flama azulada, como una pequeña antorcha.

—Imposible pudo manifestar el fuego del inframundo estando aquí.

—Veo que lo conoces, pero debes saber que aquí en el centro de la tierra, es el lugar más caluroso del mundo debido a nuestro gran sol rojo —decía el daimon. Cuando lanzó la llamarada que se incendio como una enorme fogata de flamas azul oscuro, alrededor de los dos—. Ser sofocado hasta la locura por la radiación de este sol o dejarte consumir por el fuego de los tontos…

 

 ¡¡Ignis Fatuus!!

“Fuego Fatuo”

 

El daimon les dio la espalda, mientras reía a carcajadas para alejarse en las sombras amarillentas del desierto. Entretanto las llamas parecían intensificarse con el viento tumultuoso de ráfagas calientes.

 

FIN

 

Proximo capitulo aprox de aquí al 19 como fecha tope, saludos.


Editado por ALFREDO, 24 marzo 2016 - 10:03 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#102 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,383 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 07 julio 2015 - 17:05

podrias cambiar el color de las letras no se ve bien el capitulo


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

B AZ  Fic terminado

 

Multiverso Zodiacal: Fic terminado

 

 


#103 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 07 julio 2015 - 18:03

Una consulta lees el cap estando registrado o no?

 

Pues estando registrado se ve normal, recien lo vi. Creo q el problem era q no estaba en el color automatic, ahora se ve normal en las dos formas. Ya lo deje asi para q se vean todos los caps de las dos formas.


Editado por ALFREDO, 07 julio 2015 - 18:13 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#104 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,383 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 08 julio 2015 - 15:57

Una consulta lees el cap estando registrado o no?

 

Pues estando registrado se ve normal, recien lo vi. Creo q el problem era q no estaba en el color automatic, ahora se ve normal en las dos formas. Ya lo deje asi para q se vean todos los caps de las dos formas.

 

 

mayormente leo los capitulos cuando estoy registrado

 

ahora si se ve el capitulo


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

B AZ  Fic terminado

 

Multiverso Zodiacal: Fic terminado

 

 


#105 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,383 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 08 julio 2015 - 16:13

1.-me dio pena la muerte del caballero de mosca

 

2.- fue muy interesante la pelea

 

leon vs tigre una pelea mejor que las de sould of gold (aunque no es dificil superar esa clase de peleas XDDD)

 

la tecnica :

 

—¡Metallic breath! —
“Aliento Metálico”
 
 
es muy buena aunque un poco fumada XD
 
 
 
PD:eres un pequeño demonio,cortas el capitulo en lo mas emocionante .Jajaja

 


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

B AZ  Fic terminado

 

Multiverso Zodiacal: Fic terminado

 

 


#106 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 19 julio 2015 - 17:14

 

1.-me dio pena la muerte del caballero de mosca

 

2.- fue muy interesante la pelea

 

leon vs tigre una pelea mejor que las de sould of gold (aunque no es dificil superar esa clase de peleas XDDD)

 

la tecnica :

 

—¡Metallic breath! —
“Aliento Metálico”
 
 
es muy buena aunque un poco fumada XD
 
 
 
PD:eres un pequeño demonio,cortas el capitulo en lo mas emocionante .Jajaja

 

Gracias por pasar una vez mas

No se si la comparación fue un alago o no XD

En cuanto a la tecnica, pues si digamos q fue algo q me dificulto particularmente para este episodio, no queria colocar una variante del impulso azul, tenia q notar una diferencia XD.

 

Aqui va la continuacion antes de que termine el 19 como prometi...

 

El fuego seguía ascendiendo mientras el cuerpo del indomable león de melena gris, parecía no sucumbir ante las flamas para estar descubierto desde su torso superior, junto con un inconsciente Baihu del tigre, quien estaba en las mismas situaciones. Los dos estaban siendo protegidos por un aura que irradiaba Miguel encontrándose en una posición, sentada de forma de flor de loto.  De alguna manera había conseguido que el fuego no los calcinara por dentro, pues su aura parecía armonizar con las llamas infernales, ya que simplemente lo rodeaban hasta que fue ascendiendo y explotó en una onda expansiva.

 

—¿Qué sucedió? —se preguntó el muchacho de cabellos negros al despertar y ver al santo de leo, en el suelo.

—Fuimos emboscados por un daimon. Sin embargo afortunadamente, conozco la naturaleza del fuego fatuo con el que nos atacó y fui capaz de dominar esté elemento.

—Ya veo, vuestra habilidad mística de hablar con la naturaleza, te hace inmune a los elementos, incluso me salvaste a pesar de querer matarte.

—No fue sencillo, neutralizar un elemento del otro mundo es mucho más esfuerzo del que creí. Pues usé todas las fuerzas que me quedaban.

—Descuida ya me siento un poco mejor, ahora buscare una manera de salir de aquí, creo que ya no siento esa tensión de hace unos momentos de querer asesinarte.

—Parece que solo fue la tensión del momento, pero como somos dos almas unidas al espíritu de la madre tierra, tenemos algo de inmunidad.

 

Fueron las últimas palabras del sereno león antes de cerrar los ojos, mientras Baihu se ponía de pie, inspeccionando a su alrededor para darse cuenta que en el reino de los daimon, también se oscurecía, pues ya no estaba el sol rojo, pero el calor todavía se sentía con un nivel menor eso sí, pero ahora podía ver una extraña columna rocosa a lo lejos, que antes por las tormentas de arena no veía, fue lo que lo intrigaba al preguntarse qué era, pues de ahí sentía un cosmos muy perturbador y en movimiento. Aquella columna se perdía en las nubes igual, que la torre de tierra sellada, pero está incluso era más robusta. Lo que le llamó poderosamente la atención al sentir tal fluctuación de energía desde allí.

 

 

 

 

CAPITULO 19.- LAS IDEOLOGÍAS DE CADA UNO

 

1.-Las creencias del pasado

 

En ese espacio dimensional donde nada perturba su armonía, dos caballeros dorados se encontraban frente a frente, sentados en forma loto, uno el joven Enoc de rasgos bronceados y cortos cabellos negros alborotados, con su casco en el suelo, mientras que el otro ocultaba su mirada al tenerlo puesto, se percibía una imagen espectral de un hombre de tez blanca y largos cabellera lacia, color marrón oscura. Al sentir su cosmo, el joven ex santo de Escultor pudo sentir que ya no estaba solo y abrió los ojos para contemplar a su antepasado, que de alguna forma había despertado de sí mismo.

 

—¡Lo conseguí!... ¡Eres mi antecesor el primer santo de Libra! —exclamó Enoc alegrándose al verlo—. Mis entrenamientos finalmente dan resultados.

—No deberías sorprenderte, no es todo es un redescubrimiento. No es lo que siempre decimos —musitó el viejo caballero a lo que dejo desconcertado a Enoc—. ¡Mi nombre es Heng!

Aquel figura espectral del santo de la balanza levanto el rostro, para dejar ver sus ojos rojos y una piel bronceada igual que el. Con un semblante muy pasivo.

—Jamás pensé que las habilidades de un santo de Oro, podrían llegar a atravesar la barrera del espacio-tiempo. Para traer de la muerte a mi antecesor.

—Todo tiene una explicación, debes saber que durante la primera guerra. Para legar a las armaduras nuestra moral de la justicia, los santos de oro tuvimos que depositar nuestra sangre en nuestras cloth —musitó la sombra de su armadura—. Estando aquí en templo Akashico donde la armonía del universo converge, es el mejor lugar para encontrar la respuesta a tu dilema existencial, en pocas palabras no fue el patriarca quien te eligió, sino yo mismo. Desde que mi voluntad permitió que la armadura te vistiera. Ahora que mi sangre que deposite en la armadura de libra, debes sentir que estamos en resonancia por primera vez, por lo que mi ADN pudo manifestarse a través de un pensamiento residual.

—Ya veo, puedo sentirlo —dijo Enoc—. Siento que la voluntad de la armadura me animara con una fuerza que jamás había sentido.

—¿Por qué me has convocado?

—Debes estar intuyéndolo, no soy un santo completo si desconozco las técnicas de Libra.

—Mis técnicas son algo que yo mismo me encargue de que se perdiera con el paso del tiempo, lo siento quizás sea mejor que busques tu propio estilo —le respondió Heng, dejando desconcertado a Enoc.

—¿Por qué?... No entiendo cual puede ser la razón de esconder tu legado.

—No hay razón para pelear de una manera tan brutal a menos que quieras destruir la tierra dejando cicatrices eternas, de la cual nuestro planeta no se pueda recuperar nunca —le contesto Heng con una mirada de arrepentimiento—. Yo no fui el único que busco sellar mis habilidades, el santo de Aries también, ya que sin darnos cuentas estábamos abriendo paso a algo peor, hasta que todo terminó con la exclamación de Athena. La mayor técnica de destrucción masiva.

—¿Técnicas de destrucción masiva?... ¿exclamación de Athena? —eran las palabras de las cuales Enoc intentó recordar si había leído algo relacionado en sus tiempos de escriba, pero la memoria le fallaba—. Durante la batalla final en la isla de Atlántida los registros se pierden y es la parte más confusa solo sé que fue un desenlacé terrible que culmino destruyendo toda la isla, acaso fue debido a eso.

—Nosotros nos avergonzamos con esa última batalla, fue un exterminio masivo de toda una civilización. Con las armas de Libra fuimos desencadenando una cadena de destrucción que culmino con la exclamación de Athena en el centro de Atlantis. Nuestro estilo de pelea es llamado Buki-jutsu. El estilo de pelea más prohibido del santuario.

 

Enoc al escuchar el Buki-jutsu, recordó su combate con el daimon, Longinus de Homados en la cascada de Rozan, el cual era el estilo de los guerreros de Ares, los aspirantes caídos que se vendieron como mercenarios. Lo que le surgió la duda de saber cómo aprendieron ese tipo de técnicas si ellos eran aspirantes que fueron condenados, qué clase de maestro tuvieron o quienes le revelaron tal secreto. De alguna manera todo parecía centrarse en el.

 

—Si tu sellaste las técnicas de Libra de seguro alguien de tú generación no lo hizo, ya que ese conocimiento llego a los peores soldados del santuario y ahora se han rebelado en contra nosotros —le decía Enoc, intentando analizar la situación—. Por otro lado, si aprendo su mismo estilo estaríamos igualados y podríamos vencerlos.

—No creas que necesitas siempre los mismos refuerzos que el bando enemigo, durante la guerra santa, nosotros pensábamos que necesitábamos armaduras como las scales de Poseidón. Sin embargo al conseguir las cloth, no supimos manejar su poder y termínanos desencadenando una desgracia —le explicaba Heng— Desconozco como sucedió eso, pero los únicos testigos de ese conocimiento fueron tres santos, de los cuales quizás uno preservo algo de esas técnicas para difundirlas con algún propósito.

—El triunvirato sagrado, no es posible los tres santos de Oro son los más cercanos a Athena por qué alguno de ellos haría algo así. Si ellos mismos decretaron desterrarlos. Pero entonces qué hago, busco mis propias técnicas. Aunque de seguro no podremos igualarnos a esos sujetos, ya que pelean usando el estilo más poderoso —decía el santo dorado recordando las habilidades secretas de los daimon, el cosmo asesino con el cual los convertía en oponentes casi inmortales.

 

Heng sonrió con esas últimas palabras de su sucesor, las que le sonaron muy ingenuas. Para alguien que había llegado hasta aquí, la cuna de los caballeros exiliados. Donde uno de ellos fue capaz de derrotarlos sin necesidad de imitar su estilo.

 

—Olvidas lo fundamental, quien haga arder su cosmos más alto vencerá. Nosotros los santos dorados originales fuimos usados por una diosa que nos engaño, mostrando una faceta humilde para que nos convirtiéramos en su instrumento más mortífero. Pero otros sobrevivientes volvieron a nuestros orígenes, después de todo, los doce éramos un solo grupo que sin darnos cuenta traicionamos las enseñanzas de nuestro maestro, el creador de esta orden. Quien debería ser el verdadero patriarca y no aquellos que siguen a la diosa de la guerra.

—¡Nabu! —exclamó Enoc—. Ya veo, ahora creo sentirme más seguro. Siento que has despejado un gran peso sobre mis hombros.

—Entonces ya sabes lo que tienes que hacer de ahora en adelante.

—Sí. Puedes quedarte tranquilo —respondió al ponerse de pie—. ¡Me encargare de difundir tu mensaje. Debemos evitar el conflicto entre nosotros si queremos terminar que haya más guerras.

—Muy bien, entonces puedo irme satisfecho de que no cometerás mis mismos errores, pero sí sientes necesidad de orientación siempre estaré en tu interior, con el tiempo comprenderás que la mejor respuesta la tienes tu y ni siquiera necesitaras un medio para comunicarte conmigo, el cosmo te lo dirá —explicaba Heng, mostrando una mirada más confiada—. Adiós mi sucesor.

—Adiós Heng de Libra —musitó Enoc al verlo esfumarse—. Oh mejor dicho hasta siempre.

 

 

 

2.-El Orbe que escucha el presente

 

La jungla encantada de tierra sellada era todo un misterio, pues era capaz de nublar la vista incluso de los santos dorados, entonces para uno de bronce como Gabriel del Cangrejo Menor, era incluso más difícil de encontrar el camino tanto para salir como para llegar al altar del tesoro imperial. Debido a las extrañas circunstancias en que fue recibido, las mismas raíces que lo encerraron en algún lugar secreto de ese vasto valle, lo había conducido hacia un gran refugio que por su inmensa niebla no se le podía apreciar desde la lejanía en las alturas.

Un enigmático santuario, rodeado de musgo y extensas raíces que circulaban por sus fortificadas y antiguas murallas, se le imponía al frente con un aire silencioso que fue rotó por el sonido de las puertas, que misteriosamente se abrieron para permitirle la entrada. Gabriel estaba empezando a percatarse cuál era el interés que tenía el maestro de Baihu con él, para haber dejado que solo él llegara hasta su hogar.

Con cautela, decidió entrar para ver el interior, el cual lo dirigía a una extensa área abierta que solo le abría la puerta de un gran pórtico para subir hacia el templo más grande que estaba en el centro, rodeado de enormes torres, deterioradas con el paso del tiempo, y con espeluznantes rostros en las paredes que le daba un ambiente tétrico.

Gabriel siguió subiendo para darse cuenta que las cimas de las torres se empezaban a ver, por el contrario la cúspide de la columna central se perdían en la niebla. Entrando en la sala del refugio, se vio en la oscuridad, cuando se detuvo al escuchar el sonido de una marcha.

El joven, se puso en posición de defensa, listo para el combate si era necesario. Esperando qué lo que saliera del interior del recinto, fuera un enemigo. Cuando pudo divisar una luz dorada, pronto vio la silueta de un hombre de ropajes luminosos con un escudo en su hombro y otro en su brazo, aquel sujeto lo pudo reconocer e hizo que se tranquilizara cuando vio su rostro.

 

—¡Enoc! —exclamó con asombro de encontrárselo—. ¿Pero como llegaste hasta aquí?

—De la misma manera que a ti, se me ha invitado. He estado aquí todo este tiempo. Después de mi misión en Rozan —respondió el joven santo dorado de cabellos negros y ojos claros.

—Hemos estado esperando tu llegada, incluso algunos te daban por muerto. ¿Acaso tú conoces quien está aquí?

—Tranquilo. También me desconcertó tal invitación, pero son buenas personas, déjame presentarte al maestro de este lugar. El hombre que me ha estado entrando en artes desconocidas del cosmos.

Enoc extendió su brazo para ponerse de lado y señalar hacia el interior, pero Gabriel no pudo ver nada, pero cuando dejo de mirar de frente. Se dio cuenta de la presencia de un hombrecito muy pequeño de avanzada edad y larga barba, vestido de ermitaño. Su aspecto era todo menos la de un sabio maestro.

—Bienvenido, mi nombre es Nabu. Soy el maestro de los santos exiliados y te estado esperando jovencito, finalmente ha llegado el nuevo dueño de la reliquia que aquí reposa, por favor sígueme.

—¿Qué? —Gabriel no podía creer que él era el maestro de Baihu y que aseguraba que él es dueño de algo tan antiguo que el mismo nunca había oído—. ¿Pero de donde sacas esas cosas sobre mí?

—Porqué el cosmos me lo dijo, si tú conocieras la rama del cosmo de aquí, podrías reconocerte a ti mismo y a cualquiera de vuestras camaradas como los demás santos que han seguido mis enseñanzas.

—Son las que Baihu menciono, las prácticas heréticas que el santuario no reconoce como dignas de aprender. Lo siento, pero debo ser fiel al santuario que me crio.

—Por lo menos deja que te enseñe el tesoro imperial, después podrás decidir si quieres o no, aprender como Enoc, tales prácticas  que consideras heréticas —dijo el ancianito con un tono sarcástico.

—El tesoro imperial —no pudo dejarse llevar por la curiosidad y acepto ir con ellos, solo para verlo.

Los tres continuaron su camino, siguiendo introduciéndose hasta la parte más alta del santuario, pasando por unas largas escaleras de caracol, las cuales se le hicieron muy estresante subir, para cuando llego a la cúspide solo vio un puerta, que Enoc abrió para dar a conocer otro pórtico que esta vez lo hacían descender.

—¿Pero qué es esto, primero subimos hasta arriba y ahora bajamos toda la torre?

—Créeme es el único camino, ya verás que lo que está abajo es como lo que está arriba y lo que está arriba es como lo que está abajo —contestó Nabu a lo que dejó mas confundido.

—Es el principio de la correspondencia —musitó Enoc—. Todo este lugar está diseñado para ensañarte que te conozcas a ti mismo.

 

Los tres siguieron su camino, descendiendo hasta lo más profundo hacia una recamara subterránea, donde al entrar en ella. Contemplaron un inmenso espacio vacío solo con un altar al frente de ellos de arquitectura griega y deteriorada por el paso de los años, sosteniendo en su superficie una esfera metálica de un brillo azulado, envuelta en un sello de Athena.

 

—Adelante, jovencito. Si crees que mentimos, intenta retirar ese sello pensando ciegamente que no podrás hacerlo.

 

Gabriel se quedó en silencio por un momento, sabía que la única manera de demostrar que se equivocaban, era intentar retirar el sello para hacerse con el tesoro. Después de todo era ilógico que un simple santo de bronce como él pueda removerlo, pero por alguna razón el patriarca lo había mandado y tenía que averiguarlo. El momento había llegado. Gabriel camino lentamente hacia el altar para tomar la esfera en sus manos y retiró el sello sutilmente. Sin embargo esté se pulverizo al contacto con sus manos, pues la esfera se ilumino en un incandescente resplandor que  alcanzo toda la recamara.

El pequeño cangrejo, vio como debajo de la esfera. El altar se empezó a derrumbar y el bronceado se retiro para ver como se hundía en la tierra, revelando una tumba con un oscuro abismo.

 

—¿Qué es esto? —se cuestionó el santo de bronce, mirando con temor el fondo de esa tumba.

—Es un portal dimensional, los tesoros imperiales permitían separar las dimensiones selladas para que ningún ser de otro mundo los invadiera. Ese portal que vez, llega hasta el reino de los muertos, el inframundo. Es un abismo por donde pasan las almas del más allá.

—Cuando yo abrí el portal del reino submarino y me encontré con Seiryu del dragón, él santo exiliado, guardián de ese lugar. Me dijo que no debería haberlo hecho —recordaba Enoc su imprudencia—. ¿Por qué ahora dejas que Gabriel cometa el mismo error que yo?

—Mi hermano me dijo que nuestra misión era prevenir que nadie moviera esta reliquia con forma de orbe, es que esto no provocaría que ahora nos puedan invadir del inframundo —le dijo el bronceado de rubios cabellos.

—Lo sé, pero eso era antes de sentir que un enemigo de nuestra orden podría buscarlos y hacerse con ellos, si dominan estas reliquias como una extensión de su cosmo. Pueden volver a cerrarlos, aunque para ello deben hacerlo entre los tres elegidos. Lamentablemente uno de los tres antiguos guardianes, nos traicionó y no pudimos sellarlos con ese método. Por eso tuve que dejar a los caballeros exiliados, se quedaron como guardianes. No obstante. El destino ha vuelto a elegir un nuevo grupo de santos que esta vez cumplan esa tarea, los tres nuevos elegidos deben reunirse y aprender la forma de sellar las dimensiones siendo uno con la sagrada reliquia, por lo tanto es mejor que el tesoro permanezca con vosotros que están en constante movimiento —explicaba el anciano.

 

Entonces el orbe se implanto en el pecho de Gabriel, haciendo que su cuerpo se estremeciera y sintiera una extraña resonancia que lo dejo mareado por unos momentos. Cuando cerró sus ojos, escucho por dentro muchos lamentos, tantos que lo hicieron gritar, hasta que volvió a la realidad. Gabriel por un instante sintió como un millón de voces le estaban hablando desde su interior. Lo que hizo que se le acelerara el pulso, cayendo de rodillas mientras empezaba a sudar con intensidad.

 

—No te asuste. Te acostumbraras, estará más seguro dentro de ti, brindándote su poder —le dijo libra—. Pero ahora debes saber algo más.

—Más, todo esto es demasiado todavía no entiendo muy bien qué es este objeto, capaz de servir como sello y fundirse en el cuerpo humano —se quejaba de su nueva responsabilidad.

—No puedes creer que el Gran Patriarca nos mando a nosotros como mera coincidencia hasta los respectivos tesoros, el mismo de alguna manera lo sabía.

—Estás diciendo que el sumo sacerdote, nos envió a propósito… ¿por qué lo haría?

—El esperaba que los tres regresáramos al santuario, pues nadie nos mataría sabiendo que tenemos los tesoros adentro, ya que podríamos en serio peligro el equilibrio del mundo si muriésemos con la reliquia —Enoc se le acerco para decírselo de frente—. A partir de ahora debes permanecer con nosotros, por vuestra propia seguridad debes quedarte aquí.

—Este lugar es  seguro, tiene una barrera impenetrable. Hace mucho tiempo, fue el hogar de una antigua civilización de oriente que emigro desde la destrucción de un lugar muy lejano. Ellos fortificaron esta tierra con sus rezos en comunión con la madre Gaya, así nació tierra santa. Debes saber que ese orbe, que te ha escogido era la joya de la vida de este santuario, con su poder era capaz transformar las plegarias en fuerza, es el tesoro de la Omnibenevolencia, permitía que las almas se purificaran y llegaran a los campos elíseos.

—Entonces por eso escuche esas voces, sus plegarias, sus lamentos y su sufrimiento. Fue muy estremecedor, desee que se callaran —les respondió muy alterado—. ¿Cómo puedo evitarlo?

—Deberás saber acostumbrarte, el tuyo representa la benevolencia. El mío la Omnisciencia, cuando se me introdujo en mi cuerpo, comencé a ver cosas, espejismos del pasado o del futuro. El tesoro se comporta como un talismán, cuando quiera que sepas algo se manifestara, como una cloth que resuena y desea llamarte.

—Por ahora deben aprender a manejarlo, yo los ayudare. Este refugio está diseñado para eso, por ello deben reunir al último guardián también —decía Nabu.

 

Cuando sintieron un temblor, un cosmos los perturbo y Gabriel deseo salir, al sentir que alguien estaba peleando con su maestro. Por el contrario, Nabu les pidió que se quedasen en el santuario, pues afuera se estarían arriesgando.

 

—No puedo equivocarme, es mi maestro Dante. ¿Pero de quién es la otra cosmoenergía?

—Es casi igual de grande que la de él, debe ser un enemigo —musitó libra preocupado.

—No vayan, sea quien sea. Baihu se encargara, es el más joven de todos los santos exiliados, pero estando aquí su fuerza aumenta al estar en unión con la madre naturaleza.

—Tú me dijiste que debiera escuchar las voces de todos, eso incluye a los vivos también. Lo siento pero debo ir —dijo con resignación el joven cangrejo.

—Entonces yo te acompañare —agregó el santo de la balanza.

—Ya veo, si es su voluntad. Por lo menos juntos podrán protegerse, aunque si la situación lo requiera, vuelvan, aquí no podrán entrar sus enemigos tan fácilmente —les aconsejo Nabu.

Los jóvenes asintieron con una leve sonrisa y se retiraron, dejando al pequeño anciano solo en el santuario.

 

 

 

3.-Las creencias del futuro

 

La niebla en el sur de la jungla era más densa que en el norte,  pues era el sector que Dante de Cáncer estaba inspeccionando, sin haber podido encontrar el camino hacia el centro del lugar, pues realmente era un laberinto deambular en esa jungla encantada.  Es por eso que se había propuesto subir la montaña más alta para tener una visión más completa, la cual estaba lo más al sur, aunque lo había alejado bastante lejos de su discípulo.

 

—El cosmo de Gabriel desapareció en el centro, pero Miguel, viniste para salvar a tu hermano y en vez de eso solo te perdiste tú —decía Dante esbozando una pequeña mueca—. Aunque la niebla aquí es una molestia. Siento un olor familiar.

 

Una persona normal de seguro no reconocería el fuego quemando carne humana, pero para Dante su olfato era indiscutible, contempló una pila de cuerpos calcinándose, cadáveres que ya no se podía reconocer con exactitud, aunque vio que aún no se consumía fragmentos metálicos, por lo que entendió que eran caballeros. ¿Quiénes serian y quién los había incinerado en las alturas?

 

—Percibo un olor a muerte como mí el mío, debes ser alguien que siempre ha estado cerca de ella como yo… ¿Por qué no sales y te muestras?

—Estaba tomando unos minutos de luto por mis compañeros, antes de atacarte. Pero si realmente lo deseas, entonces me presentare. Soy un caballero negro, Gilgamesh de Heracles.

 

Un voz se escucho desde del otro lado de la pila de fuego, la cual se divisó la figura de un corpulento y alto sujeto de melena gris y ojos negros, aquel hombre era un caballero muy similar en cuerpo a Dante, ambos tenían el cuerpo de cicatrices y algunas marcas y tatuajes oscuros alrededor de sus brazos, signos misteriosos que solo ellos conocían.

 

—Que considerado de tu parte, qué fue lo que sucedió.

—Se volvieron una carga mientras subíamos la montaña, una misteriosa barrera nos hizo disminuir nuestras fuerzas y se dejaron caer, por tal error terminaron con sus cuerpos atravesados por unas agudas rocas, no tuve más opción que darles una muerte rápida —explicaba el santo oscuro.

—Baya, que inútiles. Debo felicitarte, tu resistencia es asombrosa para soportar una barrera que afecta incluso a un caballero de Oro —respondió con honestidad.

—Que sorpresa, ni siquiera una armadura dorada es capaz de proteger a un humano de esta barrera —sonrió Gilgamesh sutilmente—. Reconozco la armadura, pues había escuchado que el más valeroso discípulo del santo de Tauro se hacía llamar el guerrero más fuerte del santuario.

—Y lo soy, yo Dante de Cáncer me considero el más fuerte de entre todos los caballeros, ya que nadie ha entrenado más que yo —respondió enérgicamente, encendiendo su aura—. Debo suponer que estamos buscando lo mismo para diferentes propósitos. Así que supongo que tendré que derrotarte.

—Sabia que me encontraría con algún caballero después de todo hemos recibido reportes de que los santos de Athena ya se han enterado de nuestro escape, debes saber que no me intimido con nadie, no importa quién sea. Si vienes a intentar detener que cumpla mi trabajo de llevarme el tesoro, estás muy equivocado en poder conseguirlo —le hizo saber Gilgamesh, dando un pisotón que ocasiono grietas en el suelo.

—Lo que te han ordenado hurtar a mi me han encomendado retenerlo en su lugar, pero más allá de eso. Creo que sería interesante pelear contigo.

—¡Heracles Mōshū Ken!

“Puño Furioso de Heracles”

 

Gilgamesh realiza una coreografía mediante la que concentra su cosmos en los brazos. Después de haber reunido bastante fuerza, los orienta hacia su objetivo, y envía dos golpes de puño desde cada brazo que se transforman en tornados que arrasan todo a su paso.

Aunque su rival recibe el ken, deteniéndolo con sus manos, todavía en ejecución. El santo de oro contiene el puño del caballero negro que se había acumulado en una esfera de energía, que el mismo empieza a retroceder por la terrible fuerza de presión que ejerce el caballero negro, el santo de cáncer termina siendo arrastrado lentamente hacia atrás, marcando sus huellas en el suelo mientras contiene la esfera, la cual desvía después de haber caído más debajo de lo que había subido.

Entonces Gilgamesh pega un salto para alcanzarlo y toma una posición de defensa, a lo que el dorado lo mira extrañado, cuando lo observa arriba de él.

 

—Ya veo, eres un caballero negro muy raro. No imaginaba que me habías apartado para no destruir la tumba de tus compañeros.

—Debes pensar que soy un afeminado, se supone que los santos negros somos guerreros mercenarios y traicioneros que solo pelean por sí mismo. Pero para mí existe algo que respeto mucho, y es la fuerza. Ellos eran fuertes de eso estoy seguro, solo una fuerza sobrenatural pudo haberles causado una muerte por accidente, esto no fue más que una humillación, por eso los mate para darles una muerte digna —explicaba Gilgamesh.

—¿Por qué aferrase a los cadáveres? —recrimino su humanidad—. Ya no tienen valor. Ahora son solo comida para los gusanos —Dante esbozó sonrisa, mofándose.

—No lo entiendes, no eres más que un idiota. Es por eso que traicione el santuario, vosotros la elite solo quieren mantener su fuerza para los de su estirpe dorada —dijo frunciendo el ceño—. ¡No creen que podemos superarnos o incluso volvernos inmortales!

—Qué ingenuos, te mostrare el destino de todos los humanos. Ningún hombre jamás lograra tal hazaña que dices, ellos siempre terminaran en un solo lugar, un oscuro y sombrío camino que solo te guía hacia el castigo eterno —explicaba con resignación, cuando levantó su brazo hacia el cielo, empuñando todos los dedos menos el índice, del cual acumuló un brillante resplandor—. Observa a donde todos vamos a terminar…

 

¡Seikishiki Meikai Ha!

“Ondas Infernales”

 

Originando un rayo espiral purpura desde su dedo, atrapó a Heracles en ese torbellino fantasmal que lo empezó a succionar hacia el cielo donde se visualizo una entrada hacia otra dimensión en la constelación de cáncer.

En cuerpo y alma, Gilgamesh se estrelló en medio de un camino donde estaban subiendo una colina, un centenar de cadáveres sombríos sin voluntad, ocasionando un terrible impacto que desordenó las filas y terminó en una pila de rocas y cadáveres.

No obstante de la nada un tornado de enormes proporciones creció de los alrededores de la pila recién formada, hasta elevar todas las rocas y muertos en segundos por los aires.

 

Kornephoros

“Por la Fuerza del Mazo”

 

Despejando totalmente los escombros que lo habían sepultado. Observó por encime de él, el cuerpo de su rival apareció levitando.

 

—Parece ser que tienes fuerzas todavía. Supongo que tendré que arrojarte directamente al agujero del Yomotsu —chistó su sentencia.

—Que aburrido, pensé que alguien como tú le gustaba primero pelear mano a mano.

—En verdad quieres ver mi fuerza —le preguntó Dante—. Muy bien, pues entonces ahí voy.

 

El cangrejo dorado aterrizó en el suelo, empezando a correr en círculos a la velocidad de la luz, alrededor de su oponente, y a medida que aumentaba su velocidad su imagen se multiplicaba, disparando con su puño cientos de discos dorados.

Pero para sorpresa del caballero de oro, Heracles respondió todos los ataques con sus puños, y de un súper salto, se alejo de su alcance.

Gilgamesh intentó atacarlo, reuniendo una gran cantidad de energía en su puño izquierdo para disparar el meteoro de Heracles, pero Dante lo detuvo con una mano, provocando una onda destructora hacia él. Sin entender como recibió el impacto de su propio ataque, terminó con su brazo desangrado y su protector descuartizado en pedazos, pues su oponente le había invertido el daño para el mismo.

 

—Te daré una muerte indigna al igual que tu constelación, te calcinare hasta que tú mismo decidas morir —vociferó reuniendo unas flamas oscuras en sus manos—.

 

                ¡Sekishiki Kisōen!                      

“Llamas azules Demoníacas”  

 

 

Dante le arrojo la llamarada azul la cual se avivó en todo el corpulento cuerpo del gigante oscuro. Gilgamesh sintió una terrible quemadura por dentro, aunque no veía que su cuerpo ardiera.

 

—El fuego de los tontos, son llamas azules que incendian el alma hasta destruirla. Serás capaz de resistir esa tortura o preferirás acabar con tu agonía arrojándote al agujero del Yomotsu, tú eliges —le explicaba sus opciones.

—Heracles en la mitología no aguanto que su cuerpo ardiera cuando fue envenenado y le pidió a su amigo Yolaos que lo matara. Yo no sucumbiré, yo lo superare. Mi alma no es tan fácil de domar —le reafirmaba su voluntad, empuñando sus manos y reuniendo sus fuerzas.

 

En un alarido de agonía, expulsó todo su cosmos en un torbellino con el que dispersó las flamas, cayendo de cuclillas por el esfuerzo.

 

—¡Imposible, este hombre tiene una resistencia sobrehumana! —exclamó sorprendido—. Sin embargo, solo has alcanzando la fuerza superficial de un caballero de dorado, pues has pulido tu resistencia pero tu fuerza de ataque carece de una determinación.

—¿Qué dices?

—Digo que has despertado el séptimo sentido solo en momentos fugaces para sobrevivir, pero no eres capaz de usarlo cuando hay que asesinar, acaso algo te impide matar a tu adversario —nuevamente le intentaba cuestionar su forma de pelear—. Creo que no me queda más que destruirte con vuestra propia fuerza. Debe ser la única manera de acabar con tu gran resistencia.

—Ese ha sido siempre mi objetivo, fortalecer tanto mi espíritu como mi cuerpo para alcanzar la inmortalidad y nuestro líder de los caballeros negros, nos reveló que con el tesoro imperial de estas tierras es posible alcanzarla, así que ahora que estoy tan cerca no puedo darme por vencido —Gilgamesh empezó a reunir electricidad en sus puños, los cuales se iluminaron como dos esferas fosforescentes—. ¡No dejare que nadie se interponga en mi camino!

 

El gigante iracundo en un acto de euforia, ataco a Dante con sus puños eléctricos. Una y otra vez, intentó golpearlo, pero fallaba y su rival solo se limitaba a evadirlo solamente.

 

—Insensato, los dioses han decretado que el destino de los humanos sea envejecer. La inmortalidad es algo que solo Hades puede conceder, como guardián del Yomotsu no puedo dejar que ningún humano burlé la muerte, eso provocaría la ira del dios del inframundo y tomaría represalias contra la tierra —le reprocho su ilusión, saltando hacia él para propinarle un puñetazo, con el que parecía robarle el aliento.

—¿Qué es esto, mi fuerzas me abandonan?

—¡Sekishiki Konso Ha!

“Sepultura de almas”

 

Dante reúne los rastros de fuego fatuo del cuerpo de su víctima en su puño, con el contacto con su oponente, lo hace inflamarse como un cuerpo en combustión, en una colosal explosión de fuego luminoso.

 

—¿Por qué mi propio cuerpo se destruye desde el interior? —decía Gigamesh en sus últimas palabras. Cuando fue totalmente consumido en la explosión.

—Use tu propia alma como fuente de energía para destruirte. Gilgamesh, muere y reencarna otra vez para volver a morir, ese es el ciclo que debemos seguir los humanos para siempre. Tu sueño de una vida longeva es una blasfemia para leyes de los dioses —le dedico sus últimas palabras al darle la espalda a las cenizas que se consumían en un pila de fuego.

 

Fin 

 

Esta un poquitin mas largo de lo habitual, ojala no lo noten hasta que lean esta linea. Nos vemos hasta el 2 de agosto como max.


Editado por ALFREDO, 19 julio 2015 - 17:23 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#107 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 388 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 21 julio 2015 - 15:26

Alfredo! Cuanto tiempo sin pasar por aquí. No creas que me he olvidado de las aventuras tras los tesoros imperiales. Hoy tengo algo de tiempo libre y he decidido seguir leyendo esta historia :D

 

Capítulo 12: La batalla entre David y Azazel me pareció muy buena. La idea del guantelete me hace recordar obviamente a Miller de Saint Seiya Omega, aunque no sé si lo has inspirado en algo a él. El combate muy dinámico y bien explicado. La parte que más me gustó fue cuando lastimó el ojo del santo de Acuario, pero a pesar de eso, este último siguió combatiendo. 

Me pareció algo rara su conversación estando dentro del atúd de hielo xD pero aun así excelente lucha (y) 

Luego Faetón apareció! No podía ser tan fácil conseguir el segundo tesoro ahahahahha 

Aquella luz... ¿habrá llamado al santo de fénix? 

 

Capitulo 13: El título del capítulo ya me spoilea xD 

Debo decir que este es uno de los capítulos que más me ha gustado hasta el momento. La historia me parece muy novedosa y considero intrigante los motivos por los cuales el caballero de Acuario abandonó el santuario. Sin embargo, esta vez fue a él a quien traicionaron xD hahahahaha aquí encontré muy insensata su decisión de aceptar el trato de Amón; a penas si habían hablado y ya hizo todo eso por él. 

Otra cosa que me causó bastante curiosidad fue lo que mencionó de que la primera raza humana de esta generación tenía serios problemas para encender su cosmos ¿Se referirá a alguna étnia mongol o hindú? Un tema muy interesante... 

El pasado de David me gustó mucho también, espero que se profundice más en esto más adelante.

El combate estuvo bastante bueno también ¿realmente murió el santo de Aries? Al parecer las cosas se ponen cada vez más complicadas. 

 

Este fic sigue tan bueno como cuando lo leí por última vez. Espero poder tener tiempo pronto para ponerme al día con la lectura. Un gran abrazo alfredo. Nos leemos pronto! 


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#108 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,383 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 22 julio 2015 - 17:01

1.-Las creencias del pasado —No hay razón para pelear de una manera tan brutal a menos que quieras destruir la tierra dejando cicatrices eternas, de la cual nuestro planeta no se pueda recuperar nunca —le contesto Heng con una mirada de arrepentimiento

 

-INCREIBLE ENTONCES SI ERA CIERTO EL RUMOR DE QUE LOS DORADOS DE LIBRA TIENEN UN COSMOS SUPERIOR A LOS DEMAS DORADOS  XDDDDDDDD

 

2.-El Orbe que escucha el presente-. Lamentablemente uno de los tres antiguos guardianes, nos traicionó y no pudimos sellarlos con ese método. Por eso tuve que dejar a los caballeros exiliados, se quedaron como guardianes. No obstante. El destino ha vuelto a elegir un nuevo grupo de santos que esta vez cumplan esa tarea, los tres nuevos elegidos deben reunirse y aprender la forma de sellar las dimensiones siendo uno con la sagrada reliquia, por lo tanto es mejor que el tesoro permanezca con vosotros que están en constante movimiento —explicaba el anciano.

 

-ESTO SE PONE  MUY  INTERESANTE

 

 

3.-Las creencias del futuro-—¿Por qué aferrase a los cadáveres? —recrimino su humanidad—. Ya no tienen valor. Ahora son solo comida para los gusanos —Dante esbozó sonrisa, mofándose.

—No lo entiendes, no eres más que un idiota. Es por eso que traicione el santuario, vosotros la elite solo quieren mantener su fuerza para los de su estirpe dorada —dijo frunciendo el ceño—. ¡No creen que podemos superarnos o incluso volvernos inmortales!

 

 

 

ME  CAIA  BIEN EL CABALLERO NEGRO A PESAR DE SER UN MERCENARIO  TENIA CIERTA DOSIS DE HONOR,LASTIMA QUE MURIERA

 

 

 

 

 


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

B AZ  Fic terminado

 

Multiverso Zodiacal: Fic terminado

 

 


#109 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 24 julio 2015 - 12:20

Alfredo! Cuanto tiempo sin pasar por aquí. No creas que me he olvidado de las aventuras tras los tesoros imperiales. Hoy tengo algo de tiempo libre y he decidido seguir leyendo esta historia :D

 

Capítulo 12: La batalla entre David y Azazel me pareció muy buena. La idea del guantelete me hace recordar obviamente a Miller de Saint Seiya Omega, aunque no sé si lo has inspirado en algo a él. El combate muy dinámico y bien explicado. La parte que más me gustó fue cuando lastimó el ojo del santo de Acuario, pero a pesar de eso, este último siguió combatiendo. 

Me pareció algo rara su conversación estando dentro del atúd de hielo xD pero aun así excelente lucha (y) 

Luego Faetón apareció! No podía ser tan fácil conseguir el segundo tesoro ahahahahha 

Aquella luz... ¿habrá llamado al santo de fénix? 

 

Capitulo 13: El título del capítulo ya me spoilea xD 

Debo decir que este es uno de los capítulos que más me ha gustado hasta el momento. La historia me parece muy novedosa y considero intrigante los motivos por los cuales el caballero de Acuario abandonó el santuario. Sin embargo, esta vez fue a él a quien traicionaron xD hahahahaha aquí encontré muy insensata su decisión de aceptar el trato de Amón; a penas si habían hablado y ya hizo todo eso por él. 

Otra cosa que me causó bastante curiosidad fue lo que mencionó de que la primera raza humana de esta generación tenía serios problemas para encender su cosmos ¿Se referirá a alguna étnia mongol o hindú? Un tema muy interesante... 

El pasado de David me gustó mucho también, espero que se profundice más en esto más adelante.

El combate estuvo bastante bueno también ¿realmente murió el santo de Aries? Al parecer las cosas se ponen cada vez más complicadas. 

 

Este fic sigue tan bueno como cuando lo leí por última vez. Espero poder tener tiempo pronto para ponerme al día con la lectura. Un gran abrazo alfredo. Nos leemos pronto! 

 

Cuanto tiempo sin verte por aqui Abysal, o debo decirte volcano no kenta XD

Que bueno q te hayas dado un tiempito para visitar, gracias por seguir la historia. Ahora en cuanto a tus review, te las respondo ahorita.

 

capitulo 12.

Quizas tenga razon Miller y Azazel se parescan un poco en la perso, pero lo del arma en realidad para los daimon, selecciono un arma del arte marcial Kobudo, que se originaron en Okinawa (Japon). Aunque las principales son las q tiene la armadura de libra. La de Azazel originalmente se llamaba Tekko en japones son como nudillos. Si recuerdas al principio llamaba a las armas de los daimon en japones, pero ahora solo en castellano para no confudir XD.

Que bueno q te gusto lo del ojo, fue guiño a Hyoga o a Odin juju. En si como era hielo vs fuego se prestaba para ser muy dinamico el combate.

 

Capitulo 13.

Tienes razon estando en su sano juicio quizas David no hubiera confiado en Amón tan facilmente, lo malo es q lo piyo justo cuando estaba decepcionado de la vida q llebaba XD. 

Lo de la primera raza humana, creo q te confundiste. Quizas deberias leer ese parrafo de nuevo, pues digo q las razas mas antiguas tenian mas facilidades para encender el cosmos y la ultima, es decir los humanos actuales son los q mas les cuesta.

Ahora en realidad el fenix la tuvo bastante facil, con david de acuario, este ya estaba agotado despues de un combate a muerte, y con aries este era novato y tenia puntos debiles en el cristal wall y el startud revolution. Asi quien no gana dos combates seguidos, ahora la tecnica q uso Amón con Edward de Aries es como la version perfeccionada de la tecnica q uso Ikki con Shaka en el ultimo momento.

 

Nos vemos, ya me pondre al dia con tu fic tambien, lo  q pasa es q estaba esperando q avances con varios caps para entender bien la historia nueva.

 

1.-Las creencias del pasado —No hay razón para pelear de una manera tan brutal a menos que quieras destruir la tierra dejando cicatrices eternas, de la cual nuestro planeta no se pueda recuperar nunca —le contesto Heng con una mirada de arrepentimiento

 

-INCREIBLE ENTONCES SI ERA CIERTO EL RUMOR DE QUE LOS DORADOS DE LIBRA TIENEN UN COSMOS SUPERIOR A LOS DEMAS DORADOS  XDDDDDDDD

 

2.-El Orbe que escucha el presente-. Lamentablemente uno de los tres antiguos guardianes, nos traicionó y no pudimos sellarlos con ese método. Por eso tuve que dejar a los caballeros exiliados, se quedaron como guardianes. No obstante. El destino ha vuelto a elegir un nuevo grupo de santos que esta vez cumplan esa tarea, los tres nuevos elegidos deben reunirse y aprender la forma de sellar las dimensiones siendo uno con la sagrada reliquia, por lo tanto es mejor que el tesoro permanezca con vosotros que están en constante movimiento —explicaba el anciano.

 

-ESTO SE PONE  MUY  INTERESANTE

 

 

3.-Las creencias del futuro-—¿Por qué aferrase a los cadáveres? —recrimino su humanidad—. Ya no tienen valor. Ahora son solo comida para los gusanos —Dante esbozó sonrisa, mofándose.

—No lo entiendes, no eres más que un idiota. Es por eso que traicione el santuario, vosotros la elite solo quieren mantener su fuerza para los de su estirpe dorada —dijo frunciendo el ceño—. ¡No creen que podemos superarnos o incluso volvernos inmortales!

 

 

 

ME  CAIA  BIEN EL CABALLERO NEGRO A PESAR DE SER UN MERCENARIO  TENIA CIERTA DOSIS DE HONOR,LASTIMA QUE MURIERA

 

Hola T-800.

 

1.- No di a entender eso, parece q ultimamente escribo algo y lo interpretan diferente, voy a tener q ser muy explicito de ahora en adelante XDD.

Lo q quise decir era q hay tecnicas con cada arma de libra q eran muy letales, pero era para uso de todos los gold, de cierta forma ese parrafo esta basado en el arrepentimiento de las armas nucleares usadas en las guerras mundiales, aca es lo mismo. El primer libra se arrepiente de dar permiso de dar las armas de libra a los gold, por q se fueron al chancho, destruyendo la atlantida juju.

 

2.-Podran sellar los reinos para q no hayan mas guerras santas?... Creo q conociendo el futuro ya sabes la respuesta.

 

3.-Heracles queria hacerlo un santo especial para q hiciera contraste con Dante de Cancer, a pesar de  la constelacion q representa no es un tosco guerrero q ama la fuerza y las peleas, como el heracles de soul of the gold, todo un desperdicio.

 

saludos.


Editado por ALFREDO, 24 julio 2015 - 12:25 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#110 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 03 agosto 2015 - 14:22

Bueno me atrase un dia, pero aqui esta la continuacion juju...

 

  CAPITULO 20.- EL DESTINO DEL CAZADOR MAS GRANDE

 

Dante regresó a la tierra. Una vez más, y esta vez notó que el aire era más claro y la jungla estaba más despejada y transparente, ya que se podía ver el camino al centro del bosque.  El santo de cáncer, bajó la montaña de un gran salto hacia esa dirección y cayó cerca de un riachuelo. Sin embargo algo percibió que lo hizo detenerse y quedarse en el silencio.

De pronto, un circulo de fuego azul lo rodeó en un instante. Unas flamas que se aparecieron de la nada, que con su solo calor fue capaz de evaporar el riachuelo y atrapar al santo de cáncer en esas intensas llamaradas que se propagaban sin razón alguna.

 

—¿Quién me puso esta trampa? —Se preguntó arrodillado, pues se le hacía muy extraño que alguien haya manifestado las llamas del fuego fatuo sin necesidad de estar en el inframundo.

—Has caído igual que una rata en una trampa, prepárate porque esas llamas te incineraran aunque tu armadura sobreviva, vuestro cuerpo quedara reducido a cenizas —dijo una voz amenazante.

 

Un hombre de ropaje carmesí se apareció en forma de demonio de flamas con un capa que cubría gran parte de su armadura, incluso su rostro estaba cubierto por un diadema con una máscara, lo único que se podía apreciar era el color gris de su larga cabellera, teniendo un color de piel, como las cenizas que parecía salido de un incendio, pero en realidad ese opacado aspecto era su tez natural.

 

—Mi nombre Jack de Palioxis, espíritu de la embestida. Soy el daimon que acabara con vuestra vida, así como ya lo hice con el santo dorado de Leo, tengo la misión de obtener el gran tesoro que yace en estas tierras y vosotros los santos de Athena, son un estorbo —explicaba el recién llegado, cubriéndose de su cosmo rojizo, mientras enciende una flama en su palma de su mano izquierda el cual tenía fuera de su capa.

—Miguel?... Sera posible, pero puedes manifestar las llamas oscuras sin necesidad de estar en la colina del Yomotsu.

—Recibe el fuego de las sombras…

¡¡Ignis Fatuus!!

“Fuego Fatuo”

 

El daimon manipulo el fuego concentrándolo en la palma de sus manos como una esfera llameante, intensificaba todavía más las flamas que sostenía, hasta que alcanzó un tono muy brillante, la que arrojó como un terrible lanzallamas azulado, quedando el santo de cáncer, mas sofocado que nunca, pero en medio de su abrazadora treta, Dante alzó su brazo hacia el cielo y redirigió las llamas con su cosmo hacia un portal oscuro el cual abrió desde la punta de su dedo índice.

 

—¡Silence Oberture! —

“Abertura del Silencio”

 

—Todo el fuego azul fue llevado a otra dimensión, en realidad pensabas incinerarme a mí el guardián del Sekishiki, que ignorante de tu parte pensar que con el fuego del Yomotsu podrías vencerme —decía Dante poniéndose de pie algo humeado—. Cuando yo soy el que rige la cremación de las almas entre todos los santos dorados.

 

El guerrero de ropaje carmesí se mofo dejando escapar una pequeña sonrisa, esperando alguna reacción de parte de su oponente, pero este no parecía nunca sonreír.

 

—¡Sekishiki Meika Ha! —

“Ondas Infernales”

 

El santo de cáncer disparó desde la punta de su dedo un espiral espectral purpura el cual fue avanzando hasta su víctima, pero fue repelido cuando el daimon liberó lo que ocultaba bajo su capucha. Una hoz diamantina, con la cual dio un giro que repelió las ondas infernales con facilidad.

 

—¿Qué es esa arma? —Se cuestionó el dorado, cuando quedo deslumbrado con el brillo de la hoja ondeada—.No puede ser, de que está hecha esa hoz.

—Te lo mostrare…

¡Soul Chopper!

“Corte de almas”

 

El daimon lo atacó con un haz cortante,  en forma de media luna. Sin embargo su rival lo esquivó, pero en el aire que emitió la estocada, fue suficiente para causarle leves cortes en sus piernas.

 

—Oh es cierto, aquí los santos de Oro pueden moverse a la velocidad de la luz. Sin embargo que tan rápido serás en mi hogar, en la dimensión donde yo me entrene para convertirme en un daimon —El santo de ropaje carmesí clavó su hoz en el suelo, creando un circulo de fuego rojo, el cual transformó la tierra en una apertura hacia el fondo de una dimensión abismal—. Te enviare al centro de la tierra…

 

¡Seki shiki Makai Ha!

“Ondas Demoníacas

 

—No si yo te envió primero al agujero del Yotmosu, sin necesidad de que hagas la fila en la colina infernal...

 

¡Seki shiki Nebula!

“Nebulosa Infernal”

 

Dante levito en una posición recta, mientras por encima de él un gran  agujero fantasmagórico en el cielo apareció, con una terrible fuerza de atracción hacia ese oscuro espacio, arrancando hasta las raíces de los árboles y los cursos de los ríos en el proceso que tenía en cercanía.

Pero con dos fuerzas de absorción opuestas, en el cielo y en la tierra. La presión fue reciproca y las puertas dimensionales, terminaron anulándose entre sí, desolando el lugar de una terrible explosión huracanada, que los desestabilizo a ambos combatientes.

Los dos se pusieron de pie al cabo de unos minutos, todavía ninguno parecía haber consumido su cosmo. Ya que sus auras volvieron arder con intensidad.

 

—Parece que ninguno podrá mandar a nadie a otra dimensión.

—Tendré que derrotarte con el filo de mi hoz.

 

¡Infinite Reeaper!

“Segador Infinito”

 

El caballero de ropaje carmesí dio varios haces cortantes que liberaban cortes en forma de media luna, los cuales fueron disparados como boomerang por todo el cuerpo de Dante, atrapándolo en un tornado de afiladas ráfagas que desgarraron su cuerpo, liberando torrentes de liquido viscoso carmesí de sus extremidades. Mientras el daimon, continuaba danzando su hoz con giros horizontales que impactaban en el santo.

 

—Qué significa esto. Cada vez que gira lanzando una ráfaga cortante, la onda de aire liberada se vuelve más afilada y fuerte, tanto que si continua aumentando, me terminara rebanando en mil pedazos —razonaba Dante el sentir que su cuerpo estaba vibrando y las partes menos densas de su armadura como el casco, empezaron a desfragmentarse debido a la fuerza del tornado afilado.

 

No obstante, algo se interpuso en el avance del tornado de Jack, pues un escudo dorado apareció, para obstaculizarlo y disminuir la presión que ejercía en el caballero de cáncer.

 

—¿Qué de donde salió eso? Ese escudo girando en dirección opuesta está anulando mi técnica —se cuestionó el daimon al voltear, para como el escudo circular regresaba y se acoplaba en el brazal de un santo de oro que venía con un joven de rubios cabellos y armadura azulada—. Vosotros quienes son.

—Mi nombre es Enoc de Libra —dijo el más alto de armadura dorada con hombreras asimétricas, pues por un lado tenía un escudo en su brazal derecho y otro en su hombrera circular izquierda.

—Yo soy Gabriel del Cangrejo Menor, caballero de bronce y hemos venido ayudar a mi maestro —respondió el más pequeño santo de rubios cabellos cortos.

—Caballero de Libra, veo que has desarrollado el arte que nosotros empleamos, el buki-jutsu. Disciplina que creía que los santos no practicaban porque vuestra diosa, odia las armas.

—Cierto, pero me he dado cuenta que esa ley se puede tergiversar de cierta manera y por eso, intento cambiar esa política, no es injusto usar estas técnicas si vuestro oponente también las emplea —explicaba Enoc.

—¿Por qué vinieron?—preguntó Dante, poniéndose de pie—. Estaban más seguros en el refugio.

Enoc percibió que Dante seguía siendo el mismo y ni siquiera mostraba signos de agradecimientos por la ayuda o alegría por reencontrarse con un camarada. Así que solo permaneció en silencio en ese instante.

—Maestro hemos venido ayudar, déjenos que peleemos a su lado. Juntos lo derrotaremos —le pidió el joven Gabriel.

—El numero no importa, sino las técnicas que empleemos sean las suficientes —le contestó, poniéndose un paso al frente.

—¡Correcto! —exclamó Enoc, sacando un escudo del hombro para pasárselo—. Es por eso que te prestare esto, para que ambos estén en la misma condición.

Dante tomó el circular escudo y lo miro sin decir nada, asintiendo con el rostro, sostuvo el escudo desde el brazal de las cadenas para arrojarlo, mientras encendía su cosmos.

—Por mí no hay problema, les demostrare que el resultado será el mismo.

—Supongo que a veces, la situación requiere cambiar las reglas para afinarse a otras —vociferó Dante, mirándolo seriamente.

 

Los dos se prepararon una vez más, con la diferencia de que ahora estaban igualados, cada uno con un arma. Por otro lado, Enoc y Gabriel decidieron alejarse, al percibir que estaban a punto de presenciar un choque entre dos hombres muy fuertes. El daimon alzó su guadaña, levantándola con ambas manos, mientras se rodeaba de un aura rojiza, su hoja se cargaba de energía como si estuviera potenciando su filo. Mientras que Dante empezó a correr directamente contra él, como si atacar de frente fuera una locura, dando un grito de guerra, teniendo el escudo de libra acoplado en el brazal, esté se lo quito en el transcurso, sosteniéndolo de una manija de la cual controlaba, lo lanzó, dejando que la cadena que los une, se expanda, haciendo que alcance una alta velocidad de rotación que hacia centellar en electrizantes giros.

El guerrero de ropaje carmesí arroja su guadaña como boomerang también, convirtiéndola en un haz rodante que al chocar, produjo un fragor resplandeciente, pues la punta de la hoz que impactó en el escudo, provocando una onda expansiva terrible, pero en ese instante tan efímero, el giro del circular escudo cortó el mango de la hoz y con eso disminuyo el énfasis del ataque, que termina aniquilándose en mil pedazos. Sin embargo cuando regresa el escudo hacia su portador, observa que ha quedado perforado, ocasionando algunas grietas desde ese punto.

 

—Formidable, supiste escoger adecuadamente una de las armas para saber cómo destruir la danza de mi hoz.

—Ahora la pelea solo dependerá de quién haga arder su cosmo más alto —le respondió el santo dorado, dejando a un lado el dañado escudo.

—Entonces peleare usando mis habilidades como santo que fui, ahora que mi armadura Makai no tiene nada que ofrecerme.

—¿Acaso vosotros los daimon no han abrazado las practicas del cosmos asesino?

—No me gusta utilizar ese recurso, prefiero vencerlos por mi propia fuerza. Así destaque cuando era un santo de Athena, aunque nunca fue suficiente para el santuario —recordaba Jack, sacándose lentamente la diadema que ocultaba su rostro, revelando unos ojos amarillos y unos finos cabellos plateados—. Como el santo de plata más fuerte, Eren de Orión.

 

 

Hubo una vez un santo de plata, capaz de rivalizar con los caballeros dorados, seguramente ya habían escuchado esa frase antes, pero esté fue el primero en su rango. La historia de Eren de Orión, empieza un poco antes de la rebelión, cuando en el santuario se vivía en la época en que se instaba instaurando una nueva política, el asenso de los caballeros. Una que practica revolucionaria la historia sin lugar a dudas, pues hacia mover los cimientos de las leyes de los más conservadores.

—¿Por qué?... ¡Maestro, no entiendo si ya el mismo Patriarca lo ha autorizado como una nueva ley!—decía un enérgico santo de plata—. ¡¿Por qué no puedo tomar su lugar como el santo de Escorpio?!

—Porque soy un caballero que se mantiene leal a las leyes tradicionales de la primera generación. Si un santo nacía por una constelación tan insignificante como una de bronce, moría bajo esa misma constelación —explicaba un hombre de rasgos bronceados sentado en un escritorio.

Aquel santo dorado que estaba sentado en su palacio de mármol, mientras estudiaba unos mapas del cuerpo humano, tenía un aspecto adulto. El caballero de Oro, era un hombre de finos cabellos morados muy bien peinados hasta los hombros y con unos ojos bermellón que iluminaban su oscuro rostro que denotaba su tez extranjera.

—Aunque sea el único miembro del triunvirato que quiera conservar estas viejas tradiciones, para mí es un sacrilegio, transgredir una de nuestras reglas más antiguas. No quiero que ningún santo que haya entrenado bajo mi tutela no siga mis principios —le decía apuntándole con su dedo índice, el cual tenía una alargada uña carmesí—. ¡Tu como mi discípulo más próximo esperaba que lo entendieras!

—Maestro Dastan, quién más estaría a la altura de ser su sucesor que su primer discípulo, incluso me consideran el santo de plata más poderoso del santuario —intentaba convencer Eren al caballero de la constelación del escorpión celeste.

—Ya te lo dije, el destino te eligió para que te entrenara como el santo de Orión y no como mi sucesor —respondió nuevamente su misma postura, cuando le mostró un mapa de las estrellas de su constelación—. Y si eres el santo de plata más fuerte, es porqué naciste bajo la estrella de Rigel, la más grande de la constelación de Orión, rara vez un santo nace bajo su estrella más gigante, eso quiere decir que tienes un gran potencial, porque estás destinado a ser un prodigio bajo ese signo. ¡Deberías estar orgulloso!

—¡Lo estoy! —exclamó Eren quien se encontraba arrodillado—. Pero como usted mismo dice, si estoy destinado a algo más grande ya que nací bajo una estrella gloriosa, entonces con mayor razón no debería frenar mi destino, sino apoyar mi prodigioso camino.

—Hablas con soberbia, el patriarca tiene un caso similar con su pupilo, salvo una gran diferencia contigo, ya que el suyo aunque también nació bajo la estrella más grande de su constelación, la suya pertenece al zodiaco. Por eso, nadie enfrenta un dilema como el mío —explicaba Dastan de Escorpio.

—Se refiere a Alphonse que está entrenando para convertirse en el santo de Aries. Sin embargo su conducta deja mucho que desear para ser un futuro santo dorado,  yo por el contrario jamás lo he avergonzado, que haría si nunca encuentra al hombre que nazca bajo el signo de escorpio.

—Entonces si no llego a vivir lo suficiente, seria tu misión seguir esperando para entrenarlo. Después de todo el entrenamiento seria simbólico, pues la esencia de mis técnicas se encuentra en mi armadura —le respondió Dastan serenamente.

—No obstante he escuchado que hay ciertas cloth que no se les puede extraer su conocimiento, por eso si no hay un maestro que haya heredado las técnicas de la constelación, su herencia se perdería —musitó Eren.

—¡¿Cómo te enteraste de eso?!—exclamó Dastan cambiando su tono de serenidad—. ¡Hasta ahora solo los del triunvirato, sabíamos que existía esa anomalía entre las cloth!

—La primera armadura que se descubrió con esa particularidad fue la de Libra, cuando apareció un aspirante que al haber completado el entrenamiento general como un santo de oro, no fue capaz de despertar las técnicas de su constelación —revelaba Eren, manteniendo la cabeza baja.

—Ya veo te enteraste de la identidad de ese hombre enmascarado —musitó Dastan, volviendo a su postura tranquila, al expresar una sonrisa—. Fue cuando visitaste la isla Deet Queen no es así, cuando te ordene traer a salvo los minerales de esa isla.

—El carcelero de ese lugar, dice que sin un futuro, en el santuario le dieron ese penoso destino como un enmascarado para vigilar a los esclavos que trabajan en esa isla.

—Debes saber que la verdadera razón que el patriarca tuvo para dejarlo ahí, es una prueba —dijo Dastan—. Pues en realidad el patriarca conoce a alguien que fue un descendiente del primer Libra y ahora está exiliado.

—¿Qué?

—No entiendo si existe la posibilidad, por qué no se lo han dicho?

—Por la oscuridad que el sumo sacerdote vio en ese hombre, una crueldad enorme. Solo que aún no aflora, si soporta los siete años que se le han dado como guardián de esa isla, se le revelara la ubicación de ese santo exiliado para que pueda completar su entrenamiento, pero si regresa con la cara con la oscuridad a punto de emerger, nos daremos cuenta por su cosmo. Pues esa isla pone a prueba tus más oscuros fantasmas.

 

Eren guardo silencio al no poder seguir fundamentando su postura, pues su maestro era alguien que tenía una razón para todo, pero en lo más profundo de su corazón. Sentía que igual como a ese santo que se había vuelto un carcelero a él lo estaban frenando en su destino. Cuando se retiro sintió que esa conversación lo hizo desilusionarse de su maestro Dastan, y en el siguiente viaje a la isla para asegurar que los minerales llegasen a salvo una vez más, en esa ocasión, no regresó. Fue la escena que se le venía a la mente ahora que estaba frente a Enoc de Libra, pues en el fondo sabia que esa armadura no le pertenecía y su cosmo esta vez empezaba a aflorar con mas ira y rabia que nunca, pues a los santos que se les había dado un ascenso sin tantas peripecias como al joven Enoc, le hacía hervir la sangre de impotencia. No se explicaba que razones podía haber para que él siendo alguien con un talento más natural se le fue negado tal título de  ser uno de los doce caballeros de élite.

 

“Parece que Longinus de Homados, fracasó en Rozan al no poder regresar con el tesoro y asesinarte, será que tipos como él y Azazel que estábamos destinados a ser poderosos santos dorados, en realidad nuestro camino representaba un peligro para el santuario, por eso nos desterraron cuando intentamos robar las armaduras doradas”

 

 

 

Fue lo que se decía así mismo en su interior, Eren ahora que se había revelado con su verdadero nombre. Permaneció frustrado por su mirada,  mientras que los demás pensaban que la pérdida de su arma le había afectado, pero en realidad estaba furioso por otros motivos.

 

—Te has quedado callado, que pasa —le dijo Dante—. Ahora comenzara la última pelea.

—Tú ya me habías identificado no es verdad, caballero de cáncer. No pareces muy sorprendido —dijo Eren sonriendo.

A lo que Enoc y Gabriel escucharon atónitos las palabras de su oponente. Si era verdad lo que había dicho el daimon, por qué Dante se había quedado sin decir nada.

—Lo supe cuando usaste los fuegos del inframundo, después de todo sabia que solo el santo de Orión había adoptado un estilo similar al mío, pero debes saber que incluso este estilo tiene sus límites, pues no te has atrevido a utilizar el máximo poder de las flamas oscuras —razonaba Dante.

—Cierto, no lo he hecho. Pero aquí si lo haré.

 

¡¡Ignis Fatuus Saltare!!

“Danza del Fuego Fatuo”

 

Usando su cosmos, Eren crea llamaradas de fuego con una temperatura extrema a su alrededor, las cuales pueden ser controladas por el daimon, las llamas salen disparadas por Eren al abrir su mano hacia adelante indicando la posición donde se encuentra su oponente o hacia donde el usuario dirija las llamas de un color purpura azulado.

 

—Te ensañare el verdadero poder de las llamas infernales…

 

¡¡Sekishiki Kisōen!!

“Llamas azules demoníacas

 

Dante reúne en la palma de sus manos diminutos orbes ardientes azul marino, provenientes del Yomotsu Hirsaka. Los cuales al alzarlos sobre su cabeza con ambas manos, alcanzan un calor tan inflamado que se convierten en una antorcha incandescente, la cual arroja para impactar contra las flamas de Eren.

La colisión de ambas técnicas inflamables, producen un estruendo terrible que manda a volar a Enoc y Gabriel, estallando en una poderosa onda de fuego azul que incendia los alrededores.

 

—Si continúan así, quemaran todo el bosque —decía Enoc preocupado.

—¡Maestro! —gritó Gabriel al ver que no se movía de su choque de llamaradas.

—¡Atrás! —exclamó Enoc, poniéndose delante del santo de bronce, mientras sus dos escudos se separaron de él.

 

¡Rolling Fortress!

“Fortaleza Rodante”

 

Enoc manipuló sus dos escudos en el aire, haciéndolos girar por los alrededores de él y Gabriel, creando una barrera protectora, proveniente de las corrientes que generaban las rotaciones.

 

—Pensé que no tenías técnicas —dijo Gabriel.

—Mi ancestro me permitió heredar algunas habilidades, aunque me sello las más poderosas e indebidas —agregó Enoc sonriendo.

 

Gabriel no entendió tal comentario, pero en ese momento le preocupaba más su maestro, que tanto resistiría o incluso ellos, pues la cortina de fuego que los arrasó, se estaba terminando.

Una vez pasado el clímax del estruendo, Enoc disipo su barrera e intentaron llamar a Dante, pero en medio de una gran nube de polvo de cenizas, mientras todavía había llamas en los alrededores. Era imposible divisar alguna pista de su ubicación.

 

—Es mi turno, al menos intentare despejar esta molesta nube de cenizas, con mí técnica especial…

 

¡Aqua Glare!

 “Fulgor Acuático”

 

Gabriel creo unas dos fosforescentes burbujas azuladas, las cuales hizo explotar como dos torrentes submarinos, que despejaron el camino como dos tornados aspiradores de la gran humeada que quedo. Cuando terminó, vieron que Dante estaba en el mismo lugar, sin siquiera haberse movido, solo que el impacto le había hecho volar el casco y el hombro izquierdo había desaparecido, con algunas grietas por el pectoral y los brazales, tenía las puntas de sus agudas púas destrozadas. Por otro lado, Eren estaba humeando desde su cuerpo, teniendo la armadura Makhai intacta, pero se podía ver pequeños residuos flotando en el aire, desprendiéndose de su cuerpo.

 

—Usaste el  máximo calor de fusión que puede alcanzar el fuego fatuo, pero creo que no esperabas que mi cloth dorada resistiera más que tu Makhai, después de todo el fuego azul se especializa mas en destruir los cuerpos intangibles, como las armaduras demoniacas —explicitó el caballero de cáncer.

—Tan solo fue un instante el que cedí, pero fue suficiente para que el calor extremo se filtrara en la perforación que me había dejado el caballero de Leo en mi armadura —dijo Eren sonriendo, mientras todo su cuerpo se empezó a convertir en cenizas lentamente.

—Pero cuál fue la temperatura que alcanzaron para calcinarlo de esa forma —cuestionó Enoc asombrado con el resultado.

—El calor absoluto, la temperatura del sol —musitó Dante sin voltearse.

En ese instante dos cuerpos aparecieron desde el suelo, regresando Miguel y Baihu, totalmente debilitados e inconscientes, con algunas quemaduras terribles por el cuerpo, pero lo más importante era que aún vivían.

—¡Hermano! —gritó Gabriel al alegrarse junto con Enoc, corrieron a verlos.

—Debió haber utilizado el cosmo asesino, así su armadura hubiera soportado esa temperatura y te habría superado, caballero de Cáncer—dijo una voz desconocida—. ¡Estoy complacido de encontrarlos con vida!

—Demonios cómo es que salen de nada estos tipos —vociferó Enoc, mirando los alrededores.

—Ya veo se transportaban igual que yo desde el yomotsu, solo que ellos vienen de un mundo diferente, lo más raro es que ahora él que viene es un caballero exiliado —comentó al ver al recién llegado.

 

Cuando Gabriel vio una silueta aparecer desde la maleza, divisó la sombra de un hombre. Era un guerrero alado de alas y ropaje anaranjado, de cabellos pelirrojos, mostrando un aspecto como de sonámbulo al aparecer de pie con los ojos cerrados.

 

—¿Qué dices? Si eres un santo exiliado como Baihu, entonces eres un amigo no? —se preguntó Gabriel.

—¡Finalmente los tres tesoros están reunidos frente a mí! —exclamó el santo pelirrojo—. Solo me resta extraerlos con mis propias manos de sus cuerpos, aunque tenga que perforarles el corazón. Las tres reliquias serán para mi, Amón del Fénix.

FIN.

 

Esperando ansiosamente cualquier duda o critica que tengais, nos vemos en dos sem mas como max...


Editado por ALFREDO, 14 septiembre 2015 - 10:09 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#111 Killcrom

Killcrom

    Paso a paso

  • 1,805 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion

Publicado 15 agosto 2015 - 18:47

Me he tirado mis meses de ausencia, pero he vuelto, Alfredo. Precisamente contigo es con quien me sentía más intranquilo. Me has estado apoyando y no he venido por tu historia desde hace bastante tiempo. 

 

Sigo con la lectura del capítulo 8. Y me alegro de tener buena memoria, porque recuerdo los eventos anteriores casi por completo. 

 

Empezaré hablándote de lo argumental. Sobre las dos primeras partes del capítulo, elaboraste una buena batalla, trajiste un concepto muy interesante como es el cosmos que potencia a Longinus, y mantuviste el equilibrio en la batalla, haciendo que fuera más difícil de predecir. Eso es un logro. 

 

Sin embargo... echo de menos el dinamismo. Que no sea solo técnica contra técnica. Que haya movimiento de los personajes. Patadas, puñetazos, etc...

 

La tercera parte, donde aparece el papa hablando a los otros santos dorados y mandándolos a por los tesoros imperiales... bueno, ya desde el principio no me gustó el Patriarca. Me olía raro. Parece estar conspirando, pero no sé si sus planes son en realidad buenos o malos. Hay una laguna ahí que todavía no nos has resuelto. Tan solo espero que sí que haya un motivo tras esto; no quisiera ver otro papa traidor. No es una queja, es que... ¡dioses, qué mala puntería tienen para elegir un líder! ¡Jajaja!

 

Me gustaría saber qué se tiene entre manos, y si ese Virgo (porque asumo que es Virgo el santo que aparece al final del capítulo) es una persona justa o corrupta. Tampoco ayuda ver que hay planes para que Atenea luche. No logro saber si el papa será no-tan-malo o no-tan-bueno.

 

En este sentido, ha sido un buen capítulo. Lucha y trama, un poco de ambas cosas. Y al menos Longinus mostró algo más, porque ya te comenté que había sido despachado demasiado rápido.

 

A nivel gramatical... me temo que tengo que darte muchos golpes de remo. Algunos son tonterías, pero otros son de juzgado de guardia, amigo.  :doh: ¡Has hecho enfurecer a Killcrom!  :doh: ¿Cómo es posible que teniendo uno de los fics mejor organizados y más trabajados cometas tales errores? Bueno, no pasa nada. Nadie nace sabiendo, dicen. Si puedo ayudar a que no los cometas más, pues mejor. 

 

Lo más grave que he visto es un "baya" del verbo "ir". DEBES ponerlo con "v". Si no lo haces, un gatito morirá. ¿No te dan pena? En serio, ese es un error grave. Procura tener cuidado. 

 

Luego, otras cosas menos importantes pero en las que ya reincides es que se te olvidan muchas tildes. La lectura se puede seguir, pero conviene que las pongas todas. 

 

Cuando dices "melena liza", deberías escribir "lisa". Hay que tener cuidado con los fonemas. En España los diferenciamos -quizá lo único bueno de ser de aquí-. Pero allá no. Y por eso debes tener doble cuidado con las "s" y las "c" y "z". Son muy traicioneras. 

 

En otras ocasiones, utilizas palabras que no corresponden. Cuando dices "has consumado tu cosmos" interpreto que querías decir "has consumido". 

 

Tienes también un "máximo" que debería ser "maximizó". 

 

Tampoco quiero marcarte todos y cada uno de los dedazos que he visto. Eso no sería un comentario, sería una molestia. Y no quiero molestar. Pero si me permites, sí que me gustaría hacerte una recomendación. 

 

En algunos párrafos, utilizas palabras que no encajan bien en lo que pretendes expresar. Un ejemplo lo encuentro aquí: 

 

"pero tal improvisada defensa no fue tan efectiva ya que llego en el clímax de la ejecución imperial."

 

Lo que has escrito no es incorrecto, pero yo siempre suelo recomendar sencillez, facilidad para que el lector comprenda qué quieres decir (y sé que precisamente yo cometo ese error). Cuando necesites usar sinónimos para no repetir palabras, trata de aclarar qué connotación encaja mejor.

 

La connotación de los sinónimos es un problema muy serio al que deben enfrentarse los escritores, ya que la riqueza de nuestro idioma es tal que de una palabra a otra puede haber un matiz mínimo y marcar la diferencia. 

 

Otra recomendación... sí, ya van dos. Me estoy excediendo. Ten cuidado con los tiempos verbales. Mezclas párrafos con pasado, presente. Y algunas frases no concuerdan muy bien. Echa un vistazo a este párrafo y si te parece, intenta encontrar esos problemas que menciono: 

 

"Longinus extiende su brazo hacia arriba de forma recta, para que del brazo se liberen una gran cantidad de manos espectrales que vuelan alrededor del enemigo haciendo movimientos circulares, produciendo que este ataque se asemeje a un ciclón horizontal. Cuando se acercaron a el (a + el = al) cuerpo del marina, todas las manos convergieron en un solo punto y pasaron a través de su cuerpo. Golpeando el cuerpo directamente, pasando a través de su armadura como si no estuviera allí"

 

¡Ah! Cuando dices "no tengo porque explicarte", deberías separar y tildar "por qué". ¿El motivo? Utiliza "por qué" cuando puedas sustituirlo por "no tengo motivo por el cual explicarte". 

 

Poco más tengo que decirte. Ha sido un buen capítulo. Me alegra que sigas escribiendo. Avanza y continúa tu camino paso a paso. Llegarás a buen puerto.  :lol:


Editado por Killcrom, 15 agosto 2015 - 18:52 .

f4b1235c42d3e1e735fa062d9b8b9e0ao.jpg

d1626a3d216e9b4c7b4a02e4f6831eeao.jpg

(Parte 3 de 3)

Publicado: ?? de ? de 2018


#112 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 18 agosto 2015 - 17:31

Me he tirado mis meses de ausencia, pero he vuelto, Alfredo. Precisamente contigo es con quien me sentía más intranquilo. Me has estado apoyando y no he venido por tu historia desde hace bastante tiempo. 

 

Sigo con la lectura del capítulo 8. Y me alegro de tener buena memoria, porque recuerdo los eventos anteriores casi por completo. 

 

Empezaré hablándote de lo argumental. Sobre las dos primeras partes del capítulo, elaboraste una buena batalla, trajiste un concepto muy interesante como es el cosmos que potencia a Longinus, y mantuviste el equilibrio en la batalla, haciendo que fuera más difícil de predecir. Eso es un logro. 

 

Sin embargo... echo de menos el dinamismo. Que no sea solo técnica contra técnica. Que haya movimiento de los personajes. Patadas, puñetazos, etc...

 

La tercera parte, donde aparece el papa hablando a los otros santos dorados y mandándolos a por los tesoros imperiales... bueno, ya desde el principio no me gustó el Patriarca. Me olía raro. Parece estar conspirando, pero no sé si sus planes son en realidad buenos o malos. Hay una laguna ahí que todavía no nos has resuelto. Tan solo espero que sí que haya un motivo tras esto; no quisiera ver otro papa traidor. No es una queja, es que... ¡dioses, qué mala puntería tienen para elegir un líder! ¡Jajaja!

 

Me gustaría saber qué se tiene entre manos, y si ese Virgo (porque asumo que es Virgo el santo que aparece al final del capítulo) es una persona justa o corrupta. Tampoco ayuda ver que hay planes para que Atenea luche. No logro saber si el papa será no-tan-malo o no-tan-bueno.

 

En este sentido, ha sido un buen capítulo. Lucha y trama, un poco de ambas cosas. Y al menos Longinus mostró algo más, porque ya te comenté que había sido despachado demasiado rápido.

 

A nivel gramatical... me temo que tengo que darte muchos golpes de remo. Algunos son tonterías, pero otros son de juzgado de guardia, amigo.  :doh: ¡Has hecho enfurecer a Killcrom!  :doh: ¿Cómo es posible que teniendo uno de los fics mejor organizados y más trabajados cometas tales errores? Bueno, no pasa nada. Nadie nace sabiendo, dicen. Si puedo ayudar a que no los cometas más, pues mejor. 

 

Lo más grave que he visto es un "baya" del verbo "ir". DEBES ponerlo con "v". Si no lo haces, un gatito morirá. ¿No te dan pena? En serio, ese es un error grave. Procura tener cuidado. 

 

Luego, otras cosas menos importantes pero en las que ya reincides es que se te olvidan muchas tildes. La lectura se puede seguir, pero conviene que las pongas todas. 

 

Cuando dices "melena liza", deberías escribir "lisa". Hay que tener cuidado con los fonemas. En España los diferenciamos -quizá lo único bueno de ser de aquí-. Pero allá no. Y por eso debes tener doble cuidado con las "s" y las "c" y "z". Son muy traicioneras. 

 

En otras ocasiones, utilizas palabras que no corresponden. Cuando dices "has consumado tu cosmos" interpreto que querías decir "has consumido". 

 

Tienes también un "máximo" que debería ser "maximizó". 

 

Tampoco quiero marcarte todos y cada uno de los dedazos que he visto. Eso no sería un comentario, sería una molestia. Y no quiero molestar. Pero si me permites, sí que me gustaría hacerte una recomendación. 

 

En algunos párrafos, utilizas palabras que no encajan bien en lo que pretendes expresar. Un ejemplo lo encuentro aquí: 

 

"pero tal improvisada defensa no fue tan efectiva ya que llego en el clímax de la ejecución imperial."

 

Lo que has escrito no es incorrecto, pero yo siempre suelo recomendar sencillez, facilidad para que el lector comprenda qué quieres decir (y sé que precisamente yo cometo ese error). Cuando necesites usar sinónimos para no repetir palabras, trata de aclarar qué connotación encaja mejor.

 

La connotación de los sinónimos es un problema muy serio al que deben enfrentarse los escritores, ya que la riqueza de nuestro idioma es tal que de una palabra a otra puede haber un matiz mínimo y marcar la diferencia. 

 

Otra recomendación... sí, ya van dos. Me estoy excediendo. Ten cuidado con los tiempos verbales. Mezclas párrafos con pasado, presente. Y algunas frases no concuerdan muy bien. Echa un vistazo a este párrafo y si te parece, intenta encontrar esos problemas que menciono: 

 

"Longinus extiende su brazo hacia arriba de forma recta, para que del brazo se liberen una gran cantidad de manos espectrales que vuelan alrededor del enemigo haciendo movimientos circulares, produciendo que este ataque se asemeje a un ciclón horizontal. Cuando se acercaron a el (a + el = al) cuerpo del marina, todas las manos convergieron en un solo punto y pasaron a través de su cuerpo. Golpeando el cuerpo directamente, pasando a través de su armadura como si no estuviera allí"

 

¡Ah! Cuando dices "no tengo porque explicarte", deberías separar y tildar "por qué". ¿El motivo? Utiliza "por qué" cuando puedas sustituirlo por "no tengo motivo por el cual explicarte". 

 

Poco más tengo que decirte. Ha sido un buen capítulo. Me alegra que sigas escribiendo. Avanza y continúa tu camino paso a paso. Llegarás a buen puerto.  :lol:

Hola Kilcrom, ha pasado mucho tiempo desde q no te veia por acá, que bueno q has podido visitarme, ahorita paso a responderte vuestro post.

 

Que bueno q te haya gustado el concepto del cosmo asesino, es algo q planeo seguir explotando, por otro lado quizas sentiste este cap.. como tecnica, tras tecnica, quizas asi sea, pues si recuerdas bien en el anterior habia mucho dinamismo, pues eran dos peleas 3 vs 1. 

 

En cuanto al patriarca, la verdad casi ningún personaje de mi fic es ni muy bueno ni muy malo, sino mas humanizados jeje. Y creo q a simple vista lo q da a pensar a primera impresión con el papa es q es traidor por su aptitud, pero todavía ni siquiera lo has visto en su día a día, donde es mucho peor, pero te puedo asegurar q no es traidor aunque por su aptitud lo parezca, de hecho en los caps actuales estoy muy cerca de revelar su identidad y sabrán porque es así, pero no esta conspirando contra Athena.

 

Con virgo lamentablemente era solo una presentación, pues tendrás q leer muchos caps para saber de él, ahorita recién estoy escribiendo sobre rafael, pero la verdad en los caps q tengo publicados mas adelante, se muestran flash donde participan tanto el papa como rafael de virgo q es su discipulo mas cercano, actualmente. Porqué antes el papa tenia otro preferido, ups spoiler XD

 

Con longinus quizas fue lo ultimo q viste con él, pues ahorita estoy justamente pensándolo si lo hago regresar o acorto su participación, pues como q estoy en una etapa de resumen del fic, donde lo estoy debatiendo en acortar la historia.

 

En cuanto a lo gramatical, me alaga q consideres q digas q tengo uno de los fic mejores organizados, pues quizás en lo estructural sea bueno, pero con la ortografía es algo q siempre me costara XD, por eso trato de leer todo lo q pueda.

 

Es una lastima q se me hayan pasado esos tildes y la confusión con la v o b del berbo ir, pero creo q mas adelante se nota la diferencia pues ya después me puse a estudiar un poco eso juju, ojala lo sientas cuando avances un par de capítulos mas.

 

Me hubiese gustado q me señales al menos las mas graves, pues no recuerdo esas fraces XD, seran porque son muy triviales, en el fic. pero voy a reeleer el cap 8.

 

En el párrafo, tienes razón, ahí no tuvo q haber ido esa palabra q me juega en contra en los tiempos, tratare de ser mas cuidadoso. En cuanto al porque creo q yo lo estaba escribiendo como respuesta por eso no lo separe, no crei q se podría interpretar esa frase como pregunta, intentare reemplazar esas palabras por otras como dices, para q no asimilen mal.

 

Bueno ojala puedas avanzar mas, pues tú opinión de los caps de mas adelante me interesan bastante. Nos vemos..

 

 

PD: Haciendo un comunicado creo q debi haber publicado ya, pues se me fueron las dos sem q habia dado como tiempo prom, no pasa nada es solo q la ultima parte de esta tanda esta divida en dos, esta semana publicare la primera y la otra en la sig.


Editado por ALFREDO, 18 agosto 2015 - 19:40 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#113 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,383 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 19 agosto 2015 - 09:20

capitulo 20:

 

me agrado el combate del cangrejo,especialmente por el uso de armas

 

y luego se quejan cuando aparecen traidores en el santuario,XDD,pobre caballero plateado

 

 

 

No podía faltar el fenix haciendo su entrada casi al final Jajaja

 


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

B AZ  Fic terminado

 

Multiverso Zodiacal: Fic terminado

 

 


#114 Killcrom

Killcrom

    Paso a paso

  • 1,805 mensajes
Pais:
Espana
Sexo:
Masculino
Signo:
Escorpion

Publicado 20 agosto 2015 - 03:25

Hola Kilcrom, ha pasado mucho tiempo desde q no te veia por acá, que bueno q has podido visitarme, ahorita paso a responderte vuestro post.

 

Que bueno q te haya gustado el concepto del cosmo asesino, es algo q planeo seguir explotando, por otro lado quizas sentiste este cap.. como tecnica, tras tecnica, quizas asi sea, pues si recuerdas bien en el anterior habia mucho dinamismo, pues eran dos peleas 3 vs 1. 

 

En cuanto al patriarca, la verdad casi ningún personaje de mi fic es ni muy bueno ni muy malo, sino mas humanizados jeje. Y creo q a simple vista lo q da a pensar a primera impresión con el papa es q es traidor por su aptitud, pero todavía ni siquiera lo has visto en su día a día, donde es mucho peor, pero te puedo asegurar q no es traidor aunque por su aptitud lo parezca, de hecho en los caps actuales estoy muy cerca de revelar su identidad y sabrán porque es así, pero no esta conspirando contra Athena.

 

Con virgo lamentablemente era solo una presentación, pues tendrás q leer muchos caps para saber de él, ahorita recién estoy escribiendo sobre rafael, pero la verdad en los caps q tengo publicados mas adelante, se muestran flash donde participan tanto el papa como rafael de virgo q es su discipulo mas cercano, actualmente. Porqué antes el papa tenia otro preferido, ups spoiler XD

 

Con longinus quizas fue lo ultimo q viste con él, pues ahorita estoy justamente pensándolo si lo hago regresar o acorto su participación, pues como q estoy en una etapa de resumen del fic, donde lo estoy debatiendo en acortar la historia.

 

En cuanto a lo gramatical, me alaga q consideres q digas q tengo uno de los fic mejores organizados, pues quizás en lo estructural sea bueno, pero con la ortografía es algo q siempre me costara XD, por eso trato de leer todo lo q pueda.

 

Es una lastima q se me hayan pasado esos tildes y la confusión con la v o b del berbo ir, pero creo q mas adelante se nota la diferencia pues ya después me puse a estudiar un poco eso juju, ojala lo sientas cuando avances un par de capítulos mas.

 

Me hubiese gustado q me señales al menos las mas graves, pues no recuerdo esas fraces XD, seran porque son muy triviales, en el fic. pero voy a reeleer el cap 8.

 

En el párrafo, tienes razón, ahí no tuvo q haber ido esa palabra q me juega en contra en los tiempos, tratare de ser mas cuidadoso. En cuanto al porque creo q yo lo estaba escribiendo como respuesta por eso no lo separe, no crei q se podría interpretar esa frase como pregunta, intentare reemplazar esas palabras por otras como dices, para q no asimilen mal.

 

Bueno ojala puedas avanzar mas, pues tú opinión de los caps de mas adelante me interesan bastante. Nos vemos..

 

 

PD: Haciendo un comunicado creo q debi haber publicado ya, pues se me fueron las dos sem q habia dado como tiempo prom, no pasa nada es solo q la ultima parte de esta tanda esta divida en dos, esta semana publicare la primera y la otra en la sig.

 

Pues has tenido suerte. Al ser tu capítulo el último que leí en esta tanda de comentarios, todavía lo tengo en mi archivo de Word genérico con los comentarios señalados. Generalmente copio y pego ahí los capítulos y añado notas en los márgenes que luego transformo en los reviews tan largos y aburridos que doy. 

 

No voy a decirte que haya señalado el 100% de lo que se pueda sacar del capítulo, pero sí lo suficiente como para que puedas corregir lo más grave. 

 

Te mando por PM un enlace a Mega donde encontrarás el documento. Está en formato .doc.

 

Abracitos.


f4b1235c42d3e1e735fa062d9b8b9e0ao.jpg

d1626a3d216e9b4c7b4a02e4f6831eeao.jpg

(Parte 3 de 3)

Publicado: ?? de ? de 2018


#115 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 25 agosto 2015 - 09:52

capitulo 20:

 

me agrado el combate del cangrejo,especialmente por el uso de armas

 

y luego se quejan cuando aparecen traidores en el santuario,XDD,pobre caballero plateado

 

 

 

No podía faltar el fenix haciendo su entrada casi al final Jajaja

Gracias t-800, se hace lo q se puede. La verdad los mas prodigiosos aqui como ese personaje son los mas desdichados, por eso no le faltan enemigos al santuario juju.

 

 

 

Pues has tenido suerte. Al ser tu capítulo el último que leí en esta tanda de comentarios, todavía lo tengo en mi archivo de Word genérico con los comentarios señalados. Generalmente copio y pego ahí los capítulos y añado notas en los márgenes que luego transformo en los reviews tan largos y aburridos que doy. 

 

No voy a decirte que haya señalado el 100% de lo que se pueda sacar del capítulo, pero sí lo suficiente como para que puedas corregir lo más grave. 

 

Te mando por PM un enlace a Mega donde encontrarás el documento. Está en formato .doc.

 

Abracitos.

Anotado. Aunque espero q con el tiempo se vayan acortando en la parte gramatical para q se sienta el avance.

 

Bueno dejando los comentarios respondidos, he tenido una gran crisis con el capitulo final del tercer arco q tenia pensado dividirlo en dos, pero viendo q cambie algunas cosillas quedó muy distinto por eso, creo q lo mejor es hacerlo dos capítulos independientes así, q antes de q termine esta semana espero publicar el nuevo chapter.

 

 

saludos...


Editado por ALFREDO, 25 agosto 2015 - 09:56 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#116 Vulcanus no Kentha

Vulcanus no Kentha

    Miembro de honor

  • 388 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Tauro
Desde:
Copiapó, Chile

Publicado 29 agosto 2015 - 20:11

14: Fue un muy buen capítulo, Alfredo te felicito. La primera parte tuve que leerla más lentamente para no perderme, pero creo que sirvió mucho para adentrarnos en el ambiente del santuario. Es una pena lo que pasa de no entender que todos los guerreros tienen funciones específicas y que son igual de valiosos. En Saint Seiya pasa algo similar al principio, a pesar de que se supone que son una orden secreta que lucha a favor de la justicia, se ven muchos miembros de esta que parecen más malignos que otra cosa… es como para pensar en qué es lo que se está haciendo mal.

 

Las habilidades del caballero de Altar me parecieron muy originales, dignas de un plateado, en verdad hubiera sido decepcionante que las sombras del fénix le dieran una gran paliza sin mayor esfuerzo xD

 

La segunda parte me gustó mucho más, el tema de los sacrificios da para que cada lector piense lo que quiera. Justo cuando iba leyendo pensaba en que en caso de ser así en la vida real, siempre quedarían ciertos residuos de los ejecutados dentro de la persona encargada de esas ceremonias xD y fue muy entretenido ver que lo incluyeras, algunas líneas más adelante. Debo confesar que me pilló por sorpresa el hecho de que la espada lo defendiera, yo pensé que cedería ante la tentación y adquiriría poder de la maldad de los difuntos. 

 

Lo que sí considero que deberías trabajar más en la descripción de los escenarios, ya que si bien dices los nombres y uno puede hacerse alguna idea, me pasó mucho que me perdía tratando de imaginar el ambiente de los conflictos.

 

Con lo que he leído más adelante me surge la duda de que si el fénix es malvado o no xd siento que hay algo raro con ese personaje, espero tener razón y que salgan varias sorpresas de por ahí. La reaparición de los dorados también fue inesperado, debo decir que me gustó más la de Acuario, consideré que fue más original. Me pregunto que pasará con Alphonse y cual fue el motivo por el que Amon lo sacó del hielo.

 

Mientras conversaban, por un momento pensé que los dorados se unirían a Amon, ya que sonaba muy convincente, quizás si el caballero de Aries no hubiera estado ahí… podría haber pasado algo diferente xD

 

Los recuerdos que tuvo fueron muy tristes, no me quedó claro si la muchacha en cuestión murió o no, lo que si creo saber es que el fénix piensa que está muerta. Sería entretenido ver la armadura de andromeda en un estado divino luchando por parte del antagonista con su espada flamígera. Creo que se vienen encuentros más definitivos cada vez más cerca. Aun hay muchas intrigas por descubrir,  y ahora con el tema de los cuervos hay una más xD no sé si te has sacado esa idea de otro lugar, pero me ha parecido excelente :D

 

Lo que sí fue un error bastante notorio (a menos que sea intencional y no me haya percatado xD) es que repetiste un parrafo completo dentro de los recuerdos del fenix, para que le eches un vistazo!

 

Por ahora sólo alcancé a leer ese capítulo, espero poder volver a leer esta historia pronto, me gustaría mucho ponerme al día. Un abrazo amigo! 


                                           if0ldt.png
                                 FanFiction: El Mito del ALCAESTO                                                                                2hs45cj.jpg35mnl0i.png

                               FanFiction: Zephar, Señor de los Infiernos


#117 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 30 agosto 2015 - 12:32

14: Fue un muy buen capítulo, Alfredo te felicito. La primera parte tuve que leerla más lentamente para no perderme, pero creo que sirvió mucho para adentrarnos en el ambiente del santuario. Es una pena lo que pasa de no entender que todos los guerreros tienen funciones específicas y que son igual de valiosos. En Saint Seiya pasa algo similar al principio, a pesar de que se supone que son una orden secreta que lucha a favor de la justicia, se ven muchos miembros de esta que parecen más malignos que otra cosa… es como para pensar en qué es lo que se está haciendo mal.

 

Las habilidades del caballero de Altar me parecieron muy originales, dignas de un plateado, en verdad hubiera sido decepcionante que las sombras del fénix le dieran una gran paliza sin mayor esfuerzo xD

 

La segunda parte me gustó mucho más, el tema de los sacrificios da para que cada lector piense lo que quiera. Justo cuando iba leyendo pensaba en que en caso de ser así en la vida real, siempre quedarían ciertos residuos de los ejecutados dentro de la persona encargada de esas ceremonias xD y fue muy entretenido ver que lo incluyeras, algunas líneas más adelante. Debo confesar que me pilló por sorpresa el hecho de que la espada lo defendiera, yo pensé que cedería ante la tentación y adquiriría poder de la maldad de los difuntos. 

 

Lo que sí considero que deberías trabajar más en la descripción de los escenarios, ya que si bien dices los nombres y uno puede hacerse alguna idea, me pasó mucho que me perdía tratando de imaginar el ambiente de los conflictos.

 

Con lo que he leído más adelante me surge la duda de que si el fénix es malvado o no xd siento que hay algo raro con ese personaje, espero tener razón y que salgan varias sorpresas de por ahí. La reaparición de los dorados también fue inesperado, debo decir que me gustó más la de Acuario, consideré que fue más original. Me pregunto que pasará con Alphonse y cual fue el motivo por el que Amon lo sacó del hielo.

 

Mientras conversaban, por un momento pensé que los dorados se unirían a Amon, ya que sonaba muy convincente, quizás si el caballero de Aries no hubiera estado ahí… podría haber pasado algo diferente xD

 

Los recuerdos que tuvo fueron muy tristes, no me quedó claro si la muchacha en cuestión murió o no, lo que si creo saber es que el fénix piensa que está muerta. Sería entretenido ver la armadura de andromeda en un estado divino luchando por parte del antagonista con su espada flamígera. Creo que se vienen encuentros más definitivos cada vez más cerca. Aun hay muchas intrigas por descubrir,  y ahora con el tema de los cuervos hay una más xD no sé si te has sacado esa idea de otro lugar, pero me ha parecido excelente :D

 

Lo que sí fue un error bastante notorio (a menos que sea intencional y no me haya percatado xD) es que repetiste un parrafo completo dentro de los recuerdos del fenix, para que le eches un vistazo!

 

Por ahora sólo alcancé a leer ese capítulo, espero poder volver a leer esta historia pronto, me gustaría mucho ponerme al día. Un abrazo amigo! 

Hola Abysal, gusto verte por aquí de nuevo, ahora paso a responderte.

 

La verdad la discriminación que introduje hacia los santos escuderos, quizas esta inspirado en los santos de bronce ya q siempre los subestiman, pero quise crear un grupo todavía mas marginado, por eso decidí q en tiempos de antaño, la discriminación seria mucho peor.

 

Un agrado q te gusten las habilidades de Surt, siempre quise darles al santo de altar técnicas de traslado, pues su armadura en sí es como eso, un medio de comunicacion q trasladan las ofrendas a los dioses en el cielo XD.

 

Esa parte de los residuos la verdad fue un ultimo añadido q hice al capitulo, para darle mas protagonismo en la primera parte al santo de altar. De por si la escena es similar a la saint sho con elda de casiopea XD. Con la espada, pues es normal q se acoplara a Surt, pues es él, el nuevo guardian y el fénix su antecesor, solo q como sabe como manejarla, supo como quitarsela, lastima q no tuvo un antecesor como seiryu q supo encaminar a Enoc.

 

Con lo de la descripción de los escenarios es algo q trato en cada capitulo de seguir mejorando, ojala notes la evolución, lo malo es q se me hace el capitulo muy largo, aquí paso eso, pues trate de darle descripción a casi todo el entonrno y los sucesos q pasaban por eso al final lo hice en dos partes. No me agrada realmente dividir un capitulo, pero es algo con loq estoy batallando, describir lo minimo y q sea entendible sin q se haga el capitulo muy largo, pero creo q es casi imposible porque siempre tendara a extenderse.

 

Amón es como un dictador similar a hitler, tenia tanta influencia q era capaz de persuadir a toda una nación. Por algo el fénix era un rey, tiene q tener ese nivel de persuación. Lo q si no es del todo malo, si te diste cuenta solo quiere q los fuertes sobrevivan, pero trata de q lo entiendan antes de someterlos. 

 

Con el recuerdo de Amón, esa era la finalidad dejar al lector con la duda de si perdio o no a la santia de andromeda XD, Quizas se vuelva a ver mas adelante q paso con ella, seguramente cuando salga el santo de escorpio en carne y hueso.

 

Lo de los cuervos, fue un simbolismo como es el avatar de dios de la guerra, quise darle ese toque q siempre es vigilado por los heraldos de ares, q creo q es evidente quienes son los cuervos.

 

En cuanto al texto, no se como diablos paso, si recuerdas hay veces q te menciono q me pasan esas cosas muy raras XD, reviso en el word y esta todo bien, pero cuando lo publico algo pasa, a veces he notado q se me cambia de cursiva a negrita un parrafo, pero q se repita otro, no habia pasado hasta ahora, lo revise y asi esta en el foro repetido, pero en word tenia otro texto q venia en esa parte. Ahora lo arregle, gracias por notarlo.

 

Gracias por pasar, ojala no te haya sido muy largo, pues es un capitulo de los mas kilometricos q he hecho, por eso lo dividi para no hacerlo tan pesado, nos vemos.


Editado por ALFREDO, 30 agosto 2015 - 12:38 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#118 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 05 septiembre 2015 - 17:29

Hola a los que siguen esta historia q la tengo algo votado, por diversas razones, esta no a sido me semana, me han pasado cosas malas XD, pero sigo adelante, he sufrido un bloqueo  espero no me dure tanto, así que por el momento dejo aquí las fichas de los personajes que han salido hasta ahora.
 
 

FICHA DE PERSONAJES

 

 

Bueno como estoy terminando de escribir el tercer arco, he decido hacer una especie de resumen de los personajes aparecidos hasta ahora. Describiendo sus datos básicos, para que se vayan familiarizando mejor.

 

SANTOS DE BRONCE

 

Spoiler

 

SANTOS DE PLATA

 

Spoiler

SANTOS DORADOS

 

Spoiler

 

MARINAS

Spoiler

DAIMONS

 

Spoiler

 


Editado por ALFREDO, 12 septiembre 2015 - 19:37 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes


#119 T-800

T-800

    Miembro de honor

  • 14,383 mensajes
Pais:
Peru
Sexo:
Masculino
Signo:
Cancer

Publicado 12 septiembre 2015 - 18:52

-muy buena idea lo de las fichas    :smile5:  

 

-Te sugiero que cambies el color de las letras para los SANTOS DORADOS para

que se logre ver mejor


manigoldo_by_bytalaris-d9kntob.png

 

B AZ  Fic terminado

 

Multiverso Zodiacal: Fic terminado

 

 


#120 ALFREDO

ALFREDO

    Miembro de honor

  • 2,385 mensajes
Pais:
Chile
Sexo:
Masculino
Signo:
Libra
Desde:
Iquique, Chile

Publicado 15 septiembre 2015 - 14:14

-muy buena idea lo de las fichas    :smile5:  

 

-Te sugiero que cambies el color de las letras para los SANTOS DORADOS para

que se logre ver mejor

Sugerido y hecho.

 

Bueno al fin pude salir de mi pequeño punto negro q tomo casi un mes, pero aqui continuo con el siguiente chapter...

 

Capítulo 21.- LA POSESIÓN INEVITABLE

 

La silueta del pelirrojo muviano era pavorosa, de su aura emanaba una siniestra cosmoenergía, pero con un semblante muy tranquilo. Pues en su rostro se podía notar una expresión relajada al estar parado con los ojos cerrados.

 

—¡Fénix!... ¡Ahora lo recuerdo, tú debes ser el discípulo que se separó de la sociedad del hombre! —exclamó Enoc al notar sus alas—. ¡Eres el traidor!.

 

Deducía el antiguo escriba al recordar su primera visita al templo Akashico al ver a las cuatro bestias sagradas que estaban retratadas en una antigua escultura, pero el caballero desterrado no le prestó atención.

 

—Puedo sentirlo, vosotros dos. Al igual que yo, tienen adentro un tesoro imperial, después de tanto tiempo, esta es la primera vez que se reúnen desde hace siglos —vociferó con ambición al sentir sus auras especiales.

—Debes ser el líder de los daimon —agregó Dante acercándose.

—Ellos son solo un instrumento de mi voluntad, sabría que no podrían derrotar a los guardianes, pero afortunadamente mi sucesor. Un tal Surt de Altar pudo retirar la espada flamígera del Cáucaso para terminar mi recuperación y empezar la cruzada que había dejado pendiente hace algunos años.

—Surt… Él es uno de los caballeros escuderos, así como yo cuando era el santo de escultor, no imaginaba que él se involucraría en esto.

—Entonces el patriarca no nos mandó para una misión de reconocimiento y ganar experiencia —mencionó Gabriel.

—Eso era una fachada, seguramente en Star-hill  lo profetizó y quiso reunir los tres tesoros para sí mismo, es por eso que jamás quise que me acompañaras. Sabía que había algo raro —fundamentaba Dante al analizar la situación cuando se puso en frente de su alumno—. Ahora que los tres están reunidos, lo que intentaba evitar está a un paso de suceder.

—¿Sabes lo que pasara si los tres tesoros se reúnen? —preguntó Amón sonriendo—. Muy bien, entonces hazte a un lado, debes saber que no tienes oportunidad con alguien que ha logrado dominar el poder de una reliquia.

—Permaneciendo en los cuerpos de cada uno estarán separados por lo menos, así que aún estoy a tiempo de evitar una desgracia. Si te asesino a ti, todo esto terminará.

—Sera en vano, ahora mi cosmos se ha vuelto más grande que cuando luche en el Cáucaso, incluso pude derrotar a dos santos dorados, el mismo obstáculo de nuevo, es como si me lanzaran una técnica vista.

—No soy como los demás, muy pronto te darás cuenta —Dante alzó su brazo, empuñando todo los dedos menos el dedo índice.

¡¡Sekishiki Meikai Ha!!

“Ondas infernales”

 

De su dedo liberó un torbellino fantasmagórico que envolvió el cuerpo del exiliado en un espiral, arrastrando su torso hasta los cielos donde se veía la constelación de cáncer esperando succionarlo al Yomotsu, pero su nuevo rival, aleteó sus alas y desapareció, para sorprenderlo por detrás y propinarle un golpe que alcanzó detener con su brazal, sacándole un par de astillas doradas dejándole el protector trizado, de alguna manera había esquivado las ondas infernales.

 

—Es mi turno de atacar…

¡Phoenix Genmaken!

“Puño de la Ilusión Demoniaca del Fénix”

 

Amón atacó con su brazo libre con un rayo que le atravesó el cerebro a Dante dejando una  pequeña luz brillante en su frente, quedándose quieto unos instantes mientras una escura realidad parecía engullirlo.

 

 

Para un pequeño Dante, llegar al santuario fue como llegar a conocer una obra de arte de toda una gran civilización al contemplar desde el templo del patriarca todo el legado arquitectónico de las doce casas. Cuando entró al gran recibidor acompañado por el santo de escorpio que lo trajo de un pueblo de oriente, conoció a dos hombres que estaban esperándolo, uno era el gran sacerdote, un anciano enmascarado de una túnica negra, sentado en un trono, mientras que otro era un gigante panzón, portando una armadura de unos grandes cuernos en su casco y en las puntas de sus codos y rodillas.

—Bienvenido seas, acércate sin temor que nos complace tú llegada —pronunció el sumo pontífice rompiendo el silencio.

—Pareces un despistado, nos dijeron que eras un hombre de un espíritu indomable —agregó el santo de Oro que estaba a la derecha.

—Cómo le dijeron de mí, si el señor Dastan ha estado todo el tiempo conmigo.

—Telepatía, alguna vez fue la lengua en común en todos los hombres —aclaró Dastan de Expropio con un tono muy suspicaz.

—Debes tener sed, por favor bebe algo de agua —lo invitó el sacerdote al señalarle un Copa de plata que le llegaba hasta la cintura—. Adelante, un viaje tan largo debió dejarte sin aliento.

 

Dante se acercó al recipiente plateado y quedo maravillado por la hermosa escultura en forma de cáliz, al poner sus manos en ella, levantó una porción en sus manos del líquido cristalino de la copa y lo consumió como si no hubiera bebido en mucho tiempo, pues el sabor del agua le pareció reconfortante. Para cuando terminó, vio como las ondas en el agua empezaron a visualizar una figura de un hombre similar a él, pero más fornido y maduro, portando una armadura de oro, de aspecto gótico y opacada, teniendo un diseño muy asimétrico, diferente a las cloth doradas que eran más equilibradas.

 

—¿Qué es lo que viste?

—¡Era yo! —exclamó Dante—. Pero un poco más mayor.

—Entonces por qué te sorprendes tanto, pareciera que te da miedo tú propio aspecto del futuro.

—¿Futuro?... No era eso, es que vestía una armadura que me asusto.

El triunvirato de caballeros quedó desconcertado con algo de preocupación al escuchar esas palabras de su recién llegado.

—Puedes ser un poco más específico, esa vestimenta que traías acaso tenía un signo característico que la pudieras reconocer —le preguntó con tino el sacerdote.

—Solo vi que parecía un fantasma con esa mirada tan oscura.

—Ya veo, entonces no hay duda de lo que serás en el futuro. Observa bien esto —el patriarca levantó su mano levemente, para descargar un rayo luminoso que atravesó su frente—. Olvidaras lo que viste y te convertirás en un caballero de Athena, para evitar que traiciones a la humanidad.

 

Dante cayó inconsciente al suelo, después de eso. El santo de escorpio se agacho para tomarlo, pero el corpulento caballero de Tauro lo detuvo.

 

—¡Espera, déjamelo a mí! —exclamó el gigante—. Tú tienes una misión y no puedes pasar mucho tiempo en el santuario, que es donde justo necesita estar, podrás buscar a otro discípulo algún día, pero esté necesita quedarse aquí.

—Entiendo, aun así crees que la voluntad de la armadura lo proteja para evitar ese destino que observó, quizás sería mejor que me lo llevara lo más lejos.

—Dastan, tu misión es vigilar el sello de Poseidón en el norte de Siberia —le recordó el papa—. Déjaselo a mi hermano, el podrá entrenarlo como se debe. Para utilizarlo a nuestro favor hasta que nos sea posible.

 

 

 

Las últimas palabras parecieron retumbar en el cerebro de Dante, quien permanecía estático y en silencio, después de haber sido afectado por el ataque mental de Amón, habría sido un espejismo o un recuerdo olvidado, lo que haya experimentado.

Mientras en el campo de batalla, para los presentes solo habían transcurrido unos instantes, pero para el cangrejo de Oro, fue un largo suceso. Su alumno de bronce, al percatarse que su maestro no se movía, fue el primero en arrojarse contra el Fénix, concentrando la humedad en sus manos, formó dos esferas azuladas para expulsar de ellas, dos chorros a presión burbujeantes contra el santo exiliado. Al impactarle, provocó una cortina de vapor que el joven de rubios cabellos pensó en aprovechar para huir, después de todo sabía que si su maestro y su hermano estaban derrotados, esa era su única opción. Cuando le dijo sus intenciones  a Enoc, volteó demasiado rápido al sentir que en un alarido iracundo, el caballero desterrado comenzó a evaporar en segundos la cortina gaseosa, gracias a su propio cosmos el cual emanaba como una extrema estrella de calor.

 

—¡Cuidado! —exclamó Enoc a su compañero quien le dio la espalda al oponente.

 

Al solo voltear de nuevo, fue muy tarde, pues sintió un gancho en el estómago que le dejó sin aire por dentro. El pelirrojo santo de ropaje naranja dejó que el pequeño cangrejo retrocediera de cuclillas hasta que recuperara el aliento, pero comenzó a toser bruscamente hasta detenerse y escupir algo sangre. Entonces el santo del fénix le acercó la punta de su espada al cuello para empezar irradiar una densa energía que pareció agitarle el cuerpo.

 

—Los tesoros pueden comunicarse como las armaduras, sientes esta resonancia. Crees qué podrás resistir a su llamado  —Amón continuó con el extraño exorcismo.

—No dejare que me lo arrebates… sé que debe permanecer dentro de mí  —respondió con dificultad tocándose el corazón.

 

Al sentir placer en causarle ese dolor en el cuerpo, el bronceado alado no vio venir un espadazo que alejó la hoja ondulada que torturaba el pequeño Gabriel, cayendo medio inconsciente después de esa extraña resonancia.

El fénix sonrió al ver que Enoc se interpuso, al alejarlo con la espada de libra.

 

—Yo seré tu oponente  —dijo con valentía al tomar una pose ofensiva de espadachín.

—Duelo de espadas… interesante desafío.

 

Él espadachín de bronce encendió su cosmo, el cual armonizó con su hoja ondulante, mientras que Enoc también acumuló sus fuerzas en su arma. Ambos se embistieron con sus espadas produciendo un sonoro golpe metálico que la misma colisión los hizo retroceder violentamente. Enoc no tuvo tiempo de recuperarse de ese aturdimiento, pues Amón lo volvió a sacudir con una serie de espadazos, los cuales rápidamente le hicieron ganar terreno, pues el santo de la balanza solo tuvo tiempo para defenderse de las terribles estocadas que descargaban afiladas ráfagas que dejaban rastros ígneos al centellar. Hasta que llego a un rincón rocoso del cual ya no pudo seguir evadiendo los ataques, el pelirrojo bronceado quiso darle un espadazo critico al incendiar su arma, moviéndose ágilmente le intentó insertar un corte ígneo que su rival amortiguó con su escudo, aunque no escapo del impacto que lo estrelló violentamente.

Quedando sentado contra la pared, el antiguo escriba se puso de pie con dificultad, al ver venir que Amón le cayó con un espadazo vertical. Alcanzó a frenarlo con su espada en horizontal muy de cerca de su rostro. Conteniéndolo con su espada con ambos brazos para no dejar caer sobre su cara la afilada hoja, intentaba zafarse, pero no podía viendo de cerca a su rival.

 

—No tienes gracia de saber usar la espada para ser el dueño de las armas de libra.

—Quizás tengas razón, pero conozco algunos secretos  —respondió al dalear su espada levemente para reflejar la parte lateral del filo de su arma, quedando atrapado las hojas en el entre corte de la forma de la espada.

 

Esté acto emitió una aguda vibración que lo expulsó varios metros, dejándole el cuerpo entumecido al fénix. Pues sintió un extraño desgarro que le hizo perder el balance.

 

—Nuestras espadas son del mismo estilo, son hojas flambergas. Cuando se combate con esta tipo de armas, se sienten vibraciones desagradables que pueden ser transmitidos en la espada del atacante. Estas vibraciones que causan, sirven para reducir el contacto con los demás, ya que la fricción se debe a cada ondulación de la hoja —explicaba Enoc poniéndose de pie.

 

Eso explicaba el  cambio del lado plano de la hoja por la forma ondula del arma para que impactaran y poder separarse. Después de esto, el desterrado decidió adoptar un cambio en su arma al incendiar la hoja con su cosmos.

Al volver impactar las hojas esta vez, el fénix se mofó al ver que la capa de fuego evitaba como un velo protector, la fricción de las hojas. Centellando rayos que rasgaban la tierra, entonces, en un gran giro, el pelirrojo muviano dio una gran estocada que arrastró al santo de libra al producir una ráfaga huracanada. Al reincorporarse Enoc notó una pequeña fisura en su espada, como vestigio de ese violento enfrentamiento.  

 

—Ahora te mostrare la esencia de la espada flamígera —bramó el alado santo al tomar el vuelo y dirigir un gran corte como una línea recta llameante que marcaba la tierra semejante a un rayo desgarrador de calor abismal.

 

El joven dorado envainó su arma para esquivar ese ataque, dando un gran salto, que evitó por poco, pues alcanzó por desgracia a desgarrarle el hombro que no tenía el escudo acoplado, perforándole violentamente la hombrera, haciéndole brotar una mancha de sangre.

Gabriel se le acercó para asistirle al verlo herido al despertarse, pero el fénix volvió redirigir la estocada llameante en línea recta. Reaccionando bruscamente, el santo de la balanza apartó del brazo al pequeño cangrejo, para deslizar frontalmente sus circulares escudos dorados frente a la línea ígnea, produciendo unos vientos cósmicos que levantaron un muro defensivo.

Enoc contuvo los escudos con todo su cosmos. No paraba de hacerlos girar para detener ese intenso calor, pero al estar tan cerca, esa energía de fusión era tan intensa que estaba lentamente desintegrando sus nudillos de Oro hasta resquebrajar sus brazales. Entonces el santo de la balanza se aferró más que nunca al concepto que le contó Drasiel de Sea Dragón, idea la cuál se había inspirado para formar su defensa como la mejor fortaleza de protección. Pero esto iba más allá de sus capacidades, su cuerpo estaba siendo sofocado con cada instante que transcurría. Mientras mantenía una posición erguida con los brazos extendidos y la cabeza gacha, un portal oscuro como el ébano, absorbió la brisa llameante, hasta que Amón se vio forzado a detenerse y evadir el portal que venía absorbiendo el ataque hasta llegar a él.

 

—Esa fue la tumba del silencio de mi maestro —Gabriel se levantó, para ver a su mentor caminar hacia ellos.

—¿Que sucedió? —cuestionó asombrado el pelirrojo bronceado.

—Solo la envié a la colina del Yomotsu, ahí no importa que tan ardiente o fría sea tu ataque. Ese abismo es eterno e indestructible. Debo reconocer que me hiciste retrasarme un poco, pero ahora estoy renovado.

—Peleemos juntos, es la única manera de derrotarlo —aconsejó libra.

—Tengo una mejor idea —Cuando lo tocó en la frente al joven dorado que estaba de cuclillas.

 

Envolviéndolo en un espiral purpura de rayos espectrales, desapareció el cuerpo de Enoc en unos segundos. ¿Acaso había asesinado a su compañero enviándolo al Yomotsu Hirasaka?. Pues su cosmos había desaparecido por completo en un parpadeo.

 

—¡No!

—Ahora no podrás reunir las reliquias, él se encuentra haciendo fila para llegar al otro mundo.

 

El Fénix frunció el ceño, entrando en un estado de furia, agitó sus alas para atacar directamente contra el caballero de cáncer, dando un espadazo llameante que Dante, evadió sin que lograra ver sus movimientos, pero no se detuvo a meditar su fallo y se acercó a él dando una serie de espadazos y puños con patadas mortíferas que rasgaban la tierra. Sin embargo no podía atinarle, la danza de ira se volvió inefectiva, pues Amón comprendió que mientras no lo tocara con la espada no lograría hacer que su cuerpo se moviera más lento con el efecto secundario de su hoja. Por algún motivo ningún ataque lograba alcanzarlo, entonces detuvo su embestida. Sin darse cuenta los cuerpos de Gabriel, Baihu y Miguel desaparecieron en un halo de luz.

 

—Apareces y desapareces en un tan solo un instante, como si fueras el mismo viento. Ya veo, que inocente de mi parte siendo un muviano —dijo al envainar su espada—. Te trasladas a la colina del Yomotsu y vuelves al mismo lugar, redoblando la velocidad de un santo de oro.

—Hace unos momentos usaste el mismo truco, teletransportandote en el espacio-tiempo para evadir mis ondas infernales, solo te respondí con tu misma táctica.

—Ese movimiento solo nos hace evadirnos, por lo que nunca llegaremos a tocarnos a menos que cambiamos de estrategia —agregó sonriendo con malicia al blandir su espada de forma frontal.

 

La hoja ondulada comenzó a fluctuar tornándose transparente y retrocediendo para fundirse en el pecho del fénix, quien cerró los ojos, expresando una respiración aguda. Pronunció un alarido ensordecedor cuando sintió que la espada se le introdujo por completo. Dejando a su oponente desconcertado, pero se empezó a preocupar cuando vio que el cuerpo del muviano, parecía iluminarse tan incandescente que lo encandiló, hasta que la misma armadura de bronce parecía arder, emitiendo llamas de un fulgor muy brillante, convirtiéndolo en una figura alada de llamas infernales que el mismo calor que emanaba se esparcía a distancias enormes comenzado a incendiar todo la zona sur del valle.

 

—Se ha convertido en un demonio de fuego, no pero este calor es…

 

No alcanzó a terminar cuando vio venir a su rival volando directamente hacia él, con un rastro ígneo que carbonizaba todo a su paso, volviendo el suelo grava. Dante pensó que lo mejor era evadirlo y así lo hizo, con su misma táctica anterior. Sin embargo esta vez, cuando regresó del Yomotsu en una fracción de un instante, sintió ser víctima de una brisa ardiente que lo alcanzó a rozar, con tan solo mero alcance fue capaz de calcinar parcialmente su brazal izquierdo con el que se cubrió al sentir un aire muy caliente a su alrededor.

 

—Aunque logré esquivarlo, el aire ardiente que emitió. Fue una temperatura suficiente para calcinar una armadura de oro, no es posible. Alcanzó el calor absoluto, pero se supone que ningún cuerpo humano podría resistir tamaña energía.

 

Razonaba Dante al recordar cómo es que hace un rato, solo alcanzó esa temperatura al chocar sus llamas contra las del daimon, Jack de Palioxis, generando una energía de fusión semejante a la temperatura del sol, entre los dos, pero el santo del fénix era ahora quien la estaba generando por sí mismo. De por sí, era imposible que una armadura dorada resistiera, ni menos una de bronce aunque esté resucitada con la sangre de un santo.

 

—Quizás para los santos, esto se haya esparcido como uno de los límites que no se pueden alcanzar, solo por qué nadie lo ha hecho antes, no significa que no hayan posibilidades —decía Amón al volver a su aspecto normal—. La espada me transmuta mi cuerpo, transformándome en un pura energía, un ser solo de fuego. Ya que es imposible que estando en un cuerpo material se produzca tal calor, entonces la espada se transforma en una fuente de energía pura al fusionarse conmigo.

—Ya veo, no hay manera de atacarte mientras estás en llamas, pero por un momento noté algo que me da una oportunidad —decía Dante al alzar el brazo reuniendo un cumulo de orbes diminutos—. No creas que el santuario no se preparó para esto, tomamos medidas en caso de que se presentara un individuo hostil fusionado con una reliquia.

 

El santo del fénix no le creyó, pues incendio sus extremidades de fuego incandescente. Tomando una posición área con la que se movilizó planeando por el aire tan rápido como un cometa, directo hacia el santo de cáncer. Quien por otro lado cerró los ojos para extender un circulo de mágico, con un símbolo violeta que se dibujó en el interior de la tierra.

 

—¡Exorcismo Imperial! —

 

El desterrado pelirrojo no se detuvo cuando entró al área del círculo sino que su cuerpo volvió a tomar una forma corpórea sin rastro del calor que emanaba con intensidad. Aunque llegó a insértale un gancho que le hizo escupir sangre a Dante. Sin embargo esté cayó arrodillado. De alguna manera cuando se introdujo dentro del talismán invocado por el santo de cáncer, su transformación se anuló.

 

—¿Qué? —se cuestionó Amón al retroceder—. La espada está levitando por encima de mí.

 

No hubo tiempo de reaccionar, pues Dante le devolvió un puñetazo ardiendo su nudillo como una llamarada de fuego azul y lo alejó de una patada extendida contra unos muros, para caerle con una serie de golpes llameantes que le resquebrajaron la armadura alada, dejando el cuerpo del fénix desangrándose. Tomándolo por el cuello, parecía haber dado vuelta la pelea, para verlo como le costaba respirar atragantándose con una hemorragia.

 

—Esté es el fin de tu existencia.

—Tal vez sea el fin de la tuya —musitó Amón, para pinchar su cerebro con su dedo índice—. Que tu psique desaparezca.

 

La espada en el cielo, mágicamente se desvaneció para aparecer clavada en el pecho del dorado, como si la hubiera trasladado con su propia mente hacia el pectoral que dejo ardiendo con una flama roja.

 

—Solo me limitaste del uso de la espada en mi cuerpo que me da mis grandes facultades casi divinas, pero no puedes anular la esencia de la hoja imperial.

 

Tomándola por la empuñadura de la espada, tomó su arma para envainarla. Causándole un daño irreversible, pues el tajo que le ocasionó, quedó como una silueta rojiza alrededor de su pecho, con la que fue torturándolo poco a poco al caer al suelo y gritar enloquecido. Aunque no había rastro de sangre, ni la armadura estaba perforada. Solo una pequeña llamarada ardiendo.

 

—La hoja invisible de mi espada te consumirá hasta nutrir tu aura de la esencia del cosmos asesino, la cual te hará olvidar todo tu razonamiento —se decía para sí mismos, pues su oponente no podía oírlo debido a su estado.

 

En una explosión de esa llamarada que lo envolvía. Su piel se tensó, sus nervios llegaron a irritarse tanto que su mirada se perdió en un estado de euforia y posesión, que hizo cambiar su tez bronceada, a un color blanco como las cenizas, sus ojos azules perdieron sus pupilas agrandándose hasta cubrir toda su iris de un celeste opaco, mientras su larga melena café se desordeno más, tiñéndose de un gris igual que su piel. Quedándole una apariencia irreconocible, sino fuera por su ropaje dorado.

 

—Ahora me falta corromper tu armadura.

 

El santo exiliado hizo aparecer una pequeñita botella, que contenía un sello con un símbolo desconocido y en su interior, se podía apreciar una extraña sustancia oscura, que brillaba desde lo más profundo con un fulgor rojizo. Cuando liberó el recipiente de aquel sello, esta sustancia se esparció como una entidad espiritual que rodeó el cuerpo del santo dorado en forma de espiral para empezar a manifestar su extraña energía que lo alteró, todavía más. En ese instante Dante notó que su ropaje empezó a cambiar.

Con un matiz ligeramente más oscuro en las hombreras y cambiando un poco sus curvas, su ropaje parecía haber perdido el brillo de un cloth dorado. Ahora un aura sombría la rodeaba.

 

—Todo terminó. Vuestra transformación ha sido completada—vociferó sonriendo al ver que se reincorporaba lentamente—. ¡Despierta Akuma de Cidoimos! ¡Esté será tu nuevo nombre! —bramó complacido al ver su transformación completada—. Significa demonio en el lejano oriente, a todos los santos que se le otorgan una Makhai los bautizo con un nuevo nombre.  De ahora en adelante, me servirás.

 

Espetaba alzando la espada, la cual emitió una pequeña resonancia que causó que los ojos de Dante emitieran un brillo segador.

 

Fin del capitulo 


Editado por ALFREDO, 29 septiembre 2015 - 13:21 .

fics2017_escena_sadica_by_bytalaris-dazo

FANFIC: La condenación de los caballeros de Athena

Capitulo 44 .-  desde el (06/04/2017)

Fichas de personajes





0 usuario(s) están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos


Este tema ha sido visitado por 94 usuario(s)